Mi hermana, la heroína – Capítulo 50

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Últimamente no me reconozco.

Cancele mis planes con Charles el otro día, principalmente porque no me estaba sintiendo bien, pero dejando eso de lado, estoy enojándome por razones triviales.

Los sirvientes, para empezar. La mayoría realiza sus deberes como siempre, pero quizás por haber perdido la oportunidad de ver a Oxe, la sirvienta en cuestión ha estado muy fría.

Cuando intento hablar con ella, me habla con dureza. Si continúo la conversación, termino frustrándome y pensando “¡Apresúrate y cásate!”

Me siento tentada a desahogarme y eso me disgusta, así que termino diciéndole que me deje sola.

Por el otro lado, está Padre. Me volví extremadamente molesta con él sin ninguna razón. Ni siquiera quiero ver su rostro.

Es cierto. Incluso durante las comidas, intento evitar comer con él.

No puedo salirme con la mía en nada y las cosas malas siguen interponiéndose en mi camino.

Las únicas certezas en mi vida son la lindura de Mishuli y la severidad de Marywa. Todo lo demás sólo puedo mirarlo con incertidumbre.

Quizás el motivo para todo esto está conectado con la forma en que mi mente adolescente trabajaba en mi vida anterior.

—De hecho, hace tiempo que estoy pensando de esta forma —le conté sobre mis quejas a mi mejor amiga, que luce muy molesta.

—¿Estás degenerándote con cada año?

—No.

Negué por completo su crítica sin sentido mientras me miraba con sus ojos castaños fríos que complementaba su cabello del mismo color. Como soy una genio, evoluciono constantemente y nunca me degenero, ya que siempre estoy llena de curiosidad y deseos de mejorar.

—Es así. Entonces probablemente es mi imaginación que hayas sido un poco más inteligente en nuestro primer encuentro. Espero que esto te ayude a entender mi posición cuando pronuncié mis quejas poéticas, pero ¿estás segura que no estás involucionando? ¿O quizás estuviste plantando semillas en tu cerebro y fuiste a verlas a un jardín?

—Cállate. No quiero escuchar eso de alguien que no sale de su casa —respondí, ofendida por la tendencia de mi mejor amiga por abusar verbalmente de mí sin restringirse.

En el pasado tomaba sus palabras con ligereza, pero mi reacción actual me sorprende.

—Ugh, maldición… ¿Qué es esto? ¡¿Alguien se sintió celoso de mi excelencia y me maldijo… ?!

—No puede ser.

Surfania miró con frialdad cuando bajé mi cabeza.

Mi mejor amiga realmente no ha cambiado en los últimos dos años. Luce más madura y genial, pero sigue mostrando la misma falta de interés por la sociedad como alguien antisocial. Últimamente estuvo diciendo cosas como que quiere permanecer soltera y escribir novelas para vivir.

Esa forma de pensar será su final.

De acuerdo al conocimiento de mi vida pasada, no es exactamente imposible para una Princesa vivir sin casarse y escribir, pero honestamente no lo recomendaría. Quiero decirle a Surfania que aprenda de sus hermanas mayores y se convierta en una dama apropiada.

—Dejando de lado qué clase de flores están floreciendo en tu cabeza ahora mismo… Dijiste que querías hacer algo sobre tu falta de honestidad contigo mismo.

Esa es una explicación muy resumida, pero es correcta.

Asentí en confirmación y Surfania sonrió divertida.

—Bueno, entiendo tus sentimientos en el asunto. Después de todo, huiste de tu encuentro con Su Alteza Charles.

—¡N-No huí!

Me puse de pie con la fuerza suficiente como para tirar la silla en la que estaba sentada y presioné a Surfania.

—No corrí ni nada. De hecho, no tengo ningún problema con encontrarme con charles, así que no tengo necesidad de hacer eso. ¡Simplemente tenía una fiebre ayer, eso es todo!

Estoy diciendo que no huí. Sólo intento evitar… No. Simplemente no puedo ver a Charles debido a circunstancias inevitables. No hubo ni una vez en la que haya escapado voluntariamente.

—No puedes convencerme con ese rostro sonrojado y tu falta de honestidad… Hehehe. Bueno, de alguna forma me has entretenido. No te presionaré más.

Puedo ver algo de satisfacción en los ojos de Surfania. Es lo único que surge en ella durante estos últimos dos años. Puso su barbilla en su mano mientras pensaba sin darme mucha atención.

—Pero, maldiciones, ¿huh…? Sí, eso es. Tengo un manual para ti, Chris.

—Oh.

Regresé a mi asiento pensando que ella tenía un plan, pero un sentimiento de deja vú me recorrió cuando la vi sacar un libro de su estante. Recuerdo con claridad que ella hizo esto antes. Mi memoria no tiene errores porque soy una genia.

—Estás completamente equivocada si crees que podrás engañarme de nuevo, Surfania.

Es un recuerdo humillante e inolvidable sobre una escena similiar de hace dos años. Yo, Christina Noir, hija del Duque, caí en la tentación y terminé arrodillándome ante una Noble de una posición inferior. Es una parte de mi pasado que quiero eliminar.

De hecho, después de esa ocasión no hubo otro incidente que haya dañado tanto mi reputación.

Surfania me engañó a pensar que las novelas de entretenimiento realmente podían volverse una guía para el romance. Leí una con ingenuidad, e imité las acciones de la protagonista. Practiqué el personaje frente a Surfania, y cuando mejoré, lo hice frente a Charles.

Sharon
Oh, Dios, es imposible que eso haya terminado bien jajajajaja

Sí.

Realmente lo hice.

Evitaré entrar en detalles porque no deseo recordarlo, pero probablemente en mi vida pasada sería conocido como ‘mi pasado oscuro’. Pensé que las cosas saldrían bien.

Sólo recordarlo hace que quiera desmayarme por la agonía.

Por el contrario, ver el rostro alegre de Mishuli fue mi gracia salvadora.

Desde entonces, se volvió cada vez más vergonzoso ver a Charles, así que lo evité… Quiero decir, no tuve la buena fortuna de encontrarlo.

Surfania es la causa de esos Dos Incidentes Vergonzosos, así que es natural que me vuelva precavida con ella.

—Cielos, qué grosera. No es ninguna clase de engaño. Mira el título.

—¿El título? ¿Qué es esta vez…? Hey.

Tomé el libro de Surfania sin bajar mi guardia. Noté de inmediato que es algo que podría leer en un instante. De hecho, es una historia que no sólo yo, sino cada persona que sabe leer en este país ha leído por lo menos una vez.

—¿Un cuento de hadas?

—Correcto.

Es un libro de ilustraciones para ayudar a los niños a recordar las letras. Para guiarlos en la lectura.

Me pregunto por qué me ofreció esto. Lo más probable es que intente hacerme una broma, pero no entiendo sus verdaderas intenciones.

—¿Qué quieres que haga con este libro de ilustraciones?

—Deja de ser tan estirada. Probablemente sabes que la historia trata sobre una Princesa maldita que recibe un beso del Príncipe y ambos viven felices para siempre.

—Lo sé.

Lo leí cuando era una bebé, pero recuerdo los detalles porque soy una genia.

—No sólo nuestro país lo tiene. Hay otros cuentos con historias similares alrededor de todo el mundo. Romper la maldición con un beso es de sentido común en cualquier lado.

—… Entonces, ¿qué intentas decir?

Leí sus intenciones en un instante. Esta es la diferencia entre una plebeya y una genio.

Mirándola directamente, sentí lo que pretendía a pesar de su intento de proveerme con una guía tan barata y superficial. Pensando que tiene la ventaja, Surfania asintió.

—Estoy diciendo que eres como una Princesa maldita y que todo se resolverá cuando beses a Su Alteza Charles… Espera, Chris. ¿Qué sucede contigo? ¿Por qué me tomas la sien? No me digas que vas a obligarme a rendirme a través de la violencia… ¡Ow, ow, ow, ow, ow!

Escucharla decir algo tan optimista me hizo usar la Técnica para Frotar la Cabeza de Marywa sin vacilar. A diferencia de mí, a quien Marywa ataca diariamente, Surfania es una señorita protegida. Carece de tolerancia al dolor, así que comenzó a gritar en poco tiempo.

—Hey, Surfania. ¿Realmente crees que soy tan estúpidamente inocente para ser instigada por tus palabras? ¿Realmente lo piensas, mm?

—Pero en verdad me entretuvo cuando tomaste mis palabras e interpretaste el personaje de esa novela hace dos años- ¡¿Ow?! C-Chris… Es verdad que era una broma, así que por favor dete- ¡OW, OW, OW, OW!

Surfania se disculpó llorando al final, pero no es suficiente para llamarlo un empate después de todo este tiempo.

Finalmente liberé la presión que mis palmas ejercían en la cabeza de Surfania y puse una sonrisa brillante.

—Vi a través de la trampa que me atrapó hace dos años. Eso significa que estoy evolucionando como una genio a través de las experiencias difíciles. Saber eso me hace sentir mejor.

—T-Tienes razón. Eres una genio, Chris. Así que toma eso como recompensa y ve

—Sí. Soy una genia. Ahora, Surfania, que estamos en la misma página… Prepárate para intentar mi Técnica para Frotar la Cabeaza.

—¡Eek!

Sabiendo lo que es el dolor ahora, Surfania se agachó con miedo.

No planeo dejarla escapar. Cerré la distancia por cada paso que ella toma.

—L-Lo lamento. Eso es suficiente. Estaba equivocada… ¡Deja de lastimarme!

—Surfania, conozco muy bien tu dolor. Sí, a mi tampoco me gusta cuando duele. Sip, entiendo muy bien que nunca podré usar una fusta en los caballos. Pero quiero darte un consejo como una amiga cercana.

Mientras ella sacudía su cabeza desesperada, le sonreí gentilmente y puse mis manos a cada lado de su cabeza.

Esta vez formé dos puños y puse la parte más dura de mis nudillos en sus sienes, evitando que su cabeza se mueva.

Entonces giré mis muñecas mientras hablaba.

—Conoce el dolor de las personas a tu alrededor.

—¡¡¡… Tu!!!

En la habitación de la tercera hija de la Familia Calibrachoa.

En el lugar restringido sólo para ciertos nobles y sirvientes de la Casa, un grito agudo resonó.

| Índice |

One thought on “Mi hermana, la heroína – Capítulo 50

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *