Princesa Consorte Chu – Capítulo 2: Renacimiento


Cuando Yun Meng logró abrir los ojos, lo primero que vio fue un mar rojo. Por no hablar de la acción hizo que su cabeza doliera aún más de lo que ya estaba. A través de su visión borrosa, se dio cuenta de que estaba acostada en un cuarto de aspecto antiguo. Un débil olor a sangre mezclado con incienso flotaba alrededor.

La última cosa que Yun Meng recordaba antes de despertar era que estaba completando una misión y estaba buscando un traficante de drogas con sus camaradas de la fuerza policíaca… así que ¿por qué estaba acostada aquí?

Su cabeza lesionada palpitaba una y otra vez y de repente, una interminable corriente de imágenes comenzó a parpadear rápidamente en su mente.

El dueño original de este cuerpo se llamaba Yun Qian Meng y ella era la hija mayor del Primer Ministro del reino Xi Chu, Yun Xuan Zhi. Su madre biológica había fallecido de una enfermedad cuando sólo tenía un mes de edad y ahora una de las concubinas de su padre, Su Qin, cuidaba Xiang Fu. Después de la muerte de su madre, Yun Qian Meng fue constantemente intimidado por las concubinas y sus hermanas debido a su introvertida y tímida personalidad.

Afortunadamente, la Emperatriz viuda era su tía y fue ella quien prometió a la infante Yun Qian Meng a Chen Wang. Desafortunadamente, ella no se dio cuenta de que Chen Wang estaba insatisfecho con el arreglo… lo que condujo a los acontecimientos de hoy.

Los clips en su mente dejaron de parpadear justo después de que Yun Qian Meng se arrojara contra el pilar. El recuerdo del dolor aumentó su dolor de cabeza y no pudo evitar soltar un pequeño suspiro.

——¡Ah!

Un grito asustado siguió el despertar de Yun Qian Meng seguido por el sonido de alguien cayéndose.

—¿Qué es? ¿Qué sucede? —Otra voz le preguntó enfadada.

—Qiu Lian Jie Jie…  la joven señorita no está… ella no está… muerta…— la chica asustada rápidamente se inclinó hacia la criada que entró en la habitación, suavemente hablando en su oído. Cuando alcanzó la palabra “muerta”, su voz se hizo aún más suave.

Los ojos de Qiu Lian se ensancharon, —¿Qué?—, ​​preguntó ella con incredulidad, mirando fijamente a la chica acostada en la cama. Yun Qian Meng, sin embargo, no se movió ni una pulgada, causando que la sospecha en los ojos de Qiu Lian se profundizará.

—¡Jie Jie, estoy diciendo la verdad! ¡Nu bi nunca diría una mentira!—. La pequeña sirvienta reunió el coraje para caminar hacia la cama, señalando a la chica dormida.

Una expresión compleja pasó a través de los ojos de Qiu Lian y rápidamente se dirigió a la cama. Miró bruscamente a la pequeña doncella a su lado antes de dirigir su mirada fija a Yun Qian Meng, que sólo había cerrado los ojos para recuperarse. Lentamente y con incertidumbre, levantó una mano delante de la nariz de la chica.

La respiración constante de Yun Qian Meng hizo que el Qiu Lian se sintiera nerviosa. Ella repetidamente se hacía la misma pregunta una y otra vez, ¿cómo podía una persona muerta estar viva? Sin mencionar que acababa de informar la muerte confirmada de la señorita a la Emperatriz viuda, ¿qué iba a hacer ahora que estaba bien y realmente viva?

Los ojos de Qiu Lian descansaron sobre la dormida Yun Qian Meng y lentamente se inclinó para agarrar el edredón, suavemente y con cuidado, poniéndolo sobre la cabeza de Yun Qian Meng.

Yun Qian Meng, que sólo fingía dormir, acunó los puños al sentir el peligro. Justo cuando la colcha estaba a punto de cubrir su nariz, abrió los ojos y usó su mano para bloquear los movimientos de Qiu Lian.

—Joven… joven señorita…— Qiu Lian gritó , incapaz de recuperarse del repentino avivamiento de Yun Qian Meng.

Yun Meng tomó con calma la expresión de culpabilidad de Qiu Lian y rápidamente buscó en su mente cualquier información de esta chica.

Qiu Lian le fue dado por Su Qing. Después ella vino a servirla, sin embargo, tres de las cuatro sirvientas que su madre la dejó tuvieron incidentes. Algunos fallecieron y otros se fueron. A pesar de que Qiu Lian la trató con falta de respeto y tomó el control de su asignación mensual Yun Qian Meng no dijo nada porque tenía miedo de Su Qin.

Pero debido a la amenazante aura de Qiu Lian, Yun Meng pudo deducir que esta chica acababa de tratar de matarla, de lo contrario no cubriría la cabeza de una  persona que respiraba con la colcha, ni mostraría tal expresión cuando Yun Meng se despertó.

Yun Meng retiró su aura aguda y se sentó con la ayuda de la pequeña sirvienta, —¿cuánto tiempo he estado inconsciente?

Qiu Lian en ese momento ya había cubierto su expresión de culpable, pero no pudo dejar de pensar en la fría mirada que Yun Qian Meng le dio cuando se despertó, causando que se preguntara si ella había descubierto sus intenciones.

—La joven señorita perdió mucha sangre; ¡Has estado inconsciente durante una hora! Sólo podemos estar agradecidos porque la Señora ha estado protegiendo a la señorita desde los cielos —, en ese momento, algunas de las criadas de la Emperatriz viuda entraron. Qiu Lian rápidamente cubrió a Yun Qian Meng con la colcha antes de responder con sollozos ahogados.

Yun Meng no pudo evitar reírse fríamente cuando vio el cambio de expresión de Qiu Lian en tan poco tiempo. Sin embargo, mantuvo su débil apariencia y levantó una sola mano para señalar  la mesa redonda en la sala delantera, —Qiu Lian, ve y trae una taza de agua. Estoy sedienta.

Luego, agotada, cerró los ojos y comenzó a recuperarse de su lesión otra vez.

Al ver a las criadas del palacio salir corriendo de la habitación para informar de la situación actual a la Emperatriz viuda, Qiu Lian ya no podía continuar sus intentos de matar a Yun Qian Meng y sólo podía escuchar sus órdenes y servirle una taza de agua. Cuando volvió a la cama, descubrió que la señorita se había vuelto a dormir. Puesto que muchas de las sirvientas del palacio habían comenzado a mirar a su comportamiento, Qiu Lian sólo podía estar al lado de la cama y esperar a que Yun Qian Meng despertara.

Después de media hora, Qiu Lian sintió sus manos entumecidas y sus pies palpitaban de dolor. Sus ojos originalmente calmados estaban ahora nublados por la ira.

Yun Meng esperó a que el mareo se calmara antes de abrir los ojos, sólo para echar un buen vistazo a la expresión impaciente de Qiu Lian. La esquina de sus labios no podía dejar de levantarse para formar una sonrisa increíblemente débil.

Alzando su mano de jade, dijo, —debes estar cansada, puedes dármelo ahora.

Qiu Lian estaba increíblemente desesperada por pasar la taza, ya que parecía que pesaba una tonelada. Así que con una cara llena de furia, ella entregó la taza y la metió en las manos de Yun Qian Meng sin mirar.

—¡Pa!

Las manos de Yun Qian Meng no tenían fuerzas y Qiu Lian soltó la taza antes, dejando que agua tibia salpicará las manos de Yun Qian Meng y el exquisito juego de té se rompiera en pedazos en el suelo.

—¡Cómo te atreves!

Una voz amenazadora entró por la puerta. Los sirvientes, reconociendo la voz, se arrodillaron respetuosamente, excepto Qiu Lian, que aún no había vuelto a sus sentidos y permanecía inmóvil.

—Emperatriz viuda…

Yun Qian Meng hizo un movimiento para llegar al suelo y saludar a la Emperatriz viuda como todos los demás, pero fue detenido por su cuerpo débil. No le llevó mucho tiempo rendirse y apoyarse en el pilar de la cama, mirando con expresión de disculpa a la Emperatriz viuda.

—Esta niña, ¿cómo puede ser tan estrecha de mente? Shui’Er, Bing’Er, ¡apúrense y ayuden a su joven señorita a acostarte! — La emperatriz viuda ayudó personalmente a Yun Qian Meng antes de dirigir su atención hacia el arrodillado Qiu Lian en la esquina.

—¿Eres Qiu Lan?—, Aunque era una pregunta, el tono de la Emperatriz viuda era definitivo.

—Sí—, por el rabillo del ojo, Qiu Lian reconoció el borde de la túnica perteneciente a la persona que estaba detrás de la Emperatriz viuda. Su respuesta se volvió instantáneamente más segura y hasta levantó la cabeza sin el permiso de la Emperatriz viuda.

La Emperatriz viuda parecía decidida a enseñar a Qiu Lian una lección y gritó: —¡Alguien, zhang zui! ¡Se atreve a no referirse a sí misma como nu bi cuando ai jia le interroga!

Antes de que Qiu Lian pudiera reaccionar, las sirvientas ancianas de la Emperatriz viuda habían caminado y comenzado a cumplir las órdenes de la Emperatriz.

—¡Por favor, no se enoje Emperatriz viuda, nu bi estaba equivocada! ¡Por favor sálveme!

Después de ser golpeado, Qiu Lian repentinamente sintió miedo. Se dio cuenta de que el hombre no iba a decir nada para ayudarla, de modo que sólo podía bajar su orgullo e inclinar la cabeza hacia la Emperatriz viuda una y otra vez.

Pero los gritos de perdón de Qiu Lian sólo encendieron el enojo de la Emperatriz viuda y ella llamó a los guardaespaldas imperiales con una ola de su mano.

—Hmph, ¿te atreves a suplicar perdón? ¡Incluso actúas con tanta audacia delante de ai jia, quién sabe cómo tratas a Meng’Er! Si ai jia no se apresura, el set de té habría caído en Meng’Er ¿no? Debes haber comido el corazón de un oso y las agallas de un leopardo para ser tan intrépida. Alguien, venga a arrastrar a esta mujer y encerrarla. ¡Ai jia liquidará las deudas después!

Cuando la habitación se había calmado por fin, la Emperatriz viuda se volvió para mirar al hombre de mediana edad que estaba de pie detrás de ella.

Su tono era amenazador. —¿El Primer Ministro Yun no se resentirá con ai jia por haberle dado a su sirvienta una lección?

Yun Xuan Zhi se inclinó ante la Emperatriz viuda, —¡La Emperatriz viuda puede disponer de ella como quiera!—, no se atreve a ofenderla por una simple criada.

—¡Emperatriz viuda!, —una llamada débil distrajo la atención de la Emperatriz viuda. Yun Qian Meng le había permitido a Shui’Er y Bing’Er ayudarla a levantarse para poder inclinarse profundamente ante la emperatriz viuda.

La frialdad en los ojos de la emperatriz viuda se desvaneció en un instante y fue reemplazada por angustia por Yun Qian Meng.

—¿Qué estás haciendo? ¡Apresúrate y acuéstate! ¡Si tienes algo que decir, debes esperar hasta que tus heridas se curen! —La Emperatriz viuda levantó personalmente su pañuelo y limpió suavemente la sangre del ojo derecho de Yun Qian Meng.

—La emperatriz viuda se preocupa por Meng’Er y esta es la fortuna de Meng’Er! Sin embargo, Meng’Er tiene algo que le gustaría preguntar a la Emperatriz viuda y desea que esté de acuerdo.

Yun Qian Meng se arrodilló y se negó a moverse, no importa lo duro que Shui’Er y Bing’E trataron de ayudarla a levantarse.

Yun Qian Meng era tan obstinado que Yun Xuan Zhi no pudo evitar fruncir el ceño.

—¿Qué viene después? Lo que hiciste antes ya había perdido la cara de la familia Yun y ahora te atreves a amenazar a la Emperatriz viuda? Tú..

Sin embargo, Yun Qian Meng no esperó a Yun Xuan Zhi terminara y abrió su boca primero.

—A Meng’Er le gustaría ir al gran salón.


Notas:

Jie jie – hermana, se puede utilizar en cualquier mujer que es un poco mayor que tú

Nu bi – otra forma de decir “yo”, usada por sirvientas. Es como decir “este sirviente…”

Ai jia – otra manera de decir “yo”, usado por una Emperatriz viuda

Zhang zui – golpear / boxear la cara de alguien

‘Er – usado afectuosamente añadiendolo al final del nombre de alguien

| Índice |

One thought on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 2: Renacimiento

  1. Arelim Belmont says:

    Me encanta esta novela.. aunque ya la leí hasta el capítulo 136. La leeré aquí espero no abandonen la traducción. Muchas gracias por traernos esta novela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *