El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 142: Acuerdos

 Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Ah, hoy estaba un poco nerviosa… o quizás era la melancolía en mi corazón que me hacía sentir mi cuerpo pesado.

Después de todo, hoy es el día en que me enfrento a Dorsen de nuevo.

Él había estado envuelto en un incidente relacionado con el territorio de mi familia, por lo que no podíamos simplemente dejarlo ir.

Realmente no me importaba mucho el propio Dorsen, pero no podía permitirme ofender a la familia Katabelia. Afectaría la posición de nuestra familia en la sociedad noble.

Por eso tuvimos que invitarlo a nuestra casa.

Por supuesto, Tanya, Ryle y un Dida recuperado estaban a mi lado.

Todo acababa de terminar ayer, y todavía estaba preocupada por Dida. Pero parecía haber vuelto a su habitual actitud frívola.

En palabras de Tanya, Dida ya ha ajustado su estado mental de nuevo.

Antes de darme cuenta, Dorsen estaba en la puerta.

Me incorporé rápidamente y le dispuse a entrar en la habitación. En poco tiempo, fue llevado dentro.

Tal vez porque todavía estaba en medio de un viaje, Dorsen estaba vestido mucho más simple de lo habitual. Su expresión también era bastante tranquila.

—Ha pasado mucho tiempo, Sir Dorsen. Por favor, no seas tan formal.

Lo saludé antes de volver a sentarme.

—Bien entonces. ¿Qué te trae a mi territorio esta vez?

Le hice mi pregunta mientras tomaba un sorbo del té que Tanya había preparado para mí.

—Para entenderte.

—Huh…

Dio una estúpida respuesta como razón, mi predicción era cierta después de todo, pero no sabía qué decir.

—No conocía nada de ti en absoluto, pero te acusé solo por rumores. Aunque quizás sea demasiado tarde para el remordimiento, no puedo evitar preguntarme si hice lo correcto… He desarrollado dudas de mi decisión en ese entonces. Así que esta vez vine a tu territorio y caminé alrededor, tratando de aprender sobre ti.

—Eso ya es parte del pasado, ¿no es así?

No pude evitar replicar.

Lo que decía era todavía completamente ilógico.

Quería entenderme e intentó averiguar más sobre mí hablando con otros, lo que significaba que solo estaba basando sus nuevos juicios en más rumores.

Además, una solución como esa no le brindaría resultados precisos de todos modos.

Después de todo lo que había sucedido, ya no quería una disculpa de él ni nada.

En todo caso, me siento incómoda al tenerlo a mi alrededor.

Dorsen no se enojó, simplemente escuchó mi respuesta.

Ah, si fuera antes, indudablemente reaccionaría gritando.

—Quieres entenderme para que puedas ver si te equivocaste. Pues bien, ¿y si te enteras de que lo estabas?

—Yo… no lo sé todavía.

—Todo esto está completamente fuera de lugar, entonces.

Solo pude suspirar ante su respuesta.

—Al principio estaba planeando disculparme.

—Ah, al principio pensaste que habías tomado la decisión equivocada. Pero después de esta visita, ¿decidiste que tenías razón desde el principio?

—No. Incluso si me disculpo, no serviría de nada. No puedo cambiar el hecho de que te lastimé, ni regresar a la academia, ni renovar tu compromiso con el Príncipe Edward.

—Eres muy consciente de ti mismo ahora. Si estás aquí para disculparte, te pediré que te vayas inmediatamente… y te corregiré. No soy lo suficientemente débil como para que seas capaz de lastimarme. Y en este momento, no estoy interesada en restablecer mi relación con el príncipe.

—Al lastimarte, quise restringir tu libertad.

—Déjame reafirmar mi reclamo. No importa en términos de corazón o cuerpo, no soy lo suficientemente débil como para que seas capaz de lastimarme.

Dije esto sin rodeos.

Si él tratara de hacerse responsable por hacerme daño, entonces estaríamos en muchos más problemas.

—Tal como dijiste, no hay nada que puedas hacer por mí. No tengo demandas para ti, después de todo. Además, sabías que la región oriental de mi territorio era inestable, pero aun así corriste para interferir.

—Solo quería intentar ayudar lo mejor que pudiera.

—Todo lo que hiciste fue causarme problemas.

Mi sonriente respuesta directa hizo que Dorsen dejase caer la mandíbula en shock.

—Eres un caballero. Pero antes de eso, eres el hijo de la familia Katabelia. Si algo te hubiera pasado, ¿cómo me enfrentaría a tu familia? Para gran parte del mundo exterior, tú y yo ya estamos en desacuerdo debido a nuestro pasado. ¡Si algo te sucediera, solo temo que los de afuera difundirían rumores de que te había matado debido a un rencor personal!

—Bueno…

Hah… no pude evitar suspirar de nuevo.

Al hablar con él, ¡cuánto he suspirado ya!

—No has cambiado en absoluto. Es genial tener un sentido de justicia, pero todo lo que estás tratando de hacer es por tu propio bien. Solo por tu propio sentido de la justicia, sigues causando problemas a todos los demás. Al final, solo creas más problemas para todos los que te rodean, pero ni siquiera puedes ser responsable de tus propias acciones. Es como si fueras un niño tratando de ser un héroe.

—Algo como eso…

— ¿Puedes decir con seguridad que no es verdad? El problema que me has causado es la mejor prueba. Incluso si admites tu error ahora, tal como dices, no puedo volver a la academia y las relaciones entre nuestras familias no se pueden arreglar tan fácilmente. Lo que puedes hacer, es confrontar tus propias acciones y las consecuencias que trajeron. Acepta ese hecho y deja de meter tu nariz en los asuntos de otras personas.

Dorsen estaba en silencio.

—El tiempo para soñar como un niño ha terminado. En definitiva, no te involucres más tiempo conmigo. Si entiendes lo que te estoy diciendo, entonces deja de investigar sigilosamente en las áreas cercanas. ¡Abandona mi territorio tan rápido como puedas!

Terminando mi discurso directo, cerré el abanico en mi mano.

Esta fue probablemente la primera vez desde que comencé a negociar, que realmente podía hacer una sonrisa genuina.

¡La mejor sonrisa de hoy!

♥ ❤ ♥

| Índice |

6 thoughts on “El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 142: Acuerdos

  1. JiHae says:

    Sólo imagínense los diálogos de Iris como si fuesen bofetadas contra Dorsen… Es que se siente tan bien JAJAJAJAJA

    Gracias por la droga, digo, el trabajo…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *