Un día me convertí en una princesa – Capítulo 4

Traducido por Den

Editado por Nemoné


Y entonces, después de eso, el final de la historia fue como (voz de una voz femenina sarcástica) “Viví feliz para siempre hasta que morí. ¡Yaaaaaaaaay~~!” (voz normal de nuevo). ¿Realmente crees que no he explotado ante esto?

—Eaefiubeoycwiorytwt.

Me estoy enfadando otra vez pensando en ello.

No tengo ni idea de lo que había dentro de la cabeza de ese autor para insertar un personaje tan lamentable en esta novela.

Todos los adolescentes en mi vida pasada decían que esta novela era una que capturaba los sueños de todas las adolescentes, y los hacía realidad. Yo estaba como “Hmm, ¿en serio?. Bueno~ no sé.”

Aún así, no me gustaba Athanasia, pero siempre había pensado que era mejor que Claude y Zenit . Por supuesto, tampoco debería preocuparme por los demás siempre y cuando sea feliz, pero esto, esto es sólo… Nah~

¿Por qué? ¡Eso es porque creo que soy la princesa Athanasia de la novela!

— ¡Whaaangggg!

Al sentirme triste, lloré fuerte.

Hace mucho tiempo que no quería creerlo, pero incluso no creerlo tiene sus límites.

¡En primer lugar, esto es demasiado parecido a esa mierda de novela! Aunque pueda llamarse una coincidencia, ¡¿cómo puede llamarse así si la situación también es muy parecida?! A pesar de que intenté ignorar este extraño sentimiento de “injusticia”, no era fácil.

— ¡Princesa!

Lilly debe haber entrado a la habitación al oírme llorar.

—Oh, ¿cuál podría ser la causa de las lágrimas de nuestra Princesa?

Sollocé constantemente en los brazos familiares, enterrando mi cara en ellos. Recientemente, cuando miro a Lilly cuando estoy sensible, se vuelve más intenso.

— ¿Quizás tiene hambre?

Lillian Yoruk.

La única persona en «Princesa Encantadora» quien creyó en la inocencia de Athanasia hasta el final y luchó por ella. Como resultado, Lillian muere con Athanasia.

Lillian era en realidad de una familia rica y bien conocida, así que realmente no era alguien que pudiera ser la doncella de Athanasia.

Sin embargo, solicitó trabajar en Ruby Palace como niñera. La razón de todo esto se debió a la madre biológica de Athanasia, a la muerte de Diana.

Diana solo era una plebeya y bailarina, pero su cabello rubio claro como la luna y sus místicos ojos violetas eran para elogiar; ella era muy, muy hermosa. Además, tenía el talento suficiente para bailar un baile muy difícil en primera fila durante el banquete. Lillian, que estaba cansada del trabajo en el palacio, vio el baile natural de Diana, parecido al de un pájaro, y la envidió.

¿Pero qué le sucedió a Diana? Oh, entró en los ojos del Emperador y fue la víctima de su noche, ya que fue encerrada como una prisionera en el palacio.

— ¡Whaaaaaaang!

¡Claude ese p**o perro! ¡No, ese b*stardo! *Sollozo, sollozo*

Lillian entró en pánico cuando lloré aún más fuerte.

—Ah, Princesa, ¿qué sucede?

¡Cómo no puedo llorar cuando pienso que estoy realmente dentro de esta m**rda de mundo, incluso cuando lo pienso una y otra vez!

La amistad de Diana y Lillian fue explicada muy brevemente en la novela, pero aún así sentí muchas cosas al saber de ella.

La amistad como la que una vez presencié en una película llamada Anne de las Tejas Verdes [1] cuando me invitaron a una fiesta de cumpleaños de una persona de mi edad. ¡La amistad de Anne y Dianna!

Pero, sí. No tenía un amigo. Es por eso que envidiaba a Lilly, ¿pero qué le pasó a esta hermana mayor al final? ¡Murió estando al lado de Athanasia! ¡WHAAAAA!

— ¿Es hora de cambiar sus pañales?

¿Huh? ¡Espera! ¡No me oriné!

—Hmm… Ni comida, ni pañales…

¡¿HAAHH?! ¡Whaaa! ¡Mi castidad! Yo, quien fui desvestida a la fuerza, ahora empecé a llorar con todo mi cuerpo luchando temerariamente. A pesar de que no era la primera vez que estaba en este tipo de situación, ¡todavía me siento mal con mis sentimientos femeninos!

—Hmm, recientemente la Princesa está actuando muy malcriada.

Lilly parecía frustrada por no poder entender la razón de mi insatisfacción. ¡PERO! También estaba igual de frustrada como ella. Incluso si quería gritar mis problemas, ¡NO PUEDO HABLAR! Realmente, ¡NO TENGO SUEÑOS QUE SOÑAR NI ESPERANZAS QUE ESPERAR!

Reencarnada o no, el hecho de que me haya convertido en una princesa era un sin sentido, pero esto era demasiado cruel.

Oh~ Lillian. ¿Por qué la señorita se llama Lillian? Por qué es Diana, Diana, y… ¿POR QUÉ ES CLAUDE, CLAUDE? Y… ¡¿POR QUÉ SOY ATHANASIA?! ¡¿POR QUÉ!?

Solo haré como Zenit. ¡No seré como Athanasia!

—Está bien, Princesa. Estoy aquí.

Lloré sin cesar por un rato más, escuchando las palabras de Lilly intentando consolarme.

Sí, es mejor dejar este palacio lo antes posible. ¡Tiempo, por favor, pasa rápido!

♦ ♦ ♦

Era una primavera cálida y soleada. El jardín del Ruby Palace, que nadie cuidaba, todavía se veía hermoso, ya que había muchas flores bonitas que florecían.

Corrí por el camino con pétalos de flores esparcidas del cielo, hacia una doncella que pasaba por el pasillo. Agarré ligeramente el borde de su falda.

—Hermana, hermana.

Estaba segura de que estaba de camino a cumplir con sus otras tareas después de terminar la anterior. Su deber anterior fue verificar los alimentos que se entregaban durante la semana, ya que hoy era el día que se entregaban.

Ladeó la cabeza para mirarme. Cambié al modo de “ojos brillantes” a su máxima expresión e hice una cara linda.

—Dame choco para Atti, por favor.

Tengo cinco años. Solo cinco. Por eso que no estoy avergonzada. No soy una sinvergüenza… es una m**rda. *Sniff* ¡La vergüenza!

— ¿Linda Princesa, debería darte chocolate?

— ¡Uh huh! Me gusta el choco. Muchos, muchos, por favor.

La hermana doncella parecía haber caído por mi ternura y ya estaba buscando en sus bolsillos. Era una doncella llamada Hanna que trabajaba en la cocina, y sabía que siempre tenía algunos dulces y chocolates para darme.

— ¿Tanto te gustan los chocolates?

— ¡Atti ama los chocos! ¡Ama mucho est~o!

Levanté mis manos y dibujé un gran círculo en el aire. En efecto, fue vergonzoso, pero si recibo un regalo, esto no es nada.

— ¡Atti también ama a Hanna!

—Oh mí.

¡Dame! ¡Dame el chocolate!

— ¿Hanna, qué estás haciendo?

Mi plan de ganar mi premio se acabó cuando alguien más se acercó a nosotras.

— ¡Seth!

— ¿No prestaste atención a las palabras de la Señorita Lillian? Dijo que no le diéramos a la Princesa sus refrigerios sin permiso.

La doncella, que apareció al final del pasillo, era una joven delgada con una expresión muy fría.

Era una hermana doncella llamada Seth, y siempre impedía que otras doncellas me dieran mis golosinas, como en este momento.

—Pero solo es uno.

—Es un problema porque no eres solo tú quien piensa de esa forma.

¡Grrr, no te metas en mis relaciones con los chocolates!

Seth y Hanna tenían esas auras que hacían que las personas no se acercaran a ellas, sin embargo, no estaba incluida en esas “personas”.

—Hermana.

Esta vez agarré el borde de la falda de Seth y disparé mi ataque ocular.

—Atti quiere comer choco, por favor.

La cara de la hermana Seth se puso pálida cuando le di mi mejor cara bonita.

—No puedo, Princesa.

¡Pero sé que tu mente está cambiando!

—Pero, realmente no puedo…

Terminó con mi victoria.

Un momento después, la hermana Seth agachó su cuerpo a mi altura y me dio un puñado de chocolates.

—Es un secreto para la señorita Lillian.

Desde que Lilly dejó de darme dulces tan seguido, se convirtió en mi secreto y en el de las otras doncellas, que damos y tomamos dulces. Bueno, ellas dan y yo tomo.

— ¡Graaaaacias, hermana!

Le di un beso en la mejilla, sonriendo alegremente. Vi que su expresión se suavizaba mirando mi linda cara.

¿Viste eso? En realidad, esa hermana parece estricta por fuera, pero en realidad es muy blanda.

Kyaaa. Un hermosa doncella fría que solo es blanda conmigo. Esto se siente… bieeeen~~

— ¡Ah! ¡Seth, eso es injusto! Hiciste eso a propósito para conseguir un beso, ¿no es así?

*Cough*

— ¿De qué estás hablando? ¿Crees que soy como tú que cae en cada una de las trampas?

— ¿Entonces, por qué le diste los chocolates a la Princesa? Ahh, ¡ese beso de la princesa se suponía que era mío!

Las dos empezaron a pelear detrás de mí.

Corrí para escapar del pasillo en caso de que Lilly me viera.

Aunque siento que algo va a suceder, no ser vista por Lilly también es importante.

El tiempo pasó como una cascada y ahora tenía 5 años.

Lilly, cada vez que me veía hacer esto, no usaba su tono y sus palabras formales cuando comenzaba a quejarse, pero esta era una manera más fácil para mí de vivir un poco mejor.

Además, ¿qué necesitas de una princesa de esta vieja habitación de la esquina?

Con mi arduo trabajo, he conseguido que las doncellas que me ignoraban me dieran refrigerios y comenzaran una buena conversación conmigo. Eso, supongo, que podría ser un éxito.

Por supuesto, normalmente las doncellas que inician una conversación conmigo serían… Bueno, anormal, pero en el palacio, en este momento, tal norma no existía.

Fue cuando comencé a caminar que dejaron de ignorarme.

Antes de eso, estaba realmente molesta con las doncellas que me ignoraban, así que comenzaba a llorar y era probable que hiciera algo como derramar agua sobre la taza, actuando como si fuera un accidente, pero, me di cuenta que una mejor relación sería más útil.

Ya estaba en una mala relación con Claude y no era nada mejor si las doncellas estaban en una relación como esa conmigo. Además, si fuera a fluir así, ¡no sería nada diferente de la Athanasia de la trama original!

La evidencia que me había ayudado a pensar de esta manera era que no era sólo yo quien pensaba que los objetos de valor en mi habitación estaban desapareciendo. No se burlen de mí porque soy pobre. ¡Las personas que son ricas no saben apreciar estas pequeñas cosas! *Sniff*

Por lo general, las personas que trabajan en el palacio son todos nobles, sin embargo, actualmente en el Ruby Palace, los sirvientes eran probablemente personas que estaban en un nivel inferior a los nobles.

Y eso se debía a que Claude había matado a todos los que alguna vez vivieron y trabajaron en este palacio, que no querían venir. Por lo que las personas que lloraban y suplicaban no ser contratados aquí, eran personas de las familias de vizcondes y barones.

En una frase, significa que las personas que no tenían poder y que no tenían ninguna importancia si estaban vivos o muertos, eran contratados a la fuerza en este lugar. Eran personas que habían trabajado para la familia de un barón y vizconde y que comenzaron trabajar aquí.

Al principio, era probable que no aparecieran a menudo. Sin embargo, meses y un año después, los sirvientes se habían dado cuenta que al emperador yo le importaba una m**erda. Desde entonces, mi vida fue incluso más baja que la del polvo en la esquina.

A pesar de que Claude daba miedo, no sé si olvidaron cómo se sentía el miedo y comenzaron a robar los objetos de valor del Ruby Palace.


Notas:

[1] Anne de las Tejas Verdes es un libro escrito por Lucy Maud Montgomery que narra la vida de Anne Shirley, una niña huérfana que gracias a su carácter imaginativo y despierto logra encandilar a todos los habitantes de Avonlea, el pequeño pueblo pesquero ficticio en la Isla del Príncipe Eduardo (una de las entidades federales de Canadá) donde se desarrolla la historia a principios del siglo XX.

Extra: Las lindas acciones que Athanasia hace de “hermana, hermana” se llama ‘aegyo’ en Corea, que significa actuar de forma linda.

Den
me rompe el corazón nuestra querida Athanasia T^T

Nemoné
Por otro lado, me causa gracia como Athanasia insulta a diestra y siniestra.

| Índice |

2 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 4

  1. Khrystal MeL says:

    Gracias por el capítulo.
    Me encanta la novela y Athanasia es un amor, espero con ansias el siguiente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *