Dinero de consolación – Capítulo 35: El Capitán Bähr

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Ese día me dirigí, con los collares y anillos recién manufacturados, hacia donde estaba atracado el barco del reino vecino.

— ¡Capitán! ¿Qué tal un souvenir para llevar a casa?

— ¡Oh, July! Hoy vas vestida como una joven de clase media.

Me di una vuelta completa como en una pasarela.

— ¿No cree que esto me queda mejor?

— ¡Ese vestido realmente se te ve bien!

—Gracias. Su cumplido me hace sonrojar.

Ambos nos reímos ligeramente.

Cuando la gente se dio cuenta de que era una aristócrata, nadie se atrevió a acercarse como antes. Sin embargo, al ver que algunas personas todavía me sonreían, sentí alivio.

— ¿Ha venido, señorita Julia?

—Príncipe Yufa, siento molestarlo.

Cuando vi al Príncipe Yufa acercarse desde el fondo del barco, hice rápidamente una reverencia.

—No tienes que ser tan cortés. En todo caso, ¿por qué has venido hoy?

—Intentaba mostrarle al Capitán algunos artículos que podrían comprarse como recuerdos.

— ¿Necesitas que haga algo…?

—No, nada, creo.

Ya que el Príncipe Yufa se quedó atónito con mi respuesta, por el momento decidí dirigir mi sonrisa al Capitán.

—Capitán, hoy le traigo una gran oferta, ¿sabe?

—Mi presupuesto es el de siempre, no lo aumentaré, ¿bien?

— ¡Por supuesto! ¡Hoy le traje un artículo especial!

Saqué un collar y se lo mostré.

—July, esto…

Incliné mi cabeza mientras miraba al Capitán, quien tenía una sonrisa amarga en su rostro.

—No podría permitirme comprar algo tan costoso.

—Pero, es barato, ¿sabe? Se ajustará adecuadamente a su presupuesto habitual.

— ¡Mientes! Es de conocimiento general que no serías capaz de comprar este tipo de collar enjoyado, a menos de que fueras un noble.

Mientras hablaba tomé el collar y lo acomodé en la palma de mi mano.

—Este collar tiene un dije enjoyado, sin embargo, esta piedra es muy pequeña, ¿ve?

—Ahora que me fijo, es verdad.

—Al usar plata para hacer una base más grande para la gema y un cierre a presión, incluso la pequeña gema parecerá grande debido a la reflexión en la plata. ¡Además, al reemplazar una parte de la cadena por correas de cuero, logramos reducir el costo de producción! Con cada compra, la casa Nogger también adjunta un documento de garantía de 1 año para la gema como certificación del experto en joyería y, además, justo ahora, ¡también tenemos un anillo con el mismo diseño para llevar a juego!

— ¡Impresionante!

— ¡Por supuesto, este es un descuento especial para el Capitán!

— ¡Me lo llevo!

Sonreí quedamente.

Este barco era una de las naves de primera clase del reino vecino y también se usaba con frecuencia para transportar a la realeza. Además, según los rumores que había escuchado, parecía que la esposa del Capitán era famosa entre la gente de su puerto. Por lo tanto, decidí vender estos collares y anillos a un precio muy bajo para que esa persona carismática los usara.

Esta es una inversión a futuro. Si todo va a mi favor, ¡estos productos se agotarán muy pronto!

— ¡July! ¿Está realmente bien este precio?

— ¡Por el bien de la felicidad de la esposa del Capitán, con mucho gusto le haré este tremendo descuento!

— ¡Gracias!

Conté el dinero que sacó el Capitán.

—Me dio el monto exacto, gracias por su compra.

Con una sonrisa en mi rostro, traté de excusarme con el Capitán para venderles a otros miembros de la tripulación. Pero, en ese momento, divisé el barco de mi familia.

—Ah… hmm… Ese parece ser mi barco, así que supongo dejaré de vender por hoy.

Mientras me despedía rápidamente del Capitán y del Príncipe Yufa, escuché un estruendo y, de reojo, pude ver a alguien parado en la barandilla de la nave.

—Mi Princesa, realmente no me sorprende que pudiera abordar el barco de otro reino tan despreocupadamente.

—Capitán Bähr. Ya estoy bajando, ¿sabe?

— ¡No me venga con eso! Ni siquiera debió de haber subido.

—Capitán, no se porte como una vieja amargada. Pero, incluso si fuera a dejarme llevar por un barco de otro reino, creo con seguridad en que el Capitán Bähr vendría a buscarme.

El Capitán Bähr se rascó su brillante y despeinada melena mientras suspiraba, para después continuar.

—Dudo que deje que tal accidente suceda.

Incliné mi cabeza confundida mientras trataba de escuchar lo que murmuraba. Tampoco es que mi sentido de la audición fuera tan bueno.

—Por ahora, vayamos a casa, Princesa. Hay algo que quiero que escuche.

— ¿Algo que quieras que escuche?

Cuando repetí sus palabras, el Capitán Bähr me respondió mientras emitía sed de sangre.

—No estoy seguro de qué le hicieron a mi Princesa, pero planeo poner a ese bastardo Marqués y a ese maldito mocoso en su lugar.

— ¿Qué…?

—Los quitaré de su vista matándolos.

—Por favor, deténgase ahí mismo, Capitán Bähr.

—Mi Princesa, ¿realmente dejará que se escapen así como así? Mataré a ese maldito mocoso y a usted me la llevaré conmigo. Entonces podrá convertirse en mi novia.

El Capitán Bähr, quien actualmente tenía treinta y siete años, era un atractivo hombre que, por alguna razón, lucía como un gran oso. Originalmente, él fue el Capitán de un barco pirata y, por casualidad, hace diez años, decidí emplearlo a él y a los miembros de la tripulación de su nave.

A pesar de que antiguamente era el Capitán de un barco pirata, fue alguien que nunca derramó una sola gota de sangre y, en este momento, desempeñaba un papel importante en la importación y exportación de productos para mi familia.

—Capitán Bähr. Gracias, pero… —Le sonreí antes de continuar—. Estaría en problemas si fuera a matarlo, ¿sabe? Después de todo, todavía no terminan de darme todo el dinero de consolación.

— ¿D-Dinero de consolación?

— ¿Realmente creyó que dejaría que anularan el acuerdo matrimonial tan fácilmente?

El capitán Bähr parecía estar mirando hacia el lejano horizonte mientras murmuraba.

—Eso será más aterrador que morir. El ser perseguido por la Casa Knocker para que les devuelvan su dinero.

El capitán Bähr sonrió mientras continuaba hablando.

— ¿Quiere que le preste algo de sangre joven?

—Estoy bien por el momento.

—Qué diablos. Me había estado preguntando si mi Princesa finalmente lo había entendido… Parece que era falsa la información de que actualmente estaba en una relación con Su Alteza, el Príncipe.

Suspiré en ese mismo instante.

—No, eso sería malo para Su Alteza.

—Princesa, no quiere ver la verdad.

—Su Alteza sólo es mi mejor amigo.

—No sabe si el Príncipe siente lo mismo que usted, ¿verdad?

No pude evitar sonreír amargamente.

— ¿Aunque nunca sintiera ningún tipo de señal de que yo le gustara de esa forma?

—Realmente no puedo entender cómo piensa.

—Con aras de anular mi acuerdo matrimonial, él me ha ayudado mucho… E, incluso, en el momento en que lo logramos, le chasqueé la lengua, así que debe estar bastante molesto conmigo, ¿no?

—Bueno… Mm. Princesa, realmente le ha dado muchos problemas a Su Alteza. El Príncipe es una persona verdaderamente lamentable.

—Lo siento…

—Debería decirle eso al Príncipe, no a mí.

—Supongo que tiene razón…

El Capitán Bähr es como un buen hermano mayor para mí. Por supuesto, es de un tipo diferente que mi hermano consanguíneo.

El Capitán Bähr reía mientras se acercaba a mí lentamente y me tomaba en brazos.

— ¿Eh?

—Vayamos a casa, Princesa.

—Mentiras, ¡¿por qué cambia de tema tan drásticamente?!

El Capitán Bähr se echó a reír a carcajadas cuando, una vez más, se paró en la barandilla del barco.

Qué aterrador.

— ¡Señorita Julia!

—Ah, Príncipe Yufa, volveré a casa ya que han venido a recogerme.

— ¿Yufa? ¿El Príncipe vecino?

El Capitán Bähr miró al Príncipe Yufa con las cejas arrugadas.

— ¡Nuestra Princesa es en verdad nuestro tesoro nacional! ¡Así que no se atreva a engatusarla para que aborde en su nave! Nos vemos.

El Capitán Bähr me sostuvo en sus brazos mientras saltaba desde la barandilla del barco.

— ¡Señorita Julia!

Podía escuchar los gritos del Príncipe Yufa cuando el Capitán Bähr nos hizo saltar de la nave con la ayuda de su magia de viento. En ese momento, sin tener la oportunidad de garantizarle mi seguridad al Príncipe Yufa, fui llevada por el Capitán Bähr mientras nos alejábamos volando del lugar.


[Kavaalin: Ojalá aprovecharan mejor el tema de la magia. :/ ]

♥ ❤ ♥

| Índice |

7 thoughts on “Dinero de consolación – Capítulo 35: El Capitán Bähr

  1. Loretta says:

    Por un instante pensé que el capitán representaría la escena del Titanic con Julián 🤣
    Muchas gracias por traducir, y no lo había mencionado antes, pero me encanta la dedicación que ponen al colocar los significados de algunas palabras y sus comentarios, gracias 😊

  2. Lirio Alicia says:

    Ohhhhhhh cielos Julia es la única q no se da cuenta de su propio encanto 😶😶😶😶
    Gracias por la droga 😆😆😆

  3. Minimis says:

    También pensé que deberían sacarle jugo verdadero a la magia, pero qué autor alguna vez me ha complacido completamente… (- -|||)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *