Dinero de consolación – Capítulo 36: Mi Princesa (POV de Bähr)

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné


Este incidente ocurrió al día siguiente de que recogiera a mi Princesa del barco del reino vecino.

Mientras caminaba por la ciudad con una mujer cuyos servicios acababa de solicitar, súbitamente, mi brazo fue agarrado por alguien. Cuando miré detrás de mí, me encontré al Príncipe de la nación vecina con una expresión demoníaca en su rostro. Ligeramente apartados de él, reconocí a dos personas más. Eran el hermano de mi Princesa, el amo Roland, y el Príncipe de este reino.

Al verlos, sólo pude suspirar antes de sonreírle amargamente a la mujer a mi lado.

—Lo siento. Al parecer, hay algunos asuntos de trabajo que requieren de mi atención. Adelántate y espérame en la posada.

—Por favor, apresúrate, Bähr.

—Sí…

Observé marcharse a la mujer antes de voltearme y sonreírles a estas tres personas.

— ¿Qué sucede? ¿Me necesitan para algo?

— ¡Tú, bastardo! ¡¿Qué se supone que significa tu comportamiento con esa mujer después de proponértele a la señorita Julia?!

—Ah… Pero, ¿qué diablos? ¿Me detuvieron sólo por eso?

Cuando suspiré otra vez, me di cuenta de que mi amo me miraba intensamente.

—Bähr, ¿te le propusiste a Julia?

—Ella ya rompió con ese condenado Marqués, ¿no? Si se trata de mi Princesa, estoy más que dispuesto a recibirla con gusto en mi familia.

— ¿Crees que alguien te dejará hacerlo?

Me reí antes de continuar hablando.

—Ya veo. Pero, aun así, si mi Princesa así lo desea, estoy preparado para abandonarlo todo por el bien de su felicidad.

— ¡Malnacido! ¡¿Qué clase de disparates estás soltando cuando recién estabas coqueteando con ese tipo de mujer?!

Este Príncipe extranjero es tan malditamente molesto.

Me di vuelta para encararlo y hablé lentamente.

—Sólo porque sea un Príncipe, no piense que puede salirse con la suya al actuar tan petulante conmigo. Para mí, su existencia no es algo a lo que deba ser temido.

—Atrévete a repetir eso.

Dicho esto, mi amo estalló en risa.

— ¿Deberíamos terminar la conversación aquí? Después de todo, tengo a una mujer esperándome.

—Vamos, no seas un aguafiestas. El barco no zarpará en un tiempo. Aún podemos seguir por un rato más, ¿no?

—Mi error. Ya he reservado la tarde para mi cita con mi Princesa.

Podía vislumbrar indicios de enfado surgir de los rostros del Príncipe del reino vecino y de mi amo.

—Es por esto que la gente considera a los nobles como personas que no saben cómo funciona el mundo.

— ¡Bastardo! ¡Suéltenme! ¡Voy a molerlo a golpes!

—Ya dije que no te tendré miedo sólo porque seas un Príncipe, ¿no? De todos modos, ¡no creo que alguna vez vaya a ser derrotado por un noble pretencioso que no puede hacer nada por sí mismo!

Fue mi Princesa quien me detuvo de destrozar al Príncipe extranjero.

— ¡Capitán Bähr! ¿Qué planea hacer con el Príncipe Yufa?

—Princesa.

Con su mano estirada frente a su cuerpo, mi Princesa apareció sorpresivamente y, se paró delante del Príncipe de la nación vecina mientras me miraba.

—Fue mi error…

—Por favor, no comience una pelea, ¿bien?

—Bien…

Mientras me rascaba la cabeza, después de responder, de repente vi las cuatro bolsas que colgaban del delgado brazo de mi Princesa.

—Capitán Bähr, hay algo de lo que me gustaría hablar con usted. ¿Cuántos niños hay en este momento?

—Actualmente hay dieciocho.

—Ya veo.

♦ ♦ ♦

Yo era un huérfano. El orfanato en donde me crié afrontaba dificultades financieras y nosotros estábamos desesperados por reunir dinero para aliviar el problema. Pero, como huérfanos, era poco probable que pudiéramos obtener un buen trabajo. Y, debido a eso, decidimos convertirnos en piratas.

Si fuésemos a matar a alguien, eso sólo crearía más huérfanos. Así que decidimos no matar a nadie. Esa era nuestra regla. Sin embargo, debido al error de uno de nuestros compañeros, la mitad fuimos capturados por el reino.

Para aquellos piratas que eran capturados, no existía otra sentencia más que la ejecución pública. Así que decidimos aceptar nuestro final, creíamos que de este modo garantizaríamos la seguridad de los demás.

Mientras pensábamos que nuestro final había llegado, nuestra Princesa apareció ante nosotros. Nos miró con sus ojos indolentes, antes de hablarnos con esa frágil voz suya.

—Todos ustedes, ¿estarían dispuestos a escucharme?

Realmente no puedes oponerte.

Eso era lo que todos pensamos en aquella ocasión. Cuando asentimos con la cabeza, nuestra Princesa se volteó hacia el oficial a su lado y le dijo:

—Todos ellos son nuestros empleados. Sentimos haberles causado problemas. ¿Me harían el favor de darme los documentos?

Fuimos salvados gracias a la intervención de nuestra Princesa. Y, desde ese momento, nos convertimos en empleados reales.

[Nemoné: Me pregunto si el señor Olga también fue un pirata…]

Además de eso, nuestra Princesa también se dio la molestia de cuidar de las personas del orfanato.

—Si me ocupo de ellos desde su infancia, seré capaz de entrenarlos para que se conviertan en excelentes empleados por poco dinero.

Reí al escuchar sus palabras. Por eso no le deseo nada más que la felicidad a mi Princesa.

Y, sin embargo, ¿por qué tuvo que enfrentarse a tales cosas como la anulación de su compromiso? ¿Qué tiene de malo que yo quiera que sea feliz?

♦ ♦ ♦

—Todavía necesito comprar algunas cosas. ¿Qué hay de usted, Capitán Bähr? ¿Le gustaría venir conmigo?

—Ah, bueno… Aún hay algunos asuntos de los que necesito encargarme.

Mientras desviaba la mirada al pronunciar esas palabras, mi Princesa parecía sonreír antes de continuar hablando.

—Los niños definitivamente lo molestarán cuando huelan ese tipo de perfume femenino viniendo de usted, ¿sabe?

—Obviamente tomaré un baño antes de dirigirme hacia el orfanato…

—Bueno, asegúrese de no iniciar ninguna riña, ¿entendido?

Después de que mi Princesa terminara de regañarme, hizo una pequeña reverencia para los otros tres individuos en la escena y seguidamente procedió a marcharse del lugar.

—Parece que mi Princesa malentendió algo.

Al escuchar las palabras que había susurrado, el Príncipe de nuestro reino me habló con un tono de asombro en su voz.

— ¿Es por Julia que decidió contratar a esa mujer?

Ah, parece que él fue capaz de comprender toda la situación.

—He estado viviendo en abstinencia por los últimos tres meses, por lo que el estrés se ha estado acumulando hasta ahora. Si continuara al lado de mi Princesa en tal estado, me temo que podría terminar perdiendo el control y atacandola.

Me pregunto cuántas veces en estos últimos tres meses he delirado con atacar a mi Princesa.

—Bähr, dado que ya gastaste tu dinero, deberías apurarte y terminar con ese acto pecaminoso lo más pronto posible.

—Eso es lo que planeaba hacer, sin embargo, fueron ustedes los que decidieron detenerme o ¿ya lo olvidaron?

Mi amo rápidamente sacó unas monedas de oro y me las dio.

Si está dispuesto a dármelas, entonces no dudaré en recibirlas.

—Asegúrate de mantener tus garras alejadas de Julia, ¿entendido?

—Amo, esa es una petición irrazonable, ¿sabe? Si mi Princesa me dijera que quiere estar conmigo, puede estar seguro de que huiré con ella, incluso si eso significa que necesito volver a convertirme en pirata.

Pude ver como los dos príncipes abrían los ojos como platos, pero decidí ignorarlos y me dirigí hacia la posada.


[Kavaalin: Me gusta el personaje de Bähr, pero que lo hagan parecer un animal incapaz de sobrevivir sin sexo es tan… Pudieron haber hallado una forma de poner lo de la prostituta sin necesidad de irse tan al extremo. LOL

Pd: En esta parte en la Light Novel cambian un poco la historia añadiendo un mini arco con secuestros y magia. x3]

♥ ❤ ♥

| Índice |

3 thoughts on “Dinero de consolación – Capítulo 36: Mi Princesa (POV de Bähr)

  1. Ruki V01 says:

    No me agrada nada el pirata. Ojalá termine rápido su participación en el arco y luego que lo devore un tiburón.

  2. Lirio Alicia says:

    Jajaja Julia tú solo escoge y pon tus condiciones y seguramente las cumplirá el afortunado elegido 👍👍👍👍
    Gracias por la droga 😆😆😆

  3. nadia says:

    esta Julia roba corazones jaja aunque estaría interesante una historia de una noble y un pirata, deberían hacer alternativos de novelas así, yo por mi parte las leería. gracias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *