Princesa Consorte Chu – Capítulo 7: Quisquillosidad

Traducido por Chessire y Kiara

Editado por Ayanami


— ¡Joven Señorita, es hora de la cena! —La luna se había levantado y eran casi las nueve, antes de que Mu Chun llevara la cena a Qi Luo Yuan.

Yun Qian Meng miró alrededor de la habitación apenas amueblada, sus ojos brillaron en compresión.

— ¡Cielos! ¿Cómo puede ser este alimento incluso apropiado para la Joven Señorita? ¡Eso está fuera de cuestión! ¡Nubi buscará al encargado de la cocina de inmediato! —Mu Chun abrió la caja de comida para encontrar sólo dos pequeños platos de verduras y un tazón de gachas de arroz. Su ira se encendió inmediatamente, se volvió para irse.

— ¡Mu Chun! —fue, inesperadamente, detenida  por Yun Qian Meng.

Las tres criadas la vieron sentarse tranquilamente en la mesa redonda, recoger lentamente y con gracia, los palillos para comer los pequeños platos de brotes de frijol y repollo, luego ¡elegantemente, terminar de beber las gachas!

—Joven Señorita, laoye acaba de regañar al mayordomo Zhao esta tarde, pero estos nucai son realmente ¡demasiado!, irían tan lejos sólo para utilizar trucos sucios incluso con una cena. —Los ojos de Mu Chun se pusieron rojos de ira, cuando vio a su Señorita sufrir semejante injusticia, de una manera tranquila y relajada.

A pesar de que ella entendía en su corazón, que su Joven Señorita estaba soportando dificultades cada día en el xiangfu, no esperaba que fueran ¡tan insolentes!

En este momento, todavía contaban con la protección de la Emperatriz Viuda, si un día eso cambiara… ¡¿No será, la Joven Señorita, tragada entera por esos sucios lobos?!

Cuanto más pensaba en esto, más clara era la ira en el rostro de Mu Chun.

Pero Yun Qian Meng había terminado el tazón de gachas de arroz sin decir una palabra, mientras se limpiaba los labios con un pañuelo. Ella entonces le sonrió a Mu Chun hablándole con naturalidad, —Ahora mismo, mi frente está herida. Es más prudente evitar platos con exceso de carne y pescado. Si usted toma nota de esto ahora, definitivamente, te regañarán diciendo que estás ¡mordiendo la mano de quien te da de comer! Espera unos días más. Cuando mi herida se cure, si continúan con este tratamiento, ¡eres libre de perseguirlos!

Al escuchar el análisis de Yun Qian Meng, Mu Chun y las otras criadas estaban, secretamente, sorprendidas la miraron con una expresión algo indescriptible.

Mu Chun, en este momento ya no estaba enojada, sino muy conmovida. Miró a Yun Qian Meng con agradable sorpresa.

Después de esperar tantos años, su joven Señorita finalmente había crecido de manera completa, ahora pensaba las cosas de forma más madura y podía mantener la compostura, ¡parecía que los días de Su yiniang estaban contados!.

Por otro lado, Shui’er y Bing’er intercambiaron una mirada. En comparación con la emoción de Mu Chun, a pesar de que estaban bastante sorprendidas, todavía se las arreglaron para parecer mucho más tranquilas.

Yun Qian Meng observó cuidadosamente sus expresiones, sin mostrar ninguna emoción. De repente, ella preguntó, —Shui’er, Bing’er, cuando me desperté en el palacio imperial, sólo vi a Qiu Lian. ¿Por qué no las vi a ustedes dos?

Sus cuerpos, obviamente, se congelaron. No esperaban que les hiciera tal pregunta, mientras las miraba fijamente, por un momento.

Dicho esto, estas dos eran todavía personas entrenadas por la Emperatriz Viuda. Rápidamente, se recuperaron. Shui’er bajó inmediatamente la cabeza y respondió indiferentemente, —Cuando eso le sucedió a la joven señorita, la Emperatriz Viuda estaba terriblemente furiosa, las dos nubi fueron llevadas para ser interrogadas.

Yun Qian Meng escuchó con calma su respuesta, pero no continuó. En vez de eso, miró a las dos. Sólo después de un buen rato, ordenó, — ¡Mu Chun, limpia la mesa, Shui’er y Bing’er, preparen el agua para mi baño!

— ¡Sí! —Las tres de inmediato comenzaron a trabajar. Yun Qian Meng se levantó para entrar en su dormitorio.

Su mirada severa recorrió el dormitorio para descubrir que sólo estaba amueblada con una cama y un tocador. Ella se acercó lentamente hacia la ventana. Tomando este tiempo, mientras sus yatou estaban ocupados con el trabajo, para ordenar su tren de pensamientos.

No creía en la respuesta anterior de Shui’er, pero la forma en que había respondido tan naturalmente y el hecho de que realmente necesitaba gente sirviendo a su lado, significaba que no había razón alguna para exponerla.

¡Solo piensénlo! Cuando su sobrina está entre la vida y la muerte, ¿qué clase de tía ni siquiera va a echar un vistazo?

Aún más ilógico, en ese momento crítico, ¡¿la Emperatriz Viuda realmente tenía corazón para interrogar a dos yatou?!

Tenía miedo de que los recuerdos heredados sobre la Emperatriz Viuda, siendo amable con Yun Qian Meng, fueran sólo imaginaciones infundadas por la necesidad de que alguien se preocupara por ella.

De lo contrario, ¿por qué la Emperatriz Viuda no le daría el Medallón de Oro a ella y en lugar de eso eligió dárselo a Shui’er y Bing’er? ¡No hay manera de que la Emperatriz Viuda no supiera que el medallón tenía aún más influencia si estaba en sus propias manos!

No, la Emperatriz Viuda lo sabía con claridad, ¡su corazón estaba muy claro! Temía que la Emperatriz Viuda tuviera otros planes, ¡de ahí la renuencia a darle el medallón de oro!

Mirando cómo el cielo se oscureció repentinamente, la expresión de Yun Qian Meng destello con ferocidad. Si, parece que el xiangfu y el palacio están llenos de peligros. Las personas que pensabas que eran las más cercanas a ti, ¡son en realidad las que albergan las más negras intenciones! Si no avanza, paso a paso, con extrema precaución, ¡entonces sólo se convertiría en comida para sus bocas!

—Joven Señorita, ¿debería ayudarle a desvestirse para el baño? —Mu Chun se acercó, apoyando a Yun Qian Meng en el tocador y se preparó para ayudarla a desnudarse.

Bajo la luz del atardecer, Yun Qian Meng vio a una joven de catorce o quince años en el espejo. Esta era la primera vez que pudo evaluar la apariencia de su cuerpo actual. Sólo vio que, aunque su tez era pálida, no podía ocultar la belleza debajo. Un par de brillantes ojos negros adornaban su pobre cara en forma de huevo. Bajo la sombría iluminación, sus ojos eran aún más deslumbrantes que los diamantes, sus labios habían perdido un poco de color, pero todavía estaban tiernos y llenos, junto con unas cejas naturalmente llenas y oscuras, su rostro parecía formar una hermosa pintura.

En ese momento, Mu Chun la había ayudado a soltar su cabello largo. Con sólo mirar el suave y sedoso cabello negro que se derrumbó como una cascada sobre sus hombros, contrastando con sus rasgos faciales delicados, hizo que su apariencia fuera aun más encantadora.

A pesar de que llevaba ropa vieja, no había dificultad en notar cómo su figura tenía curvas elegantes en todos los lugares correctos, especialmente su cintura delgada, que puede ser agarrada con facilidad, parecía que su figura estaba muy por encima y más allá de la norma.

Desafortunadamente, Yun Qian Meng había estado desnutrida durante mucho tiempo. Aunque su piel era blanca, pálida y suave, no tenía ningún lustre o brillo en ella, dando por resultado una atmósfera sin vida y sin espíritu, completamente carente de vigor o vitalidad.

Especialmente ahora, con la gasa, todavía envuelta alrededor de su frente. Al darse cuenta de que la gasa no estaba envuelta perfectamente, se percató de que cuando se había desmayado, había sido llevada apresuradamente y sin cuidado.

Tal vez ninguna de las personas de allí tenía pensamientos sobre la verdadera condición de Yun Qian Meng, quien estaba a la puerta de la muerte.

Sintiendo que Mu Chun quería seguir quitándole su ropa interior blanca, Yun Qian Meng se inclinó insegura de un lado a otro, luego caminó detrás de la pantalla sola, antes de decir, —Vaya al estudio, informe a padre que quiero contratar a un médico para prescribir algún medicamento.

— ¡Sí! Nubi le pedirá a Shui’er y a Bing’er que ayuden a la Joven Señorita a bañarse. —Mu Chun no pudo evitar preocuparse de que su Joven Señorita no tuviera personas confiables a su lado.

Yun Qian Meng hizo una pausa, mientras desabrochaba su ropa, luego inmediatamente dijo, — ¡No hay necesidad, pídales que pongan guardia en la entrada!

— ¡Sí! ¡Nubi se retirará! —Bajo su persistencia, Mu Chun no habló más. Se dio la vuelta, ayudó a cerrar la puerta correctamente y caminó hacia el estudio.

◆ ◆ ◆

En ese momento, en el estudio, Su Qing jadeaba pesadamente mientras yacía sobre el cuerpo de Yun Xian Zhi. Ella dibujó, ligeramente, patrones en su estómago con sus dedos delgados y murmuró, —Xuan Zhi, ¡esa hija tuya parece haber cambiado! Hoy temprano nos avergonzó en la puerta del xiangfu, usted incluso ordenó que sus asuntos ya no necesitaban mi aprobación. ¡Temo que después de hoy, el xiangfu se convertirá en un desastre terrible debido a ella!

Yun Xian Zhi, obviamente, sabía lo que Su Qing estaba pensando en su corazón, pero aun así, nunca había entrado en el patio de Yun Qian Meng antes. ¡Cuando lo vio hoy, se dio cuenta de que era muy lamentable!

A menudo se decía que los niños sin padres eran los más lamentables. A pesar de que estaba Su Qing, todavía estaban separadas por la carne y la sangre, ¿cómo podía amar a Yun Qian Meng con todo su corazón?

Además, la Emperatriz Viuda había hablado claramente, él mismo no tenía la libertad de hacer lo que quisiera, incluso si él no tenía mucho afecto parental para Yun Qian Meng, ¡todavía tenía que guardar buenas apariencias!

Sosteniendo la mano de Su Qing en la suya, habló en voz baja, —sólo aguanta por un tiempo, ella no puede quedarse en el xiangfu por el resto de su vida, tarde o temprano, la Emperatriz Viuda le encontrará un partido, se casará y se irá de casa.

Al escuchar su discurso, Su Qing mostró un disgusto extremo y se sentó en su pecho. Su rostro parecía decir que estaba siendo agraviada. — ¿Qué quieres decir con esas palabras? ¡Ni siquiera puedo tolerarla! Usted vio cómo se comportó hoy, ¡esa chica parecía que podía comerse a la gente! Xue’er estaba aterrorizada, ¡incluso ahora no ha comido su cena!.

Cuando terminó, recogió las prendas diseminadas por todo el piso y empezó a vestirse.

Y Yun Xian Zhi, al oír que su hija favorita no había cenado todavía, inmediatamente expresó una mirada de dolor. Rápidamente abrazó a Su Qing por detrás y prometió: — ¡Voy a ver a Xue’er en un rato! ¿No ves que todavía te amo? Si realmente quisiera encerrarte, ¿estaría usted en el estudio de Ye?

Tratando de persuadirla, extendió la mano y pellizcó el delicado rostro de Su Qing. Ambos rieron juguetonamente, cuando la voz de Mu Chun sonó desde fuera de la puerta.

—Laoye, la Joven Señorita quiere contratar a un médico, ¿qué piensa laoye al respecto? —Mu Chun, evidentemente, escuchó las voces de la pareja dentro, ¡por lo tanto no entró rudamente en el estudio y sólo pidió desde fuera de la puerta!

— ¡Permitido! —La voz tranquila y sin prisas de Yun Xuan Zhi salió de dentro del estudio, entonces no tomó más avisos de Mu Chun.


Ayanami
En verdad todo parece dirigirse a un mejor camino o no? bueno nos vemos en el siguiente capítulo e igual que siempre aquí se les deja un glosario para mejor comprensión de los títulos utilizados en la antigua China

Glosario

  • 奴婢nubi –  sirvienta esclava
  • 奴才nucai – siervo esclavo
  • 丫头yatou – niña / sirvienta
  • 老爷laoye – viejo maestro; el jefe de la casa, el maestro del xiangfu sería Yun Xuan Zhi ; porque es un ministro, también puede ser llamado 相爷xiangye ; con el mismo significado
  • 爷ye – Yo, abuelo, maestro; en este capítulo, Yun Xuan Zhi lo usa para referirse a sí mismo
  • Medallón de oro 金牌jinpai – esto fue dado a Shui’er y Bing’er por la Emperatriz Viuda; llevarlo significa tener un tipo de estatus, las personas que llevan uno suelen estar relacionadas con la familia imperial; nadie va a meterse con ellos al ver el medallón.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *