Cenicienta – Capítulo 32: Los celos de un hombre (Otra vez)

Traducida por Den

Editada por Sakuya


—Fredericka, quiero que me digas sinceramente…

— ¿Sí?

Estaba descansando en su hombro sintiéndome de ensueño. Mi lengua estaba rara, todavía podía hablar, ¿verdad?

—Con Eugene Cajés, ¿hiciste cosas como esta…?

— ¿Eh?

¿Se refería a sentarme en el regazo, besarse y abrazarse? Ni una sola vez. No le gustaba como mujer, o como novia. En público a penas me dejaba agarrar su brazo, y fingía besarme. No había sido creíble como su prometida. Me pregunto si era odiada. Me hizo sentir como si no tuviera ningún encanto como mujer. Era como exponer que no era considerada atractiva.

—No sé qué hacer… —dijo Volker tomando mi silencio como confirmación. Estaba sonriendo extraño.

¡No, es un malentendido!

— ¡No, por favor no lo malinterpretes! Volker es mi primer beso. Volker es la primera persona en la que me he sentado en su regazo. Eugene me odiaba.

No podría soportar si tuviera una idea equivocada.

—No quería estar cerca de mí cuando estábamos juntos. Si mi pecho rozaba su brazo, se enfadaba…

Volker se quedó perplejo por lo que estaba diciendo.

— ¿…Qué está mal con tus pechos? —preguntó mirando mi pecho.

En lugar desde lejos, su mirada se acercó a mi pecho. No estaba llevando un vestido escotado hoy, afortunadamente. ¿Era vulgar para una chica contar una historia sobre su pecho?

La mano de Volker comenzó a moverse. Volker, ¿qué estás haciendo? Las manos que habían estado sujetándome la espalda, comenzaron a moverse alrededor de mi costado y debajo de mis pechos.

—Volker, ¿qué…?

—Lo siento, Fredericka, soy un tipo celoso. Encuentro frustrante la existencia de cualquier hombre que te haya tocado antes que yo.

Volker apretó y levantó mis pechos desde el fondo.

—Ah~

Traté de escapar, pero sus manos se mantuvieron cerca. ¿Debería decirle que los comentarios de Eugene no fueron agradables? No me importa el contacto físico, ¡pero aun así no las frotes tanto!

—Volker… ya soy tuya- oh~ incluso si no te toco, me puedes tocar cuando quieras…

¿Se ha desviado un poco el propósito?

Los movimientos secretos de Volker se detuvieron.

—Fredericka, eres…

¿Empeoró? Volker, que se había quedado sin palabras, frunció el ceño. Oh, sus ojos color avellana son hermosos.

Me estaba besando nuevamente. Más fuerte que la última vez. Su lengua se frotaba contra la mía. Quería alejarme porque comenzaba a doler, pero me abrazaba fuertemente contra su pecho. Traté de empujarlo con mi lengua, pero fue atrapada y succionada. Tuvo el efecto contrario.

—Fu~ a~

¿Entrenaron su lengua en la Guardia Real? Definitivamente no podría ganar contra el general, pero ¿no sería más doloroso rendirse y seguir la corriente? Pensé que debería esperar un poco hasta que Volker se calmara.

Fue un error.

Al final, mis labios estaban hinchados y fue tan vergonzoso cuando todos se reunieron. Dicho esto, Volker es tan dulce y lindo que lo perdoné.


Den
Estoy segura que estos dos no durarían ni un día peleados XD

| Índice |

5 thoughts on “Cenicienta – Capítulo 32: Los celos de un hombre (Otra vez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *