Modo Automático Apagado – Capítulo 36: Lo lindo, también es justicia

Traducido por Kiara

Editado por Raine


Cuando comenzamos la “fiesta del té”, la atmósfera alrededor de Niel estaba tensa, aunque creo que gradualmente, el aura a su alrededor se suaviza a medida que se acostumbra.

O más bien, parece que estaba sorprendido por las interacciones entre Keito y yo, al menos, esa es la sensación que tengo.

—Maria, se va a derramar.

—¿Hm?

—Aquí. No, ah, no lo limpies con esas manos.

Parece que había crema en el borde de mi boca porque estaba probando la crema de leche. Keito me dice que me limpie la boca, pero antes de que pudiera limpiar la crema, Keito me la quitó con el dedo. Miré mis dos manos después de escuchar las palabras de Keito, estaban cubiertas de polvo y crema blanca.

Sí, gracias, Keito.

—Niel, ¿te gustaría otra taza?

—Ah, no, puedo hacerlo yo mismo…

—Hay mucho, no tienes que contenerte.

—Muchas gracias.

—Hm, de nada.

De alguna manera, vamos bien encaminados ¿verdad?

Estoy bastante impresionada con la actitud “a mi ritmo” de Keito, al menos ahora Niel puede hablar correctamente a diferencia de antes. Más que nada puedo ver correctamente sus ojos… y cuando los miro, ¡él no está moviendo la cabeza y no veo ningún comportamiento sospechoso!

—Maria, si te distraes, se derramará de nuevo.

—¿Eh? ¡Ah, sí!

Estaba preocupada observando por lo que incliné demasiado la taza cuando me la llevé a la boca… eso estuvo demasiado cerca.

—Bueno…

—¿Hm?

—Ustedes dos, ¿hac… se conocieron… desde mucho tiempo?

Como estaba murmurando, pensé que tenía algo que quería decir, pero en lugar de eso fue una pregunta inesperada. Bueno, originalmente su forma de hablar es bastante confusa para empezar. Keito y yo sin querer le dimos una mirada en blanco por un momento.

—Desde que tenía cuatro años, así que unos seis años.

—Supongo que se podría decir que ha pasado mucho tiempo.

No es en términos de años, pero es mucho tiempo teniendo en cuenta nuestra edad. Así es, he pasado la mitad de mi vida con Keito. Cuando lo pienso así, me siento bastante en deuda con Keito. Incluyendo ahora.

—Seis años, ¿es correcto?

—¿Por qué preguntaste?

—Los dos parecen muy cercanos… por lo que pensé que se conocían desde hace mucho tiempo. —Gradualmente bajó la cabeza con cada palabra. ¿Está… deprimido? Su personalidad por defecto es deprimida para empezar, así que estoy perdida.

—Hmm… ¿y qué hay de eso?

—Eh…

—Hemos estado así desde que nos conocimos.

Sí, eso es correcto. En nuestros seis años de ser amigos de la infancia, realmente no sentimos que nuestra intimidad haya aumentado, sino más bien nuestro tiempo como amigos. Por supuesto, el sentimiento de confianza es mucho más fuerte ahora. O más bien su actitud hacia mí es diferente ahora.

—Originalmente Keito no tenía ningún respeto hacia mí, así que mi espíritu fue dañado.

Él llamó “espeluznante” a una gatita tan trabajadora como yo, qué tipo tan asqueroso. Aunque fui yo quien se reveló antes de eso.

—E-es eso así…

—Es por eso que no tienes que preocuparte demasiado.

—Esa es mi línea.

Pero ciertamente eso es cierto.

—Es verdad que el hecho de ser amigos nos hizo más cercanos, pero también es cierto que nos acercamos más porque queríamos ser amigos.

Cuando miro a Keito y a mí junto con nuestros seis años de historia, es incluso difícil para mí creerlo. Ciertamente, nuestra relación se construyó en los últimos seis años, pero Niel es una historia diferente.

—Es por eso que no importa demasiado, primero comencemos con lo que Niel quiere y vayamos con eso. Si te enojas o te pones triste o haces algo y te disculpas, está bien y si resulta que no somos compatibles y quieres dejarlo, también está bien.

¿Por qué estoy haciendo algo como dar consejos para hacer amigos? ¿No me estoy apartando de mi propósito original? Es cierto que estaba planeando hacerme amiga de Niel, pero de alguna manera es sólo mi imaginación que la razón cambió… Sí, es sólo mi imaginación. Además no hay otra idea.

—Por el momento, por favor llámame Maria.

—¡¿Ehhh?!

—Renuncia Niel, una vez que Maria decide algo, no abandona.

Empecemos primero con la apariencia. Si cambia la forma en que llama a alguien, parecerá que es más íntimo, ¡es un asunto muy importante!

—Bien… ¿Maria..sama?

—No del todo, el “-sama” no es necesario.

—No, no, eso es…

—Te llamo Niel, ¿cierto?

Parece estar completamente preocupado. Aun así no voy a ceder. Lo miré sin vacilar, como si fuéramos dos competidores en un concurso de miradas. El que ríe primero pierde, el que esquive la mirada primero pierde.

Los resultados se decidieron en pocos segundos.

Por supuesto, soy la ganadora.

—¿Maria-chan? —El rostro de Niel se puso rojo brillante cuando tímidamente pronunció mi nombre en voz baja.

¿Qué debo hacer? Es súper lindo.

Originalmente es unos de los personajes mas lindos de juego. Lo sé porque sé cómo se ve realmente su cara debajo del cabello y las gafas. Después de la situación con Tuvalu, mi corazón destrozado está siendo curado tan sólo de ver la belleza de Niel. Por el contrario, los puntos negativos de Tuvalu se están duplicando, pero se lo atribuyó solo.

Ahora que lo pienso, casi nunca me involucro con niños más jóvenes que yo, además todos los otros objetivos de captura que he conocido hasta ahora son mayores que yo, incluso Keito que está a mi lado también es mayor.

Cuanto más lo pienso, más lindo se vuelve… y, al mismo tiempo, dentro de mí surge un pequeño deseo.

—Niel… ¿podrías llamarme “onee-chan”[1]?

—Detente ahora, idiota.


[1]Onee-chan: hermana mayor.

| Índice |

6 thoughts on “Modo Automático Apagado – Capítulo 36: Lo lindo, también es justicia

  1. vane says:

    Niel es tan lindo! Parece un cachorrito asustado! Nya! Kawaii!!! (* W *)/ Muchas gracias por las continuas actualizaciones y muchisimas gracias al patrocinante! Arigato! Mua!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *