La poseída hija del duque – Capítulo 8

Traducido por Alice

Editado por Tanuki


A pesar de las palabras de Sakura, no importaba cuantas veces Lilia tratara de entenderlo, le era imposible. Ella sentía que el pensarlo por su cuenta era probablemente una pérdida de tiempo.

—Hey, Alisa.

Cuando Lilia llamó a Alisa qué se encontraba sentada frente a ella, un “si” sonó inmediatamente.

—No puedo entender las acciones y comportamientos de Theo, Alisa ¿Podrías explicarme?.

—Eso… Podría haberlas entendido, pero no estoy segura si estoy en lo correcto.

—Así que eso es…

Alisa sabía. Por lo tanto, al recordar todo lo qué había pasado hasta ahora, Lilia también podría llegar a alguna respuesta. Los acontecimientos de hoy, y al pensar en el encuentro con Theo, la conclusión que sólo podía ocurrírsele fue.

— ¿Él quiere llevarse bien conmigo…?

Después de murmurar aquello, Lilia inmediatamente se burló de sus palabras.

—Como si pudiera ser el caso. Debe haber un límite de ser consciente de uno mismo.

Al escuchar aquello, Sakura dio un cansado suspiro y Alisa puso una expresión triste, pero Lilia no noto nada de eso.

La distancia desde Aldis, el feudo del duque, a la academia, podía ser recorrido en alrededor tres horas en carruaje. Con eso en mente, incluso si dejaba el feudo por la tarde, podía llegar el mismo dia con tiempo de sobra. De cualquier forma, por hoy Alisa esperaba pasar el resto del día en el dormitorio, y partir del feudo por la mañana para evitar toparse con alguien. Después de que las clases terminaran, los alumnos volverian a los dormitorios por la noche, por lo que si entraba a su habitación ahora, en teoría no habría nadie para interrogarla.

La declaración del príncipe acerca de la ruptura de su compromiso ya debía ser bien conocida. Solo el imaginar las miradas que atraería le causaba temor. Dicho esto, era imposible asistir a la escuela sin toparse a alguien conocido. Hoy sería la única excepción.

—Nada cambiará incluso si huyes ¿verdad?

—Oh, cierra la boca…

Lilia también entendía eso. Ese era el por qué del solo por hoy. Evitando a las personas que podrían reconocerla, usaría esta noche para fortalecer su resolución. Sabía que esa era solo una excusa que ella misma inventó. Aún así, para Lilia, esta era la única opción posible qué podía tomar.

Pasando un poco el mediodía, la academia empezaba a divisarse desde el camino.

Los terrenos de la academia eran bastantes grandes. A lo largo de ese enorme edificio se encontraba la educación, el entrenamiento y varias instalaciones deportivas coexistiendo. En tiempos de lluvia, incluso había instalaciones deportivas dentro del campus. Además, aunque se encontraban a un costado de la academia, los dormitorios tenían un tamaño más grande que el edificio principal.

—Señorita Lilia. Yo…

Con la mirada en la academia , Alisa volteo su cara hacia su maestra. Antes de que pudiera entonar palabra, Lilia anticipando su pregunta respondió con rapidez.

—Tu estarás en el mismo cuarto conmigo.

—Eh…

— ¿Hay algún problema?

Cuando Lilia entrecerró sus ojos cuestionando a la doncella, Alisa negó con rapidez con su cabeza. Lilia acepto su respuesta, mirando hacia otro lado.

—Para estar atrapada con la señorita egoísta desde el amanecer hasta el anochecer, qué lamentable.

—Y quién podría ser.

—En verdad, ¿me lo pregunto?

Aquella era una voz que parecía llevar consigo una sonrisa maliciosa. Lilia frunció el ceño.

—Después de todo, solo soy ruidosa y egoísta, ¿cierto?

Lilia se enfurruño mientras lo decía. Sakura se reía diciendo que era una broma.

— ¡E-eso no es lo que quería decir!

[Traducido por Reino de Kovel]

Alisa grito al mismo tiempo. Lilia se puso rígida por la sorpresa. Incluso Sakura no había esperado qué Alisa respondiera al murmullo de Lilia, quedandose sin palabras.

Alisa la miraba con una expresión sería. Lilia lo pensó por un momento, y asintió ligeramente.

—No hay diferencia entre hablar con ella ahora o más tarde, ¿cierto?

—Sip, Te lo dejare a ti.

Al recibir el reconocimiento de Sakura, Lilia abrió su boca.

—Hey, Alisa. ¿Es eso realmente cierto?

— ¡Por supuesto! ¡Definitivamente eso no era lo qué estaba pensando acerca del comportamiento actual de la señorita Lilia!

—Entonces, ¿qué piensas ahora?

—Eso… por supuesto no pienso de esa manera.

Aunque Lilia decidió pasar por alto la pausa en las palabras de Alisa, no se sintió particularmente molesta por ellas. Era una respuesta que esperaba.

—Alisa. Nuestras voces no serán escuchadas por las personas de fuera, ¿cierto?

— ¿Eh? Si, no les llegan pero…

—Entonces tengamos una conversación franca.

Lilia lo dijo mientras arreglaba su postura, mientras la expresión de Alisa se tornaba seria.

—Como ves, he decidido cambiar. Por tal motivo he estudiado cosas que no quería  estudiar, y trabajando para arreglar mi difícil temperamento. Pero estando sola hay límites acerca de lo que puedo lograr, y qué las personas qué me rodean ciertamente no entenderían.

Estaba repitiendo sólo las palabras que Sakura le había dicho. Lilia por sí misma, hasta ese dia, no comprendía dónde estaban todas esas fallas de las que hablaba. Incluso con eso, en esa semana, había logrado crear un cambio en la percepción de las personas acerca de ella. Era por eso qué Lilia escuchaba a Sakura. Era por eso que simplemente había seguido las palabras de Sakura.

—Yo, para poder cambiarme, quiero a alguien que me ayude. Alguien que sabe bien cómo era antes, una persona que pueda decirme “no” cuando sea necesario.

—Es eso… ¿lo que desea de mí?

—Es correcto. No estaría diciendo todo esto si quisiera otra casa, ¿cierto?

Alisa cerró sus ojos y guardó silencio. Su expresión permaneció sería. Lilia se abstuvo de interrumpir sus pensamientos, esperando en silencio su respuesta. Mientras continuaban, simplemente dejar sus cuerpos moverse por el carruaje, finalmente cuando la academia empezaba a acercarse, Alisa abrió su boca..

—Señorita Lilia. Por favor solo dígame una cosa.

— ¿Qué?

— ¿Usted sigue apuntando por su alteza?

“Qué franca”, pensó Lilia mientras sonreía internamente con amargura. Con una expresión estudiada, negó con la cabeza.

—Ya lo he superado.

— ¿En serio?

—Bueno, estaría mintiendo si dijera que ya no tengo sentimientos hacia él del todo.

Con un poco de burla ante su respuesta, Alisa finalmente mostró una sonrisa. Con un “lo comprendo” asintió.

—Si usted está bien conmigo, por favor permítame ayudarle. Soy la sirvienta personal de la señorita Lilia después de todo.

A la respuesta positiva de Alisa, Lilia le dio un asentimiento satisfecho. Como había dicho Sakura, había una gran diferencia entre tener o no tener un asistente a su lado. Podía ser un pilar de soporte emocional, y en cierto sentido aquella era la parte más importante.

Con un “estoy a tu cuidado”, Lilia devolvió su vista a la ventana. Ella estaba de hecho un poco feliz, pero principalmente avergonzada, aunque Alisa no lo noto y continuó hablando.

—Bueno entonces, en cuanto a mi opinión acerca de cómo ha sido la señorita Lilia hasta ahora, ¿debería decirlo ahora?

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

4 thoughts on “La poseída hija del duque – Capítulo 8

  1. darkeztblue468 says:

    Awww lo unico que necesita es una tachi o un tipo que la haga enloquecer y le enseñe “paso a paso” a ser una dama sensible y considerada…cof cof uh,si.

    Por que un principe probablemente sea miserable a su lado.

  2. Dany says:

    Esperando el siguiente con ganas, está prota no tiene la inteligencia de iris ni el carisma de bakarina, tiene todas las de perder, veremos cómo se defiende…

  3. Dany says:

    Jajaja. Eras cruel, despiadada, egoísta, egocéntrica, burlona, gritona, no tienes tacto, fría, hipócrita y floja pero…. Soy masoquista por eso estaba pendiente de ti todo este tiempo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *