La poseída hija del Duque – Capítulo 28.5

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


POV Alisa

Soy Alisa Felis. Trabajo como doncella en el Ducado de Aldis. Mi carrera aquí comenzó cuando tenía doce años. En ese momento, mi padre creía que era demasiado pronto para mí y estaba en contra, pero como conseguí el permiso de mi maestra, me disculpé con mi padre en mi corazón cuando llamé a las puertas del Duque de Aldis.

Para mí, aún había muchas cosas que necesitaba aprender, así que verdaderamente podría haber estudiado un poco antes de venir aquí. Sin embargo, el lugar en el que deseaba trabajar, la Casa Aldis, no siempre buscaba contratar más personas. Especialmente porque existían condiciones relacionadas con la edad e incluso con la experiencia mágica. Como tenía bastante confianza con esto último, sentí que no debía dejar pasar la oportunidad.

Quería trabajar en el Ducado de Aldis sin importar qué. Más bien, fue con ese propósito que tomé la decisión de convertirme en criada. Y la razón era simple: quería ayudar a recompensar de cualquier manera que pudiera a la Señorita Lilianne, que una vez salvó mi vida.

Hubo varios exámenes, pero afortunadamente logré pasarlos sin problemas y comencé a trabajar como empleada doméstica de la Casa Aldis.

Naturalmente, comencé a aprender todo sobre el trabajo en la finca de parte de mis superiores. Su orientación fue muy estricta, pero al mismo tiempo pude sentir el cuidado que me brindaban al enseñarme.

Un día le pregunté a uno de mis superiores qué tipo de personas eran los miembros del Ducado Aldis. Lo que sabía que únicamente que la amabilidad de la señorita Lilianne me había salvado y la sonrisa amable del dueño de la casa.

El Maestro, el Duque Kelvin, es la misma imagen de un caballero modelo y erudito, según parece. Mientras poseía una habilidad de primera clase con la espada, su conocimiento también era digno de admiración. Su esposa, la señora Asha, era una figura destacada en la magia que había inventado muchas formaciones mágicas.

El hijo mayor, el Maestro Klaus, era, al igual que su padre, alguien que dominaba tanto la pluma como la espada. Parece que puede dar palabras estrictas a los trabajadores pero aún más es más estricto consigo mismo. Enfrentando el fracaso con sinceridad, en los casos en que termina reprendiendo a alguien por un malentendido, incluso si se tratara de criadas como nosotros, él bajaría la cabeza en disculpa.

El segundo hijo, el Maestro Theo, es diferente del resto de la familia, que posee una constitución más frágil. Debido a ello, pasa mucho tiempo en casa y siempre se aferra a su hermana mayor cuando la ve. Parece estar muy apegado a su hermana. Y esa hermana, la hija mayor, es la Señorita Lilianne. Pensé que era una persona amable, pero…

—Te lo diré por tu propio bien. Es mejor no involucrarse con esa persona.

—¿Eh? ¿Por qué?

—Caprichosa, altiva y egoísta. Un verdadero tirano de persona. Cada vez que abre la boca nunca está sin una reprimenda. De verdad…

—¿De qué podrías estar hablando?

Una mujer de mediana edad, la doncella principal que nos dirige, le envió una mirada al mayor. Mi superior rápidamente bajó la cabeza, y antes que de me diera cuenta, había escapado. Sin embargo, creo que eso la va a hacer enojarse más tarde…

—Eres Alisa, ¿verdad?

Al ser llamada por la criada, me enderecé.

—¡Sí!

—Con respecto a la Señorita Lilianne, no diré nada. Míralo con tus propios ojos y saca tus conclusiones. Veamos… A partir de mañana durante una semana, estarás con la persona que trabaja como sirvienta personal de la Señorita Lilianne. Al hacerlo, es probable que entiendas qué tipo de personas es.

Tras decirlo, la criada se dio la vuelta y se fue.

¡Voy a conocer a la Señorita Lilianne! Pensé emocionada.

Mi estado de ánimo se elevó, y felizmente terminé el trabajo restante. Incluso sentí que era una chica bastante simple en ese momento.

Y así llegó el día siguiente. Y con ello, llegué a entender las palabras de mi superior.

La Señorita Lilianne era una persona tiránica. No importaba lo que pasara, ella regañaría y reprendería sin fallar. Al ver esa figura a lo largo del día, la imagen que tenía dentro de mí se desmoronó completamente.

Estaba decepcionada. Ciertamente, nunca antes había intercambiado palabra alguna con ella. Sin embargo, como alguien que me había salvado, estaba segura de que sería una persona amable. Siempre lo había pensado.

No, más bien, me había convencido. Aunque mi casa solo tenía el estatus de barón, seguíamos siendo nobles. Era una cuestión de tiempo que las historias sobre el comportamiento de la Señorita Lilianne llegaran a nosotros. Sin embargo, nunca creí ninguno de esos rumores.

Pero, aun así, el hecho de que ella salvó mi vida no cambiaría. No importa qué tipo de persona sea, haré todo lo posible por servirles. Como lo decidí en mi corazón y continué mi trabajo, en algún momento, en lugar de mi maestra, fui yo la nombrada como doncella personal de la Señorita Lilianne. Parece que mi superior finalmente había optado por abandonar.

Acepté el puesto y comencé a trabajar exclusivamente para la Señorita Lilianne, pero quitando el hecho de que los reproches aumentaron, la situación no cambió mucho para mí y el tiempo pasó en un abrir y cerrar de ojos.

Hasta que un día, la Señorita Lilianne comenzó a comportarse de forma extraña. Constantemente murmuraba algo para sí misma y ocasionalmente, como si recordara algo, gritaba. Incapaz de hacer nada al respecto, simplemente la vigilé durante ese tiempo.

Los demás decidieron que era prudente mantenerse alejados de la extraña Ama ese día, así que no hubo nadie a mi alrededor más que Lilianne y yo. Desde que me dio ocasionalmente alguna orden, fue cuando me di cuenta. En todo el día, todavía no se había enfadado ni una vez.

Incluso ahora estaba murmurando algo para sí misma. No tengo idea de qué debo hacer con esto, pero si es posible, recé para que pudiera cambiar en una buena dirección de aquí en adelante.

Pero, por supuesto, al día siguiente había regresado a su ser habitual.

A partir de ahí, el tiempo continuó pasando, y casi me había olvidado de las excentricidades de la Señorita Lilianne de ese día. Un tiempo después, la Señorita Lilianne, que había estado viviendo en los dormitorios de la escuela, regresó a la finca. Como fue algo repentino, no pude hacer los preparativos necesarios, pero la Señorita Lilianne simplemente se encerró en su habitación y no volvió a salir.


Nota del autor:

Tenía la intención de escribir el siguiente capítulo hasta el final, pero comenzó a alargarse y me rendí. Pensé que lo haría a tiempo…

Así que ahí lo tienen, esta vez es desde el punto de vista de Alisa. Una historia de cuando Lilia no fue poseída por un espíritu maligno… Lo siento, me refiero a Sakura todavía.

Sería genial si pudiera hacer esta continuación del punto de vista de Alisa la próxima semana, pero la próxima semana estará bastante ocupada, así que me pregunto…

Maru
Bueno, solo presenciaste el comienzo de su psicosis xD

| Índice |

3 thoughts on “La poseída hija del Duque – Capítulo 28.5

  1. Khrystal MeL says:

    Sin duda Lilia al inicio no era el mejor personaje, pero me ha gustado su crecimiento y desarrollo. Claro todo gracias a Sakura.
    Por lo menos de todo lo que pasó Alisa decidió quedarse a su lado, y se ha vuelto un gran apoyo para Lilia
    Gracias por el capítulo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *