Mi hermana, la heroína – Capítulo 59

Traducido por Sharon

Editado por Tanuki


Una persona sólo puede soportar hasta un límite.

No me arrepiento de lo que dije, ni siquiera un poco. Aunque mis palabras fueron estúpidas, impulsivas y duras.

Aunque Marywa constantemente me regaña por mi lenguaje, algunas veces es necesario maldecir.

¿Lesa Majestad? Como si me importara.

A diferencia de mi primer encuentro con Charles, cuando insulté a la Realeza por accidente, esta vez quería insultar a este estúpido.

Aun así, no es como si quisiera arruinar mi reputación.

Pero no necesito preocuparme por eso. En realidad estoy agradecida de que haya despachado a los sirvientes, ya que ahora somos los únicos en este cuarto. No hay nadie más que haya escuchado lo que dije.

Así que no importa cómo me comporte en este cuarto, no afectará mi reputación.

Sabiendo eso, no tengo necesidad de contenerme.

Mientras sonreía ante el rostro ceñudo enfrente mío, sé que todo lo que tengo que hacer es callarlo y mi reputación se mantendrá impecable.

Como soy una genio, esto será simple.

—… ¿Qué diablos acabas de decir?

Quizás es la primera vez que lo insultan. Quizás pensó que bajar la voz al responder parecería intimidante en el silencio.

Si ese es el caso, no puedo evitar reírme.

Ni siquiera podría sostenerle una vela ante la Diosa del Mal Marywa.

Arrojé mi cabeza hacia atrás al reírme de su expresión molesta.

—Si no lo escuchaste, ¿te gustaría que lo repitiera?

Habiendo refutado el ataque del pequeño Príncipe enojado, crucé mis piernas y descansé mi barbilla sobre mi mano.

Honestamente, desde el fondo de mi corazón, odio a Su Alteza Endo.

—¿Cuál es el problema en llamarlo bastardo? Ah, ¿es que las orejas de su Alteza son tan nobles que no puede soportar palabras tan vulgares? Qué maravillosa habilidad, me siento envidiosa. Viendo que no puede escuchar, supongo que puedo llamarlo libremente “Su Alteza Bastardo”, ni necesito maquillar mis palabras.

—Así que esa es tu verdadera naturaleza. Al igual que Charles, no parece que tengas ni una gota de dignidad. Estoy avergonzado de haber pensado por un solo instante que eras mi igual.

—¿Qué? Gracias. Estoy tan feliz de escuchar que no soy de su agrado.

Me reí sin una pizca de sarcasmo.

Al parecer Endo no está contento con mi primera forma. Gracias a Dios.

En la casualidad de que en verdad le agradara, podría haber saltado a la segunda y llegado directamente a la tercera forma.

—Bueno, realmente no me importa tu verdadera personalidad. Intentaré preguntándote de nuevo, por si acaso. ¿Realmente no tienes interés en volverte la prometida de alguien tan genial como yo?

—Obviamente. Mi prometido es Charles.

Si realmente rompe mi compromiso y me fuerza a casarme con él, me morderé mi lengua y me suicidaré.

—Para empezar, ¿no sabes que soy la única hija de la Casa Noir? Si me caso con la Familia Real, ¿quién sabe qué le sucederá al Ducado? Eso es, a menos que Su Alteza pretenda introducirse al Ducado Noir en su lugar.

Voy a evitar cualquier oportunidad de casarme con este sapo con toda mi fuerza, pero todavía quiero evitar el tema. No sólo soy la única hija del Duque Noir, soy la última heredera sanguínea.

Con eso, sería inconcebible que dejase mi Casa para entrar a la Realeza.

Por supuesto, debería haber pensado que este bastardo no podía pensar tanto.

—¿No tienes una hermana pequeña? Aunque es adoptada, parece ser de una buena familia. Después de todo, ella se interpuso cuando huiste de Charles. ¿Por qué no le dejas todo a ella? Tu Casa, tu prometido, tu título nobiliario. ¿Hmm?

—… Heh.

Pensar que has investigado tanto a Mishuli, no es de extrañar que sea bueno al molestarme.

Más que nada, la conversación con mi padre del otro día apareció en mi mente.

—¿Quizás fue Su Alteza quien extendió los rumores?

—Aunque es cierto que te convoqué por ellos, no hay forma en que fuera a involucrarme en algo tan vulgar.

Pensé que encajaba bien con su personalidad de porquería, pero al parecer estoy equivocada. Si lo pienso bien, no hay forma que este inepto socialmente pueda manipular a otros de esta forma.

Aun así.

En respuesta a las palabras de Endo, una posibilidad que no había considerado entró en mi mente.

Poner a Mishuli en mi lugar.

Así planearon usar los rumores sobre Mishuli. Usualmente, una niña adoptada no puede heredar una Casa Real o Ducado, pero como Mishuli tiene sangre real sería diferente. Si mi reputación fuera a tocar el fondo, entonces “Laberinto del Destino” se convertirá en la prueba de que Mishuli puede tomar mi lugar en la nobleza.

Tomando en cuenta esa posibilidad, entonces es tan malicioso como Padre dijo.

Bueno, por ahora esperaré a hablar con él sobre esto. Primero tengo que lidiar con Su Alteza.

—Bueno, si mencionas esos rumores, es la alta sociedad quienes hablan de lo maravilloso que eres. Aunque ocultas tus fallas, ahora que vi tu verdadera personalidad, ¿qué es lo que harás? Los nobles que aman parlotear te comerán vivo.

Wow. Ahora llegamos a las amenazas, ¿eh?

Por más que presione hasta el final, sigue siendo un mal movimiento.

—Sin embargo, Su Alteza limpió el cuarto para tener una conversación privada. ¿Vas a esparcir nuestra charla confidencial? Ya veo, ya veo. ¿No es Su Alteza Endo impresionante? Una barbaridad tan inesperada, estoy sorprendida. ¡Esto debe ser lo que significa no tener vergüenza!

—… Pensar que morderías hasta el final, realmente eres una mujer audaz.

—¿Audaz? No seas estúpido. ¿Sabes lo que significa el miedo para mí?

Es Marywa.

Esa mujer es lo más aterrador en este mundo.

—Es sólo que no temo a Su Alteza para nada. Honestamente, Charles es más aterrador que tú. Aunque él tiene sus puntos lindos, pudo acorralarme inconscientemente. Su Alteza sólo es inútil.

—¿Hah? Dices que no me tienes miedo, e incluso me comparas con Charles… Esa es la prueba de que eres demasiado idiota para ver tu propia posición. En este país, ¿quién puede pararse sobre mí?

—Su Alteza, cada palabra que dice, ¿sabe cómo se escucha? Incluso las silenciosas estatuas del corredor parecen inteligentes en comparación. Entonces, ¿por qué no sigue su ejemplo y se calla?

—¿No eres tú quién debería callarse? Sólo tu boca funciona bien. Eres una mujer descarada hasta el fondo.

Repentinamente Endo se puso de pie y se aproximó. No tengo idea qué es lo que planeó cuando extendió su mano hacia mí.

¿Debería golpearlo o no? Mi vacilación al resistirme físicamente a esta famosa Realeza fue un error.

Su mano tomó mi rostro y lo elevó, así que fui forzada a mirarlo.

—Bueno, realmente no importa. Ahora comprendo tu relación con Charles.

Sólo pude hacer una mueca ante la sonrisa de Endo sobre la fantasía que se estaba imaginando.

—Si te separo de Charles, estoy seguro que estará resentido.

—¿Eh? No me toques, basura.

Esta vez, no vacilé en alejar su mirada.

Él está podrido desde el centro. Este complejo sobre Charles está bañando todas sus palabras.

Lo que yace bajo toda su molestia hacia Charles es la contradicción de que en realidad él desea esa misma libertad.

Ambos son de la Realeza, pero mientras que él está atrapado y oprimido, su hermano menor vive sin restricciones.

Aunque sé por el juego lo que causó su complejo más o menos, no conozco el sentimiento. Mejor dicho, Mishuli es un verdadero ángel para poder soportar a este insecto.

Su corazón es demasiado grande. Mi pequeña hermana es la mejor, después de todo.

—Eres bastante terca. Pero no dejaré pasar la oportunidad de enseñarle una lección o dos a Charles. Como tal, Christina Noir, ¿no tendrás un partido conmigo?

—¿Partido?

Ante sus palabras, mi competitividad surgió a la vida.

—Ya que tendremos un partido, ¿cuál será la apuesta?

—Ah, es correcto. Si ganas, pasaré por alto tus arrogantes palabras. Sin embargo, si pierdes, serás mi Reina. Le pedirás personalmente al Rey y tu padre romper el compromiso con Charles.

—Wow.

Dejé escapar una risa sorprendida. Aunque el Príncipe Heredero lo desee, en realidad no sucederá con tanta facilidad. ¿Quién sabe si realmente funcionará romper el compromiso sólo porque yo lo pido?

Y aunque sí lo haga, prometerme entonces con el Príncipe Heredero será difícil.

Digamos que él gana. Como quitó a todos los testigos, ¿quién sabe si honrará nuestra apuesta?

Aun así, no es probable que arroje la desgracia a su orgullo sólo para comenzar un pequeño rumor sobre mí. Ese pensamiento es mi seguro extra, sólo en caso.

Dicho eso, ahora mismo Endo no colocó un tiempo límite.

Así que si gano este desafío, Su Alteza no solo olvidará todas las groserías que dije hasta ahora, sino que puedo ser tan grosera como quiero hasta el final de mis días. Básicamente acaba de prometer que en el futuro no importa qué rumor extienda, o cómo abuse de él, incluso enfrente suyo, tendrá que pasarlo por alto y perdonarme.

Maravilloso. Realmente maravilloso. Es la oferta perfecta para mí. No sé si se dio cuenta de la falta de un tiempo límite, pero seguramente la Realeza no se retractará de una promesa que hizo por voluntad propia.

¿Y si yo pierdo? Ha. No hay forma en que deba preocuparme por algo como eso.

—Muy bien, Su Alteza. Vamos a comenzar el juego.

Después de todo, es imposible que yo, Christina Noir, sufra una derrota vergonzosa.


Sharon
… ¿Alguien más tiene un mal, mal, maaaaal presentimiento?

Tanuki
¡Yo confío en la genio Chris!

| Índice |

4 thoughts on “Mi hermana, la heroína – Capítulo 59

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *