Elmer – Vol 3 – Capítulo 10: La cocina y la excursión


[Elmer]

Así es… lo olvidé por completo.

—¿Qué significa esto? —La voz fuerte de Matthias que rara vez oigo resonó en mis oídos.

Se suponía que me levantaría temprano porque Luchser-san me invitó a ir a la ciudad hoy.

—Cuando llegué a tu habitación esta mañana, El-sama no estaba allí, ¿cuánto crees que me he preocupado…?

Pensé en regresar a mi habitación poco después de haber terminado de lavar los platos cuando Matthias entró en la cocina.

Mientras lo observaba con delicadeza, Matthias se puso frente a mí en una postura imponente y empezó a regañarme.

—El-sama, ¿estás escuchando?

Parecía que había molestado a Matías. Es imposible no sorprenderse si descubrieran por la mañana que un niño desapareció. En primer lugar ¿no le dije a Matthias que estaba lavando los platos? Lo miré con curiosidad después de tanto tiempo.

No tendría que preocuparse si le dijera desde el principio.

—Lo siento mucho. —Creo que yo estaba realmente en falta así que rápidamente bajé la cabeza en disculpa. Y luego continué hablando —Mañana en…

—¡No deberías! El-sama, ¿qué estás diciendo…? —Parecía sentirse aún más enojado cuando le dije el día siguiente.

Fue entonces cuando me encogí de nuevo, pensando “¿qué debo hacer?” que Lucsher-san llegó. Richard-san, que estaba perfectamente vestido por la mañana, estaba detrás de ella.

Bueno, nunca he visto a Richard-san en OFF-MODE desde que vine aquí.

—Ah~ eso no es bueno~

—Madre, por favor ¡cállate un rato!

—El que debe callarse eres tú. ¡Antes de regañarle, deberías escuchar la razón! ¡Su razón!

Tan pronto como oí un ruido, Matthias fue lanzado a varios metros del lugar en el que se encontraba. Mis ojos se movieron instintivamente entre Matthias y Lucsher-san.

Por lo que puedo ver, Matthias está agarrando su frente y Lucsher-san está golpeando repetidamente el abanico plegable en su palma, era probable que lo lanzara de un golpe con el abanico. Fingí no ver el humo blanco que venía de dicho objeto.

—Es por eso que un novato que no tiene experiencia en criar a un niño es inútil —Lucsher-san escupió esas palabras. Su manera de hablar hacia su propio hijo biológico es extrema, pero nadie se interpuso en la situación.

—He oído hablar de eso justo ahora. El-chan, ¿estabas ayudando? Aunque nuestros cocineros son excelentes, carecen de números como puedes ver.

Esos excelentes cocineros están trabajando como zombis detrás de Lucsher-san. Es el espectáculo usual durante esta hora en la mañana.

—Señora, eso no es necesario. Si tienen manos cortas, sólo necesitan hacer tres veces la cantidad de trabajo —Cuando oyeron las palabras de Richard-san, todas las manos de los cocineros se detuvieron al instante.

—¡Está bien! ¿No es así, todo el mundo? —Y entonces, un cocinero grande apareció antes de que alguien se diera cuenta y empeorara la situación diciendo aquello mientras se reía de regocijo.

Es una persona deslumbrante con piel oscura y dientes blancos emparejados con la ropa blanca para cocinar. De su manera de hablar, ¿es alguien en una posición alta?

—Y… sí…

Otros cocineros unánimemente devolvieron una respuesta con caras muy dolorosas. No parecen estar bien en absoluto. Para hacerlos hacer tres veces la cantidad de trabajo, ¿qué clase de acto del diablo es ese? ¡Si sigue así, todos morirán! Debo absolutamente decir una negación aquí, esa es mi conclusión.

—Te equivocas. Quiero cocinar —Por lo tanto, sólo puedo decir que quiero hacerlo y miré a Lucsher-san. Esto no es todo, es sólo una de las razones.

Sin embargo, no fue Lucsher-san quien reaccionó primero, fue el gran cocinero-san.

—¡Gahahaha! ¿¡Eso fue todo!?

¿Fueron mis palabras divertidas? ¿Por qué ríes felizmente? No había nada de divertido en ello, y la única respuesta que pude decir fue…

—¿Huh?

—¡Te enseñaré a cocinar!

Esta vez no sólo los cocineros, todos en la habitación excepto yo dejaron de moverse.

¿Por qué?

Mientras pensaba en la razón detrás de esto, me llevaron delante de la mesa de cocinar. Parece que me enseñará enseguida. Puso una carne cruda sobre la mesa. Cocinero-san se agachó para sacar los utensilios de cocina. Sin embargo, ¿qué tipo de carne es esta?

—En cualquier caso ¡cocinar es maravilloso! ¡El secreto es estar bien versado en una batalla! ¿No lo crees? —Cocinero-san dijo eso asintiendo con la cabeza y volteó la mirada. No parecía querer que respondiera en absoluto.

Creo que es un poco extraño, pero esa idea fue denegada al instante. No puedo decir con certeza que es extraño. En este momento, estoy más acostumbrado a ellos. Todo el mundo en la Casa Vern Oeste es único.

—¿Qué quieres usar?

¿Me está haciendo elegir un cuchillo de cocina? Todavía no estoy familiarizado con ellos, pero el grande parece que puede cortar cualquier cosa por lo que da miedo.

—Uno pequeño…

—Pequeño, ¿no es así? ¡Entonces si ese es el caso, tiene que ser este! —Dijo eso con una voz animada mientras lo entregaba. Dejé escapar un grito sin sonido cuando lo vi.

Era obviamente algo más cercano a una sierra que a un cuchillo de cocina. Lo deslizó, y me agarré del borde en pánico. Junto con un dolor sordo, una pequeña cantidad de sangre fluyó. Ese vívido líquido rojo se deslizó en la hoja.

Rápidamente me puse pálido y pedí la ayuda de Cocinero-san.

—Sangre…

—¡Esta bien! Aunque puedas derramar un poco de sangre mientras cocinas, eventualmente serás bueno en ello —Cocinero-san se rió, mostrando sus deslumbrantes dientes.

Estás equivocado, ese no es el método de cocinar que quiero aprender. No puedo decir eso al cocinero que comenzó a manejar la carne.

♦ ♦ ♦

—¡El-sama, por favor no mueras! —Matthias exclamó una vez más.

—Estoy bien… solo que… me duele el cuerpo —Es un poco más doloroso de lo que dije. Mi cuerpo entero duele. La primera “clase de cocina divertida” de Piett-san llegó a su fin.

Sabía por sus voces que los cocineros circundantes también estaban preocupados. Son buenas personas. Con esto, me pregunto si han sido rescatados de hacer tres veces la carga de trabajo.

Naturalmente, me llevaron al médico después de recibir una lesión blandiendo esa arma. El viaje a la ciudad ese día fue pospuesto hasta más tarde.

♦ ♦ ♦

—¡Buen viaje! —Matthias, que estará a cargo de la casa, agitó la mano mientras me embarcaba en el carruaje junto con Lucsher-san.

Me regocijo con mi primera salida. Creo que sería mejor que Matthias también viniera.

—Volveremos inmediatamente, bien~

Recordé las palabras de Matthias de hace algún tiempo justo cuando nos íbamos, e incliné mi cabeza. “Aunque siempre digo esto a menudo, pero asegúrate de divertirte en la excursión” ¿es eso? Las sirvientas de alrededor miraban a Matthias con una mirada sospechosa cuando dijo eso. Aunque la persona misma no les prestaba atención.

Bueno, olvídalo.

♦ ♦ ♦

Salimos de la finca Vern Oeste.

Es una finca de aristócratas de alto rango que tiene la Fortaleza del Oeste como su otro nombre. Invadirlo es fácil. Sin embargo, nunca se puede dejar una vez que entras en él. Tendrás tres niveles de infierno. Lamentarás estar vivo cuando te encuentres con esos ojos.

Había historias de que nadie volvía nunca o escapaba de allí, así que nadie se metía realmente con ese lugar.

Esos rumores son famosos en las ciudades cercanas a la finca, incluso si no saben si son mentiras o realmente la verdad.

Con esto, Elmer ha reunido a todas las personas necesarias para defender la fortaleza. Era ese tipo de día.

| Índice |

One thought on “Elmer – Vol 3 – Capítulo 10: La cocina y la excursión

  1. Lirio Alicia says:

    Jajajajajaja definitivamente son reales los rumores, es más creo q la verdad es aún más irreal q lo q dicen los rumores 😅😅😅
    Gracias por la droga 😆😆😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *