La poseída hija del Duque – Capítulo 20

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Había dos comedores ubicados en la primera planta de los dormitorios. El primero fue construido como un gran salón, usado por los estudiantes que vivían en los dormitorios. El otro era más pequeño, pero era de uso exclusivo de los nobles de alta clase. De acuerdo con las normas de la escuela, la posición social de los estudiantes no influía. Sin embargo, viendo los comedores y los dormitorios, estaba claro que los nobles de clase alta recibían un trato diferente después de todo.

Esta era la primera vez en el gran comedor para Lilia. Debido a que normalmente usaba el otro, venir aquí en primer lugar era imposible. Ya que así era, probablemente era normal que toda la habitación se quedara en silencio cuando entró.

Lilia barrió lentamente con la mirada a través del silencioso comedor. Cualquiera que se encontrara con su mirada apartó los ojos bruscamente. Sintiendo algo de incomodidad, pensó que sería mejor rendirse y regresar después de todo.

—Lilia, ¿qué ocurre? Ven, vamos. —dijeron entonces.

Era la voz de Tina. Girándose, se encontró con los ojos de Tina que la miraba con una sonrisa. Sin evitar su mirada lo más mínimo, una sonrisa alegre.

—Sí, tienes razón. Vamos.

Las comisuras de la boca de Lilia también terminaron levantándose en una sonrisa. La incomodidad y los sentimientos anteriores se borraron y olvidaron.

Infinidad de largas mesas estaban alineadas en el comedor. Sin prestar atención a la silenciosa atmósfera, Tina se dirigió dentro. Encontrando dos asientos juntos, hizo una seña para llamar a Lilia.

No dar aviso de la tranquilidad fue probablemente un gesto de cortesía hacia Lilia.

—Solo siéntate aquí Lilia. Iré a ordenar la comida. Sin embargo, me pregunto por qué está todo tan tranquilo hoy. —dijo justo cuando Lilia se sentía agradecida por ello.

Incorrecto. Tina simplemente no se dio cuenta en primer lugar.

—¿Quizás esta chica es algo así como una cabeza hueca?

—Me pregunto sobre eso, eh.

—Lilia, te lo pediré también, así que, ¿qué te gustaría?

—Lo dejo en tus manos. Comeré lo que tu pidas.

—Lo tengo. ¡Ahora vuelvo!

Dicho esto, Tina se dirigió a la parte interior del comedor donde estaba el mostrador. Detrás de éste había una multitud en personal de cocina, donde ordenabas y recibías la comida para llevarla a tu asiento. La comida era gratuita y se puede repetir si se desea.

Hundiéndose en su asiento, Lilia dejó escapar un suspiro lentamente. Los estudiantes circundantes finalmente comenzaron a hablar normalmente de nuevo. Con la atención fuera de ella, Lilia finalmente pudo relajarse.

Por cierto, Alisa no estaba con ellas. Diciendo que no quería ser una molestia, parece que la chica se fue a un comedor fuera del campus.

Lilia miró casualmente a su alrededor. En algún momento, muchos de los asientos en frente y a sus lados se habían desocupado. Mirando alrededor, había un grupo que se alejaba rápidamente con sus bandejas. Probablemente se habían escapado por miedo a Lilia. Ella solo acabó sintiendo un tinte de soledad por ello.

—Tina es de verdad una buena chica, eh.

—Sí… Aunque no me volveré así.

—Sí, no. Definitivamente no estoy buscando eso. Ese tipo de Lilia sería un poco asqueroso.

—Realmente me voy a enfadar, ¿sabes?

—Jajajaja.

Mientras charlaba con Sakura en su mente, Tina volvió llevando dos bandejas. Colocando una frente a Lilia, Tina se sentó a su lado. En las bandejas que trajo había dos artículos del menú, arroz blanco al vapor tibio y verduras fritas con carne.

—¡No importa cómo lo mires, este trato no es desagradable!

—Tenía la impresión de que solo era una diferencia con las habitaciones… Así que este es el tipo de comida que tienen aquí.

La comida ni siquiera fue servida para ellos. Mirando a otros estudiantes sentados un poco lejos, pudo ver que su comida no era muy diferente a la suya.

—¿Qué pasa, Lilia?

Ante la pregunta de Tina, Lilia se apresuró a sacudir la cabeza. Mostrando una sonrisa, dijo que no era nada.

Después de agradecer por la comida, los movimientos de Lilia se detuvieron. Estaba un poco perdida en cuanto a cómo se suponía que debía comer la comida. En primer lugar, no había ni cuchillo ni tenedor. ¿Para qué eran esos palos extraños?

—Ah, tal vez, ¿nunca has usado palillos antes?

—Ah… es verdad. No lo he hecho.

—Ya veo… Probablemente debería haber pedido otra cosa. Qué debo hacer…

—Tina. Déjame ver cómo los usas. Aprenderé mirando.

—Eh…

Tina pareció perdida por un momento, pero rápidamente recuperó su atención y asintió. Sostuvo las cosas llamadas palillos para que Lilia los viera. Con un método de sujeción poco familiar, los palillos se movieron ante los dedos de Tina y verdaderamente cogieron un pedazo de los vegetales fritos para que Lilia los viera. Asintiendo con comprensión, Lilia trató de imitar sus movimientos. Tal vez, ya que era su primera vez, era bastante difícil, pero después de mover los palillos repetidamente, logró dominarlo. Al igual que Tina, tomó un pedazo de verduras fritas y se lo llevó a la boca.

—Sí, no está mal.

Lilia asintió satisfecha, mientras que a su lado, Tina realmente parecía confundida esta vez.

—¿Qué pasa?

—Ah… Lilia, pareces ser realmente inteligente… A pesar de que me tomó bastante tiempo poder usar correctamente los palillos…

—Es así… Esta cosa… —murmuró Lilia desinteresada moviendo los palillos y rápidamente volvió a comer.

—De alguna forma, Lilia, pareces tener un montón de talento o algo… Muy impresionante. ¿Tal vez sea por tu buena memoria?

—Ah, sin embargo, no servirá de nada tu adulación.

—Aunque la personalidad es horrible.

—…

La cara de Lilia se contrajo ante el sarcasmo de su conversación. Recordando que había miradas sobre ella, rápidamente escondió su expresión, cubriéndola con una sonrisa forzada.

—¿Cómo está, Lilia? La comida de aquí.

—Bueno… realmente es comida para plebeyos, pero no es mala.

No creyó que freír simplemente carne y verduras al azar pudiera hacer algo que supiera tan bien como esto. Probablemente se debía a que no estaba acostumbrada a comer cosas como estas, pero la frescura de la experiencia fue bastante deliciosa.

Podría ser bueno volver otra vez a la próxima oportunidad. Pensó mientras se llevaba las verduras a la boca.

—¡Buaaaaa!

—¡Aah!

El grito de Sakura hizo que Lilia diera otro que la sorprendió incluso a ella misma. Tina dejó de moverse mientras miraba a Lilia con ojos llenos de sorpresa y sus alrededores también estaban mirando la expresión de Lilia preguntándose por lo ocurrido.

—No es nada en lo absoluto, jojojo. —dijo Lilia cuando se calmó, alejando las miradas circundantes.

Incluso ella sentía esa línea poco natural, pero ahora no era el momento de preocuparse por eso.

Lilia llamó a Sakura.


Nota del autor: Desde el momento en que cree esta configuración, he querido escribir esta escena todo el tiempo. Sin embargo, terminó siendo recortada.

[Maru: Bueeno, volvemos con esta historia de nuevo. Debido a algunos cambios pasaré a ser la traductora principal de esta novela. Intentaré ponerme al día pronto ;)]

♥ ❤ ♥

| Índice |

2 thoughts on “La poseída hija del Duque – Capítulo 20

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *