Elmer – Vol 4 – Capítulo 4: Magia y Dulces


[Elmer]

—Oye, Sora.

—¿Qué es?

—¿Puedes decirme algo sobre tu magia?

Los dos soles se han puesto y la luna apareció después de pasado un tiempo.

Yo estaba sentado en el sofá mientras apoyaba todo mi peso sobre mi codo izquierdo cuando le pregunté a Sora, quien tomó su lugar en mi cama, mientras lo miraba.

Podría haberle preguntado a Matthias, pero siempre vuelve dramáticamente largas y educadas las explicaciones, así que elegí a Sora porque con él es más fácil hablar.

—Magia, eh… ¿Sabías que sólo podemos usar la planta [hierba/kusa], el fuego, el viento y la magia de la tierra?

—No lo sabía.

No me escuchó. Sora no se detuvo y siguió hablando como si ignorarme era lo natural.

—Incluso si sólo una pequeña cantidad de poder mágico se manifiesta, cualquiera puede usar magia. El tipo de magia que podemos utilizar siempre pertenece a los cuatro que he mencionado sin excepciones.

—Ya veo. ¿No hay hielo en él?

—No lo hay. Pero hay agua, que no se cuenta entre ellos.

No puedo manipular el agua. Intenté hacerlo varias veces, pero es imposible sin convertirlo primero en hielo.

—Desde el principio sólo puedo usar el hielo, pero… —Comencé a pensar si después de todo era extraño.

En el silencio, una nube a la deriva ocultó la luna y lentamente atenuó la habitación.

No podía soportar el silencio, así que empecé a hablar primero.

—¿Es común?

—No, absolutamente no es común. Más bien, si ese es realmente el caso… Ah, eres realmente increíble. Todavía es extraño —Sora lo dijo mientras se rascaba la cabeza.

¿Es raro después de todo? ¿Es porque ya he muerto una vez? Hay un montón de razones que cruzaron mi mente, pero no puedo identificar que lo causó en particular.

He cambiado el tema para que no se dé cuenta de que mi corazón está golpeando ruidosamente.

—Sora, ¿cuál es tu afinidad?

Los atributos parecían su herencia. Estoy seguro de que la familia Westvern tiene fuego, pero ¿qué hay de Sora? A pesar de que ya hablamos varias veces, la idea de que realmente no sabía mucho de Sora me llamó la atención.

—La mía es hierba.

—¿Puedes hacerlos florecer?

La imagen de Sora disfrutando de la jardinería cruzó mi mente. Varias flores de colores rodean a Sora. Sorprendentemente, ¿podría ser que tiene un hobby que está fuera de un cuento de hadas?

—¿¡Flores!? Bueno, puedo hacerlo…

—¡Quiero ver!

¿Por qué Sora estaba tan sorprendido? ¿Era extraña la idea de hierba = flor? O tal vez es esa cosa… ¿podría ser un bonsái?

—Uhmm. No quiero mostrarlo demasiado, tal vez algún día…

—Ya veo… como se esperaba…

Como era de esperar, su afición es la jardinería. Lo miré mientras pensaba eso, así que Sora me miró con curiosidad.

Siento que pude ver un lado nuevo de él.

Entonces Sora se puso de pie después de charlar un poco más. Parece que es hora de volver pronto.

—Deberías dormir pronto. Bien entonces…

—Buenas noches. ¡Ah…! —En el momento en que dije buenas noches, Sora desapareció.

Dijo antes que entrar y salir por la puerta no es bueno, y simplemente desaparece en el lugar por alguna razón. He pensado preguntar antes cómo desaparece, pero siempre lo olvido.

♦ ♦ ♦

Por lo general, me voy a la cama y duermo tranquilamente. Pero hoy es diferente.

No parece que pueda dormir aunque intente hacerlo.

Algún tiempo después, puse un pie en la ventana como lo hace Sora.

Congelación… mi magia es diferente a la de otras personas. ¿Qué va a traer? Puedo atraer la atención y ser experimentado. Y el hecho de que soy diferente, no sólo con magia, podría ser filtrado.

Extiendo una mano, llegué al árbol que crecía junto a la ventana.

Sin embargo, Matthias estaba feliz cuando vio mi magia. Estoy seguro de que Sora, Lucsher-san y Edna-san también… Tengo la sensación de que aceptarán quién soy. Ah, también está Leont. No sé de Cashbar-san, pero tengo una extraña sensación de él…

Me aferré al tronco y comencé a bajar lentamente mientras colocaba un pie sobre una rama.

De todos modos, vine a Westvern y encontré un lugar donde puedo quedarme. Pero esto y aquello son dos cosas diferentes. No quiero ser una carga para la familia Westvern.

Pero solo pienso en ello. Voy a ir a la escuela pronto, creo. ¿Qué pasará en ese momento? Voy a ser un estudiante de transferencia de los que son mantenidos a distancia porque mi magia es extraña, no voy a tener la oportunidad de hacer ni siquiera un amigo.

¿No es lo peor?

—Ah…

Cuando el suelo se acercó, mi pie resbaló y se deslizó en el aire. Inconscientemente solté mi agarre y caí en el suelo con un *gushari*. Como llovió ayer, el barro manchó mi ropa.

Cambiemos de ropa cuando vuelva a la habitación. Matthias me regañará si se entera de ello. No es como si realmente memorizara cada una de mis ropas. Sólo tengo que lavar esta ropa para no estar expuesto.

Me agaché en el suelo mientras pensaba esas cosas.

Ahora bien, hagamos los preparativos.

♦ ♦ ♦

—Kioran —Llamé a Kioran usando magia cuando regresé a mi habitación.

—¿Qué? —Un Kioran soñoliento apareció ante mis ojos.

Este tipo, ¿qué tipo de mecanismo utiliza para aparecer? Él saldrá sin permiso, y sigue siendo el mismo Kioran que hice desde entonces, aunque el agua que uso es diferente. Necesito investigar esto algún día.

Pero ahora mismo…

—Es sólo por un tiempo ¿vale? ¡Aquí tienes~!

Agarré a Kioran por el cuello con la mano derecha cuando bajó la guardia, mientras empujaba mi mano izquierda en una bolsa al mismo tiempo.

—¿¡Qué estás haciendo!?

—Está bien, está bien. Esto terminará rápidamente.

Mi mano cubierta de barro salió de la bolsa. Cuando vio la mano que se acercaba a él, Kioran comenzó a retorcer su cuerpo y trató de huir.

—¡Eso es sucio!

—Acabo de recogerlos para que sean frescos, ¿sabes?

Además, no puede estar sucio porque lo tomé desde el lugar donde nadie pisa.

Me tomé mi tiempo en cubrir a Kioran con barro hasta que estuve satisfecho.

Parecía cansado debido a la violenta lucha, pero se quedó atónito cuando vio su apariencia.

—Tan espantoso…

—Es imposible después de todo. ¿O tal vez es porque apliqué el barro mientras él se movía demasiado? Parecía que funcionaria si cubría todo su cuerpo con barro. ¿Debería intentarlo una vez más? —No puedo usar agua, pero puedo usar hielo, así que quiero intentar hacer magia de tierra, también. Hay un montón de restricciones, pero sorprendentemente puedo hacerlo, así que se lo pregunté a Kioran con una sonrisa radiante.

—¡¡Absolutamente no!! Ya estoy enojado ¡¡Me iré!!

—Lo siento~ pero yo ¡realmente quiero hacerlo!

Parece que su orgullo estaba totalmente dañado. Se negó con toda su fuerza y ​​desapareció por la puerta.

No necesitas enojarte tanto. Incluso yo estaba cubierto de barro justo antes.

—Jugar con el barro es algo que un niño debería experimentar, ¿sabes? —Traté de gritar por si acaso, pero la respuesta no volvió.

Lo invitaré a ir a algún lugar como una disculpa esta vez.

¿Kioran es un niño así que no está bien jugar? Es como si siempre estuviera cambiando de opinión.

¿Debo dormir?

Cuando llegué a la cama con ropa limpia, oí un sonido extraño desde el pasillo. Eso es de la dirección donde Kioran se fue.

Pensé en si debía ir a ver la situación por un momento. Si pienso en la personalidad de Kioran, la posibilidad de que él esté liberando su ira es muy alta. Eso significa que me meteré en el camino si voy. Más bien, ¿no recibiría toda la reacción porque yo era el culpable?

De todos modos, estoy asustado, así que no saldré de aquí.

Lo decidí y me quedé dormido esta vez.

♦ ♦ ♦

—¡Oi! ¿Dónde hay objetos de valor?

—¡Aquí adelante!

Asaltantes compuestos de diez hombres entraron en la finca de Westvern House. Se movieron por toda la mansión después de dividirse en grupos.

Esto es diferente de la residencia principal, la fortaleza Westvern, esta es en la capital imperial. El jefe de la casa no está presente hoy, los únicos que quedaron eran dos hijos y una hija. Aun así, no hay ningún cambio en el nivel de dificultad, pero hubo un rumor de que la condición física del segundo hijo no es realmente buena.

Del hijo mayor se tiene muy poca información, pero no hay nadie que no baje la guardia a la medianoche. También tienen ventaja en los números. Ellos son profesionales, y la hija es un niño.

Los ladrones que tienen confianza en sus habilidades estaban corriendo con pasos ligeros.

—¿Qué es eso?

Uno de ellos señaló hacia adelante mientras levantaba la voz. Enfrente, la dirección a la que apuntaba, unos ojos blancos flotaban.

—¡Uwaaaa!

Esos dos ojos se volvieron y miraron en su dirección. Instintivamente retrocedieron, pero lo desconocido se acercó con certeza a grandes y lentos pasos.

—Estoy de muy mal humor ahora mismo~ Es por eso, vamos a jugar juntos ¿bien~? —Una inocente voz infantil resonó en la proximidad.

—Ugh…

Un hombre estaba desconcertado al oír las voces dolorosas de sus camaradas uno por uno.

—¡¡¿Qué está pasando?!!

Sin embargo, todo ocurrió en un instante. Se convirtió en el único que quedó. Antes de ser derribado, vio momentáneamente al misterioso agresor con los ojos acostumbrados a la oscuridad. Tiene el tamaño del cuerpo de un niño, excepto que era transparente. ¡¡No hay tal cosa!! Como era de esperar, es su imaginación… ¿eh …?

—¡Está bien! Voy a amontonar a estos chicos frente a la habitación de El a cambio de su acoso! —La voz clara desapareció en la oscuridad. Después, el sonido de los pasos de un niño y el sonido de algo arrastrado resonaron en el pasillo.

—¡Aun así, te perdonaré si me das galletas!—La figura parecía reconsiderar después de un tiempo. Gradualmente se puso alegre al pensar en las galletas dulces.

Detrás de la figura, lo que quedaba era una montaña de hombres apilados.

| Índice |

One thought on “Elmer – Vol 4 – Capítulo 4: Magia y Dulces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *