La Princesa derriba banderas – Capítulo 45: El Temperamento de la Princesa Reencarnada (2)

Traducido por Yousei

Editado por Sakuya


— ¡A quién llamas tonta!

Tiré la almohada en mis manos a la cabecera de la cama tan fuerte como pude.

No logró disminuir mi enojo. Cuando la almohada rebotó, la golpeé con todas mis fuerzas.

— ¿Demuestra tu valía para mí? ¡Bájate del poni!

Uno tras otro, los golpes aterrizaron en la pobre almohada. Las plumas que se escaparon por una fisura, pasaron desapercibidas.

La ira se me había subido a la cabeza y ni siquiera podía usar el desfogue como excusa. La pequeña razón que quedaba había salido por la ventana, y habría salido corrido por el castillo mientras gritaba si hubiera sido una elección viable.

¡Ahhhhhhhh! ¡Estoy muy furiosa! ¡Tan enojada! ¡¡¡Maldito padre!!!

Agarrando la almohada, rodé sobre mi cama.

Si alguien atestiguara mi excéntrico comportamiento, habría requerido la presencia de un exorcista en lugar de un médico, pero, de todos modos, nadie estaba mirando.

Era posible que Klaus escuchara todo a través de la puerta, pero sí, sí, lo que sea. No podría importarme menos

Me enfurruñé y mientras me compadecía, no podía recordar cómo llegué a mi habitación después de salir de la habitación de mi padre, el shock era así de grande.

Continué distraída incluso después de que me dejaron sola, pero lo que finalmente me hizo alzar la cabeza no fue ni tristeza ni desesperación, sino la ira.

Enfrentémoslo. Lo he intentado con todas mis fuerzas, ¿y lo que gano es un matrimonio no deseado? ¡Qué demonios!

Si dijera que hubiera sido mejor aceptar silenciosamente mi destino, ¿no sería eso una total negación de todos mis esfuerzos hasta ahora?

Esa es la definición del cálculo.

Hasta el final, estaba decidida a cambiar el futuro por mi propio bien, no por el deseo altruista de ver a todos vivir felizmente.

Pero, pero… no era tan egocéntrica como para ser feliz siendo la única bendecida. Sería bueno un futuro en el que todo el mundo, los que son importantes para mí y las personas que los rodean, puedan reír. Tracé mi propio camino para cumplir ese objetivo.

¿Quién hubiera imaginado que el resultado sería vincularse a una Ruta de Boda con un príncipe sin rostro de un reino vecino?

— ¡Muérete, padre de mierda!

Golpeé la almohada con todas mis fuerzas tras el golpe.

En el momento en que mi puño se hundió, varias plumas volaron desde las costuras. Las plumas revoloteantes danzaban a mi alrededor como un sueño mientras descendían, yo miraba mientras jadeaba.

Mi respiración áspera era el único sonido en la silenciosa habitación.

—Ahhh… Geez…

Cuando terminó mi momento de ira, estaba exhausta.

Me lancé de vuelta a la cama.

El impacto de mi cuerpo golpeando la superficie envió una pluma al aire otra vez, y aterrizó en mi nariz. Solté un suspiro y cerré los ojos.

—Esto es inútil.

Mi voz se recuperó lentamente.

Junto con enfriar mi cabeza, apareció una sensación de vacío.

¿Gritar y hacer un berrinche sola en tu habitación, para luego caer en una espiral de auto-odio? Significa que eres un desastre.

¿Qué estás haciendo, Rosemarie?

Seguir así no ayudaba, pero no quería hacer nada más por hoy. Tal vez era un efecto de la ira, pues ahora sentía un dolor sordo alrededor de mis sienes.

Dudaba que dormir fuera posible, pero tenía la intención de hacerlo tan pronto como el síntoma disminuyera.

Fue entonces cuando sentí un pequeño toque en mi frente.

— ¿………..?

Lentamente abrí mis pesados ​​párpados.

Traté de ver cuál era esa pequeña presión en mi cabeza, pero no vi nada. A regañadientes, intenté levantarme.

E Inmediatamente la sombra oscura cerca de mi almohada maulló.

El gato negro de repente llenó mi visión mientras me miraba a los ojos.

—Nero.

Mi mascota maulló de nuevo en respuesta.

Se había relajado casualmente en el sofá durante mi ataque, y se movió cuando no estaba prestando atención.

A pesar de que estaba delirando histéricamente antes, Nero no mostró miedo hacia mí, mientras me miraba con desprecio.

Tenía la sensación de que sus ojos azules como canicas, preguntaban: ¿Ya terminaste?

—Nero —dije, sonando muy patética.

Lo alcancé, deseando un abrazo. Él esquivó, su maullido sonaba como un rechazo.

Ya veo. ¿Entonces odias que te abracen?

Me entristecí, pero pude entender por qué no quería ser apretado por la chica que había estado furiosa hasta hace poco. Decidí darme por vencida y solo observarlo en su lugar.

Como si se hubiera dado cuenta al momento en que tomé mi decisión, Nero se posó sobre mi cabeza.

Por un momento, estaba esperando que pudiéramos dormir acurrucados juntos, pero luego comenzó a hacer algo inesperado.

[Traducido por Reino de Kovel]

— ¿Eh? ¿N-Nero?

Él puso su pata en mi frente una vez más.

Ignorando mi desconcierto, comenzó a ponerse cómodo sobre mi cabeza.

Estás bromeando, ¿cierto?

No puedo decir que hayas crecido por completo, pero quiero que sepas que en realidad eres bastante pesado.

Esta vez mi cabeza estaba literalmente sintiendo un gran peso.

Mi cabeza fría se puso caliente. Las vibraciones de sus ronroneos se transmitieron directamente a mí.

Me alegro de que estés tan cómodo, pero por favor no te duermas así.

Debo parecer bastante tonta en este momento, pensé.

¿Qué estás haciendo, Rosemarie …? En serio.

Mirando el dosel de arriba con los ojos entreabiertos, lancé un gran suspiro.

Reflexionando sobre mis acciones nuevamente, eso era todo lo que podía hacer.

Se suponía que yo fuera un personaje de un juego otome y, sin embargo, ¿por qué no podía hacer nada bien? Soy una desgracia.

Nunca he oído hablar de una princesa furiosa con un amor que no se puede concretar cuando escucha conversaciones sobre un matrimonio por conveniencia. ¿Creo que generalmente lloran?

Aparezco furtivamente donde podría estar Sir Leonhard y lo observo desde las sombras oculta en los pilares. Si me descubre, fingiré ignorancia.

Pensando en cómo balanceé mi almohada e hice una rabieta, me asusté. Incluso yo me podía asustar. ¡Tenía un gato acurrucado en mi cabeza, por amor de dios!

Nunca seré la heroína de un juego otome.

Y esa era la razón por la que solo podía luchar a mi manera, torpe.

—.………..

Puse ambas manos sobre mi estómago, e inspiré profundamente. Con los ojos cerrados, me concentré en mis pensamientos.

Mi padre me pidió que probara mi valor.

En dos años, hasta que el príncipe heredero alcance la mayoría de edad, debo lograr algún tipo de resultado.

¿Qué tipo, específicamente? No tenía una respuesta clara. Necesitaba juzgar por mí misma, y moverme era el primer obstáculo.

Nuestra conversación fue lo suficientemente escandalosa como para hacer que perdiera la razón. ¿Realmente le darás a la joven princesa una tarea tan brutal? Tú, monstruo.

Pero, por suerte, ya tenía dos objetivos.

El primero, era tomar medidas preventivas contra la enfermedad que se propagaría en el futuro.

La configuración difería de la del juego, y en la actualidad, hay una gran probabilidad de que ocurriera una epidemia en Wind en lugar de Nebel.

Si descubrimos una cura, podríamos producirla para Wind a cambio de obtener una gran influencia.

El otro objetivo era rastrear la piedra donde estaba sellado el Señor Oscuro y colocarla bajo estrictas medidas de protección.

Para Nebel y la paz del mundo, dejar la situación actual como está, sin saber cuándo el Señor Oscuro revivirá nuevamente, era mucho más peligroso.

Como ambos tenían un alto grado de dificultad para ser completados, deberían producir grandes resultados.

Al final, fue solo hablar de las posibilidades.

La persona que evaluaba y observaba no era alguien fácil de complacer. Si no tuve éxito, sería lo mismo que no hacer nada. Los resultados son todo, probablemente diría él con una ceja arqueada.

— ¿Seré capaz de hacerlo? —me pregunté desesperanzada.

La pregunta pasó desapercibida y desapareció en la quietud de la noche.

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

2 thoughts on “La Princesa derriba banderas – Capítulo 45: El Temperamento de la Princesa Reencarnada (2)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *