La poseída hija del Duque – Capítulo 29

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El día siguiente, y el siguiente de ese no tuvieron mucho éxito. Despertarse temprano y terminar el desayuno en su habitación, luego ir a clase. En las mañanas, las tres seguidoras comenzaban a hablar con ella, así que les seguiría la corriente sin ganas. Una vez terminadas las clases, iba al comedor antes de ir con Ray en la sala de la biblioteca. Allí lo ayudaba a estudiar y después de eso iba al comedor de uso noble para comer antes de encerrarse en su habitación. Eso fue lo que continuó haciendo durante dos días.

Por supuesto, durante esos días, después de la cena ella se encontraba con la niña agente. Parece que al trabajar enfocándose en una persona cada día, estaban investigando adecuadamente su solicitud. Primero fueron dos de sus seguidoras, pudiendo así averiguar las relaciones y nombres de sus familias.

Parece que es mejor no involucrarse con esas dos, eh.

Sí. Pero ignorarlas de repente no es bueno. Creo que estaría bien simplemente aceptar sus conversaciones casuales.

En efecto.

No era como si esas dos familias tuvieran tratos turbios o algo así. Es solo que realmente no deberían tener nada que ver con ella. Probablemente ni siquiera los haya conocido antes en alguna fiesta de noche. Probablemente solo fueron atraídas por el nombre Aldis y trataron de aprovechar la oportunidad. Realmente era bastante inútil. Ya ni siquiera estaba comprometida con el Príncipe.

Creo que sería mejor para ellas estar halagando a Tina llegados a este punto.

El orgullo de un noble seguramente no se lo permitiría. Qué estúpido.

Lilia. Hay un espejo justo ahí, así que creo que deberías intentar echarle un vistazo.

Qué quieres decir…

Aparte de eso, no había nada para destacar de sus días. Tina tampoco vino de visita. Probablemente pensó que si la invitaba cuando el Príncipe la vigilaba, causaría problemas para Lilia. Bueno, no podía evitarse que pensara eso en ese momento, por lo que Lilia también decidió  mantenerse en silencio por un tiempo.

Y así llegó el fin de semana. Esta academia tenía dos días libres durante el fin de semana. Oficialmente, el primer día se suponía que era para autoestudio, pero, ¿cuántas personas se lo tomaban realmente en serio y lo harían?

Bueno, creo que debería haber bastantes. Ray creo que definitivamente lo haría y Tina probablemente también.

Cierto.

Ah, claro que eso incluye a Lilia también. Como era de esperar de Lilia. ¡Así que date prisa y resuelve el problema! ¡Eres demasiado lenta!

Dame un poco más…

Ella de verdad se ponía estricta cuando se trataba de estudiar. Pero nunca daba demandas irrazonables, por lo que Lilia solo podía trabajar tácitamente en sus estudios. Estaba trabajando actualmente para resolver uno de los problemas que Sakura le había preparado.

Cuando llegó el almuerzo, se comió los sándwiches que le dijo a Alisa que pidiera mientras continuaba estudiando. No hay descansos. No tenía la necesidad. Simplemente se concentraba en los problemas delante de ella.

Después de terminar finalmente los problemas, estaba escuchando la evaluación sobre ellos cuando alguien llamó a la puerta.

—Señorita Lilia. Ha llegado una invitación.

—¿Una invitación? ¿Para qué?

Dirigiéndose a la puerta, Lilia tomó el sobre de Alisa, lo abrió y leyó el contenido. Era para una fiesta esta noche.

Los terrenos de esta academia eran extensos. Una o dos veces al mes, los fines de semana usaban un rincón de este lugar para celebrar una fiesta por la noche. Los organizadores pueden ser la Familia Real o la propia academia, dependiendo del evento. Y así, según el organizador, diferentes personas serían invitadas. Para decirlo sin rodeos, si fueran los miembros de la realeza invitarían a los nobles de clase alta, y si fuera la academia, todos, incluidos los plebeyos, recibirían invitación.

Lilia pertenecía a una casa ducal, por lo que estaba segura de recibir invitaciones para todas las fiestas. Puede haber sido un suceso regular, pero por lo ajetreadas que han sido las últimas tres semanas, se había olvidado por completo.

—Señorita Lilia, ¿cómo debemos responder?

Lilia ojeó la invitación y confirmó el organizador. Era la Familia Real. Como obviamente el Príncipe estaría allí, la vieja Lilia no se habría perdido el evento para nada. Pero el Príncipe probablemente ni deseaba su asistencia. Justo cuando pensaba en inventar una enfermedad como excusa, Sakura la interrumpió.

¡Lilia, espera!

¿Qué?

Esta fiesta, si no llueve se celebrará al aire libre, ¿no?

Sí.

Y la gente es libre de ir y venir, ¿verdad?

Sí.

También habrá lugares menos visibles, ¿cierto?

Es correcto.

Si te vas un poco antes, ¿podrás cambiarte de ropa allí?

Es factible.

¿Qué quería decir ella?

Date prisa y llega a tu conclusión ya.

Entonces, ¿quieres escabullirte hacia el lado sur? Sugirió Sakura justo cuando Lilia comenzaba a irritarse.

Lilia se tragó la propuesta. Bajó los ojos y se lo pensó detenidamente. La razón por la que no podía dirigirse al lado sur era que su cara era bien conocida por estas partes y su estado causaría problemas. Si ella pudiera ocultar su identidad, ¿no funcionaría?

Sakura.

¡Qué!

Tu idea, está bien.

Como se esperaba de Lilia, Sakura se rió alegremente. Lilia hizo un gesto de asentimiento, y luego se volvió hacia Alisa.

—Iré. ¿Puedo dejarte los preparativos?

Con la situación actual y todas, Alisa probablemente no esperaba tal respuesta, ya que su ojos se agrandaron y se quedó sin habla por un momento. Sin embargo, se recuperó rápidamente y le hizo una reverencia respetuosa.

—Ciertamente.

Y así, Alisa salió de la habitación y Lilia volvió a su escritorio. Justo cuando estaba a punto de comenzar a pensar en las cosas por venir, Sakura intervino.

Sakura. ¿Qué vamos a hacer para el disfraz?

Ah…

Sí. Incluso si querían usar un disfraz, en realidad no tenían uno disponible. La única ropa en la habitación de Lilia eran uniformes o vestidos llamativos. Aun si fueran a comprar algo ahora, Lilia solo podía ir a las tiendas del lado norte. Y no había forma de que estuvieran vendiendo ropa que pudiera usar como disfraz.

| Índice |

3 thoughts on “La poseída hija del Duque – Capítulo 29

  1. Khrystal MeL says:

    Ya quiero ver su aventura en el lado sur. Y también espero el momento en el que el príncipe se arrepienta de haber roto su compromiso
    Gracias por el capítulo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *