El Conde y el hada – Volumen 2 – Capítulo 3: Caramelo y naranja

Traducido por Den

Editado por Nemoné


En la tranquila superficie del lago, donde no había viento ni oleada, una serie de botes se deslizaron. Las luces de las linternas iluminaban de manera colorida los embarcaciones decoradas en un tema extranjero, haciéndolos parecer que salieron de un sueño. La mezcla de las numerosas luces y elegantes sombras de barcos, se cruzaron y se mezclaron entre sí, llenando el lugar de una mística mezcla de colores.

Sentada en uno de esos botes de alquiler, Lydia estaba pensando que hay tanta gente en Londres que tiene mucho tiempo libre. Observó a una pareja muy bien vestida pasar en su bote, mientras charlaban y reían entre sí.

Por supuesto, Edgar también era otro miembro de esa sociedad de clase alta, que no tenía necesidad de trabajar y tenía mucho tiempo en sus manos.

En un bote que tenía espacio para diez personas, estaban actualmente los tres, con Raven como uno de ellos, que había estado esperando en el muelle. Dos remeros también habían trepado en el bote, y remaban lentamente con las largas paletas.

—El clímax de los Jardines de Cremorne son los fuegos artificiales. El mejor asiento está aquí en el lago.

— ¿Podemos ver fuegos artificiales?

—Sí. ¿Has visto fuegos artificiales antes?

—No.

—Entonces tengo suerte. Puedo estar a tu lado durante tu nueva impresión.

Raven abrió una botella de champán. Le entregó una fina y alta copa, miró cómo le servían la burbujeante y dorada bebida, pero sólo con el reflejo del fuego parpadeante parecía que era suficiente para embriagarla.

—Vamos a hacer un brindis. Por mi valiente hada.

— ¿Yo? ¿Valiente?

— ¿No te has protegido justo antes? Incluso saliste herida.

—Estás exagerando. Y la parte “mi” es innecesaria.

Pero, estando con él después de un tiempo, por mucho que Edgar hablara con ella dulcemente, había una parte de ella que pensaba que eso era algo común. Y no era como si se acostumbrara a ello, más bien, no era algo especial, sino una rutina diaria para que esta persona hiciera una actuación elaborada y, actuara como el centro de la multitud dondequiera que fuese.

Incluso el banco que estaba cubierto de cojines era amplio y agradable, sintió que la distancia entre ellos era innecesariamente estrecha, ya que Edgar se había sentado deliberadamente junto a ella. No obstante, después de beberse el champán no era tan grande.

— ¿Dónde viste fuegos artificiales?

Después de que dijo eso, se preguntó en qué estaba pensando para hacerla hacer esa pregunta.

A decir verdad, Lydia había decidido estrictamente que no iba a preguntar nada en cuanto a su pasado. Parecía complicado, y una vez que lo descubrió, sintió que problemas no deseados vendrían a su manera, y lo más importante, ella no tenía la intención de involucrarse profundamente.

Todo lo que sabía era que había nacido en una familia aristocrática, pero estaba involucrada en una conspiración. Además había hecho que la sociedad creyera que él y toda su familia habían muerto, pero en realidad él fue el único que sobrevivió y había sido vendido a un hombre rico en América. Él entonces había escapado de allí, y mientras evadía a sus perseguidores, hizo todo lo posible para sobrevivir…

Sólo le dieron una explicación rápida, pero si creyera honestamente todo lo que dijo, eso sería demasiado para ella, y Lydia se encontró con algo difícil de creer y estaba medio dudosa. Y así, había estado evadiendo cualquier tema o comentarios que tocaran sobre su pasado, incluso en su pequeña charla informal.

—Cuando era niño, cada vez que ocurría una fiesta en nuestra casa señorial, había fuegos artificiales. Había un lago en nuestros terrenos, y recuerdo que tenía un sinnúmero de barcos en el agua.

Al responder, suspiró aliviada. Parecía que no lograba recordarle su horrible experiencia en Estados Unidos. Sin embargo, cuando pensó en cómo había perdido todo lo que se suponía que debía heredar, como la casa señorial y las tierras de la familia, además el venerable apellido, entonces podría haber sido realmente un triste recuerdo.

En el pasado, todavía tenía a su familia y a sus amigos a su lado, y no había necesidad de esconder nada detrás de su bella mirada. Podría haber crecido sonriendo inocentemente.

A pesar de que pensó en ello durante un tiempo, no había razón para que Lydia profundizara más allá de eso. Si había alguien que pudiera compartir el pasado de este hombre, entonces esa persona era alguien que compartiría su futuro también.

Edgar miró a Lydia con una expresión totalmente insatisfecha después de que de repente se calló.

— ¿No vas a preguntar nada más sobre mí?

— ¿Eh? Umm, realmente no estoy tan interesada en tu pasado…

—Oh, enserio.

Oh, no, lo dije demasiado fríamente otra vez.

—Eso no es lo que quise decir, um, creo que lo que está por delante es más importante que lo que sucedió. Ahora eres un respetable conde de Inglaterra, y lo que pasó en tu pasado no es algo que deba saber.

Se arrepintió de haber dicho algo tan superficial y eso la hizo suspirar.

—Entonces, déjame contarte una historia sobre un amigo mío. Él tenía la posesión de una piedra de ágata que era un “huevo del hada”.

La piedra por la que Edgar estaba interesado y se llamaba el huevo del hada. A tan inesperado nombre, Lydia se volvió de cara a la curiosidad.

—Eso es, después de que me lo dijera el profesor Carlton, estaba convencido. La piedra que tenía era sin duda el “huevo del hada”, que tenía una interesante anécdota al respecto; dijo haber sellado un espíritu maligno. Pero aparentemente lo había perdido cuando era un niño.

— ¿Cómo lo perdió?

—No lo recuerda muy bien, pero cree que fue capturado por el Lord de la niebla.

Y ahora la palabra clave, “Lord de la niebla”, ha salido. Parece que la verdadera razón por la que Edgar metió las narices en este caso estaba detrás de eso.

—Por lo menos él había creído que eso era lo que sucedía en ese momento, porque donde estaba era un lugar muy oscuro. Como si le hubieran lanzado un hechizo, su cuerpo no se movía ni un centímetro y no podía escapar. Y entonces, dos pequeñas hadas aparecieron ante él. Eran adorables y pequeñas, y llevaban bonitos vestidos. Nunca había visto a las hadas antes, pero creyó eso porque estaba en tal estado de conciencia que no podía distinguir entre el sueño y la realidad. Y trató de pedir su ayuda, pero entonces, Lydia, como la regla en todos los cuentos de hadas, las dos pequeñas hadas le preguntaron qué podía darles a cambio. La única posesión que tenía el muchacho era ese “huevo del hada”, así que les dio eso. Las hadas dijeron que lo ayudarían y desaparecieron.

Luego se quedó callado y miró hacia el cielo. Los fuegos artificiales todavía no habían comenzado.

—Así que, ¿fue salvado?

—No. Lo más probable era que el oscuro lugar en el que se encontraba fuera un almacén. Fue llevado como una pieza de equipaje, y fue puesto en un barco y vendido.

¿Podría haber estado en el mismo lugar que Edgar, que también fue vendido como esclavo?

— ¿Esa persona sigue en Estados Unidos?

—Él está muerto.

— ¿Estás tratando de encontrar el “huevo de hadas” para él… ?

—No es eso, Lydia. Hay veces en que me imagino que tal vez fue secuestrado por el Lord de la niebla, y nadie lo salvó. Puede que el verdadero él todavía esté ahí afuera, recostado en la oscuridad y el frío. Pero si eso es así, está bien, porque podré salvarlo ahora. Tengo una Doctora de Hadas confiable a mi lado.

Dice que quiere salvar a alguien que ya no está vivo. Había palabras extrañas que no sonaban como las de Edgar. Lydia se limitó a mirarle sin poder medir la verdad.

—Un chico que ha desaparecido en la niebla de Londres… Me pregunto si podré encontrar, a quien se dice que todavía está desaparecido, y llevarlo lejos de la niebla, ¿eso borraría el hecho de que había muerto? Lydia, ¿podrías ayudarlo?

Le suplicó con una expresión tranquila y silenciosa. Sabía que lo que le pedía era imposible, pero tenía la débil sensación de que quien estaba esperando para ser salvado era en realidad él, ya que también estaba en la misma situación.

Con la desaparición de Lady Doris, y añadiendo el hecho sobre el Lord de la niebla, que eran las obras del hombre, podría haber la posibilidad de que la razón por la que Lydia estuviera involucrada en todo esto, pudiera provenir de la misma razón.

No había razón para averiguar sobre el pasado de Edgar. Sin embargo, si él estaba sufriendo por las cuentas de su pasado, bien, Lydia era del tipo que piensa que no podría quedarse parada y solo ver.

—Bueno, si hay algo que yo pueda hacer…

Le respondió, todavía insegura de lo que realmente le estaba pidiendo a Lydia. Si ella decía algo con demasiada facilidad, entonces había una posibilidad de que se aprovechara completamente de ella, pero quería creer que el dolor que él tenía en sí mismo no era una mentira, y por lo tanto, Lydia estaba confundida.

—Gracias.

Terminaron mirándose a los ojos inesperadamente. En el interior, estaba aterrada por no saber qué hacer, pero se quedó quieta, tal vez porque sentía que era un ratón que pasó por el camino de un león.

Por supuesto que estaba asustada, pero también sentía que quería acercarse y tocar al león agraciado y su piel dorada. Miró sus labios, que se curvaron hasta una sonrisa delgada, buscando un posible vislumbre de sus hermosos colmillos ocultos.

¿Eh? ¡Qué… Qué estoy pensando! ¡Oh, Dios mío, podría haberme emborrachado con sólo una copa de champán!

En el interior de la cabeza de Lydia, que estaba en el estado de un pequeño ratón, no había ni una sola pizca de romance, pero sus hombros fueron suavemente atraídos hacia él.

—Siempre lo he pensado… Tienes la fragancia de la manzanilla. El mismo olor a esas galletas.

Oh, no, pero en el instante que pensó eso…

— ¡Ah, fuegos artificiales!

Con los sonidos explosivos, una flor brillante emergió en el cielo. En un instante, los ojos de Lydia quedaron fascinados por los fuegos artificiales que estaba viendo por primera vez.

— ¡Oh, increíble! Es tan hermoso…

La sensación de hormigueo que había estado consumiéndola justo antes, había desaparecido. Lydia se quedó mirando al cielo, hipnotizada por los fuegos artificiales. Al verla, Edgar se echó a reír.

¿Qué es tan divertido?

Pensó, mientras miraba hacia abajo mientras él se reía.

— ¡¿Q-Qué?! Realmente es hermoso. Ah, hay otro.

—No, es sólo que parecías más cautivada por los fuegos artificiales, que por mí.

Me hace perder la confianza, dijo Edgar; aparentemente estaba de buen humor mientras seguía riendo entre dientes. Bebió su champán y ofreció un poco a Raven. Por supuesto, el sirviente se negó estrictamente.

Mientras evadía las bromas de Edgar, el primero en llevar su atención hacia el bote que se acercaba en silencio a ellos fue Raven.

Era una mirada penetrante que se dirigía a cualquier cosa que se acercara a su amo, no importa lo que fuera. Pero, los que estaban en el barco que se acercaba, era una joven que estaba vestida como un miembro de la clase alta.

—Oh, mi, si no es milord. Qué casualidad.

Era una niña adorable, bonita, de ojos grandes y cabello rizado de color naranja, con una piel blanca, como la de una muñeca.

—Oh, buenas tardes, Lady Rosalie Worpole. ¿Cómo está?

Worpole… ¿Podría estar relacionada de alguna manera con la línea de la familia del barón?

Ahora que pensaba en aquello, recordaba que la hija del barón había estado viviendo con una prima, un año mayor que ella, y un tío.

Al lado de la chica, había un hombre cerca de sus 30 años. Uno podía decir con una mirada que había invertido mucho dinero en su armario, y era bastante guapo también. Lo presentó como su tío, cuyo nombre era Graham Purcell.

—Es un placer conocer a su gracia, Lord Ashenbert. Esta es la primera vez que personalmente lo saludo, pero lo he visto varias veces en el club de Piccadilly.

El hombre se quitó el sombrero y bajó la cabeza, a lo que Edgar regresó con la cabeza.

—Ahh, lo que significa, he oído mientras estaba allí, que hay un famoso caballero que cautiva a las damas en la nobleza, puedo ver que debe ser usted, Lord Graham.

Parecía que ambos hombres eran del mismo tipo de mujeriegos.

Lo que significa que podrían estar viéndose como rivales, pensó Lydia, al sentir la fría presencia detrás de la sonrisa de Edgar.

—Perdóneme, milord, pero ¿quién le acompaña?

La muchacha que dijo eso, miró hacia Lydia con una mirada mezclada con curiosidad y desprecio. Como si estuviera siendo juzgada por su valor, fue inspeccionada de arriba a abajo, lo que hizo que Lydia se sintiera ligeramente desagradable.

—Esta es la señorita Lydia Carlton.

— ¿Qué Carlton sería? ¿Cuál es el trabajo de su padre?

—Soy la Doctora de Hadas Carlton.

Era normal que una hija fuera clasificada de acuerdo con la posición social de su padre, pero Lydia respondió con un sentido de rebelión.

—Oh, mi, ¿así que es la especialista de hadas de los rumores? Parece que tiene la misma edad que yo, pero debe ser difícil tener que trabajar.

Una hija de una buena familia no tenía que trabajar. Comprendió que estaba siendo despreciada con ese significado, pero tenía el orgullo de llamarse a sí misma una Doctora de Hadas, así que no le importó el desprecio.

—Realmente no es trabajo, es más como si fuera mi consejera y mi socio de confianza. —dijo Edgar.

—Pero, milord, ¿no es cierto que ella está bajo su servicio?

Y ahora estaba siendo vista como sierva.

—Señorita Rosalie, ¿cree usted que el Rey Arturo pensó que el mago Merlín era su sirviente? Tenemos esa clase de igualdad entre nosotros.

Cuando la defendió así, Lydia sintió que su corazón latía inesperadamente un poco más rápido.

—Oh, qué maravilloso. Pero si fuera yo, preferiría ser la princesa que un mago.

Parece que ella no era la típica chica reservada.

—Por cierto, ¿dónde está Lady Doris que está siempre con usted?

Oh, Dios mío, Edgar, ¿por qué has tenido que preguntar algo tan atrevido?

Lydia no pudo evitar preocuparse, pero inesperadamente, Rosalie respondió como si no fuera nada.

—Ella no se siente bien, así que se está recuperando en el campo.

—Oh, mi, eso es lamentable escuchar. Debe de estar bastante sola.

—Eso no es todo. Doris es demasiado tranquila, y debe haber visto cómo ella siempre me estaba siguiendo. Ya que no tengo que cuidar de ella, soy libre de pasar todo mi tiempo libre por mí misma.

Si no estaba fingiendo ser cruel, entonces era bastante paleta [1], pensó Lydia. Su prima estaba desaparecida, por amor de Dios. O bien, también le ocultaban la verdad a ella.

—De todos modos, milord, ¿le importa que lo acompañe en su bote? Si no estuviera en medio de disfrutar su tiempo a solas con la señorita Lydia, estaría más que encantada de acompañarle.

Esta chica debe tener sentimientos por Edgar.

Pero seguramente era una chica que mostraba abiertamente su atracción. Ni siquiera se olvidó de dirigirle una mirada a Lydia como si viera a su rival.

—Rosalie, eso es descortés.

Interrumpió su tío.

—Oh, no, Lord Graham. No me importa en absoluto.

Sin embargo, no había manera de que Edgar rechazara una invitación de una dama.

—Oh, ¿en serio? Mi, estoy tan feliz. Me trajo aquí mi tío, pero la conversación no dura si no estás entre tu juventud.

—Todavía me considero joven, ¿sabes?

—Tío, realmente debes renunciar a ese nombre disoluto tuyo y sentar cabeza.

Con una sonrisa amarga, su tío miró hacia Edgar.

—Si puedo aceptar su amable oferta, milord, ¿cuidaría de mi sobrina? Para ser sincero, tengo un asunto de negocios después de esto, y por eso estaba siendo regañado por ella diciendo que tengo que irme pronto.

—Sí, por supuesto, es un placer poder acompañar a una hermosa dama.

Sabía que él era el tipo de persona que decía lo mismo a cualquiera.

Las miradas cada vez más desafiantes que Rosalie estaba enviando a Lydia, le hacían sentirse disgustada, y no creía que pudiera seguir disfrutando de los fuegos artificiales que todavía estaban siendo disparados.

—Entonces fue un buen momento, Edgar, me iré ahora.

—Eh, ¿por qué?

—Si llego tarde, papá estará preocupado.

Sacudió la cabeza un poco, como si estuviera decepcionado, pero eso fue todo.

—Está bien, entonces, Raven escolta a Lydia de regreso a casa.

Así que no vas a detenerme… Bueno, estoy bien con eso.

La linda muchacha, con apariencia de muñeca, tenía su bote amarrado junto al muelle, y con mucho gusto cambió de bote para sentarse al lado de Edgar.

Si hubiera continuado con eso, Lydia pensó que no iba a haber ningún problema tratando de cortejarla.

—Bueno, no tiene nada que ver conmigo.

Murmuró, y Lydia se alejó de la orilla del lago.

♦ ♦ ♦

“Bueno, las damas preferirían las flores recogidas en el lado de la carretera de su amado, que un ramo extravagante de un hombre que no les importa”.

Recordó aquellas palabras de Edgar, cuando vio las flores de margarita colocadas en el jarrón junto al alféizar de su habitación.

Lydia estaba honestamente feliz de ser tratada como una mujer normal por el Sr. Langley.

La forma en que Edgar trataba a una dama… De alguna manera era algo que no podía hacerla honestamente feliz. Tenía una sensación de miedo de ser cautivada con eso, casi como si no debiera. Si no mantenía la distancia, sentía que podría ser arrastrada y profundamente involucrada. No podía comprender cómo se llamaba ese sentimiento exactamente, pero Lydia simplemente estaba asustada.

Sobre la mesa, Lydia cerró el libro en el que no pudo concentrarse, sacó otro libro y abrió la tapa. Recogió una flor violeta que había secado y presionado, y estaba a punto de tirarla, pero pensó que la flor no tenía la culpa.

La razón por la que trajo esta flor, fue sólo porque era uno de sus tipos favoritos. No había significado profundo detrás de él. Sólo pensaba que su coloración era rara; no tenía nada que ver con el hecho de que se parecía al mismo color de sus ojos.

De todas formas, no debe dejarse engañar por lo que dice Edgar, ella ya sabía eso desde el principio. Sinceramente lamentaba cada vez que se encontraba con la idea de que él podría ser de buen corazón solo con ella.

Al final, él era un mujeriego. Y era molesto estar de mal humor por eso, así que respiró hondo para calmarse.

—Oi, Lydia.

Cerró el libro de un golpe. Cuando se dio la vuelta, vio a Nico de pie en la puerta. Entró en la habitación y corrió hacia su dirección.

— ¿De qué estás asustada?

—N-Nada.

—Seguí a ese Bogey. Y luego lo vi entrar en la casa de esa familia del barón Worpole.

—Familia del barón, ¿te refieres a la casa de Lady Doris que desapareció?

—Síp. Además de eso, quien hizo que el Bogey causara problemas, fue una chica de pelo naranja con el cabello rizado.

— ¿Rosalie?

—No sé su nombre. En los Jardines de Cremorne decía que deseaba que desaparecieras de Londres como Doris. Parece que quiere acercarse más al Conde. Deberías tener cuidado.

Ya había notado que ella tenía sentimientos hacia Edgar cuando la conoció en el lago. Sin embargo, eran noticias inesperadas que ella era quien le había dado órdenes a ese Bogey. ¿Tenía la intención de lastimar a Lydia en ese momento? Pero, lo que no podía descartar era la parte de “como Doris”.

¿Significa eso que quería que le ocurriera algo a su prima Doris?

— ¿Pero, Nico, por qué la está obedeciendo el Bogey?

—No, decía algo que tenía un maestro que no era ella. Estaba fingiendo seguir sus órdenes sólo por el bien de su maestro.

— ¿Quién es su maestro?

—No lo sé, pero esa chica no parecía saber nada de eso en absoluto.

Incluso si uno podía ver hadas, era peligroso estar en contacto con ellas si no sabes cómo tratarlas. Y por eso, en el pasado, hubieron muchas personas que fueron engañadas por hadas, por lo que pasaron por una amarga experiencia, lo que les hizo pedir ayuda a los Doctores de Hadas.

Particularmente, eran comunes las hadas traviesas que hacían bromas y a propósito se mostraban a los seres humanos para hablar con ellos.

La gente en el pasado sabía que incluso si las viste, fingiste que no, y si las oíste, fingiste que no. Haciendo eso, la gente podía evadir el peligro, pero ahora no hay mucha gente que pudiera enseñar eso a otros.

Si la joven llamada Rosalie no era consciente del verdadero maestro que está tirando de las cuerdas del Bogey como Nico dice, y aún en contacto con el hada, entonces eso significa que no tiene conocimiento o entendimiento sobre las hadas, y piensa que ella ha adquirido poderes mágicos. Por lo que sería peligroso.

Incluso si Rosalie deseaba que Lady Doris desapareciera, si había motivos ocultos del Bogey detrás de eso, entonces eso significa que Rosalie también está atrapada en la trampa que el hada puso.

Si quería preguntarle por Lady Doris, primero necesitaba cortar los lazos entre Rosalie y el Bogey. Pero, se preguntó si esa chica escucharía honestamente lo que Lydia dijera.

A juzgar por su actitud de hoy, pensó que era imposible. Y parecía que el caso de Lady Doris era un caso mucho más complicado de lo que ella imaginaba.

Mientras reflexionaba sobre eso, por otro lado, Lydia estaba molesta por “el huevo del hada” y el Lord de la niebla que Edgar comentó. La bola de cristal del juego de adivinación, no tenía nada que ver con el ágata sellada con agua. Y aún así, Edgar pensó que estaban relacionados. Tenía la sensación de que él estaba interesado en aquello más que solo el ser una simple palabra relacionada.

¿Por qué?

Parecía de alguna manera familiar con la forma en que Lady Doris tenía miedo del Lord de la niebla, que supuestamente no estaba relacionado con el juego de adivinación del huevo de hadas.

— ¿Hmm… ?

Por una fracción de segundo, Lydia sintió que había algo que se conectaba. Pero ella era incapaz de comprender lo que era, y ahora estaba confundida. Sin embargo, en lo que vagamente pensaba, era que Edgar todavía le estaba ocultando algo.

La familia del barón Worpole era nueva en el círculo social como aristócratas, pero era una familia adinerada. El maestro actual es Lady Doris de dieciséis años. Sus padres murieron en un accidente de barco hace diez años. En el mismo barco, los padres de su prima Rosalie iban a bordo. Las dos niñas que perdieron a sus padres al mismo tiempo, habían estado viviendo con la otra desde entonces.

Su pupilo era Lord Graham Purcell, que era un pariente lejano del barón. Anteriormente, en la casa del barón, era bien sabido que Rosalie y Graham estaban haciendo lo que querían sin tener en cuenta al legítimo maestro, Doris.

La aburrida y tímida hija del barón y, su prima llamativa y fuerte. Naturalmente, la que tomaba el centro de atención y era el centro de la multitud era Rosalie. Doris estaba siempre a su lado como una sirvienta y hacía lo que le decían.

Sin embargo, Doris tenía el título más alto. Después de todo, era la cabeza actual de la familia del barón. Por eso su querida prima quería destacar más que Doris. Incluso delante de los demás, ella actuaría momentáneamente cruel con Doris y se jactaría del sentido de superioridad.

Rosalie le dijo a Edgar directamente que estaba tan contenta de que su prima se fuera, cuando los dos estaban solos.

Su prima era una chica, que no podía hacer nada por sí misma, desde que era una niña. Era tímida y cobarde, y por eso Rosalie le dijo que el Lord de la niebla vendría a castigarla, ya que ella rompió la promesa que juraron con el huevo del hada, y eso la asustó, por lo que dejó Londres y se quedó a vivir lejos en el campo. Eso también fue lo que Rosalie le reveló. De cualquier manera, ella era una chica que realmente no era reservada.

Edgar sólo la había conocido varias veces en algunas reuniones sociales de la clase alta, y siempre había servido como una fuente útil de valiosa información.

Si sólo le sugiriera una señal de interés, estaba más que encantada de responder. No había ningún problema en la recuperación de cada una de las partes de información privilegiada de la familia del barón de lo que esperaba.

Y, ahora, para el siguiente paso. ¿Qué peón debería mover? Como él pensaba, arqueó profundamente sus cejas. Era como un juego. Tal vez lo que estaba tratando de hacer era carente de sentido, incluso si iba a obtener la victoria.

Se sacó ese pensamiento de la cabeza de inmediato. Incluso si era un juego, una vez que lo iniciaba, necesitaba ganar. Eso era todo lo que había al respecto. ¿Cuántos movimientos más hasta el jaque mate…?

—Bienvenido a casa, milord.

Al mayordomo que vino a recibirlo, le dio su sombrero y bastón, con fuerza le entregó su abrigo. Después Edgar se dirigió hacia Raven, que había entrado al vestíbulo.

—Raven, ¿cómo estaba Lydia? ¿Estaba celosa?

— ¿Quiere saber si mostró signos de celos?

Raven inclinó la cabeza, como si estuviera confundido ante la inesperada pregunta.

—Al ver cómo me estaba llevando bien con otra dama, uno pensaría que tendría una oportunidad si ella mostrara signos de estar celosa, ¿verdad?

—Uh-hm, sin embargo, Lord Edgar, no me dio la orden de asegurarme si ella estaba celosa o no.

Respondió seriamente.

—Bueno, sí, fue así… Lo olvidé.

—Y yo no sería capaz de juzgar semejante cosa.

Tratado como un arma viviente y que respiraba, Raven era incapaz de sentir sus propios sentimientos o la voluntad que poseía. Parecía que era aún más difícil para él entender los sentimientos de los demás.

Sus ojos, que a primera vista parecían de un negro puro, tenían un débil tono verde cuando la luz se reflejaba en ellos. En su tierra natal, eso significaba que tenía un espíritu feroz e indomable que se regocijaba en el sangriento combate.

El niño con el espíritu que sólo se inclinó ante un rey y nació para luchar, tenía increíbles habilidades de lucha. Al mismo tiempo, los sentidos y sentimientos humanos del niño eran débiles, y no dudaba ni daba misericordia. Ni necesitaba una razón para matar cuando se le ordenaba.

Si no había necesidad de un corazón en un arma para la batalla, entonces él era el luchador ideal que cualquiera querría.

No había forma de asegurarse de que sí había un espíritu, pero Edgar sabía que Raven era ese tipo de chico. Sin embargo, no había tal cosa como un ser humano sin corazón.

Si uno era tratado como un arma, entonces sólo se actuaba como una, pero era perfectamente capaz de sentir y pensar por sí mismo.

Raven se esforzó para servirle a Edgar, que había venido en lugar de su “Rey”, no sólo para escuchar sus órdenes, sino para mantener una relación de confianza y lealtad. Edgar esperaba que mantuviera eso en el corazón, y lentamente tuviera esos sentimientos con otros humanos además de su amo.

Al subir las escaleras del pasillo y abrir la puerta de su habitación, Edgar volvió su atención a lo que le había pedido a Raven.

—Umm, entonces escuchemos lo que encontraste de lo que te pedí.

—Con seguridad acompañé a la señorita Lydia a su casa.

— ¿Había alguien sospechoso?

—Nadie apareció.

Mientras pensaba, se acomodó en el sofá.

—Hmm. Deberían de haber sabido que iba a llevar a Lydia conmigo a los Jardines de Cremorne, y pensé que la situación en la que Lydia regresaba a casa por su cuenta sería una gran oportunidad. Oh, bueno, no es como si el culpable fuera a hacer el trabajo personalmente, por lo que podría haber un significado por el cual el culpable no tenía a sus hombres preparados a tiempo.

—Eh, Edgar-sama, ¿continuará usando a la señorita Lydia como cebo?

—Si te hace sentir incómodo, podría pensarlo.

—No, eso no es lo que quería decir.

La orden de Edgar para proteger a Lydia, así como capturar a los que la atacan, no era tan difícil de seguir para Raven. Por supuesto, Edgar comprendió lo que Raven quería decir, estaba pensando en el enfoque insensible de hacer intencionalmente a Lydia un señuelo, sin que ella lo supiera.

Raven no tuvo tal momento en el pasado en que mostrara una preocupación por alguien que no fuera Edgar y su hermana.

La hermana de Raven, Ermine, que murió antes de que pudieran obtener su libertad, su recuerdo todavía estaba fresco en sus mentes, y cuando Edgar la recordó, se entristeció profundamente. Ella estaba en contra de usar a Lydia, y cuando recordó cómo dijo aquello, era natural que Raven se resistiera.

Pero, incluso si Edgar no hacía nada, Lydia, que estaba en Londres y llevaba el nombre de Doctora de Hadas del Conde, atraía la curiosidad de los demás, y mientras hubiera gente que pensaba que podían ganar dinero con su habilidad, iba a haber la posibilidad de que fuera capturada.

A decir verdad, se había dado cuenta de que había movimientos sospechosos que husmeaban por dónde entraban y salían de la casa del conde, y justo cuando le pidió a Raven que cuidara a Lydia, el incidente del secuestro casi ocurrió en el parque.

En ese momento, era difícil resolver la situación debido a la espesa niebla, y ya que habían usado perros, Raven no podía llegar hasta el punto de verificar el motivo del atacante.

En cualquier caso, si había algún plan amenazador, entonces Edgar pensó que era mejor atraerlos rápidamente y eliminarlos. Encontrar al enemigo y erradicar todos los peligros era también por el bien de Lydia. Pero, sobretodo, era para la meta de Edgar.

—Es para determinar qué miembro de los hombres de Príncipe es. El culpable que está usando barcos para el contrabando, y preparando los bienes robados según las órdenes dadas, e incluso poniendo su mano en el comercio de esclavos, está definitivamente en Londres.

El hombre llamado Príncipe que tuvo a Edgar cautivo en América, era el jefe de alguna organización extraña. Su nombre y orígenes, e incluso el objetivo de formar la organización, eran desconocidos. Pero, para Edgar y Raven, que lograron escapar de allí, él era un hombre intensamente odiado, repugnante.

Sus hombres, por lo tanto, quien en el pasado puso al casi muerto Edgar en su barco, y lo llevó a América, además lo entregó a Príncipe, era de quien iba a tener su venganza para el momento actual.

El que reúne las mismas condiciones en ese momento ya ha sido investigado. Sin embargo, ahora mismo, no había nada que determinara si esa persona era simplemente un simple criminal o alguien fiel a Príncipe

— ¿El culpable convertirá a la señorita Lydia en su próximo objetivo? No pudimos determinar si el atacante de ayer en el parque era sólo un maníaco pasajero.

—Estoy seguro que sí; él sabe que Príncipe está dispuesto a pagar una gran recompensa por la gente que tiene una habilidad única, más allá de eso de un ser humano normal. Sé de uno de ellos, con una habilidad especial. Fue encarcelado en el cuartel general de Príncipe, también fue puesto en el mismo barco que yo, y en estos últimos años en Londres, hubo un número de psíquicos que han desaparecido. Si el contrabandista es uno de los hombres de Príncipe, y se enteró de que Lydia es una Doctora de Hadas, entonces ella por seguro será su objetivo. Seguramente hará un movimiento de nuevo.

El británico, que fue ordenado por Príncipe y envió a Edgar a América, sólo podría haber sido un manitas[2], pero él era directamente responsable de la desgracia de Edgar, por lo tanto, es imperdonable.

Además, Edgar quería indicarle a Príncipe que estaba vivo y se levantaba en una rebelión.

—Sólo un poco más. Y entonces podré vengar a mis amigos.

Había una fuerza dolorosa en su susurro manchado.

Cuando Edgar escapó de Príncipe, junto con Raven y su hermana, hubo un número de aliados que escaparon con ellos. Sin embargo, la persecución de Príncipe fue despiadada y Edgar no pudo protegerlos.

—Lord Edgar, ¿es su venganza por el bien de mi hermana o de nuestros aliados? Si es así, no creo que ninguno de ellos quiera tal cosa.

Quizás. Sin embargo fue Edgar quien planeó la fuga y él también fue el que la dirigió. ¿Qué más podía hacer por sus aliados, que creían en él y le seguían, pero fueron asesinados sin piedad?

Edgar obtuvo el estatus de conde, por lo tanto, ya no era un rufián no identificable. Así que Príncipe no sería capaz de poner sus manos sobre él tan fácilmente. Y si iba a permanecer callado y asegurarse de proteger su identidad, sería mejor comenzar una nueva vida que no tuviera nada que ver con la organización. Si era capaz de deshacerse de su pasado completamente…

Pero, él estaba caminando sobre los sacrificios de sus aliados, y ¿podría arrojar todo eso? Si no hubiera tenido su ayuda, entonces Edgar no podría haber logrado escapar con éxito.

—Raven, al final, tú eres el único que queda. —susurró mientras descansaba su mejilla en la palma de su mano.

Raven permaneció derecho y bajó los ojos al suelo.

—No pude traer a ninguno de ellos aquí cuando me ayudaron en nuestra fuga. Incluso cuando les prometí libertad.

—Lo siento.

— ¿Por qué te disculpas?

—Creo que ninguno de ellos se habría arrepentido. Si le vieran ahora, creo que todos ellos estarían profundamente felices. Pero…, no sé cómo decirlo bien.

—Has dicho muchas cosas, Raven.

Se puso en pie y apoyó las manos en los hombros de Raven. Este joven de dieciocho años de edad del mundo oriental, él era la única razón por la que Edgar estaba aquí.

♦ ♦ ♦

— ¿Qué? Lydia, repite eso una vez más.

—He dicho que la bestia que apareció ayer en los Jardines de Cremorne aparentemente siguió las órdenes de Rosalie.

—No, después de eso.

—Parece que el Bogey puede estar de alguna manera relacionado con la desaparición de Lady Doris.

—Después de esto.

—Es peligroso estar en contacto con las hadas si no sabes nada sobre ellas, por lo que, incluyendo eso, quería que ayudaras a la señorita Rosalie y la advirtieras.

Por alguna extraña razón, Edgar hizo una cara disgustada. Pero ella pensó que no era una tarea tan difícil para él convencer a una niña y persuadirla.

— ¿No puedes? Parece que ella escucharía lo que dijeras, y pensé que lo aceptaría si se lo advertías, ya que la verás de nuevo, ¿no?

—Así que no estás celosa.

— ¿Huh…?

Lydia acababa de llegar para trabajar en la casa del conde, y estaba a punto de entrar en su oficina cuando fue sorprendida por Edgar, por lo que fue a pasar el tiempo en el salón con él.

Mientras lo hacía, decidió traer a conversación lo que pensaba anoche acerca de Rosalie y el Bogey, y al oír lo que dijo, no fue capaz de averiguar qué estaba pasando dentro de la cabeza de Edgar.

— ¿Por qué habría de tener celos? Tienes libertad para acercarte a cualquier persona que quieras, y si eso significa que no tendré que ser arrastrada a diferentes entornos sociales, entonces estaría agradecida.

Ahh, por alguna razón, cuanto más estoy con Edgar, más amargada me vuelvo.

— ¿De verdad piensas eso?

Por supuesto que sí. Así que eres libre de invitar a Lady Rosalie o cualquier otra hija de buena familia como tú desees. Es una pérdida de tiempo para ti estar conmigo: era lo que realmente quería decir, pero no lo hizo porque eso solo sonaba como si estuviera celosa.

De ninguna manera estoy celosa.

—Ahora, escucha, no estoy aquí para hablar de eso. Para protegerte del Bogey por el momento, lo mejor es mantener una cruz hecha de un árbol de serbal contigo en todo momento. Si eso no funciona, bueno, entonces pensaré en otra cosa.

—Ahh, si tan solo dirigieras la mitad de tu corazón de las hadas y enviaras esos sentimientos hacia mí.

Estaba agradecida del espacio en el que se encontraban, sentada frente a Edgar con una mesa entre ellos en una espaciosa sala.

Anoche Lydia tomó una nueva decisión. Iba a dejar que las dulces palabras de Edgar pasarán de lado, por lo que ella lo miró con una pesada barrera entre ellos en mente.

—Por favor, no me mires con ojos escépticos.

—No hay nadie más escéptico que tú.

Definitivamente voy a dar la espalda a esas dulces sonrisas, y esos penetrantes ojos suyos, que de seguro fácilmente pondrían la guardia baja a otras mujeres, pensó y puso su cuerpo más tenso.

—Realmente estás en guardia más de lo habitual.

Por supuesto que lo estaría.

—Milord, tiene un visitante.

A la voz del mayordomo que entró en la habitación, Lydia se sintió aliviada. Finalmente, justo cuando pensaba que sería liberada de escucharlo hablar…

— ¡Edgar! ¡Te he echado mucho de menos!

Probablemente como no podía esperar a que el mayordomo la llevara dentro, un cuerpo de cabello color naranja rizado entró. Y fue directamente a Edgar.

—Buenos días milady. Hoy está más hermosa que antes.

Con la actitud de una reina, levantó la mano y esperó a que la saludara con un beso. Por supuesto, la chica no tenía a Lydia a la vista.

—Oh, Edgar, va a haber un recital en solitario de un pianista de Viena en la Casa Watts. ¿No te gustaría ir? Es sólo una pequeña reunión de gente que es muy cercana a Lady Watts.

—Me pregunto si todo estará bien si me entrometo.

—Por supuesto. Si me escoltaras, eso es. Y además, todos quieren conocerte.

Aprovechando la oportunidad, Lydia trató de salir lentamente de la habitación.

—Oh, sí, Rosalie, me dijeron que al parecer debías mantener una cruz hecha de serbal contigo. Según mi Doctora de Hadas, es para evitar los espíritus malévolos.

Pero eso la hizo detenerse. Si decía algo así, seguramente escucharía una represalia. Y como ella esperaba, los ojos de Rosalie se posaron en la espalda de Lydia.

—Discúlpeme, señorita Doctora de Hadas. ¿Le importaría no hacer acusaciones extrañas?

Sin tener elección, Lydia se volvió para mirarla.

—No es una acusación. ¿Está consciente de que un Bogey está merodeando a su alrededor? Esa hada es peligrosa.

—Es mi esclavo. Me está protegiendo, así que no hable de él como quiera.

—Eso es sólo para alardear. No sabes nada de las hadas. Si eso sigue merodeando alrededor de ti, cosas terribles sucederán. Incluso podría estar relacionado con la enfermedad de Lady Doris.

Lo que Lydia quería decir no era acerca de una enfermedad, sino la razón de su desaparición, pero ella se mantiene con la historia de que es una enfermedad como Rosalie había dicho.

— ¿Estás diciendo que Doris se fue por mi culpa? ¿Estás diciendo que hice algo?

—No dije eso…

— ¡No es culpa mía! Es porque rompió nuestra promesa. Ambas prometimos al huevo del hada, y como ella rompió la promesa, enfureció al hada. ¡Ella era una cobarde, y sin embargo, tenía que pasar sus días temblando de miedo, así que ella estropeó su salud y se escabulló lejos al campo, y el no poder ver a nadie no tiene que ver conmigo!

Al parecer Rosalie realmente creía que Doris se está recuperando en el campo. Parecía, a los ojos de Lydia, como si no creyera en el falso anuncio hecho por la casa del barón para mantener las apariencias.

Entonces, eso significa que ella sólo tuvo una pelea con Lady Doris, no tenía pensamientos acerca de meterla en problemas y decir que “ella debería desaparecer”. Era sólo su pequeño deseo.

Pero, el hada que rondaba a Rosalie era un Bogey. Incluso si sólo pretendía que fuera una pequeña pelea, si ese hada ponía sus manos en ella, había una posibilidad de que causará más problemas.

—Pero Lady Rosalie, existe la posibilidad de que el Bogey la ponga a usted, o a la persona que la rodea, en una trampa sin que usted lo sepa. Es por eso…

—No te gusta que sea tan íntima con Edgar.

Lydia sólo podía pensar en cómo el tema había cambiado de cualquier manera.

— ¿Huh?

—Es por eso que estás diciendo cosas así para insultarme.

— ¡No me interesa un mujeriego como él!

—Eso no es convincente cuando te irritas así.

No parecía que pudiera hablar seriamente sobre hadas.Echó una mirada furiosa a Edgar, pero no mostró ningún signo de resolver esta situación.

Lydia se resintió de él por instigar esto. Él estaba disfrutando de la pelea de chicas por él. Pero, Lydia no tenía ninguna razón para pelear con ella, por lo que intentó alejarse, sin embargo Rosalie se precipitó frente a ella y la detuvo.

—Simplemente porque no tienes la belleza o el encanto seductor que pueda igualarme, no trates de meterte en mi camino haciendo algo así. Además, el color de tus ojos te hace parecer una bruja. ¿O son los Doctores de Hadas ni siquiera humanos? ¿Eres un hada que está tomando la forma de un humano?

— ¿Qué dijiste?

No había razón para que ella luchara por Edgar. Pero, si era ridiculizada por su aspecto, que le preocupaba como una joven dama, entonces no había nada para mantener a Lydia tranquila.

Y para agregar a eso, creció con la pesadilla de ser llamada una niña cambiada desde su niñez.

—No eres alguien tan genial como para presumir. Sólo te haces ver llamativa, y ¿cuántas horas rizas tu cabello encrespado?

Parecía que había dado en el clavo que tenía un complejo, mientras fruncía levemente el ceño.

—Aunque estuviera encrespado, mejor que ese cabello color óxido.

— ¡Esto es caramelo! —gritó Lydia, después de estar tan furiosa y perder su temperamento.

El único que llamaba así al mediocre color de cabello, que a Lydia no podía llegar a gustarle, era Edgar. Era increíble cómo sólo una palabra lo haría parecer un color encantador, pero era embarazoso para ella estar aferrada a algo así.

Miró hacia la dirección de Edgar, pero parecía que no había nada de qué preocuparse, ya que…

—Entonces, Edgar, ¿qué te gusta más, naranja o caramelo? —preguntó Rosalie, y volvió su atención a su pregunta.

—Veamos, todavía no he probado el caramelo.

¿Qué se supone que es eso…?

Lydia vio a Rosalie actuar como si estuviera poniéndose avergonzada, mientras le daba una sonrisa victoriosa, lo que hizo que Lydia inmediatamente entendiera su significado y se volviera roja.

¡Increíble! Es un hombre frívolo que sólo trabaja rápido con mujeres.

— ¡Esto es estúpido, no voy a formar parte de esto!

Dejando a un lado a Rosalie, cruzó la habitación en pasos largos y se dirigió a la puerta. Escuchó el pequeño comentario de Rosalie, “Eres tan ingenua”, y luego intentó golpearla devuelta, cerrando la puerta detrás de ella.

♦ ♦ ♦

Incluso después de que se confinara en su oficina, Lydia todavía seguía con una sensación desagradable.

Se quedó junto a la ventana y observó el carruaje que estaba estacionado junto a la entrada, listo para Edgar y Rosalie, pero cuando alzó la mirada hacia su dirección, se apresuró a cerrar las cortinas.

—No es un problema para mí que él sea un mujeriego. Incluso si besa a las mujeres cada vez que se encuentra con ellas, no tiene nada que ver conmigo…

Dándose la vuelta, guardó silencio de golpe. Raven estaba de pie en la habitación, cerca de ella.

— ¿Q-Qué es? ¿No puedes llamar?

—Me disculpo. Entré al no recibir respuesta.

¿Estaba tan enfadada que no pude escuchar?

—Oh…, lo siento. ¿Pero no deberías estar acompañando a ‘Lord’ Edgar?

—Señorita Lyda, Lord Edgar no es un hombre  tan frívolo.

De repente, lo dijo con una expresión seria.

Lo oíste.

Lydia estaba de repente en una incómoda situación.

—Es solo frívolo en lo que dice. No se atrevería a forzar a una mujer. Aunque eso sería diferente si ella lo deseara.

Eso es a lo que llamarías frívolo.

—Es por eso, señorita Carlton, ¿podría confiar solo un poco en Lord Edgar? Ya que está contratada como una Doctora de Hadas, él no la besaría solo por diversión. Siempre y cuando no lo permita.

—Nunca lo permitiría.

—Entonces no debería haber nada de lo que se quejara.

—P-Por supuesto que no. Si todo fuera según lo que dices. Pero, no confío en él. Incluso ayer o hoy, si fuera a bajar mi guardia quién sabe qué haría. Estoy aquí solo como una Doctora de Hadas, por lo que no quiero ser tratada como una de sus seguidoras.

—Puedo apostarlo.

—Eres muy leal.

—No tiene que escapar y podrá bajar la guardia.

Él haría cualquier cosa por el bien de Edgar. Más que erradicar a los enemigos de su maestro, o aquellos que se interpusieran en su camino, lo más probable era que Raven estaba tratando de calmar a Lydia, lo que debe ser aún más difícil para él.

Simplemente admiraba su lealtad. Sin embargo, uno pensaría que él era un maestro que era difícil e irrazonable para servir. No obstante, para Raven él sería el único que aceptaría cada una de sus partes, era su maestro irreemplazable.

El único que dijo que podía aceptar el espíritu sanguinario y asesino dentro de Raven, y calmarlo, fue Edgar. Así que, si continuaba rechazandolo, se sentiría mal por Raven, que confiaba en su maestro por encima de todo.

—Está bien. Decide la cantidad que deseas apostar. Pero si me besa por diversión, voy a darle un puñetazo tan fuerte como me plazca.

Raven sólo tenía sus ojos verdes oscuros puestos sobre ella, y ligeramente levantó las comisuras de sus labios, pero eso era todo, por lo que la apuesta se estableció.

Si realmente pensaba en aquello, Lydia necesitaba ser besada para ganar, pero sólo se dio cuenta mucho tiempo después. Por ahora, y hasta entonces, estaba llena de la motivación para probar a Edgar.

En verdad, debía tener el deseo de probar si estaba pensando en ella seriamente o no.

—Una cosa más, dejó caer esto. —dijo Raven.

Raven colocó sobre la mesa un objeto blanco, redondo, que era de un tamaño que cabía en la mano.

—Encontré esto en el piso del salón justo ahora.

Iba a decir que no era suyo, pero rápidamente guardó silencio porque se dio cuenta que era una piedra de ágata blanca. No era un blanco puro, pero tenía un leve patrón verde que parecía las venas de una hoja.

¿Un onix de menta?

Cuando lo sacudió, pudo oír el ruido del chapoteo del agua. Se precipitó hacia la ventana y la sujetó a la luz. Vio a través de la parte afilada de la piedra que había un poco de agua negruzca atrapada dentro de ella.

¿Es este el “huevo del hada”? ¿Es el verdadero? ¿El que se decía que sellaba un espíritu maligno en él? ¿El que el amigo de Edgar tenía en su poder? Si se encontraba en el salón, ¿entonces se le cayó a Rosalie?

—Uh, Raven. ¿Recuerdas lo que dijo Edgar en el bote ayer? Sobre el joven que fue capturado en la niebla de Londres y dijo que murió en América.

Raven que estaba a punto de salir de la habitación, se detuvo, y volvió a verla.

—Sí.

— ¿Era verdad? Si era el amigo de Edgar, entonces debía haber sido alguien a quien conocías, ¿no?

—Habían muchos que respetaban a Lord Edgar y estaban a su lado como aliados. Puesto que todos éramos vendidos y comprados, estábamos todos en la misma situación, así que no podía decir exactamente quién era.

—Aliados, así que todos …

—Están muertos.

— ¿Por qué?

—Cada uno de ellos fue asesinado. Príncipe no perdona a los traidores.

Los niños que desaparecieron como la niebla y fueron vendidos. A quienes Edgar dijo que quería salvar, tal vez no era correcto, quizás eran a todos sus amigos y aliados. Al saber que era imposible rescatar a aquellos amigos que no eran realmente llevados por la niebla, sino vendidos y asesinados, él imaginaba esa fantasía.

Si sólo fueron capturados por la niebla, y no por un humano malicioso. Si sólo estuvieran ocultos en la niebla, haría cualquier cosa para encontrarlos y rescatarlos. Y así, todavía lamentaba haberlos dejado morir.

Como una oración por el reposo de las almas de los niños, incluido el suyo, Edgar es todavía incapaz de descartar la “niebla” y el “huevo del hada”.

—Pero, Lord Edgar fue el que conoció a las dos hadas.

— ¿Eh?

—Eso es lo que escuché antes.

— ¿E-Está bien que me digas algo así?

—No es como si no pudiera hablar de ello. Aunque no sé nada acerca de cómo está relacionado con el huevo del hada.

Se sorprendió de que saliera directamente de la boca de Raven, pero era algo de lo que Lydia tenía una pequeña corazonada.

Incluso si esa historia estaba hablando simbólicamente acerca de los aliados que estaban en la misma situación que él, ella pensó que él estaba hablando de su propia experiencia también. Y si fue Edgar quien conoció a las dos hadas, entonces eso significaría que quien originalmente tenía la posesión del “huevo del hada” era él.

Una ágata no era un piedra tan rara, pero los que eran de alta calidad y tenían una coloración rara eran considerados como joyas.

Si era una piedra grande, y llegaba a las manos de los humanos, entonces sería normal que se rompiera en pedazos y fuera vendida, pero si permanecía como había sido encontrada, entonces una familia rica seguramente tendría custodia de ella.

Entonces, el joven que tenía el “huevo del hada” no podía ser el descendiente de una clase baja.

—Uh, ¿hubo algunas otras personas en tu grupo que fueron criados en la nobleza aparte de Edgar?

—No. Nadie que yo sepa.

Edgar, que vio la ilusión del hombre de la niebla en algún oscuro almacén, cambió esto a cambio de ayuda, pero no fue rescatado. Tal vez todavía estaba perdido en la niebla profunda, junto con sus compañeros, y se sentía como si todavía no fuera capaz de escapar de ella. Aunque le pidió a Lydia que lo salvara …

—Señorita Carlton, no me arrepentiría si renunciara a mi vida por el bien de Lord Edgar. Creo que fue lo mismo para todos nosotros. Pero, ¿sería doloroso para Lord Edgar incluso si no hubiera arrepentimiento de los que murieron?

—Creo que sería doloroso.

El joven que preguntó aquello con una expresión seria, bajó la mirada un poco.

—Lord Edgar siempre fue nuestro maestro y líder. Nunca puso quejas o pidió ayuda, y se quedó solo con la confianza de todos sobre sus hombros. Había algunos camaradas que se paraban igualmente con él y lucharon el uno al otro, pero sería cuestionable para mí decir si eran capaces de aceptar la debilidad de Lord Edgar. Nuestro líder nunca mostró derrota, o pesar o vacilación, y ese fue nuestro orgullo.

Pero los humanos no son tan fuertes. Ella admiraba cómo Edgar llevaba eso sobre sus hombros y, aún así él tenía la fuerte voluntad para motivar y dirigir su grupo de camaradas.

Tal vez, ahora que Raven había conseguido su vida pacífica, era capaz de darse cuenta de eso.

—Pero ahora sólo deseo que él descansara sus sentimientos un poco.

—Todo lo que necesitas hacer es simplemente decirle eso. Seguro que piensa en ti como un amigo, que como maestro y siervo.

Raven sólo sacudió la cabeza con fuerza.

—Eso es imposible para mí. El espíritu dentro de mí sólo obedece a Lord Edgar porque lo acepta como un maestro con éxito. Si hago ese compromiso indistinto, entonces sucederá algo desastroso.

Lydia no sabía muy bien sobre el espíritu de Raven, pero comprendió que debía haber una razón complicada para no bajar de nivel la posición de su sirviente.

—Es por eso que señorita Carlton, por favor, no vaya a odiar a Lord Edgar.

—Eh, no es como si lo odiara o algo así…

Estaba confundida con lo que dijo de repente.

—Aunque Lord Edgar no sea perfecto, ¿no estará abatida?

—No pienso en él como alguien perfecto. Porque es frívolo, un canalla y un mentiroso, está lleno de defectos.

A pesar de que ella dijo un montón de cosas groseras acerca de su maestro, Raven sólo dio una respuesta de salir rápidamente de la habitación como si estuviera satisfecho.

Lydia se quedó sola, estupefacta.

— ¿Y cuál era su objetivo?

¿Quería decir que él quería que ella le dijera a Edgar, que ya no era más el líder en el campo de batalla, que estaba bien que se tomara un descanso? ¿Raven quería que Lydia asumiera el papel de escuchar las quejas de su maestro?

Pero no tengo por qué serlo a menos que él rápidamente encuentre una amante. Y además, hay un montón de candidatas.

De repente, el rostro de Rosalie apareció en su cabeza, y el temperamento de Lydia rápidamente resurgió, lo que hizo desaparecer los sentimientos de simpatía que sentía hacia el dolor de Edgar por la historia de Raven.

♦ ♦ ♦

Diciendo que tenía algo que quería averiguar, Lydia se marchó temprano de la casa del conde.

Nico se escabulló en la oficina en la que Lydia no estaba, y abrió silenciosamente la puerta del armario, cogió la caja que había escondido en el fondo con cuidado de no hacer ningún ruido.

Cuando puso su oreja en la lata, pudo escuchar un áspero susurro procedente de la caja.

La lata de estaño que colocó en la caja estaba hablando con sí misma. No se había dado cuenta de que Nico estaba escuchando lo que decía.

『Romero, salvia y albahaca, todos los deliciosos olores de las hierbas』

La voz era difícil de oír, pero su entonación sonaba como si estuviera cantando, así que podía deducir lo que estaba diciendo.

『Una cama llena de romero, nunca imaginé que había un lugar tan maravilloso como ese en Londres』

『Ohh, pero fui engañado. ¿Una fábrica de conservas? Estaba durmiendo en mi cama de hierbas y antes de saberlo estaba atrapado dentro de la lata』

—Oh, así que estuviste en la lata mientras estabas tomando una siesta.

Nico no pudo evitar hacer esa observación, y después de eso, la cosa dentro de ella se quedó en silencio.

La cosa dentro de esto debe haber entrado en una fábrica de conservas de pescado a base de hierbas, y se quedó dormido en una cama de hierbas, por lo que debe ser una hada, y fue atrapada dentro de una de las latas.

Debe haber confundido el tiempo de los agradables aromas y el sueño. Qué tonto.

Pensó. Pero como Nico era también un hada, una vez que tenía su atención en algo, era un hecho cotidiano que no podía prestar atención a nada más. Por supuesto, las hadas jamás se consideraron estúpidas.

—Pero más que eso, ¿quién te engañó?

La cosa dentro de la lata, se sacudió violentamente de la irritación acumulada de estar atrapado dentro de esta, y de la precaución hacia Nico.

—Hey, ahora, hablemos tranquilamente. ¿Quién eres tú? Si respondes, abriré esto para ti.

Nico había estado haciendo la misma pregunta durante las últimas veces. La cosa dentro de la lata no abriría la boca al principio, pero una vez que la puso dentro del armario y se dio cuenta de que las cosas iban a progresar, comenzó a hablar con voz tranquila.

Pero esa voz era difícil de oír, ya que estaba atrapada dentro de una lata.

— ¿Quieres saber quién soy? ¿Cómo podría revelar quién soy cuando no sé qué eres? ¿Quieres conocer a la Doctora de Hadas? No puedo confiar en ti, es por eso que estoy comprobando primero.

『¿Heh? ¿Soy yo en quien no se puede confiar? Esto no va a ninguna parte』

Era muy obstinado.

Al parecer, la cosa dentro quería salir y se volvió loco aquí y allá, haciendo que todo el mundo se asustara, y por lo tanto nadie se atrevía a abrirlo. Así que pensó que era mejor quedarse callado, y ahora una hada sospechosa casi lo iba a comer, así que ahora estaba tomando precauciones.

Nico le dijo que no quería comer algo como él, pero que una hada que quisiera comer algo horrible como una lata era más increíble.

Una cosa que sólo los humanos podían abrir, y un humano en el que las hadas podían confiar, era sólo un Doctor de Hadas. Por eso la cosa dentro de la lata pedía a un Doctor de Hadas que actuara como árbitro, pero para Nico, ya que no podía decir que la cosa dentro no tenía malas intenciones, era un problema.

Sería molesto si atacara a Lydia tan pronto como saliera, y así, después de hacer repetidos argumentos y contraargumentos, estaban siendo persistentes.

Al final, su conversación terminaría sin respuesta. Debido a que la cosa en la lata estaba sellada, por lo tanto, sus poderes estaban sellados y no tenía tanta energía. Su período de tiempo activo era corto, y porque se quedaba dormido muy rápidamente, parecía que no iban a ser capaces de tener una charla por un tiempo.

Sin embargo, podía entender cómo la cosa en el interior sería extremadamente cautelosa de Nico. Si fue engañado y puesto en este estado, entonces el nivel de precaución de uno en realidad se elevaría.

Él sentía compasión hacia ella, pero si resultaba ser algo malo, y fue sellado por su maldad, entonces no había manera de que lo dejara salir.

Como se trataba de una situación delicada, era difícil decidir si debía hablar con Lydia al respecto. Lo que le hacía dudar era porque ella era crónicamente compasiva, y estaba seguro de que se compadecería y no percibirá el peligro.

Es por eso que Nico lo puso con cuidado en una caja, por lo que su voz no sería oída, y lo ocultó en el fondo del armario.

Justo entonces, la puerta de la habitación se abrió de golpe. Nico entró en pánico y tiró la lata debajo del paño de la mesa. Saltó para sentarse en la silla. Hizo como si estuviera bebiendo té, cogiendo casualmente una taza, pero el que entró fue Edgar.

Oh, maldita sea, me jodí. Necesitaba fingir ser un gato.

Después de que Edgar regresó a su casa, y abrió la puerta de la oficina de Lydia, lo primero que le vino a la vista fue un gato de pelo gris que sorbía té de una taza.

Estaba sentado en una torre de almohadas en la parte superior de la silla para que pudiera llegar a la mesa.

Su nariz temblaba, como si estuviera disfrutando del vapor y el aroma, y ​​después de que tomó un sorbo rápido, el gato devolvió la taza de nuevo en el platillo. Dio una rápida mirada hacia Edgar, y cambió su postura como si nada hubiera pasado. En otras palabras, en una posición sentada como la de un gato.

Lo que ahora estaba delante de él, era sólo un gato normal y corriente, que hacía parecer como si la escena de un gato bebiendo té en aquel momento, fuera una figura de su imaginación.

—Pensé que oí que Lydia se fue a casa, veo que no fuiste con ella.

—Me gusta estar mucho aquí, puesto que el fresco té caliente sale inmediatamente cuando haces sonar una campana.

Apoyándose contra el cojín, estrechó sus ojos satisfactoriamente. Su maullido de alguna manera sonaba como si fueran palabras significativas. A lo que Edgar pensó de nuevo que Nico quizás no era un felino ordinario.

Se sentó enfrente de Nico al otro lado de la mesa.

—Dime, Nico, ¿qué crees que Lydia piensa de mí?

—Un sospechoso mujeriego.

Era lo que pensaba que la fría mirada de Nico decía.

—Oh, bueno, eso no se puede evitar.

—Ah, ¿estás de acuerdo?

—Pero por el momento, no tiene un hombre al que le guste, ¿verdad? Creo que aún tengo una oportunidad, ¿sabes?

— ¿Huhhh? Más bien, ¿no ibas tras esa joven de cabello naranja rizado?

—Oh, Rosalie, sólo somos amigos. Ella piensa lo mismo de mí.

—Qué desconsiderado de ti, los dos estaban tan cerca, eso es difícil de creer. Y en términos generales, incluso tu actitud hacia Lydia parece como que estuvieras bromeando.

Como si estuviera disgustado de él, Nico se recostó en el reposabrazos y apoyó la mejilla en la pata. Era una posición poco realista, pero no imposible.

—No pretendo bromear, es solo que no tengo tanta confianza y no quiero ser rechazado.

—Mentiroso. Una chica como Lydia es algo raro para ti. Permíteme señalar que el mundo en el que vive Lydia es completamente diferente al tuyo. Lydia es muy consciente de eso, y mantiene su distancia de ti, así que no te metas en eso.

Se sentía como si estuviera siendo seriamente sermoneado, Edgar soltó un suspiro.

¿Cuál es la razón que me impide hacer que Lydia se quede a mi lado?

Se preguntó.

Él creía que un doctor de hadas era necesario para la familia del conde. No sólo eso, sino que sí tenía interés en ella y la encontró encantadora, y por supuesto, él era muy consciente de que sus mundos eran completamente diferentes.

Estaba llena de imprevisibilidad y misterio, y le resultaba emocionante hablar con ella. Era esa clase de sensación, pero sabiendo que sus mundos eran diferentes y sin embargo si no había discordia, entonces era verdad que sus sentimientos eran superficiales.

—Sería bueno si Lydia me abriera un poco más su corazón. Nico, ¿qué debo hacer? Dado que conoces a Lydia, ¿no?

Incluso la forma en que le preguntaba a un gato era como la sensación de ser un juego.

Como él estaba diciendo, ¿cómo podría ser sincero con un criminal?

Sacudió la cola.

O él está diciendo…, ¿cómo podría decírselo?

Edgar, por su parte, pensó en algo y llamó al mayordomo.

Tras oír la orden de su maestro, el mayordomo salió de la habitación y regresó sosteniendo una bandeja de plata. Sobre él reposaba un recipiente con una pinza que sostenía los dulces que desprendían un aroma dulce. Después de ponerlo en la mesa, Edgar lo empujó hacia Nico.

—Estos son chocolates con licor que acaban de llegar de Francia. Estoy seguro de que no estarás insatisfecho.

Apoyándose un poco, Nico miró en silencio los objetos marrones redondos.

Un gato que tenía una corbata atada alrededor de su cuello, cogiendo un chocolate en un gesto gracioso, no parecía tan misterioso. Poniéndolo en su boca y enrollandolo con su lengua, Nico entrecerró los ojos en puro deleite.

—Puedes tener todo lo que quieras.

—No mientas a Lydia.

¿Era su consejo? Pensó que eso era lo que decía Nico, cuando el gato tiró del cuenco de plata con sus manos, o sus dos patas delanteras, como si estuviera acunándola.


Aclaraciones:

[1] Paleta es un adjetivo para una persona que tiene poca educación y no sabe comportarse con elegancia y buenos modales en público.

[2] Manitas sería un adjetivo para alguien que es habilidoso al hacer trabajos con las manos.

Nemoné
Pueden encontrar el capítulo 4 en Kovel Times edición 14

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *