Consorte experta en venenos – Capítulo 13: La Mancha Roja en el Pañuelo Blanco

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Han Yunxi pasó la noche anidando en el estudio. Afortunadamente, no hacía mucho frío, así que ella podía soportarlo. Cuando se despertó al día siguiente, Long Feiye ya se había ido de la habitación. Él no habría vuelto a su palabra, ¿verdad? Por otra parte, nunca le había dado una respuesta directa la noche anterior. Han Yunxi comenzó a inquietarse y dejó salir su ira en las puertas.

¿Quién se hubiese imaginado que Long Feiye estaría tomando el té justo afuera? Él, vio su forma nerviosa y agotada, su túnica y su cabello era un desastre. Ella, ni siquiera estaba usando zapatos. Era horrible a la vista, pensó con tristeza.

—Tienes una hora para prepararte. ¡Reúnete con Su Señoría antes de salir de la habitación!

—Sí, prometo que no haré que Su Alteza se avergüence.

Han Yunxi sonrió como un lacayo antes de cerrar las puertas a toda prisa. Una hora era suficiente para sumergirse en la piscina de aguas termales en el interior.

Sin embargo, rápidamente, descubrió que había sido demasiado optimista. Los peinados antiguos eran tan complicados que no tenía idea de cómo arreglarlos. Le tomó mucho tiempo deshacer su peinado de ayer. Al final, no tuvo más remedio que adoptar el peinado de una típica princesa de estilo Han medio arriba1, paso de tres a siete minutos arreglando su flequillo. Ella quería encontrar algunos accesorios para su cabello, pero la dote que vino con su boda eran productos de calidad inferior. Han Yunxi tenía muy claro que, si llevara esas cosas, perdería la dignidad tanto de ella, como de la casa del Duque de Qin.

Las hizo a un lado, de todos modos, no era hábil para arreglarlos, por lo que bien podría no usar adornos en absoluto.

Han Yunxi llegó justo a tiempo cuando volvió a abrir las puertas. Llevaba un vestido drapeado azul hielo que resaltaba la frescura de su piel blanca. La simplicidad del atuendo complementaba su cabello sin adornos. A pesar de que no tenía joyas preciosas para mejorar su apariencia, el efecto general fue tranquilo y exquisito, una belleza refinada que le iluminó los ojos.

Una persona hermosa, no necesitaba accesorios adicionales. La simplicidad es el accesorio más bello de todos.

—Me he arreglado, ¿podría Su Alteza ofrecer su inspección?

Han Yunxi estaba de buen humor.

Long Feiye la miró por un largo rato antes de ponerse de pie y alejarse sin decir una palabra.

—Es un tacaño, no es como si fuera a morir por decir una sola oración —susurró Han Yunxi para sí misma, mientras se apresuraba a alcanzarlo. Por supuesto, ella no sabía que Long Feiye nunca había mirado a una mujer por más de tres segundos.

Con Long Feiye al frente, Han Yunxi le siguió un paso atrás. Ayer no había visto con claridad porque el velo de la novia estaba sobre su cabeza, pero ahora descubrió que el Patio del Hibisco, estaba lleno de flores y plantas e incluso había un arroyo hecho por el hombre rodeado por completo de una arboleda de bambú. Es un lugar aislado y pacífico que emana refinamiento, casi como la casa de un ermitaño.

Durante todo el viaje, no se encontraron con ningún sirviente, hasta que llegaron al patio principal, donde una vieja mama2 estaba vestida con los colores de la gente de la Gran Concubina Yi. La vieja mama estaba sorprendida de ver a Long Feiye y le tomó unos momentos disipar su conmoción para saludarlo apresuradamente.

—Este anciano sirviente saluda a Su Alteza Duque de Qin.

Long Feiye la ignoró y siguió caminando. Aunque Han Yunxi era su Wangfei, no tenía aspiraciones de que la gente le presentara sus respetos, así que imitó a Long Feiye y siguió como si no hubiera nadie allí, pero la vieja mama le cerró el paso y con un tono rígido expresó:

—Estimado Wangfei, es costumbre de la Gran Concubina Imperial el inspeccionar la gota de sangre en el pañuelo. También necesita ser entregado al palacio para la inspección de la Emperatriz.

La mancha de sangre en el pañuelo, servía para probar que la novia, en su noche de bodas, era virgen. No todas las mujeres sangran después de su primera vez, así que ¡imagina cuántos inocentes habían sido asesinados por esta tela! Si Han Yunxi no podía entregarlo, tenía que admitir que nadie la visitó en las cámaras nupciales o que ella no era virgen. La primera opción la haría ser el hazmerreír y perder su estado en la casa, mientras que el segundo le otorgaría una sentencia de muerte y arruinaría el destino de toda la familia Han.

Entrar por las puertas de la corte imperial3 significaba que, con cada paso que da, hay peligros. Este, era solo su primer día de matrimonio y los problemas la habían encontrado a primera hora de la mañana.

Anoche, ni siquiera pudo dormir en esa cama, entonces, ¿dónde se suponía que debía conseguir un maldito pañuelo?

—Estimado Wangfei, por favor, dame el objeto —la anciana mama, presionó.

Al ver la forma inmóvil de Long Feiye, Han Yunxi sólo tuvo un momento de duda. Bueno, dado que las cosas ya eran tan problemáticas, ¡ella también podría arriesgarlo todo! Así que bajó la cabeza, adoptando una expresión tímida.

—Su Alteza, esa cosa está contigo, ¿verdad?


Notas:

[1] Típica princesa de Han estilo medio up-do (韩式 公主 -) – Han shi gongzhu tou, para una mejor imagen, sugiero que eche un vistazo a los resultados de búsqueda de imágenes de Google. Han Yunxi…realmente no puede peinarse. ^^;

[2] Vieja mama (老嬷嬷) – una forma de dirección para una anciana, también una nodriza.

[3] Puertas de la corte imperial (宫门) – gongmen, mientras Han Yunxi no se casó con el emperador, ella se casó con su único hermano vivo, haciéndola así relacionada con la familia real y parte de su círculo.

| Índice |

One thought on “Consorte experta en venenos – Capítulo 13: La Mancha Roja en el Pañuelo Blanco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *