Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 13: Malentendido


—Ah……

Para que Wilhelm-sama vea una aparición tan patética, ¿qué debo hacer?. No quería que Wilhelm-sama supiera, que soy una chica desagradable que desprecia mi propio ser, y que tenía celos de Natalia.

Pero Wilhelm-sama, para mí que estaba derramando lágrimas patéticamente…

—¡¡Tch!!

*¡Ba!*

Como un viento de tormenta, Wilhelm-sama se movió, y como para protegerme, me abrazó con sus robustos brazos.

No puedo entender la situación. Pero, no hay duda de que Wilhelm-sama me está abrazando en sus brazos.

*¡¡DOKI DOKI!!*

Mi corazón no paraba de golpear.

Estoy muy feliz de que quisieras tocarme tanto, pero incluso necesito preparar mi corazón, Wilhelm-sama.

—¡¡Tú!! ¿¡Qué le hiciste a Carol!?

Pero por alguna razón, con un fuerte tono de voz, Wilhelm-sama dijo eso.

Y a quien le dijo eso, era a Natalia.

Incluso si era Natalia, ella se confundió con las acciones de Wilhelm-sama.

—N-no. Yo no hice nada a Ojou-sama .

—¡Mientras Albert estaba ausente, pensabas hacer algo en esa oportunidad!. ¡Si pones un solo dedo a Carol, te enviaré al fondo del infierno!

—¿¡¡E-Ehhhhhhh !!?

Al parecer, Wilhelm-sama lo había malinterpretado.

Natalia es mi sirvienta, y no es como si me hubieran hecho algo. Más bien, es más como si tuviera mi propio delirio y destrucción por mi cuenta.

Por eso, el malentendido debe ser aclarado rápidamente, pensé.

—¡Yo-yo no hice nada!

—¡No sé quién te envió, pero qué estúpido es tener un alboroto en la guarnición de la Orden de Caballeros! ¡Albert!, ¡captura a esa mujer!

—…. Capitán, uhmm, por favor, escúchala. Carol, debes decir algo también.

¡Ha!

Volví a mis sentidos con las palabras de mi hermano mayor.

Yo estaba muy feliz de ser abrazada por los robustos brazos de Wilhelm-sama, así que mi tiempo se había detenido.

Incluso pensé, que si era posible, quiero estar en estos brazos para siempre.

—Wilhelm-sama, uhmm.

—Querida Carol, alíviate. En este momento, Carol estás en el lugar más seguro del mundo.

—Wilhelm-sama…

*DOKI DOKI*

A esas palabras, mis mejillas no podía dejar de sonrojarse.

Está bien, para mí ser tan feliz. Es como si me derritiera así.

Estoy tan feliz que podría perder mi conciencia. Esta experiencia, es la primera vez desde que nací.

Pero, pensando en la situación, sería muy malo si no se detiene rápidamente.

—U-Uhmm, Wilhelm-sama

—¿Mm?

—No me ha hecho nada. Natalia quien está allí, es mi sirvienta exclusiva. No es como si ella me hubiera dañado.

—Mm….. ¿es así?            

Wilhelm-sama mio a mi hermano y él asintió como si estuviera aturdido.

Cuando el malentendido finalmente fue aclarado, Natalia soltó un suspiro de alivio.

Y finalmente, Wilhelm-sama me deja ir.

Para mí, estaría realmente bien si él continuara abrazándome.

—Lo siento, Lady Carol. Uhm… tú estabas llorando después de todo. Pensé, que algo había sucedido…

—Oh

*PoriPori*, Wilhelm-sama se estaba rascado por encima de su barba como si fuera tímido.

Pero, estoy muy feliz.

—Wilhelm-sama, por favor, por favor llame a Carol por su nombre.

—Mm…. no, eso es.

—¿No me llamaste antes así?. Cuando Wilhelm-sama me llamo por mi nombre, estaba muy feliz.

—Q-que eso…. no pude evitarlo

Me había llamado “Lady Carol” hasta ahora desde entonces, pero antes, él me llamó “Carol” muy fuerte.

Yo estaba muy feliz, ya que pensé que mi amor finalmente lo alcanzó.

—Haa Capitán, voy a ir a trabajar primero.

—O-oi, ¡Albert!

—Capitán. Ahora mismo, el Capitán mostró claramente la apariencia de lo mucho que le gusta Carol y se siente muy complicado ya que el objetivo es mi propia hermana pequeña. ¿Puedes adivinar cómo me siento?

Es vergonzoso que lo digas de esa manera, hermano mayor.

Pero, Wilhelm-sama, sólo porque había derramado mis lágrimas, él hizo de Natalia su enemiga en un instante.

Allí, realmente me sentí amada.

—Carol.

—Sí, hermano mayor.

—Justo antes, el capitán, me consultó sobre el caso con Carol.

—¿¡Albert!?

Fue así…

Fue una charla con mi hermano que es un caballero y el capitán de los caballeros, por lo que realmente pensaba que era algo concerniente a la defensa del país. Pensar que el tema era yo.

Si el tema era acerca de mí, me pregunto si no está bien si estuviera allí.

—El Capitán, respecto al compromiso con Carol… dijo que estaba planeando rechazarlo.

—¿¡¡Ehh!!?

—¡Albert! ¡Más que eso……!

Sentí que toda la luz, salía de mis ojos.

Wilhelm-sama, es todo para mí ahora. Si fuera por Wilhelm-sama, haría cualquier cosa. Si Wilhelm-sama dijera que me convirtiera en una esposa adecuada, estoy dispuesta a hacer todo lo que pueda.

Su Majestad el Rey también reconoció el compromiso con Wilhelm-sama.

Tanto mi Padre como mi Madre, reconocieron el compromiso con Wilhelm-sama.

Lo único que queda, es cuando me casaría con Wilhelm-sama… era lo que pensaba.

Yo, una vez más, voy a ser tirada.

Esta vez, por la persona que amo.

—Carol, pero….

—¡Albert! ¡No digas cosas innecesarias! ¡No es así Carol!. Eso……

Yo soy…

Una vez más…

Voy a ser, tirada…

Cuando me di cuenta, corría dándole la espalda a Wilhelm-sama.

Anoche… desde la cancelación del compromiso con Su Alteza, sólo he podido pensar en Wilhelm-sama.

Hasta el punto en que ya no era yo mimas, he cortejado a Wilhelm-sama. Tanto, que mi corazón no podía ser suprimido.

Porque, de verdad, realmente me gusta mucho Wilhelm-sama.

Es por eso que sólo por Wilhelm-sama… no quiero ser tirada.

Si me van a echar a la basura, preferiría irme.

—¡Ojou-sama! ¡Por favor espera!

—¡Carol!

Y ahi…

*Don*

He chocado contra una pared blanda.

—Carol.

Por supuesto. No soy buena en el ejercicio. Soy muy lenta en correr.

Conmigo así, es natural que mi hermano o que Wilhelm-sama me alcancen.

Frente a mí, el que estaba de pie, era Wilhelm-sama.

Parece que mi vista, estaba borrosa con lágrimas.

No sé, qué expresión está teniendo ahora Wilhelm-sama.

— Wil… sama… ¿…verdad, odia… Carol….?

—No. Lo siento. Mis palabras no fueron suficientes.

—Pero, yo…. ser tirada, ¿cierto…?

Sólo por Wilhelm-sama, yo no quiero ser desechada. Por eso, no quiero escuchar la continuación de esas palabras.

Simplemente, intente conectar mis palabras.

—Carol, anhelando…. Wilhelm-sama… No es nadie sin Wilhelm-sama, eso es…

—Carol.

—Si dices que no soy adecuada, entonces mostraré mis esfuerzos. Si no es suficiente, haré todo lo posible. Así que por favor …… sólo, ¡déjame estar a tu lado…!

Mientras gemía, rogué a Wilhelm-sama.

Y con cuidado, Wilhelm-sama, me acaricio el pelo.

—Querida Carol, ya tengo 62 años. Incluso con el tiempo que seguiré viviendo, moriré antes de Carol.

—Entonces, estaré a tu lado hasta ese momento….

—Después de morir, ¿qué planea hacer Carol?, ¿vas a vivir sola?. Soy el mejor amigo de Dukeridd. Si hago algo que haría triste a Carol, sería regañado por él en el otro mundo

—Luego, después de que Wilhelm-sama muera, Carol se tragaría veneno. Iré contigo al otro mundo.

—…!! ¡Nunca perdonaré eso!

A mis palabras, Wilhelm-sama rugió su voz.

Y mientras decía “Ahh, Dios mío”, se rascó la barba.

—Carol.

—Sí, Wilhelm-sama.

—Todavía no he organizado mis sentimientos. El deseo de recibir Carol en mi corazón como mi esposa …… uhmm, todavía, no lo tengo.

—…… Sí

Pero, si no me odias.

Al menos, si me vas a dejar a tu lado.

Estoy satisfecho con eso solo.

—Por eso, ya sabes….

—Si.

—Podemos empezar, con ser amigos.

Yo, Carol Ambrose, de 16 años de edad.

Me hice amiga de Wilhelm-sama.

♥ ❤ ♥

                

| Índice de capítulos |

One thought on “Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 13: Malentendido

  1. Wini V. says:

    Ella definitivamente es un ángel que por suerte o por desgracia esta resguardada por lo demonios (su padre, su hermano y su madre )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *