¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 5

Traducido por Mei

Editado por Nemoné


Luego de salir del auto, la primera impresión de Tsubaki de la casa que observaba de la familia Mizushima frente a ella podría ser descrita con sólo una sola palabra.

—Enorme.

El tamaño no podía ser para nada, comparado con la de los Kurahashi. Era asombroso.

En contraste con la arquitectura estilo japonesa de la casa Kurahashi, la arquitectura de la casa Mizushima era similar a un estereotipo de casa occidental. Parecía ser que había sido construida hace mucho tiempo atrás, al punto de que la casa podría ser declarada como un importante recurso de la Cultura nacional. Continue reading

Rehabilitando al villano – Capítulo 11

Traducido por Maru

Editado por Sakuya

Corregido por Sharon


Aprovechando la oportunidad, Ling Xia arrastró a Yu ZhiJue y Song XiaoHu fuera y comenzó a correr.

Mierda, aunque estos dos también pasaron por algunos peligros durante el registro en la Secta ShaoYang en la novela, ¡indudablemente no hubo un escenario de asesinato!

Ese joven saltó rápidamente, lanzándoles la daga con atributo de fuego de su mano. Sin embargo, perdió su objetivo y se clavó firmemente en la pared, lo que provocó que los árboles muertos que estaban cerca se incendiaran.

Ling Xia lo vio por el rabillo del ojo. Sobresaltado, y sin dudarlo utilizó toda su fuerza para tirarle varias rocas del tamaño de un barreño para obstaculizar sus acciones. Todavía llovía mucho fuera, haciendo difícil mantener los ojos abiertos con ese aguacero.

—¡Corred, no os quedéis aquí! —bramó Ling Xia. Los dos parecían congelados del miedo cuando los sacó de ahí, tirando de ellos y listo para correr.

De repente, Yu ZhiJue se sacudió de su mano, respondiendo fríamente:

—Idiota, ¿para qué estás corriendo?

Ling Xia se detuvo. Sólo ahora se percataba de que Yu ZhiJue no tenía ningún atisbo de miedo en su rostro, y aunque Song XiaoHu parecía un poco nervioso, tampoco mostraba rastro de miedo. En ese momento, recordó en qué tipo de mundo se encontraba.

Joder, ¿qué pasa con todas estas personas tan beligerantes? [1]

El chico joven, ya parado en la entrada de la cueva, se burló:

—¿Ya no corren? ¿Finalmente se dieron cuenta de que no pueden escapar?

Yu ZhiJue miró a Ling Xia con desdén, después se giró hacia el chico y preguntó:

—¿Quién eres realmente? A menos que me equivoque, la daga con atributo de fuego de tu mano debe estar hecha de la piedra anti-nube raramente vista. Como alguien que puede permitirse ese tipo de daga, ¿qué necesidad hay de atacar a gente pobre como nosotros?

El chico joven expuso una leve expresión de asombro, y guardando la delicada daga con un giro, respondió fríamente:

—Tu vista es bastante buena. Y ya que estarás muerto dentro de poco, no hay nada malo en que sepas quién soy.

Cuando terminó de hablar, lentamente puso una píldora medicinal en su boca, y a medida que gradualmente se iban disipando los efectos de la Píldora Cambiante, se reveló una cara muy familiar. Yu ZhiJue soltó una carcajada.

—¡El que morirá pronto aún no se ha decidido!

Los labios de Ling Xia se torcieron, quedándose sin palabras. Durante el repentino giro de los acontecimientos previos había considerado multitud de posibilidades, como un enemigo de Yu ZhiJue que hubiera llamado a su puerta, alguien que viese a través de las condiciones físicas del protagonista y del villano y estuviera celoso…

¡Lo que nunca esperó en un millón de años fue que ese joven fuera en realidad el hermano mayor de la “Altiva y Poderosa” señorita Cui Yu, el hijito que casi consigue que se ahogasen antes, Shang Yan!

¡Esa niña solo tenía diez años! ¡Por no mencionar que Yu ZhiJue tenía cero interés en ella! Solo por una razón tan estúpida como esa, ¿llegarías a disfrazarte para matar a una persona?

Cui Yu había esperado en Cloud Gazing Pavilion por largo tiempo, pero sus hermanos mayores llegaron primero. Llena de mala gana, volvió con Mo Dai y los demás, refunfuñando y quejándose durante todo el camino mientras no paraba de demandar algo como evitar que Yu ZhiJue se presentara a la Secta ShaoYang y le hiciera seguirla de regreso a la ciudad de YunXiao para convertirse en discípulo de su padre.

Escuchar eso hizo que Shang Yan sintiera un odio y celos interminables, por lo que cuando vio a alguien ayudar y soltar a Song XiaoHu, inmediatamente comió una Píldora Cambiante y lo siguió en secreto, eliminando incluso al chico que se registró para rastrearlos hasta aquí. Debido a la barrera de protección establecida por los maestros de la Secta ShaoYang, el uso de herramientas mágicas o técnicas de alto nivel se descubriría fácilmente, por lo que hasta ahora, se había escondido y mantenido oculto.

Él era el discípulo directo del gobernador de la ciudad de YunXiao, e incluso si no había estado entrenándose por mucho tiempo, su fuerza ya era bastante excepcional, por lo tanto, era capaz de ocultarse, sin que ninguno de ellos lo notara.  Aprovechando el abrupto cambio en el clima, se reveló con decisión y atacó.

—¡Ey! —Ya que no posee la energía suficiente para hacer frente a la situación, Ling Xia preguntó directamente: —No puede ser que estés aquí por tu hermana menor, ¿verdad?

Tan pronto como se mencionó a Cui Yu, Shang Yan sacó de inmediato su herramienta mágica con atributos de rayo de su bolsa de almacenamiento y, haciendo uso del estruendo de los truenos del cielo, les lanzó una ráfaga de rayos. Es plenamente consciente del temperamento de su hermana menor; si él no mata a estos tres y ella lo descubre, lo ignorará y nunca más volverá a hablar con él en el futuro.

Tan pronto como Ling Xia lo vio mostrar esa herramienta mágica, recordó lo que sucedió en el lago y al instante gritó:

—¡Esquivad!

Acompañando esta advertencia, tomó una enorme roca y la arrojó a Shang Yan. Casualmente, se estrelló en el camino de los rayos, dispersándolos en el suelo mientras explotaban en pequeños trozos.

Tanto la capacidad de salto de Yu ZhiJue como de Song XiaoHu era excepcionalmente buena, y saltaron lejos en un instante, lo que provocó que los tres se separaran. Shang Yan se detuvo brevemente, y empuñando su herramienta mágica, cargó rápidamente contra Ling Xia, juzgando que el chico mayor sería el más fuerte. Cuando el otro lo atacó en la cueva antes, lo envió volando y se estrelló contra la pared, e incluso ahora, su circulación interna aún estaba bloqueada.

Ling Xia esquivó a toda prisa, pero pronto fue forzado a un estado absolutamente miserable. Con un solo paso en falso, fue golpeado en un lado y rápidamente se precipitó al suelo, con todo su cuerpo paralizado e incapaz de moverse.

Yu ZhiJue sacó el cuchillo de medio pie de largo que cogió cuando escapó de Holy Maiden Peak de debajo de la pernera de su pantalón y se abalanzó sobre Shang Yan sin la más mínima duda. Había aprendido algunas técnicas en secreto, pero no sabía cómo usar su energía espiritual todavía. Shang Yan, blandiendo una herramienta mágica en una mano y sujetando la daga en la otra, intercambió golpes con Yu ZhiJue, demostrando su habilidad y destreza superiores en cada golpe.

Song XiaoHu levantó a Ling Xia de prisa, deseando moverlo a un lugar seguro, pero su cuerpo todavía era demasiado pequeño, y arrastrar a alguien que era una cabeza más alta que él era muy agotador. Una racha de rayos lo golpeó desde arriba, y con un estremecimiento, Song XiaoHu también se derrumbó.

Al ver que dos de los tres habían caído, Shang Yan estaba sumamente satisfecho consigo mismo. Guardó su herramienta mágica con una sonrisa, y deslizando la daga por la hoja de Yu ZhiJue, le apuñaló profundamente en la palma de su otra mano. Yu ZhiJue soltó un gruñido sordo, y con un estruendo, su propio cuchillo cayó al suelo.

De repente, Shang Yan clavó la mano de Yu ZhiJue en un muro de piedra y se burló.

—¿No estabas actuando tan duro hace un momento? ¿Por qué estás tan callado ahora?

Mientras hablaba, poco a poco, empujó la daga aún más profundo, observando la expresión de dolor de Yu ZhiJue mientras se mordía los labios para soportarlo, y con una mirada de suficiencia, sacó la daga bruscamente.

—Duele, ¿eh? Vagabundo insignificante, ¿te atreves a mencionar a mi hermana menor? —Presionando la daga contra el cuello de Yu ZhiJue, Shang Yan se burló. —Antes dijiste que no se había decidido quién moriría. En ese caso, ¿quién dirías que va a morir ahora?

Las gotas de lluvia salpicaron implacables la cara de Ling Xia, quien yacía empapado e impotente en un foso de barro. Aunque no podía moverse, podía oír y ver todo lo que estaba pasando, y su cuerpo temblaba incesantemente de desasosiego y preocupación.

Ya no tenía el lujo para engañarse a sí mismo pensando ingenuamente. Podía averiguar por las brutales acciones de Shang Yan que tenía intenciones de matarlos a los tres…

Se ordenó mentalmente, apresurándose para moverse, solo moverse… Dirigió una mirada expectante hacia el protagonista, pero desafortunadamente, los ojos de Song XiaoHu estaban cerrados. ¡Estaba fuera de combate!

Yu ZhiJue miró fríamente la daga en estrecha proximidad, luego miró con resolución a Shang Yan y dijo:

—Este no es el final todavía.

Un extraño y cruel hilo escarlata cruzó por sus ojos, y al ver esto, Shang Yan se sorprendió, quedándose en blanco por un momento.

Bajo una oleada de furor y angustia, Ling Xia se levantó de repente. Con una fuerza que no sabía que tenía, agarró unas cuantas rocas y cargó con un aullido clamoroso:

—¡Que te jodan! El infierno es un mal menor jugando a este tipo de juego infernal. ¡Te lo advierto, no puedes permitirte estas apuestas!

Shang Yan se sobresaltó alarmado y movió su pierna rápidamente. Pateado, Ling Xia se tambaleó unos pasos hacia atrás, pero aun así lanzó las rocas de su mano con todas sus fuerzas y una de ellas golpeó en la esquina del ojo derecho de Shang Yan. A fin de cuentas, el periodo de entrenamiento de Shang Yan aún era corto, y al final del día, se basaba de las herramientas mágicas para defenderse. Todavía tenía que pasar la etapa introductoria de la cultivación de su cuerpo, por lo que al ser asaltado por la poderosa fuerza de Ling Xia, su ojo se hinchó al momento y lo cubrió por reflejo con la mano.

Justo en ese momento, Shang Yan sintió un escalofrío en su abdomen, seguido por un dolor agudo. Aturdido, bajó la cabeza para descubrir un cuchillo que sobresalía de su estómago y un par de ojos que no parpadeaban y lo fulminaban con la mirada.

Incontables pensamientos pasaron por su mente.

¿Exactamente cómo se movió el otro en ese momento? ¿Por qué no se dio cuenta? Pero antes de que pudiera pensar en una respuesta, la hoja de medio pie dentro de su cuerpo se retorció implacable varias veces, mientras una indescriptible agonía y dolor le privaron de la capacidad de respirar.

Después, Yu ZhiJue se retiró bruscamente y Shang Yan dejó escapar un grito áspero y espeluznante. Un hilo de sangre goteó por la esquina de su boca, y sujetando su estómago, se desplomó y cayó.

Ling Xia se hundió en el suelo, mirando con incredulidad la escena ante sus ojos.

Un rayo de luz dividió el cielo, y en el instante en que pasó, vio claramente la expresión de Yu ZhiJue, derrumbado contra el muro de piedra y jadeando repetidamente para respirar. Cuando sus ojos se encontraron, ese rostro aún muy joven y tierno no contenía violencia ni ferocidad, sino que estaba lleno de vacilación y el temor de un niño perdido.

Sonaron unos cuantos truenos más, y como si se despertase bruscamente, Yu ZhiJue miró el cuchillo en su mano. Las gotas de lluvia limpiaban las manchas de sangre que fluían del cuerpo del arma hacia su muñeca. Inmediatamente liberó su agarre, agachó la cabeza cuando se apoyó en el muro de piedra con una mano y comenzó a vomitar hasta la última gota de bilis en su cuerpo.

Había concentrado todo su resentimiento e indignación acumulados por el trato discriminatorio que recibió en esa puñalada en ese entonces, pero ahora todo lo que quedaban eran unas náuseas interminables y abominables.

A pesar de que estaba completamente aterrorizado, Ling Xia aún se puso de pie con rapidez, y mientras temblaba y tropezaba, llevó a Song XiaoHu a la cueva. Aliviado tras confirmar el latido de su corazón y respiración, y a pesar del temblor incontrolable de su cuerpo, salió sin detenerse.

Desde que nació hasta ahora, solo había presenciado la muerte de tres personas; la primera fue la de su abuelo. Todavía era un niño, y al ver al hombre mayor en la cama sin respirar, solo pudo preguntar con ignorancia a su madre que no paraba de llorar:

 —¿Qué le pasó al abuelo?

El segundo fue en la carretera, cuando vio de primera mano un cuerpo mutilado de un accidente de tráfico siendo rescatado por los oficiales de tráfico, con el corazón lleno de compasión y simpatía.

El último fue cuando una chica de la que estaba enamorado en secreto se ahogó. Tenía solo dieciséis años en ese momento, y cuando vio su cuerpo en la ceremonia conmemorativa, lloró hasta el punto de casi desmayarse. Solo por el apoyo de sus dos compañeros de clase consiguió no derrumbarse y colapsar en el suelo.

No obstante, esa era la primera vez que presenciaba personalmente el asesinato de una persona, y ese tipo de horror inexplicable era un hecho real, no una escena de libro. ¡Ver cómo una vida desaparecía ante sus ojos era un escenario cruel!

Pero en este punto, sabía que no puede abandonar a Yu ZhiJue, no podía dejarlo solo…

—Eso fue en legítima defensa, de otra manera, seríamos los únicos muertos ahora…  —Ling Xia murmuró para sí mismo una y otra vez, esforzándose al máximo para dar cada paso más firme y decisivo, respaldado con más fuerza.

Antes, todas las palabras sobre salvar al villano eran simplemente una forma de apoyo moral en respuesta a venir por error a este mundo. No fue hasta ahora, al ver la expresión desgarradora en el rostro de Yu ZhiJue, que realmente, con toda seriedad, tenía ese tipo de conciencia y resolución.

¡Debo proteger a ese niño! ¡De ninguna manera permitiré que caiga en la oscuridad, hasta el punto de no retorno!


[1] Beligerante: combativo, belicoso, batallador.

Maru
Pobre Ah’Jue, tener que verse envuelto en esa terrible situación. No puedo evitar querer abrazarlo y calmarlo. ¡Ling Xia, tienes que darle todo el amor del mundo!. ¡Confiamos en tí!