Princesa Consorte Chu – Capítulo 5: ¿Por qué, Furen?


—¡Papi!— Los ojos de Yun Ruo Xue enrojecieron en el momento en que se enteró de que estaba bajo arresto domiciliario y señaló con el dedo la cara de su hermana.

Yun Qian Meng sólo miró el dedo y llamó, —Eunuco Qu!

—¡Sí!

—¿Has visto bien los acontecimientos de hoy?— preguntó antes de que su padre pudiera decir una palabra.

—Sí, joven señorita, informaré de todo a la Emperatriz Viuda—, Eunuco Qu sirvió a la Emperatriz Viuda, no era ninguna sorpresa que él supiera lo que planeaba Yun Qian Meng. Además, aun cuando Yun Qian Meng no tuviera a la Emperatriz Viuda apoyándola en las sombras, él todavía habría informado de todo sin importar, independientemente de las circunstancias  ¿donde la hija de una concubina tenía el derecho de insultar y apuntar con el dedo a la hija legítima de la finca? Tal comportamiento era vergonzoso y le hizo mirar a Yun Xuan Zhi con desaprobación.

—Entonces agradeceré al Eunuco Qu—, Yun Qian Meng se movió hacia un lado y se inclinó ligeramente, mostrándole respeto, —Se está haciendo tarde y la Emperatriz Viuda requerirá a su gente. No te detendré más tiempo.

—Sí, lo entiendo—, y con eso, el eunuco y su séquito regresaron al palacio.

Una vez que la multitud disminuyo, Yun Qian Meng se volvió hacia su padre, —Estoy cansada—, dijo cortésmente, —volveré a mis aposentos primero.

—Papi…— Yun Ruo Xue se acercó a Yun Xuan Zhi al segundo que Yun Qian Meng se fue con sus sirvientas, ya comenzando a calumniar el nombre de Yun Qian Meng.

—Xue’Er—, pero antes de que pudiera comenzar, fue inmediatamente interrumpida por su madre, —no seas grosera. Tu padre tomó la decisión correcta.

Yun Qian Meng había ganado la batalla de hoy y no había duda de que Su Qing estaba aún más lejos de su objetivo de convertirse en la esposa oficial ahora que el eunuco iba a informar a la Emperatriz Viuda sobre los acontecimientos de hoy por no hablar de la plebe todavía señalando y susurrando sobre ella y su hija. Estaba claro que Yun Xuan Zhi hizo lo que hizo para ayudar a ambas a salir de esta situación.

Pero había una cosa que todavía no entendía, ¿por qué Yun Qian Meng volvió del palacio convertida en una persona completamente diferente? Ni siquiera se fue por tanto tiempo…

—Joven señorita, me temo que la decisión del Maestro de poner a la concubina Su y su hija bajo arresto domiciliario fue para su beneficio—, dijo Shui’Er mientras las tres se abrían paso a través de los jardines hacia las habitaciones de Yun Qian Meng.

Yun Qian Meng sólo se rió. Si Shui’Er pudo averiguar lo que su padre estaba haciendo entonces, ¿cómo ella no podría hacerlo? Era evidente que su Qing y Yun Ruo Xue habían oído lo que había sucedido en el palacio y habían salido de la finca, con el único propósito de humillarla. Sin embargo, ellas podían planear e intentar calcular todo lo que quisieran, todavía no había forma de que adivinaran que la Yun Qian Meng que una vez conocieron ya había desaparecido.

*¡Dong!* El sonido de un cubo de madera golpeando el suelo los detuvo en sus pasos y antes de que cualquiera de ellos pudiera reaccionar, una figura se arrojó en frente de Yun Qian Meng, —¡Oh! ¡Señorita! ¡Joven Señorita! ¿Qué ha pasado? ¿por qué estás sangrando?

Yun Qian Meng miró hacia abajo para ver a una niña de unos catorce o quince años agarrando su brazo. Era Mu Chun, una sirvienta que su madre le había dado cuando aún estaba viva, pero fue llevada por Su Qing para poder reemplazar a las sirvientas de Yun Qian Meng con su propia gente. En cambio, Mu Chun fue trasladado para que pudiera esclavizarla y cortar madera todo el día, un trabajo que incluso los hombres tenían problemas. El trabajo no había tratado a su manera, el rostro de la niña era seco, su pelo marchitado y amarillento y su ropa llena de parches.

Yun Qian Meng sonrió débilmente, —Estoy bien—, ella tranquilizó a la chica, —pero tú, has adelgazado de nuevo.

La sonrisa de Yun Qian Meng paró completamente las lágrimas de Mu Chun, ¿desde cuándo era la joven señorita tan optimista?

—Estoy bien—, dijo antes de darse cuenta de que podría tener problemas por vagar y rápidamente se dirigió de nuevo a recoger el cubo de madera.

—Espera—, Yun Qian Meng ordenó, —Shui’Er, ve y dile a la ama de llaves que de ahora en adelante, Mu Chun me estará sirviendo. No habrá necesidad de que ella regrese a los cuartos del leñador—, y con eso, ella se volvió y siguió caminando hacia su propio alojamiento.

Qi Luo Yuan…

Se trataba de un yuan zi situado en la esquina noroeste de la finca, había caído en mal estado con malas hierbas subiendo por todo el lugar y las habitaciones antiguas se estaban cayendo a pedazos. El camino desde la entrada a las habitaciones principales era de barro y la hierba había cubierto la mayoría de los senderos. Si no fuera por Mu Chun quien rutinariamente hizo todo lo posible para mantener el lugar, entonces ni siquiera sería capaz de llegar a su habitación.

—Señorita, lo siento mucho…— Mu Chun estaba a punto de explicar el estado del patio antes de ser cortado por Yun Qian Meng.

—No hay necesidad de arrepentirse. Esperaremos a que la ama de llaves venga a solucionar esto para nosotras, todas ustedes pueden ayudarme a cambiarme primero—, se volvió hacia Shui’Er, —vaya al estudio de mi padre y pídale que venga aquí una vez que la ama de llaves haya llegado.

—¡Sí!

Pero uno en serio tenía que felicitar a la ama de llaves. Yun Qian Meng había esperado más de media hora antes de que oyera los pasos de los retenedores que se acercaban a sus aposentos…

—Esta sirvienta da la bienvenida a la Joven Señorita. — La ama de llaves tuvo cuidado de tratar a Yun Qian Meng cuidadosamente después de presenciar los eventos de hoy, pero él todavía levantaba la cabeza un poco para lanzar una mirada a Mu Chun.

—¿Por qué la ama de llaves está visitando mi Qi Luo Yuan? — Preguntó Yun Qian Meng, levantando lentamente el juego de té frente a ella y tomando un sorbo de agua.

—Esta sirvienta escuchó que la señorita quería que Mu Chun le sirviera, sin embargo, esta sirvienta fue movida por la Señora, así que creo que puede que no sea una buena idea…

Yun Qian Meng simplemente bajó la copa y sonrió al ama de llaves: —¿Señora? Hmm, tal vez la ama de llaves está hablando de la concubina Su? Ves, esto es algo que simplemente no entiendo, ¿por qué todos los sirvientes en la finca están llamando a una mera concubina la dueña de la finca? ¿Es la esposa legítima del primer ministro?”


Yuan Zi – patio/cuartos

Qi Luo Yuan – el nombre de los aposentos de Yun Qian Meng

| Índice |

3 thoughts on “Princesa Consorte Chu – Capítulo 5: ¿Por qué, Furen?

    • Ayanami says:

      Hola, el proyecto ha sido retomado por una de nuestras traductoras, Kiara-sama 😉 y una servidora como editora, por lo que pronto se comenzarán a subir capítulos, me parece ya están programados, solo hay que estar al pendiente 🙂 gracias por seguirnos.

  1. celaenabritto says:

    Tomaaa!! Bem feito todos os merdinhas que menosprezam! Adoro essa garota! Tem uma eloquência que me apaixono e invejo perdidamente!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *