Diario de Observación – Capítulo 12.1: Bertia 17 años (2)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


—Bertia, te ves muy hermosa. El vestido que te di, realmente, te sienta bien.

—Muchas gracias, Cecil-sama.

Es el día de la fiesta de graduación. Por lo que me dijeron sus doncellas, parecía estar muy preocupada pero, eventualmente, usó el vestido que le regalé y me acompañó a la fiesta.

Mirando a Bertia que está vestida con el regalo que le di, mi corazón se llenó de satisfacción.

Al verla, sonreí de manera reflexiva, Bertia también sonrió, aunque con torpeza. Sin embargo, había un sentimiento complicado flotando en algún lugar de su expresión.

Pensando que no era una buena idea dejar que Bertia eligiera el vestido, opte por regalarle un vestido azul marino y dorado, que me brinda una imagen de la luna flotando en el cielo nocturno.

Una tela de seda azul profundo cubre la parte media del pecho hasta la cintura enfatizando, perfectamente, los puntos fuertes de su figura.

El collar que le di, brilla intensamente en su pecho, pero no en la medida en que se vea desagradable.

La tela de seda es del mismo color que mis ojos, que se asemeja a la noche, tiene el mismo bordado dorado que la chaqueta roja carmesí profundo que llevo puesta. La parte de la  falda es esponjosa, se extiende y se apila, repetidamente, con una cinta dorada, que tiene el mismo color que mi cabello, en la parte superior de la misma tela de color azul marino que la mitad superior, hay varias partes cubiertas por el mismo color dorado. Además, tiene pequeñas gemas montadas en él.

Kiara
Para que se hagan una idea más clara, es el vestido y el traje que tienen en la portada del volumen dos

El vestido que oculta el aura de un adulto, emite la belleza de una joven que está a punto de convertirse en adulta, como la imagen de una Bertia que siempre está dando vueltas con energía. Aun así, le queda muy bien.

Bueno, ya que es un diseño que hice, específicamente, para ella, obviamente, le quedaría muy bien.

—U…uhm, Cecil-sama, hoy…

—Ssh, guarda silencio, la actividad comenzará pronto. Un poco después del inicio, los miembros del Consejo Estudiantil deben subir al escenario de la fiesta, puede que te sientas un poco sola, espérame junto con Lady Silica y las demás, ¿de acuerdo?

Sus ojos temblaron, sus labios estaban ligeramente separados, pintados con un rojo cereza, parecía que quería decirme algo, no pude evitar tocarlos, suavemente, con la yema de mis dedos.

Sus ojos se abrieron un poco más, como si estuviera sorprendida por mi acción, ante su expresión, sonreí.

No permitiré ninguna negación, refutación u objeción, ¿de acuerdo?

No quiero escuchar las palabras que dicen que estás tratando de alejarte de mí.

Todo está bien. Seguramente, todo saldrá bien.

Ya que, hoy, destruiré todo, ya sea el futuro que te haría sentir triste o el futuro que me arrebatara el disfrute de estar a tu lado.

Por eso, ¿no intentes evadirme con sentimientos incomprensibles?

Porque, cada vez que lo haces, siento que algo desagradable comienza a despertarse dentro de mí.

Justo a tiempo, la música comenzó a escucharse desde el salón.

No. Para ser más precisos, ajusté el tiempo para no tener que hablar, excesivamente, con Bertia hasta que termine esta fiesta.

—Es hora de nuestra entrada.

El estudiante que actúa como anfitrión, saludó a los graduados y sus compañeros, que fueron dirigidos por nosotros, los miembros del Consejo Estudiantil.

Le extendí mi mano a Bertia como señal. A pesar de estar perpleja, todavía colocó su pequeña mano sobre la mía.

—Cecil-sama…

Miré hacia adelante, para indicar que nuestra conversación había terminado, su palma agarró mi mano con fuerza, mientras me gritaba con su pequeña voz, como si quisiera que la enfrentara.

Mi mente estaba inundada con el sonido de fondo, quería ignorarla pero, al escuchar su voz en un tono de imploración, no pude soportarlo y me volví hacia ella.

Si fuera cualquier otro, sería capaz de ignorarlos incluso si lloraban, levantaran la voz enojados o sonrieran. Pero, solo su voz, de alguna manera, no podía dejarlo estar y sentí que no debía ignorarla en absoluto.

Después de volver mi mirada, incliné la cabeza y le pregunté: — ¿Qué pasa? —Tragó saliva y agarró mi palma con más fuerza, como si se estuviese preparando y luego abrió la boca.

—Ce…Cecil-sama, ¿q…qué…piensas…de mí?

Sus profundos ojos me miraban como si intentara indagar mis verdaderos sentimientos. Ante sus palabras, espontáneamente, abrí mis ojos, ya que apenas pude escuchar lo que me dijo con una voz temblorosa.

De ninguna manera, había anticipado que, en un momento como este, escucharía esas palabras.

— ¿Tia?

Cuando traté de examinar su expresión para confirmar qué tipo de intenciones están pasando por su mente, mientras hizo esa pregunta, su cuerpo saltó ligeramente, como si tuviera miedo de algo.

Cuando miré sus ojos ámbar noté que, en las comisuras de sus ojos, había varias lágrimas que amenazaban con salir. Mirando sus labios apretados, de alguna manera, sentí que debía responderle rápidamente.

—Creo que Tia es muy dulce. Eres adorable y…

— ¡Graduados, entren!

Eres adorable y mi preciosa prometida.

La voz que anunciaba la entrada de los graduados resonó dentro del salón, como si lo hiciera con el propósito de interrumpir lo que quería decir.

Al mismo tiempo, con un fuerte sonido, la enorme puerta del pasillo se abrió.

Se acabó el tiempo.

Mientras esas palabras flotaban en mi mente, puse mis labios cerca de los oídos de Bertia y le dije —te diré el resto más adelante —y giré mi cara hacia el frente.

Justo antes de entrar en el salón de asambleas, la miré para ver su expresión y…por alguna razón, me miraba con una sonrisa vacía y solitaria en su rostro.

Estaba muy preocupado por esa expresión pero, el tiempo no me espera y, de esa manera, no tenía más remedio que comenzar a caminar en silencio.

Como miembro de la realeza y como el actual Presidente del Consejo Estudiantil de la Academia Halm, debo ser un modelo para los otros estudiantes y comportarme con confianza en lugares públicos.

Al ver que es un deber que se me impone, no importa cuánto me preocupe por Bertia, no me está permitido convertirla en una prioridad.

En este momento, me arrepiento de haber recortado el tiempo, antes del inicio de la actividad, no podía hablar con Bertia, solo porque no quería tratar con temas desagradables.

El anuncio del inicio de la graduación comenzó. Primero, fueron las palabras de felicitación de mi padre, el Rey, hacia todos los graduados, seguido por mis saludos como representante de los graduados, por último el otorgar la medalla en conmemoración de la graduación.

Debido a mi posición como Presidente del Consejo Estudiantil, tengo que asumir el papel de representante de los graduados, prestando atención a la condición general del salón de actos desde el escenario y emitir instrucciones detalladas para que la fiesta avance de manera segura.

Desde mi punto de vista, siempre vigilé la figura de Bertia y a la Baronesa Heronia pero, como los amigos de Bertia se estaban reuniendo en sus alrededores, no parecía que hubiese algún problema.

La Baronesa Heronia, usaba un vestido amarillo, como de costumbre, era atendida por varios jóvenes a su alrededor.

Kiara
Vayan a la portada del segundo volumen para ver con más detalle el vestuario.

Dado que también sería problemático si todos los estudiantes varones que la rodeaban se convirtieran en inválidos pedí, a través de Bertia, que Kuro neutralizara las partículas de luz. Aunque, había hecho que Zeno lo hiciera antes, las personas atraídas por su espíritu de la luz siguen apareciendo.

Este tipo de personas son, en su mayoría, hedonistas que solo se acercan a ella por sus propios deseos, por lo que la Baronesa Heronia no las relaciona con los poderes de su espíritu, por ello  recientemente, he dejado a algunos de ellos.

En relación con este asunto, a través de Zeno, mantengo un ojo sobre su espíritu, sin embargo, parece que, por un tiempo, no piensa dejar de usar su magia de luz.

Teniendo en cuenta que el espíritu no está usando tanto poder en las personas que se le acercan intencionalmente, tal vez, entiende que debe usar su fuerza, en los que deciden permanecer alejados, probablemente, para que se vuelvan más cercanos.

Si esto era algo bueno o malo, es otra historia, parece que quiere protegerla porque siente que es importante… ¿verdad?

La fiesta de graduación se acercaba a su punto medio y, en relación con el programa, lo único que quedaba por preparar, era la sucesión de cargos en el Consejo Estudiantil.

Cuando finalice este programa, como Presidente del Consejo Estudiantil, una vez que comience el primer baile, todos los demás podrán disfrutar.

Creo que ese será el momento en que la Baronesa Heronia comenzará sus movimientos.

Por eso, creo que le informaré a todos los demás mis intenciones antes de que suceda.

Entonces, si su plan se detiene, sería excelente pero, si ese no es el caso, entonces…habrá otra cosa problemática para nosotros.

Aunque no se podía descartar la posibilidad de que ella le dijera cosas groseras a Bertia, ella, originalmente, está preparada para ese tipo de situación.

En lugar de arreglar todo, sin que ella vea nada y le diga que todo está bien, estoy seguro de que estaría más satisfecha si pudiera asegurarse de todo por sí misma.

Incluso si, por eso, ella pudiese salir lastimada.

Si se supone que algo debe ocurrir pero, el tiempo pasa sin que realmente ocurra nada, uno se llenará de ansiedad acerca de “¿Cuándo sucederá?”

Por nuestro bien, a partir de ahora, sería mejor resolver todo de manera decisiva.

Cuando volví mi mirada hacia mi padre y el Marqués Nochesse, mi padre se sorprendió un poco y mostró una sonrisa tensa, mientras que el Marqués Nochesse sólo frunció el ceño.

He hablado sobre el discurso y la conducta de la Baronesa Heronia y mi plan después de esto con estas dos personas.

Por supuesto, no les conté todo pero, sin importar qué, necesito su permiso para lo que haré después de esto, así que les informé de mis planes y recibí su consentimiento. Además de eso, les pedí que guardaran silencio porque quiero sorprender a Lady Bertia.

El Marqués Nochesse mostró su insatisfacción pero, de alguna manera, logré persuadirlo.

En cuanto a mi padre…realmente no se quejó de nada en particular pero asintió, mientras me miraba con una mirada que parecía resignarse a mis decisiones.

— ¡¡En este lugar, transferiremos la autoridad del Consejo Estudiantil actual al Consejo Estudiantil de la nueva generación!!

Recibí un  ramo de flores de manos de Kulgan quien, a través de mi nominación, será el próximo Presidente del Consejo Estudiantil, lo miré e hice la declaración de manera que todos los estudiantes pudieran escucharme.

Aunque era habitual que la declaración de la sucesión de cargos del Consejo Estudiantil se llevara a cabo en la fiesta de graduación, la transferencia de control ya se había completado de antemano. Las tareas relacionadas con la fiesta de graduación fueron realizadas por la nueva generación de miembros del consejo, por lo que era solo una declaración sin que ocurrieran cambios particulares.

Una declaración hecha, simplemente, por el bien de la distinción y el reconocimiento.

El sonido de los aplausos resonaban en la sala.

Sonrío levemente, mientras escucho los aplausos y, lentamente, miro alrededor del pasillo.

Entonces, al final, volví mi mirada hacia Bertia. Como ella también me estaba mirando, nuestros ojos se encontraron en medio de la multitud.

Sus labios estaban fuertemente cerrados.

Sus ojos parecen brillar ligeramente, me pregunto si se ven asi por que está conteniendo sus lagrimas. Además, hay una sonrisa amarga en su rostro.

Lo soporté y mantuve mi mirada fija en la de ella, mientras esperaba que cesaran los aplausos.

Una por una, el número de personas que aplaudían, comenzó a disminuir y luego, al final,  solo se escucho el silencio.

Sintiendo que la cara de Bertia se tensó aún más por el ambiente, volví a mirar al frente.

—Hay otra declaración que quiero decirles a todos aquí.

Pongo más fuerza en mi diafragma, para que mi voz resuene en todo el lugar.

Siguiendo el flujo de la fiesta de graduación, los estudiantes y los tutores que no estaban al tanto de las circunstancias inclinaron sus cabezas, mientras se preguntaban qué iba a suceder.

La figura de la Baronesa Heronia se reflejó en el rabillo de mis ojos, ignoré, completamente, sus ojos brillantes y su amplia sonrisa.

—Lady Bertia Mal Nochesse, ¿podría pasar al frente?

Cuando volví a mirar a Bertia, ella tragó saliva, se veía nerviosa. Los otros estudiantes, que siguieron mi línea de visión dieron paso a Bertia.

Ella puso su mano en su pecho y, después de respirar profundamente una vez más, enderezó su postura y mostró una expresión decidida, caminando directamente hacia donde estaba. Realmente, en este momento, era como si Bertia estuviese aturdida, parece que está a punto de caerse al pisar el dobladillo de su vestido.

Para evitar reírme, me tapé la boca con una de mis manos y puse una expresión seria.

—Su Alteza, Ce…Ce…Ce…Cecil, Bertia Mal Nochesse se presenta ante usted.

Bertia, estás demasiado nerviosa.

Incluso, si tratas de adoptar modales perfectos como una dama para actuar como una villana de primera clase, no tendría sentido si tartamudeas y demuestras vacilación en tus palabras.

La atmósfera, que se había tensado debido a mis acciones imprevistas, se aflojó de golpe.

Hablando adecuadamente, debería estar frunciendo el ceño pero, cuando miro a Bertia, con su rostro sonrojado, sus ojos llorosos, a pesar de esforzarse, frenéticamente, por comportarse de forma digna, todos, seguramente, tendrían ganas de cuidarla con ojos cálidos, ¿verdad?

Hay algunas personas que no se imaginan el por que está aquí pero, la gran mayoría de las personas en este salón de actos, solo tienen ojos para mirarla.

— ¿Su Alteza, Ce…Cecil?

Debido a que estaba demasiado concentrado en observar el estado de Bertia y el estado de la sala, ya que no había dicho nada, Bertia me llamó levemente.

Bertia me observaba con una mirada ansiosa y una expresión dócil que revelaban sus pensamientos, tales como, “¿Todavía no?” ¡¿Aún no?! ¡Si vas a hacerlo, hazlo sin demorarte! ”O“ ¡Ahora, ven a mí con una explosión!”

Era, extremadamente, adorable la forma en que se estremecía como un pequeño animal.

Aunque no tengo preferencia por sentirme feliz al asustar a los demás, siento que, dentro de mí, está naciendo una nueva inclinación.

Zeno, sé que me estás mirando con ojos fríos, mientras te apoyas contra la pared, ¿vale?

Está bien. Nada de eso sucederá… ¿eh? “¿Finalmente, notaste tu inclinación, Maestro?” ¿Eso dijiste?

Parece que aún no entiendes bien a tu maestro.

No se puede evitar, más tarde, haré algo de tiempo para tener una conversación contigo. Espero que te prepares, estare esperando ese momento con ansias.

—Su Alteza, Cecil

Después de hablar con Zeno a través de nuestras miradas, Bertia, con una pequeña voz que sonaba como si estuviera a punto de llorar, me llamó una vez más.

Lo siento, lo siento. No es que te esté ignorando a propósito, ¿vale?

Me disculparé, ¿no puedes evitar hacer ese tipo de expresión que parece que estás a punto de llorar?

Pues bien, mantengamos la broma hasta aqui. Es hora de que te enfrente, ya que estás tan entusiasmada.

Este es uno de los momentos más críticos de mi vida, aunque son tan escasos, que puedo contarlos con los dedos de una sola mano.

Por alguna razón, me siento extrañamente nervioso.

—Señorita Bertia Mal Nochesse. Has cometido un gran crimen.

— ¿D…de qué estás hablando? ¡¡No he cometido ni un solo crimen!!

Bertia, te lo ruego, ¿puedes dejar de temblar y cortar mis palabras antes de que termine de hablar?

Además, me pregunto si se debe a que estás nerviosa, pero tu línea fue demasiado monótona.

Como la reacciones de Bertia  son muy interesantes, instintivamente, quiero seguir disfrutando de ellas pero, en ese caso, esta conversación no avanzaría.

Además, este también es un momento crítico para mí, así que quiero resolverlo correctamente.

Mientras me arrepentía un poco, la toqué tiernamente, tocando su labios con la punta de mis dedos y la insté a que se mantuviera en silencio por un momento.

Parpadeó varias veces, con una expresión en blanco y cerró la boca tan pronto como entendió mi intención.

—No. Has cometido un crimen demasiado grande…tu delito fue nacer dos años después de mi.

La vibración bajo mis dedos me indico que Bertia murmuró, reflexivamente, un “¿Que?” como respuesta.

Como si no entendiera el significado de eso, inclinó la cabeza, con una expresión confusa, mientras que yo sonreía profundamente.

El ligero desconcierto se extendió entre los estudiantes del salón de actos. Aun cuando no tengo ganas de verlo, puedo asegurar que la Baronesa Heronia está mostrando la misma expresión que ella, ¿verdad?

Dado que la situación no resultó como ella había adivinado antes.

Sintiéndome satisfecho con la situación, de mi bolsillo, saqué una pequeña caja rectangular de terciopelo.

Con solo eso y a pesar de que solo había unas pocas alumnas con buena intuición, surgió una aclamación aguda. Sin embargo, parecía que el personaje principal, Bertia, no podía comprender lo que estaba pasando, ya que bajó las cejas y me brindó una expresión desconcertada.

Me arrodillé sobre una rodilla y abrí la caja delante de ella.

—Debido a que naciste dos años tarde, tengo que esperar dos años más para tu graduación, durante ese tiempo estaremos separados y no podré vivir contigo en ese tiempo. Ese, es un crimen muy grave. Es por eso que, para compensarlo, dos años después, justo después de tu graduación, tendrás que cancelar nuestro compromiso actual y convertirte en mi esposa, ¿de acuerdo?…Esta es la prueba de esa promesa.

Kiara
¡OH!

— ¡¿Qué?! ¿¡Eh?! ¡¿Por qué está pasando esto?! ¡¿Eh?! ¡¿Eeeeh?! Alteza, la caída…

—Ahora, dame tu mano. Ven, no hay necesidad de ser tímida.

Agarré la mano izquierda de Bertia, mientras miraba a su alrededor, con nerviosismo y sin ninguna comprensión del significado detrás de mis palabras. Mientras ella aún seguía perdida en el flujo de los eventos, puse rápidamente el anillo en su dedo anular.

Parecía estar tan confundida que ni siquiera notó que el anillo ya estaba en su dedo, por no hablar del significado detrás del mismo pero, no me importó.

Desde el principio, había planeado aprovechar su confusión y abrirme camino.

Si pudiera eliminar sus miedos con esto, todo sería genial. Si no funciona…o si aparece otro obstáculo, tendré que tomar medidas contra lo que venga después.

—La caída es…tengo que recibir la caída…caída…

Agarré con fuerza su mano izquierda, mientras continuaba murmurando palabras sin sentido, con sus ojos llorosos, los dos estábamos frente a frente.

Le he dicho que iba a provocar su “caída” al final, lo he dicho más de una vez pero, ¿no es suficiente hacerlo de esta manera?

Por un lado, ya que ella deseaba una final en esta fiesta de graduación, tenía las cosas preparadas de antemano, todo para poder hacer frente a esta supuesta caída, pero…dejando de lado el lugar, si la Baronesa Heronia se hubiese comportado, más tarde, había planeado hacer esto, de manera discreta con ella, en lugar de agravar la situación de la celebración.

—Hemos pasado juntos nuestros preciosos días escolares y así, les declaro a todos ustedes que han venido a este lugar, que en dos años, después de su graduación, nos convertiremos en una pareja casada y les mostraremos que ¡¡Podemos construir un mejor país de lo que es actualmente, como el Príncipe Heredero y la Princesa Heredera!!

Declaré con un tono imponente que resonó en todo el lugar, como si estuviera haciendo evidente mi dignidad como realeza.

El entorno, se quedó en silencio por un instante, como si estuvieran perdidos en mi voz que resonó en todo el lugar.

Así, al momento siguiente, todos los estudiantes en el salón de actos sonrieron. Escuche el sonido de su respiración y pronto juntaron sus manos para aplaudir, en el momento en que la atmósfera se volvió hacia la de [Ven y aplaude]…

— ¡¡Objeción!!

Por fin, la Baronesa Heronia hizo su movimiento.

Dejando atrás a sus seguidores masculinos, levantó la mano y caminó hacia adelante.

Ah, justo ahora, ¿echó un vistazo detrás de ella? Por el aspecto de su expresión de insatisfacción, no fue que los dejará atrás de forma intencional, sino que pensó que la seguirían. En cambio, la dejaron sola, en cuanto se apartó, los estudiantes varones cambiaron sus expresiones y se quedaron en su lugar.

— ¿Qué quieres decir con tu objeción?

Incliné la cabeza y le sonreí a la Baronesa Heronia, que estaba de pie justo delante de nosotros, mientras fruncía el ceño a Bertia, quien temblaba a mi lado, mostrando una expresión incómoda.

En cierto sentido, siento que por fin voy a recibir una respuesta directa a los últimos 6 años.

Naturalmente, no habría ningún sentimiento favorable, ya que me enfrenté a ella con la sensación de“Finalmente, viniste. Entonces, te enfrentaré”.

—Su Alteza, ¡ha sido engañado por esa mujer, por Lady Bertia!

Cuando la Baronesa Heronia señaló con su dedo índice hacia ella, en su sorpresa, los hombros de Bertia saltaron, como respuesta.

Ante esta escena, arrugué, reflexivamente, mis cejas.

En verdad, la Baronesa Heronia, realmente, no tiene modales en absoluto.

Incluso si intentaba corregirse a sí misma, era muy problemático el cómo ella, como una simple Baronesa, se atreve a dirigirse a un Marqués, cuyo estatus social es más alto que ella misma.

Además, también señaló a Bertia resueltamente y puso una expresión, como para decir que estaba satisfecha, lo que es totalmente absurdo para una dama noble.

Sin mencionar al Marqués Noches y a mi padre, incluso los estudiantes y los padres de los graduados presentes, fruncieron el ceño con desagrado.

Entre ellas, había algunas mujeres que escondían sus abatidos rostros con abanicos, mientras fruncían el ceño y mostraban sin rodeos su desprecio.

—Su Alteza, Bertia-sama no es digna de convertirse en la esposa de Su Alteza, mucho menos en ser la futura Reina. Esa persona, hasta ahora, ha estado atormentando cruelmente a muchas otras personas, incluso a mí. Discriminar a los demás en función de su estatus social, abusar de mí, en frente a un gran número de estudiantes. Ayer, ella literalmente me empujó de las escaleras.

Crucé los brazos frente a mi pecho y suspiré ante la Baronesa Heronia, la cual me miró como si estuviera apelando ante un juez.


Kiara
enamorada de la escena, todo tan hermoso y bello, mi amado Cecil expresando su amor, entonces aparece la baronesa y lo destruye todo, pero nuestro principe no es tonto, confiemos en su juicio.

| Índice |

5 thoughts on “Diario de Observación – Capítulo 12.1: Bertia 17 años (2)

  1. Usagi says:

    Muchas gracias por el capítulo editores-sama
    Tenía que llegar a arruinar todo, como no se da cuenta que hace rato dejó de ser igual al juego.

  2. Isrla says:

    Heroína!!!!!!!😤
    Rompe escenarios de amor 💔
    Por fin se había venido la parte bueno y bienes tu,con tu caca de estúpida y arruinas todo!!!!
    Te odio…!!!

  3. Khrystal MeL says:

    Hermosa la confesión y el como el la miraba, pero la baronesa, ha como la odio, tenía que arru8el momento.
    Además en este capítulo se puede ver como Cecil descubre su lado sádico jeje

  4. Kuku-sama says:

    KYAAAAA!!!! ES TAN DIVINO CECIL-SAMA!!! ❤︎❤︎❤︎
    Como odio a esa pendejita de heroína! Se atrevió a dañar un hermoso cuadro!
    Mil gracias por este cap. Valió cada día la espera 😙

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *