Una generación de militares – Capítulo 9: El Bandido Astuto (4)

Traducido por Yue Liang

Editado por Sharon


Gu Yun suspiro secretamente, y resopló.

Mientras el látigo alrededor de su brazo izquierdo se apretaba, la presión penetró profundamente en su músculo.

Bing Lian podía sentir el dolor en su mano, y tembló ligeramente. El filo de la espada irradiaba una luz fría. Gu Yun podía sentir a Bing Lian emitir un enorme poder, y cómo ella casi no podía controlarlo.

Incapaz soportar el dolor, la mano izquierda de Gu Yun agarró el látigo y tiró con fuerza mientras su mano derecha empujaba a Bing Liang hacia su pecho.

El ataque de la espada trajo una frialdad a sus huesos, aturdiéndolo. Sólo pudo retirar el látigo que rodeaba el brazo izquierdo de Gu Yun.

Justo cuando su arma se enfrentaba al filo de la espada, el látigo dorado, hecho de un misterioso hierro, se rompió. Afortunadamente, este bloqueó el ataque, reduciendo la velocidad de la fría espada y dándole a él la oportunidad de escapar del campo de batalla.

Estaba sorprendido, él no se había imaginado que esta pequeña mujer que aparentaba ser débil sería tan formidable. La espada en su mano no era un arma normal, era extremadamente filosa y capaz de congelar a las personas.

A pesar de que fue capaz de escapar, sabía que no era un oponente para Gu Yun, o mejor dicho, no era oponente para la espada. Él rápidamente tomó su látigo y huyó a las profundas aguas del bosque.

—¿Quieres escapar? ¡No es tan fácil! —Gu Yun rápidamente fue tras él.

Fue una pena. El qing gong era magnífico. [1]

A pesar de que la fuerza de Gu Yun era bastante buena y sus movimientos eran muy rápidos, no era una practicante de qing gong. Como resultado, la distancia entre ambos gradualmente se extendió.

El hombre puso un pie en la ladera de la montaña y saltó. Gu Yun lo siguió, sin darse cuenta que la pendiente que parecía ligeramente inclinada en realidad era bastante empinada, casi torciéndose un tobillo.

Además, la figura del hombre ya había desaparecido.

—Si realmente quieren salvar a Han Shu, que Su Ling entre solo al bosque. Si esta asustado, por favor vayan al valle del cuervo en tres días para recoger el cuerpo —dijo arrogantemente desde lejos el hombre.

Ella pretendía perseguirlo, cuando se escucho una voz consternada y dolorida desde el sur… Era la voz de Ge Ling.

—¡Maldición! —maldijo Gu Yun silenciosamente. El propósito de estos bandidos era utilizar a Han Shu como una carnada para atraer a Su Ling. Su vida no debería estar en peligro. Gu Yun giró y corrió hacia la dirección del sonido.


[1] 轻功 es la práctica de las artes marciales, donde los practicantes pueden moverse rápidamente a una velocidad sobrehumana.

Sharon: ¡Hola a todos! A partir de ahora estaré editando esta maravillosa novela. ¡Espero que nos veamos a menudo~!

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *