La Princesa derriba banderas – Capítulo 29: El encuentro de la princesa reencarnada (2)


El sonido duro de mis pasos resonó por toda la no muy amplia habitación.

Esta era una de las bibliotecas del palacio, pero era más bien una extensión. El volumen total de libros guardados aquí no eran muchos.

Pero, había un montón de libros valiosos que el edificio principal dentro de los terrenos del palacio no tenía. Además de eso, sólo los que tenían permiso se les permitía acceder, por lo que no tenía que preocuparme por ser observada.

Entre las estanterías y las escaleras, había muchos puntos ciegos, por lo que Klaus debía estar loco por la preocupación, pero la seguridad era estricta por lo que sería difícil que personas sospechosas se infiltraran.

Las dimensiones de las ventanas no eran lo suficientemente grandes para que las personas lo utilizaran como un punto de entrada, tampoco.

Seguro, y lo más importante, tranquilo. Como un lugar de concentración, era un gran lugar.

Me detuve delante de una estantería y tomé un libro. Era bastante viejo, pero el mantenimiento debe haber sido a tope, porque no había olor de moho.

Subí las cortas escaleras, avanzando por dentro. Ahora, llevando dos volúmenes en mis brazos, aventurandome aún más adentro.

Un atlas, una revista médica, y por último …

—¿…?

Oí el sonido de un pequeño ruido.

La única cosa delante de mis ojos eran estanterías, así que me volví en la dirección de ese sonido. Una pequeña ventana se había colocado al final de la pared para evitar daños a los libros.

Frente a ella había un solo hombre.

—!

Yo no había notado su presencia, así que instintivamente di un paso atrás del susto.

Sin embargo, sin dirigirme una sola mirada, el hombre se volvió silenciosamente a una página del libro.

No era… un intruso descarado. Con su cara de perfil, parecía muy familiar.

El cabello rubio de platino que originalmente había confundido con blanco al principio brillaba desde la estrecha luz que entraba. Diferente de mis rizos, su cabello fino y sus propias tendencias arrojan una sombra sobre una hermosa frente.

Sus ojos, enmarcados por largas pestañas, eran del color de un brillante cielo invernal. De perfil, desde el puente limpio de su nariz hasta sus delgados labios, sus rasgos faciales estaban muy bien armados pero carecían de cualquier fragmento de emoción.

—¿También estás aquí para leer?—preguntó, sin siquiera molestarse en mirarme.

—…

A pesar de que no era un reproche, me atraganté por un instante.

—Por qué estás tú aquí…

Sin contestarle, le hice una pregunta a cambio. Mi voz salió de mi garganta, pero aunque no era ronca, era bastante rígida.

—…

Después de varios segundos, él cerró el libro.

Aunque no hubiera sido muy fuerte, mis hombros se tensaron nerviosamente por el sonido. Lentamente alzó la cara para mirarme. Sus ojos de color claro reflejaban mi imagen.

—¿Es extraño para mí estar dentro de mi propio palacio?

Incluso el movimiento de inclinarse ligeramente la cabeza hacia un lado parecía haber salido directamente de un cuadro. A pesar de que estaba en medio de los años treinta, no había ni una mancha ni una arruga en la cara.

Recibir una dura mirada de este hombre cuya apariencia buena parecía que no podía ser real me hizo querer huir gritando, pero clavé los talones y sacudí la cabeza.

—No, padre.

—Ya veo.

El nombre del hombre que estaba delante de mí era Randolf von Werfald.

Su Majestad el Rey, el gobernante actual de Nebel. Mi padre.

Lo llamé mi padre, pero prácticamente no había relación entre nosotros como padre e hija.

No teníamos una relación donde pudiera reunirme libremente con él, y tampoco había sentido de afecto alguno. Más que cualquier otra cosa, encontré difícil de tratar a esta persona.

No era como si no tuviera preguntas sobre la cabeza del estado deambulando en un lugar sin un solo compañero, pero francamente, yo no quería involucrarme.

Vamos a encontrar lo que he venido aquí y salir sin demora.

Me decidí a concentrarme en encontrar los libros como había planeado originalmente.

… Pero.

—…

Lo que me faltaba y la estantería que estaba buscando no podía estar delante de esa persona, ¿no?

Si lo recordaba correctamente, se suponía que los materiales relacionados con la historia estaban al final.

Le eché una rápida mirada al costado.

Padre no hizo ningún movimiento para salir del camino, y poco a poco volvió a las páginas del libro. Oye, sentirme diciéndote que te alejes del camino.

Muévete, deja paso, por favor, aléjate. Traté de enviarle mis pensamientos, pero fue ineficaz.

Se movía a su propio ritmo. Todo en él, desde sus ojos impasibles persiguiendo a los personajes hasta el dedo huesudo y pálido, volteando las páginas, parecía decir que no había nadie más a su lado.

Su perfil indiferente, que me irritaba tanto, no era más que una cara bonita.

—Quemarás un agujero en mí mirando así.

—!

¿Cuánto tiempo llevaba mirándolo?

Recordé que sus dedos iban y venían cuatro o cinco veces. No seguí contando después de eso, así que no estaba segura, pero un sonido horrorizado salió de mí.

—Si tienes negocios conmigo, dilo. ¿Para qué tienes una boca?—preguntó desapasionadamente.

—…

Las palabras que dijo eran muy razonables. Pero realmente me hizo perder el tiempo.

Estúpido. Mentalmente juntando las manos en puños, pegué una sonrisa en mi cara.

—Disculpe. Quería leer un libro sobre historia—Dije, implícitamente diciéndole que se moviera, pero mi padre no parecía que pudiera ser molestado.

Parecía que no tenía ninguna intención de ceder su lugar. Me miró a mí y a los estantes, y al cabo de un rato abrió la boca.

—¿Qué era?

—¿…?

—Le estoy diciendo que indique el tema que desea investigar.

¿Por qué estaba preguntando eso?

Estaba perplejo. Cuando no le respondí, él sin decir palabra preguntó: ¿Eres lenta?

¡ARGHHHHH! ¡¡¡ESTOY TAN ENOJADA!!!

—¡El señor Oscuro!

En el momento en que le grité irritada, mi padre dejó de moverse por un momento.

Esos ojos únicos con su color como el hielo fino reflejaron mi imagen. Sus emociones no podían ser leídas, y vacilaba bajo su mirada.

—¿Quieres un cuento de hadas?

—…No.

Su voz baja era tan plana como siempre. La cólera y el deleite estaban ausentes; No se pudo detectar ningún fragmento de emoción.

Pero por alguna razón, estaba aterrorizada. Como si una cuchilla estuviera siendo empujada contra la parte detrás de mi cuello, y mi corazón se encogía de miedo.

Tal vez yo involuntariamente había traído la ira del dragón sobre mí.

Sin embargo, no pude evitar negarlo.

—El Señor Oscuro no es un personaje dentro de una historia. Él no existe como una fábula para calmar a un niño que tarda horas en dormir.

—¿Quieres decir que era real? ¿Algo que no es más, y que sólo queda en las descripciones de los textos antiguos?

—Los documentos son la prueba viviente de nuestros antepasados. Han pasado varios cientos de años de tiempo, pero incluso después de que los recuerdos de la gente se han desvanecido, el regalo que nuestros antepasados han dejado atrás son los métodos que podemos utilizar para luchar contra la oscuridad.

Involuntariamente, empecé a ponerme nerviosa a medida que hablaba de nuevo con él.

No podía retroceder precisamente porque sabía que el Señor Oscuro existía en este mundo.

¿Cuánto horror enfrentarón las personas que lucharon contra el Señor Oscuro? ¿Cuánto sufrieron?

Eran testigos de una fuerza que desafiaba el conocimiento, que por sí solo arrasó con todos. Pero incluso cuando perdieron continuamente sus hogares, fueron asesinados y pisoteados, lucharon sin renunciar a la esperanza. No pude evitar tener admiración y respeto por esa gente.

Para su éxito militar, para la prueba de un milagro. Por su manera de vivir, ellos siguieron en contra.

Para un descendiente del reino que selló al Señor Oscuro, el gobernante de ese reino, no se le permitía ridiculizarlo como un mero cuento de hadas.

—Dije que quería leer un libro de historia. Por favor, no lo malinterprete.

Desde abajo lo miré como si me estuviera enfrentando con él.

Aferrando mi pánico, de alguna manera puse una cara valiente, pero mi padre no estaba ni enojado ni sorprendido.

Todo lo que dijo fue: “Ya veo”.

…¿Huh? ¿eso fue todo?

Incluso los trucos tienen un límite. Antes, parecías enojado lo suficiente como para ejecutarme de inmediato si hacía un solo comentario equivocado.

El aire intimidante desapareció. Al cabo de un rato, no quedó nada y pensé que había sido una ilusión.

Cerrando el libro en su mano y devolviéndolo al estante, mi padre pasó junto a mí.

Realmente, ¿¡que acaba de suceder!?

—Si ese es el caso, debes pasar por mi despacho después.

—¿Huh…?

Tuve una respuesta tardía a las palabras que salieron de su boca, antes de agrandar mis ojos en shock.

Confundida, me di la vuelta. Con los pies moviéndose sin pausa, mi padre continuó como si estuviéramos intercambiando chismes.

—Los libros relacionados con el Señor Oscuro están bajo mi control. Si lo deseas, te los mostraré.

Me quedé quieta, incapaz de decir una sola palabra en respuesta a su despedida.

♥ ❤ ♥

                

| Índice |

4 thoughts on “La Princesa derriba banderas – Capítulo 29: El encuentro de la princesa reencarnada (2)

  1. Noona kane says:

    Ese papá va a cambiar. Pero no creo que se vuelva en un hombre sobre protector.

    Y estoy mas que segura de que si su padre se vuelve mimosos o como sea. Entrara en conflicto con Cristof y Johan… Y ese par si que son sobre protectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *