Un día me convertí en una princesa – Capítulo 6: El escondite de la princesa

Traducido por Den

Editado por Nemoné y Sakuya


Estaba caminando por el campo de flores sin pensar en nada en particular, pero cuando levanté la mirada, ya me encontraba en este lugar.

Desde un principio supe que el palacio era tan grande que era imposible saber dónde acababa, pero ahora estaba desconcertada porque no sabía dónde me encontraba. Ni siquiera podía regresar por donde vine porque no veía el camino.

Por primera vez desde que vine a este mundo, me convertí en una niña perdida.

C-Calmémonos. No importa desde donde lo mires, el palacio es increíblemente grande, por lo que, si levanto la cabeza, podré verlo.

Y como era de esperar, tenía razón. Tan pronto como levanté la mirada, pude ver el muro exterior del palacio no muy lejos de aquí. Así que empecé a correr con un ramo de flores en mis brazos.

—¿Qé es ewto? (¿Qué es esto?)

Pero no llegué al Palacio Rubí. No había ninguna persona en el palacio al que llegué. De hecho, estaba tan desierto como donde yo vivía. ¡No, estaba mucho más vacío!

Nadie usa este lugar. Parece limpio, pero ¿por qué no hay ni una sola alma? Es una locura que haya venido a otro palacio cuando solo estaba tratando de recoger flores.

Eh, espera… ¿Nadie usa este palacio?

—¿Oh?

De repente abrí un poco mis ojos. Si nadie lo usa, tal vez pueda usarlo yo. Justamente estaba preocupada porque no tenía un lugar para esconder el dinero para mi huida, parecía ser el destino.

Hasta ahora, lo había distribuido y escondido dentro del Palacio Rubí, pero eso también tenía sus límites. Además, estaba un poco preocupada porque Lily fue a ver a la doncella principal hoy.

Contuve la respiración en silencio y examiné el interior del palacio atentamente. Luego, comencé a moverme sigilosamente.

Después de investigar, descubrí que el palacio estaba limpio, pero en verdad era un lugar donde no se veía ni una hormiga. Probablemente fue uno de los palacios utilizados durante el reinado del difunto emperador y, ahora como no tenía dueño, le daban mantenimiento de vez en cuando.

Si es así, solo tengo que tener cuidado cuando las doncellas venga a limpiar. También está cerca de mi palacio. Ahh, mi suerte es asombrosa.

Y así, este palacio abandonado se convirtió en mi escondite.

♦ ♦ ♦

Lo he estado pensando y… creo que realmente morí hace cuatro años después de tomarme las pastillas para dormir equivocadas. En ese momento, era pleno invierno y no había calefacción en la habitación, así que es posible que haya muerto por congelación.

Uh… Bueno, de todos modos, era huérfana, así que no es como si me arrepintiera o extrañara mi vida anterior. No quiero volver a esa época.

De hecho, dejando de lado esa maldita novela, si lo pienso fríamente, puedo comer y jugar todo el día sin tener que ganar dinero. Además, tengo una casa a mi nombre. No había un paraíso como este en la tierra.

Además, debido a que ahora poseo este cuerpo, puedo aprender fácilmente el idioma de aquí.

—¡Li-ly!

Sonreí alegremente mientras levantaba el trozo de papel con una horrible caligrafía. En este mundo, el nivel educativo es tan inferior que es imposible comenzar a escribir a mi edad.

Además, aunque mi objetivo es vivir sin llamar la atención y lo más tranquilamente posible, pensé que estaría bien y que sería fácil, por eso comencé a escribir a principios de este año. Pero mi caligrafía era demasiado horrible.

No obstante, Lily y las doncellas me miraron sorprendidas, como si fuera alguna clase de prodigio del siglo.

Estoy condenada.

—¡Nuestra princesa es tan inteligente!

Y desde entonces, comencé con mi educación temprana con todas las de la ley. Pero, quizás debido a mi inteligencia, las doncellas que me adoraban, ardían de pasión por enseñarme cosas, así que comenzaron a instruirme modales básicos y a escribir correctamente.

Más tarde supe que los nobles de este mundo comienzan a estudiar a la edad de 8 años.

—Estoy muy feliz de estar al lado de la princesa Athanasia.

Me estaba atormentando que aquellas personas, que no sabían que en realidad solo soy la poseedora de este cuerpo, me consideren una genio. ¡Esta no era mi intención! Por eso cometía errores ortográficos y derramaba el té, tratando de sugerir desesperadamente que era tonta. No obstante, parecía ser inútil. Wahh.

—¡Athi también está felis de esta’ con Lily! [1]

Afortunadamente el Palacio Rubí está aislado del mundo exterior, por lo que esta noticia no se filtrará.

Era un gran alivio. ¡Porque no voy a conocer a Claude a los 9 años en el jardín trasero del Palacio Imperial como sucedió con Athanasia en la novela! ¡Saldré de aquí con una fortuna antes de cumplir los 18 años!

Ugh, pero tengo que evitar a toda costa al bastardo de Claude. No sé dónde está, pero ni siquiera miraré en el Palacio Imperial. Bueno, es donde vive el emperador, así que es un castillo increíblemente deslumbrante, ¿verdad? Todo lo que tengo que hacer es evitar los lugares deslumbrantes, majestuosos y hermosos.

—¿Princesa quiere un poco de leche?

—¡Sí! ¡No me gushta fría!

—Traeré leche caliente.

Después de que Lily saliera de la habitación, me levanté de un salto de donde había estado tumbada garabateando. Luego saqué dos bolsas que había escondido previamente bajo mi cama y me puse en marcha.

Las bolsas que Hannah me había dado cuando hice mi aegyo, contenían los fondos de escape que había reunido hasta ahora. Después de comprobar que las bolsas, donde había guardado todas las joyas y los objetos de oro que había ido quitando poco a poco de las paredes y las estatuas del palacio, tenían un peso similar, me subí rápidamente la falda. Pude ver mi linda ropa interior de niña; unos pantalones de calabaza.

Rápidamente comencé a atar las cuerdas de las bolsas a mis muslos antes de que Lily viniera. Le pedí a propósito leche caliente para ganar tiempo, pero no era suficiente.

Eek, ¿por qué no se atan? 

Traté de pensar en otras formas, pero esta era la única manera en que podía sacar mis preciosidades del palacio sin que Lily u otras doncellas lo descubrieran.

—¡Ya está!

Después de atar las cuerdas con mis manos pequeñas y regordetas, me puse de pie. Después de todo, eran bastante pesadas para este pequeño cuerpo, pero no se podía evitar. Si hago esto varias veces, podré trasladar sin ninguna dificultad el dinero que he escondido hasta ahora.

Ah, y la razón por la que recientemente Lily fue a ver a la doncella principal es porque pronto planea hacer limpieza general en el palacio. Lo ha estado pensando desde hace mucho tiempo, pero ahora que he crecido, pensó que se deberían arreglar unas cuantas cosas en el palacio de una vez. Por supuesto, teniendo en cuenta la personalidad autoritaria de la doncella principal, será difícil conseguir una ayuda adicional, pero de todos modos tendría que ayudarnos debido a las normas del palacio.

Cuando escuché las palabras de Lily, sentí escalofríos por la espalda. Y decidí apresurar un poco mi plan.

Por eso estaba pensando en escabullirme hoy del palacio durante la hora de mi siesta. Porque un día, cuando estaba fingiendo dormir, descubrí que Lily no entraba en la habitación cuando estaba durmiendo. Quizás porque sabía que una vez que me quedaba dormida, no abriría los ojos hasta que me despertara.

—Dulces sueños, princesa.

Cuando sintió que me había quedado dormida, Lily me besó la mejilla y salió de la habitación en silencio.

Me quedé acostada en la cama durante un momento, escuchando atentamente los sonidos del exterior. Finalmente, abrí los ojos lentamente.

¡Ay! Las bolsas me apretaban bastante, seguramente me quedarán marcas en la piel ya que los objetos eran duros y robustos. Es muy difícil llevar a mis preciosidades a un lugar seguro.

Cerré la puerta lo más silenciosamente posible y salí del palacio.

Afortunadamente, como sabía tanto las horas de trabajo como los movimientos de las doncellas, pude llegar al jardín sin que me descubrieran y como había simulado muchas veces en mi cabeza. Pero en realidad no importaba si me atrapaban, porque sabía adular bien a las doncellas, a excepción de Lily.

Atravesé rápidamente el jardín de flores. Sabía en qué dirección tenía que ir para llegar al palacio que vi la última vez, porque ya había averiguado el camino con antelación.

Sin embargo, era un poco difícil correr con este pequeño cuerpo cargando con esos bultos pesados.

Cuando finalmente llegué a mi destino, estaba sin aliento y me temblaban las piernas con las bolsas.

Ja, m****a. Siento que mis piernas colapsarán. Pero no podía relajarme porque solo tenía dos horas.

—Arg.

Una vez que desaté las cuerdas de mis piernas, corrí hacia el lugar que había visto antes en donde esconder mis preciosidades.

Si las escondía dentro del edificio, podría ser un problema para sacarlas nuevamente en el futuro, por lo que era mejor enterrarlas al aire libre, bajo un árbol del frondoso bosque en el jardín.

Traté de abrirme paso entre los arbustos y enterrar las bolsas en el lugar adecuado. Pero había un problema.

¡No tengo una herramienta para cavar! Debido a que no ha llovido desde hace tiempo, el suelo estaba tan duro que era difícil cavar con mis suaves manos. Además, estaba claro que Lily lo descubriría si me ensuciaba con tierra.

¿Qué hago…? 

Después de un momento de preocupación y de refunfuñar, me di la vuelta y terminé escondiendo mis preciosidades en los arbustos. Tendré que volver mañana y enterrarlas. Le pediré a Hannah que me dé una pala de juguete.

Como no cargaba con peso adicional, pude regresar fácilmente. De camino a mi habitación, mis ojos se encontraron con los de una doncella que estaba lejos, y casi me desmayo. Pero probablemente pensó que había salido a jugar, por lo que no le prestó mucha atención.

Era bueno que normalmente deambulara mucho por el palacio.

Cuando regresé a mi habitación y me tumbé en la cama, estaba completamente exhausta.

Ahh, uff uff, ayuda, Dios mío, me estoy muriendo. 

—Princesa, es hora de levantarse.

—Eeung…

Estaba tan cansada que esos gemidos escaparon de mi boca. Aunque creo que Lily pensó que estaba medio dormida.

—¿Eh? ¿Por qué está empapada en sudor?

Me estremecí por el tono sorprendido de Lily. Sí, un crimen perfecto era demasiado para mí.

—Parece que tiene un poco de fiebre. ¿Siente dolor en alguna parte…?

—Eeung, la habitashión eshtá caliente. Hashe calor po sol.

A mis palabras, Lily examinó la habitación por un momento y luego me limpió el sudor de la frente con la mano.

—A partir de mañana, abriré la ventana o cerraré las cortinas. El verano está llegando muy rápido. Y como la habitación está orientada hacia el sur, definitivamente le da la luz del sol y se calienta.

—Athi quiere leche. Leche fría, por favor.

—Bebió un poco antes de su siesta…

Pero, aun así, salió de la habitación para traerme un poco de leche fría. Y tan pronto como me quedé sola, perdí completamente el conocimiento.


[1] Aquí se está imitando la forma de hablar de Athanasia. Son frecuentes los fallos en su pronunciación, así que si han visto errores en los diálogos de Athanasia es principalmente por esta razón.

| Índice |

5 thoughts on “Un día me convertí en una princesa – Capítulo 6: El escondite de la princesa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *