La poseída hija del duque – Capítulo 4


Regresando a donde se encontraban las macetas, parecía que Alisa había estado esperando obedientemente, tal como se le había ordenado, al ver el regreso de Lilia, por alguna razón la sirvienta dejó salir un suspiro  de alivio.

—He hablado con padre. Me ha permitido criar las flores aquí..

Ante la declaración repentina de Lilia, Alisa le dio una reverencia conforme.

—Estas flores pertenecerán a la señorita Lilia. Entonces…

—Por ahora, Alisa, tráeme las herramientas. Inmediatamente.

—Eh, ah… Sí. Desde luego.

Aunque parecía un poco insatisfecha, Alisa corrió por las herramientas. Mirando como su sirvienta se marchaba, Lilia simplemente se quedó ahí esperando. Sakura hizo un sonido en protesta como si tuviera algo qué decir, pero fue ignorada.

Alisa regreso en corto tiempo, y en sus manos llevaba una cesta con una pequeña pala y otras varias herramientas de jardinería.

—Gracias por su paciencia.

—Si. Esta bien Alisa.

Bajo la intensa mirada de Lilia, Alisa mostró una expresión de pánico, insegura de lo que había hecho mal para disgustar a su ama. Probablemente, completamente ignorando de los pensamientos internos de Alisa, Lilia continuo.

— A partir de hoy estas macetas con flores me pertenecen ¿cierto?

—Si… eso es cierto.

—Como sea, No tengo ninguna idea acerca de cómo hacer crecer flores.

Mirando a Alisa con confusión, Lilia le tendió la bolsita de papel con las semillas. Al recibirlas, el desconcierto de Alisa se profundizó.

—Tú las harás crecer.

—Eh.

—Por supuesto, desde qué estás son mis macetas, te ayudare. Ese es el porque he ido tan lejos contigo. Te daré mi ayuda, por lo que mejor haz que florezcan maravillosamente cuando el momento llegue.

Finalmente, pareciendo entender sus intenciones, los ojos de Alisa se agrandaron. La risa ahogaba qué se escuchaba de Sakura era algo desagradable, pero Lilia todavía tenía una cosa qué quería decir.

—Tu eres mi sirvienta personal. Es mi deseo verlas florecer magníficamente. Puedes hacer que pase ¿cierto?

Alisa asintió con rapidez y le dio una gran reverencia.

— ¡Si! ¡Muchas gracias señorita!

Mientras sentía un poco de emoción al dar órdenes como superior, Lilia inmediatamente comenzó a trabajar, sacando la pala de las herramientas que Alisa había traído.

—Bueno, entonces empecemos a plantar. ¿Me enseñarias como se hace Alisa?

— ¡Si! ¡Por supuesto!

Lilia tuvo que estrechar un poco sus ojos por el brillo abrumador que mostraba el rostro de Alisa.

Al terminar su jardinería con Alisa, Lilia se preparó  para tomar un baño. Después de haber ordenado a Alisa qué le trajera un cambio de ropa limpio, Lilia se dirigió hacia los baños.

—Bueno, ¿acaso no eres solo una colegiala ruborizada?

En el camino, la alegre voz de Sakura salio. Al verse ignorada, Sakura simplemente continuo.

—Hiciste las cosas de tal manera que levantas plantas y mantienes tu orgullo como maestra, pero Alisa probablemente ya lo tenía resuelto, ¿sabes?

—Oh cierra la boca. Segui tus instrucciones como dijiste por lo que no deberías tener quejas, ¿correcto?

— Por que por supuesto, lo hiciste muy bien.

— Tu tono siempre tiene que ser tan irritante, huh…

Lilia era consciente que el responderle sería solo una perdida de tiempo, así que entro al baño sin decir nada más.

Terminando con su baño, Lilia se cambió en el vestido que Alisa le había preparado y se dirigió hacia el comedor. Con tanto tiempo dedicandole al trabajo de tierra, la hora del desayuno había llegado.

—Me pregunto qué habrá en el menú de hoy~. Estoy deseando verlo.

— No es como si tu fueras la que va a comer aquí.

—Fufufu. He aquí, ¡uno de mis poderes angelicales especiales! ¡Todas tus sensaciones son compartidas conmigo!

Sakura lo presumió con un “¡Ahem!”. Si hubiera tenido un cuerpo, seguramente habría inflado su pecho con orgullo. Al imaginar con facilidad aquella escena, Lilia no pudo ocultar su sonrisa.

— Entonces, en realidad no eres un ángel, o si?

— P0R 5UPU35T0,  ACA50 N0 35 0VI0. (monótono)

—Por qué estás hablando así…

Mientras trataba de imaginar qué clase de cosa era en realidad Sakura, Lilia abrió la puerta del comedor.

Una larga mesa se encontraba en el centro del gran cuarto.  El resto de la familia ya se encontraban sentados en ahi. El padre de Lilia, Kelvin, su madre Ascha, su hermano mayor Klaus, y su pequeño hermano Theo eran los cuatro que actualmente estaban sentados en la mesa. Junto con Lilia, hacían cinco familiares del Duke Aldais que residían en el estado.

Con Lilia llegando a la mesa, los sirvientes empezaron a servir el desayuno. Con el fresco pan en el centro de la mesa, los tazones llenos de sopa fueron puestos frente a los comensales. Una mermelada a base de frutas fue puesta también.

A pesar de que era un desayuno más bien sencillo para el clan del Duke quien era el segundo poder justo debajo de la familia real, esto era algo normal en la mansión. La madre de Alisa prefería comidas sencillas, los grandes banquetes que eran imposibles terminar eran ajenos a esta casa.  Esta era una de las cosas que molestaban a Lilia.

— Qué embarazoso es que tus comidas sean aún más inferiores a los barones del país.

— Bueno, hey.  Es delicioso por lo que está bien.  El sabor aquí es mejor que cuando vamos a los banquetes ocasionales, ¿cierto?

Lilia negó con la cabeza, incapaz de comprender el punto de vista de Sakura.

Con ahora todos reunidos, comenzaron a rezar al dios de ese mundo.

Nadie habló durante la comida. El silencio permaneció todo el rato en el lugar. De acuerdo con su madre, esa era la mejor manera de mostrar aprecio hacia las personas que la prepararon. Al final, el razonamiento de aquello era igualmente incomprensible para Lilia.

— Así que la que está detrás de todas las acciones no- duque era la señorita Ascha. No es eso genial

— No puedo entenderlo en absoluto. Negar todos los privilegios que nos otorgan.

—Ahaha. Lilia enserio nació como una aristócrata natural.

Aunque Lilia sentía deseos de replicarle, sería un esfuerzo  inútil, o más bien un esfuerzo inútil y desgastante contra Sakura. Por lo que sin preocuparse terminó su comida.

—Sep. Fue muy delicioso después de todo. Esa mermelada en especial fue deliciosa también, ¿no lo crees?

—¿Mis sensaciones están realmente compartidas contigo? De cualquier forma, ¿qué tipo de cosas son las que odias?

Ella había creído que aquello había sido una broma, pero sus sentidos en verdad parecían conectados por el tono encantado qué la voz de Sakura mostraba. Mientras se sorprendía un poco por aquello, Lilia mostró una expresión traviesa.

—Pimientos verdes. ¡No hay manera que pueda soportar su amargura!

—Muy bien. Me esforzare por recordarlo.

— Espera, espera, qué es lo que vas a hacer, no hay manera de que pueda soportarlo, sabes, odie esa mermelada, ¡enserio!

[Nota Alice : Esa Sakura es una loquilla XD]

Después de ese punto, Sakura se mantuvo insistiendo acerca de la comida que en verdad “odiaba”, pero fue todo ignorado. Con el silencio alrededor del tiempo en que la comida terminó, Lilia inclinó ligeramente su cabeza, reflexionando acerca de su próximo movimiento.

—Lo siento mucho… por todo, pero  por favor, solo aléjate de los pimientos verdes  crudos …. Puedo lidiar con cualquier otra cosa…

Era una voz absolutamente lastimosa, al escucharla Lilia irremediablemente escupió el agua que se encontraba bebiendo. Pasmando a las personas de su cercanía, los sirvientes se precipitaron con rapidez, sin embargo la mente de Lilia estaba atenta en otra cosa.

— Era solo una broma, no voy a hacer ese tipo de cosas raras ¿bien?

— ¿Enserio?

—En serio, de verdad, lo prometo.

—Lilia… ¡Muchas gracias!

Esta vez su voz se había convertido en alguien completamente feliz, una voz que fácilmente podría ser imaginada como alguien bailando de alegría. Apesar de casi caer en la locura por su entusiasmo, no le parecía algo malo del todo.   

Con la mesa sucia que rápidamente fue limpiada por los sirvientes, el padre de Lilia lentamente abrió su boca para hablar.

—Lilia. Acerca de lo que hablamos esta mañana…

Preguntandose de qué se trataba, Lilia se volvió hacia su padre. Desde que ella no había hecho nada malo, al mirar de cerca el rostro de su padre, este parecía devolverle una mirada incómoda.

—Escuche la historia por Alisa…

—Es eso así. ¿Hay algún problema?

Mientras Sakura había pensado qué no habría problemas, el juicio de su padre podría ser diferente. Espero nerviosamente a que su padre continuara.

—No, no hay problemas. Parece que vas a criar esas flores junto con Alisa de ahora en adelante huh.

—Si. Ah, por cierto, Padre. Me gustaría tener a Alisa como mi sirvienta personal, ¿podrías aceptarlo?”

Confusión apareció en los ojos de su padre. Sin embargo mientras se enderezaba , esta desapareció dando paso a una sonrisa irónica.

[Alice :¿ escuchan eso? es el sonido del corazón de Alisa rompiéndose al no ser tomada en cuenta por su ojou #prayforAlisa]

—Aunque en primer lugar, se supone que Alisa fue asignada como tu sirvienta personal desde antes…

—Huh? Mis disculpas, Padre. No creo entender tus palabras…

. Esas palabras fueron dichas por su padre en voz baja. No fueron escuchadas con claridad la primera vez, pero, en esta ocasión su padre simplemente negó con la cabeza como respuesta.

—No te preocupes por eso. Con respecto a Alisa, no tengo ningún problema. Puedes tomarla como tu sirvienta personal.

—Enserio? Muchas gracias, Padre.

—¡Lilia! ¡Tiempo de sonreir!

Ante la repentina exclamación de Sakura, la expresión de Lilia reflejo un ceño dubitativo. No era como si algo realmente bueno hubiera pasado, por lo que sonreír parecería algo raro. A pesar de eso, ante la presión de Sakura, seguiria sus indicaciones por ahora.

—Muchas gracias de verdad, Padre.

Expresando de nuevo su agradecimiento, mostró una sonrisa. Había sido entrenada acerca de cómo sonreír desde pequeña por lo que no tendría problemas. Sin embargo, la sonrisa irónica de su padre solo se hizo más profunda

—No hay necesidad de sonreír. No te preocupes por eso.

—Espera un seg… ¡Fue un fracaso?

—¿¿Ehh??

Parecía que Sakura no era omnipotente después de todo.  Parecía que su propio juicio también sería necesario, pensó Lilia mientras su imagen de Sakura decaía un poco. Rápidamente regresó la vista a su padre cuando este se aclaró la garganta.

—Regresando al tema, he escuchado qué vas a criar las flores junto a Alisa. Para ser honesto, desde qué siempre has pensado solo en ti, estaba bastante sorprendido.

—Mi, eso es horrible padre. Siempre estoy preocupada por los de mi entorno también.

Cuando el rostro de su padre se crispo ligeramente, su madre y su hermano mayor lanzaron pequeños suspiros. Solo su hermano pequeño tenía una expresión en blanco mientras contemplaba las reacciones de todos los demás.

—Bueno, sep. De acuerdo. Lilia. Cuida a las personas que están a tu alrededor.

Su madre lo siguió y sus dos hermanos también salieron a toda prisa. Sola en el comedor, Lilia simplemente miró la salida con la cabeza ladeada hacia un lado en duda.

♥ ❤ ♥

                

| Índice de capítulos |

4 thoughts on “La poseída hija del duque – Capítulo 4

    • Tanuki says:

      Buenas, yo soy Tanuki el editor a cargo de esta novela, Alice la traductora esta ocupada por estas fechas pero si hay algun avance los mencionare en el capitulo 5 en algun comentario o nota nueva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *