Mi hermana, la heroína – Capítulo 44

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Fue divertido.

Nuestros pies sincronizados con la música. Dos personas de la mano, moviéndose juntas, convirtiéndose en un corazón y un cuerpo.

Aunque hay suficiente luz, esta viene únicamente de la luna llena. Bailé con Charles con nuestras pequeñas sombras de la luz de la luna, mientras la música se escapaba levemente del salón del baile.

No hay audiencia, ni decoraciones extravagantes.

Soy Christina Noir, hija del Duque. Amo el estruendo, los elogios y el poder. Quiero enseñarle mi excelencia a la multitud de espectadores.

Aun así, de alguna forma, este baile con Charles que no tiene audiencia ni escenario, fue muy divertido.

Me pregunto por qué mi corazón se siente tan satisfecho con esto.

Aunque tengo una vaga idea.

—Hey, Charles.

—¿Qué sucede, Chris?

—Esto es divertido.

—Sí, lo es.

Charles asintió con un saltito. Está de muy buen humor. Estoy segura de que la felicidad dentro suyo es igual a la mía.

Escuchar su confirmación con palabras me da más satisfacción, la cual aumenta por minuto, a la vez que me siento más y más ligera.

Mi corazón está flotando mientras bailamos y doy vuelta mi cuerpo en un giro.

—Mejoraste un montón.

—Eso intenté.

Su cabello rubio, que luce tan similar al de mi amada Mishuli, ondeaba por el viento junto a nuestros movimientos. Sonreí ante su inepto, aunque honesto intento por guiarme.

Al parecer aprendió los pasos de danza en estos últimos dos años. Es una gran mejora comparado con la primera vez. En esa ocasión, Charles nunca había bailado antes, así que yo lo dirigí, lo que no salió muy bien. Ambos terminamos cayendo dramáticamente.

Es un recuerdo precioso.

Uno, dos, tres, seguimos el ritmo en sincronía. Él no es un genio como yo, tampoco tiene experiencia, así que su baile es un poco incómodo. Me gusta dirigir en casi todas las cosas, pero en el baile es el trabajo del hombre. Así que me enfoqué en apoyar a Charles mientras bailábamos.

No está mal.

Siempre y con cualquier persona, quiero ser la dominante. Pero teniendo a Charles sosteniendo mi mano y guiándome de esta forma… No está mal.

—Me pregunto por qué.

—¿Qué?

—¿Hmm? Mm… No es nada.

—¿Qué sucede?

Evadí la pregunta, pero esos ojos tan parecidos al cielo durante las mañanas lucían descontentos. Él odia que las personas le oculten secretos, sin embargo tampoco odio esta expresión.

Así que no le dire.

—Es un secreto.

—… Mm. Eres bastante mala algunas veces.

—Fu, fu. Es el derecho de los mayores burlarse de los otros.

Es divertido ver su expresión cambiar de tal forma que difícilmente es digna de los nobles. Me satisface aún más.

Quizás, adiviné mi última pregunta, quizás sólo estoy feliz en este momento porque Charles está conmigo. Me gusta recibir atención, prefiero que me elogien con fuerza. Puedo regresar al baile ahora mismo y bailar con algún idiota para sorprender a todos con mi genialidad. Pero mi corazón no saltará como lo hace con Charles.

—Charles, ¿te gusto?

—Por supuesto.

Sus honestas palabras y emociones llenaron mi corazón aun más.

—Es cierto.

—Sí.

Han pasado dos años desde que nos conocimos por primera vez. Estoy feliz de que sus palabras no hayan cambiado a pesar de que haya crecido.

—Yo también.

—¿En serio?

—Sí.

Estoy llena hasta el borde, mi corazón está comenzando a desbordarse.

No es “bastante”.

Tampoco “apenas”.

Charles, yo…

—Me gustas.

Mis emociones se convirtieron en palabras en mi respuesta. Lo que estuvo atrapado en mi pecho desde el día en que conocí a Charles finalmente cayó hasta mi estómago después de dos años.

Ya veo.

Después de ponerlo en palabras, fui capaz de darme cuenta.

Me gusta Charles.

Sensible y libre, honesto con su corazón.

Es sencillo una vez que me di cuenta.

Me gusta Charles, así que disfruto de nuestro tiempo juntos. Han pasado dos años desde que lo conocí. Siempre pensé que era una persona interesante, pero alcanzó un nuevo territorio mientras lo observaba de cerca.

—¿En serio?

—En serio.

—¿No estás mintiendo?

—Nunca mentiría.

—Ya veo.

—Es correcto.

Su sorpresa se convirtió en una sonrisa, y su cautela se disipó. Viendo a Charles sonreír con tanta felicidad reafirma mi creencia.

—Me gustas.

Es diferente al cariño que le tengo a mi dulce padre. Diferente al de la estricta Marywa. También es diferente al de Mishuli, un ángel en este mundo.

Es diferente del “gustar” hacia ellos tres.

En mi corazón, tengo mi mirada puesta en Charles. Eso es lo que finalmente comprendí. La emoción que cayó dentro mío gradualmente se derritió y se extendió por mi cuerpo.

—Es diferente del “gustar” entre amigos, ¿verdad?

—Sí.

—¡¿También es diferente del gustar entre familia?!

—¡Sí!

—¡Aha! ¡Entonces somos iguales!

—¡Sí! ¡Somos iguales!

Las palabras de alegría de Charles causaron que me emocionara también. Los movimientos de mi baile se volvieron más grandes junto con mi corazón.

Ya veo, ya veo. Así que realmente me gusta Charles. No como a un amigo, ni a un familiar, esta emoción no puede expresarse de ninguna otra forma.

Esta emoción que atraviesa todo mi cuerpo a través de mis venas.

Acabo de darme cuenta ahora y cada vez que lo confirmé con Charles, mi corazón se volvió cada vez más seguro. Como la verdadera genio que soy, acepté este cambio en mis emociones, bebiendo de ellas.

Pero, repentinamente, sentí que había algo mal.

—¿Huh?

—¿Qué sucede?

—¿Huh? Uh, no, um…

Bebiendo de ellas, se disolvieron dentro mío. La emoción que llevaba mi corazón giraba y cambiaba sin dar señales de detenerse.

Mientras bailábamos, mis piernas comenzaron a confundirse.

Y entonces Charles preguntó qué sucedía con una carcajada. Su sonrisa es tan brillante como siempre. Él está feliz porque su deseo más esperado se hizo realidad.

Sin embargo, mi corazón no tiene la fuerza para responder.

Completó su realización, cambió dramáticamente como la velocidad a la que gira un tornado.

¿Qué es esto? Estoy confundida. Esta emoción que se extendió por todo mi cuerpo está abrumándome. Una vez que fui consciente de ella, mis emociones cambiaron a algo irreversible antes de que pudiera darme cuenta. Y ahora está completo.

Me gusta Charles.

En el momento en que este sentimiento bañó mi cuerpo desde mi cabeza hasta mis pies, un nuevo corazón que no existía hasta ahora dentro mío se ubicó en el centro de mi pecho.

El amor.

Nació.

—Ah.

El sonido de ese pequeño sentimiento creciendo dentro mío resonó en mi mente.

Y entonces, mi rostro se volvió carmesí como si hubiera explotado.

♦♦♦

Mientras tanto, en la Mansión Noir:

(Mishuli) —¡¡…!!

(Sirvienta) —¿Señorita Mishuli? ¿Qué sucede?

(Mishuli) —Love-com… ¡Siento las ondas de una Love-Com!!

(Sirvienta) —¿Huh?

(Mishuli) —Es Charles… Debe ser ese Charles… ¡Le preguntaré a mi hermana cuando regrese!

(Sirvienta) … Está comenzando a parecerse a la Señorita Christina en términos de palabras y acciones excéntricas… No, es peor que su hermana. ¿Qué debo hacer…?


Sharon: ¡¡¡OH, POR DIOS!!! Nunca pensé que Chris se daría cuenta tan rápido!!! Aunque pensándolo bien, van cuarenta capítulos… Por otro lado, ellos siguen siendo niños… Lo que sea, ¡¡OH POR DIOS!! (Mishuli sintió desde su casa el momento en que el corazón de su hermana cambió XD)

Tanuki: No se como le hace esta novela para ser tan tierna, necesito mi dosis de insulina!

♥ ❤ ♥

| Índice |

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *