Joven esposa del Capitán (de 62 años) – Capítulo 24: Después del rechazo

Traducido por Robin

Editado por Nemoné


—Ojou-sama…

No puedo pensar en nada.

¿Qué… Qué he hecho? ¿Qué diablos dije que incurrió en la ira de Wilhelm-sama? Mis lágrimas no se detendrían, pero no podía mirar hacia abajo. Todo lo que pude hacer fue mirar la puerta por donde salió.

Yo… Yo fui rechazada por Wilhelm-sama.

—Uu, eh…

— ¡O-Ojou-sama!

— ¡¡Wilhelm-sama… Aaah!!

Mientras estuviera al lado de Wilhelm-sama, sería suficiente para mí. Estaba contenta sólo con estar junto a él y, había pensado completamente que, Wilhelm-sama aceptaría mi amor con seguridad, pero…

—O-Ojou-sama, por favor resista. Las palabras de antes, ¡no deben ser los verdaderos sentimientos de Wilhelm-sama!

— ¡P-Pero… Uuuu!

— ¡Wilhelm-sama adora a Ojou-sama! ¡No hay duda! ¡Yo estoy segura de que tiene algún tipo de razón!

No pude reunir fuerzas, mis rodillas cayeron al suelo y cubrí mi cara con mis manos.

¿Por qué, por qué salió mal? ¿No tengo la habilidad de caminar junto a Wilhelm-sama? Él es el único para mí. Si me abandona, ya no quiero vivir en este mundo.

Wilhelm-sama es mi todo. Él es mi todo.

“¿Por qué?, ¿por qué?”, me pregunté muchas veces, pero la respuesta no salió. Pero, en su lugar, los sollozos eran todo lo que salía de mi garganta.

Incluso si me cubrí la cara, mis lágrimas pasaban. Todo lo que estaba allí, era mi corazón lleno de desesperación.

— ¡Ojou-sama! ¡Vayámonos por hoy! Volveremos a venir de nuevo mañana… No, esto, ¡al día siguiente después de eso! ¡Si es así, estoy seguro de que Wilhelm-sama se disculparía también!

—Me-Me dijo… que… no viniera más…

— ¡Eso no es cierto en absoluto! ¡Natalia jurará! ¡Prometo que Ojou-sama y Wilhelm-sama estarán juntos!

Mis manos habían dejado mi cara. Por mi visión borrosa, no podía ver nada, y debido a las lágrimas que habían fluido, no podía decir nada en absoluto.

Pero aun así, lo comprendí, era el calor de Natalia abrazándome.

—Natalia…

— ¡Ojou-sama, por favor no haga nada precipitado! ¡Por favor, por favor, crea en Wilhelm-sama!

— ¡P-Pero, yo…!

¿Cómo es que yo creería en él? Wilhelm-sama lo dijo.

Dijo que es una persona que no puede cuidar de su familia, y no puede cuidar de su esposa. Por eso me dijo que buscara un socio adecuado para mí, y me dijo que fuera a casa.

Nunca, pero nunca, he visto a Wilhelm-sama tan enojado. Estaba enojado conmigo. Nunca me han gritado de esa manera antes, por lo que significa que la ira de Wilhelm-sama era enorme.

—Mm… Nata… lia

— ¡S-Sí, Ojou-sama! ¡Natalia está aquí!

—Por favor… Mátame…

— ¡¿Por qué?!

Si Wilhelm-sama me odia, entonces no hay razón para que viva más.

Una vida que no pueda pasar con Wilhelm-sama, no es necesaria. Es por eso que moriré.

— ¡Ojou-sama! ¡Por favor manténganse fuerte! ¡Por favor, no pierda el corazón!

—Pero…

— ¡Ku…! ¡Ojou-sama, primero volvamos a la mansión! ¡Informaré de esto a Elizabeth-sama! ¡Esta Natalia nunca perdonará la imprudencia de Wilhelm-sama!

—Mmm…

Natalia también parece enojada, y miró hacia la puerta.

Es cierto, Wilhelm-sama me dijo que fuera a casa. Eso significa que ya no hay razón para que me mantenga en la orden de los caballeros. Si es así, necesito regresar a la mansión, pero…

Me dijeron que no debería traer el almuerzo mañana. Entonces, ¿qué pasa con el día después de eso? ¿Y al día siguiente? ¿Es que nunca podré traerle el almuerzo a Wilhelm-sama nunca más?

Si volviera hoy, ¿mi conexión con Wilhelm-sama desaparecería?

—Ah〜

Y luego, la puerta delante de nosotros, se abrió sin previo aviso. Por un instante, nació una esperanza en mi corazón.

Pensé que Wilhelm-sama podría haber regresado. Pensaba que él no me odiaba, pero…

—Ouchh… Realmente, es esa mujer de allí un monstruo… ¿Oh, Oh? Oye, ¿por qué lloras?

El que está allí era un pelirrojo que no leía el ambiente.

—Tch… Qué hombre tan insensible.

— ¿Ah? ¿Eh? ¿Qué? ¿Qué sucedió?

—Ojou-sama está ocupada. Por favor, váyase de inmediato

—No, por favor déjame decirte, esta es la guarnición de la orden de los caballero, ¿sabes? ¿No deberían ser ustedes los que deberían irse?

Porque había esperanza que nació, caí más en la desesperación. Incluso la alegría de Zack en este momento sólo se sentía desagradable.

Lloré, lloré y lloré hasta que mis lágrimas se secaron. Mientras me frotaba los párpados, que debían lucir feos por estar hinchados, lentamente me levanté.

[Traducido por Reino de Kovel]

—Natalia…, vamos a casa

—Sí, Ojou-sama.

—Zack… Por favor perdónanos. Por favor no nos hagas caso.

— ¿Ah? N-No, quiero decir, ¿por qué estás llorando? Te escucharé si quieres.

—Esta bien. Estoy a punto de regresar ahora.

He actuado firmemente contra Zack. Una mujer nunca debe llorar delante de un hombre que no es su pareja. Si una mujer debe llorar, será sola en su habitación.

De todos modos no puedo explicar las circunstancias a Zack, porque estoy segura de que sólo explicando, me llevará a las lágrimas.

—Tch.

— ¿Hay algo mal?

—Sólo tiene que esperar un minuto. Te voy a despedir.

—Está bien. Zack debe tener sus deberes en el orden de los caballeros.

—Todavía hay tiempo de mi descanso. Su casa no ha cambiado de lugar ¿no? Si es así, lo haré a tiempo después de enviarte ahí y volver.

Diciendo eso, Zack salió afuera sin esperar mi respuesta. Estoy segura de que salió a presentar una solicitud para salir, aunque yo nunca le pedí que hiciera eso. Cuan entrometido.

Zack regresó rápidamente diciendo “Por aquí”, y caminamos lado a lado en la entrada.

No quería mostrar mis ojos rojos e hinchados, así que caminé mirando hacia abajo de principio a fin.

—Ah, Gyle-san. Me iré por un rato, así que… He presentado la solicitud, por lo que está bien.

— ¿Zack? ¿Eh? Oye, tú…

—Éramos amigos desde la infancia. Simplemente la despediré, volveré rápidamente.

Vistos por Gyle-sama en la recepción, dejamos la guarnición del orden de los caballeros. Esta debe ser la última vez que voy a visitar este lugar.

De todas maneras, Zack me hablaba continuamente, aunque no pronunciaba ni una sola palabra.

—Ahora que lo pienso, mi hermana pequeña, bueno, ella se desfloró un poco, pero, bueno, se encuentra relativamente bien. Ahí se encuentra el Silver Deer Diner, ¿verdad? Ella está trabajando en ese lugar ahora mismo.

Esas palabras de Zack no entraron en mis oídos. Sólo las palabras de rechazo de Wilhelm-sama se repetían muchas veces en mi mente.

—Quiero decir, pensé que trabajar en el orden de los caballeros no era malo, pero en realidad, es bastante difícil. Todo lo que hacemos es entrenar, y es más difícil si el Capitán está cerca. Bueno, sin embargo, está cumpliendo todos los días.

Al oír la palabra “Capitán”, me estremecí en reacción. Lo anhelo tanto, que reacciono de manera exagerada ante tales palabras.

¿Por qué, por qué me rechazaste Wilhelm-sama?

—Oye…

Y mientras Zack hablaba para sí mismo, finalmente llegamos a la mansión.

Sentí que tenía algo programado para la tarde, pero no podía pensar en eso. Todo lo que quería hacer ahora era descansar.

—Al menos debería dar las gracias.

Levanté la cabeza y lo miré. Y entonces, Zack preguntó mientras entrecerraba los ojos.

— ¿A ti… te gusta el Capitán Wilhelm?

Sí. Eso es correcto.

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *