¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 2

Traducido por Mei

Editado por Nemoné


Aunque Tsubaki en su corazón dio una declaración de guerra a Mio con muchos ánimos, la seguridad de su madre y su rescate eran aún más importantes en este momento.

Actualmente, no posee con ella ni siquiera una cosa que pueda ser llamada arma. Incluso si tenía los recuerdos de su vida pasada, no podía solo caminar directo a la casa y expulsar al dúo de madre e hija fuera del lugar. Por mucho que quiera librarse de ellas, seguía siendo sólo una niña así que no podía hacer mucho.

Además, aun si su madre tuviese la misma autoridad como la del juego y se casara con su padre, la amante aún tendría el verdadero poder en la casa principal y ella sería rápidamente expulsada. Pero, aun siendo lanzada de esa manera, su madre sólo podría aceptarlo tranquilamente.

A este punto, no podría imaginarla en este momento como la misma madre que había visto en el juego.

Para empezar, lo que Tsubaki sabía sobre su madre a medida que crecía era que ésta era una persona muy amable. Esta personalidad definitivamente no era la misma que tenía la madre dentro del juego, quien era histérica y hacía la vida de su esposo y de la madre de Mio un infierno.

También fue por la personalidad de su madre, que había cambiado grandemente, que Tsubaki no se había dado cuenta de que estaba en el mundo de [Koi Hana] la primera vez cuando reencarnó.

Habían ocasiones en que su madre siempre estaba enferma y el sirviente le decía que era porque tenía un cuerpo débil. Tsubaki sólo podía preocuparse y pensar en su salud mientras hacía comentarios fuera de cuestión, tales como: —Es muy duro para una persona con poca estamina, huh.[1]

También hubo una ocasión en la que Tsubaki miraba a su madre cubierta por una sábana en silencio. Estaba solo distraídamente mirando fijo hacia la distancia como si estuviese viendo un pasado distante. En aquel momento pensó que su madre era una persona con un corazón débil, pero ahora ya entendía, su actitud se debía por reprimir el estrés que provenía del padre de Tsubaki y la madre de Mio.

Aun así, frente a ella, siempre tenía una amable sonrisa en su rostro mientras Tsubaki le contaba qué había hecho durante el día.

Estaría impresionada si esa calmada y amable manera de ser fuese sólo un acto, mientras que su verdadera personalidad fuera la severa y estricta al igual que la madre del juego, sin embargo…

Para Tsubaki, quien recibió el amor de madre desde el momento en que nació y fue criada por cuatro años, sentía una enorme gratitud hacia su madre. Solo pensando en cómo su ésta moriría en un futuro cercano y ella no haría nada al respecto, hería su conciencia tanto, que ni siquiera podía dormir de noche.

—Por ahora dejemos a un lado la personalidad de madre y esas cosas. De cualquier forma, tengo que hacer que mis padres se divorcien para regresar a la casa Mizushima juntas tan pronto como se pueda.

Lo que era peor es que el  número de veces que Tsubaki escuchó del único sirviente que trabajaba en ese lugar, que su madre estaba enfermando por lo que tenía que descansar, se hacían más frecuentes.

¿Eso significa que en este momento, madre ya está en un estado de depresión?

Con el propósito de cambiar el peor futuro, Tsubaki comenzó a escribir una carta para ella. Luego que terminarla, acompañada de un ramo de flores que crecieron en el jardín, se dirigió hacia la habitación donde se encontraba su madre. Pero, en el momento en el que puso su mano en la perilla de la puerta con muchos ánimos, alguien la llamó por detrás.

—Señorita, Yuriko-sama todavía está durmiendo. Pescarás un resfriado si permaneces aquí por mucho tiempo, así que vamos para allá.

—E-Entonces, por favor dale esto a Madre.

Tal vez porque la sirviente no deseaba mostrarle a Tsubaki a su madre enferma, se aseguró de que no se acercara mucho. Siendo empujada por la espalda por ella, confundida, Tsubaki le dio las cartas y las flores.

Aunque fue sólo por un instante, la joven sirvienta miraba a Tsubaki con lástima en sus ojos, pero como era de esperarse de un sirviente experimentado, rápidamente puso una sonrisa. Se inclinó, miró a Tsubaki y tomó la carta y las flores.

—Sí, se las daré a Yuriko-sama. Creo que estará muy feliz cuando las reciba.

El nombre de la joven sirvienta era Fumiko.

Ella había trabajado para la familia Mizushima desde que la madre de Tsubaki estaba aún en sus años de niñez. En el momento en que su madre se casó, ella vino a acompañarla en la casa de los Kurahashi.

Actualmente, era solo Fumiko quien servía a Tsubaki y a su madre en este lugar distante. Debido a los tratos de su padre, los demás sirvientes solo trabajaban en la casa principal y cuidaban de Mio y su madre.

Como la madre de Tsubaki no dijo nada sobre el asunto, no se las consideró como una amenaza. Por ello, lo que era enviado a este remoto lugar eran solo una mínima cantidad de elementos básicos. No había otro contacto con el mundo exterior aparte del sirviente de la casa principal, que estaba encargado de llevar a este lugar suficientes ingredientes para una semana.

No había televisión, ni teléfonos, incluso los periódicos estaban restringidos. Era natural que el corazón de su madre cayera enfermo si estuviese cuatro años bajo arresto domiciliario sin ningún contacto, ni demás, con el mundo exterior.

Aunque la esposa legal estaba siendo ignorada y tratada de esta manera, no había habido acciones por parte de la familia Mizushima, lo que molestó mucho a Tsubaki.

—Por cuatro años, no ha habido ningún contacto en lo absoluto de su hija, ¿ellos no se preocupan por ella?

Esta era la pregunta que más molestaba a Tsubaki.

En el juego, el abuelo de Tsubaki era una persona que era muy amorosa con los miembros de su familia. Cuando las noticias de la muerte de la madre de Tsubaki lo alcanzaron, la culpa que sentía su abuelo era tan grande que para enmendar los daños, mimó mucho a Tsubaki.

¿Sólo porque mimó mucho a Tsubaki y a Kyousuke dentro del juego, no significa que sea cariñoso con los miembros de su familia? No, espero estar equivocada.

Además, Tsubaki no podía usar los nombres de su abuelo y tío aquí porque no había nadie que le enseñara acerca de la familia de su madre.

No había manera de que una niña de cuatro años hablara de repente de información que aún no debería conocer. Entonces, el único plan que se le podía ocurrir y hacer uso de él, era cuidar de su madre y esperar a que regresara a ser su galante yo que tenía, antes de que cayera enferma.

Este plan de dejarle-todo-al-destino era lo único que podía hacer.

Aunque fue muy mortificante para Tsubaki, quien tiene una edad mental cercana a los 30 años, hacer coincidir sus palabras con las de una niña pura e inocente, uno no puede cambiar su estómago a su espalda.*

[Nota: Un dicho japonés que significa no ser capaz de escapar de un problema urgente sin hacer algunos sacrificios]

Al día siguiente, escribió una vez más una carta, recogió flores del jardín para su madre y se las dio a Fumiko.

Hubo una ocasión donde fue capaz de ver a su madre cuando su corazón comenzó a calmarse. En ese momento, sin dejar escapar su oportunidad dorada, Tsubaki puso mucho esfuerzo inconscientemente en su carta y escribió algo como: “No lo olvides, tienes a una hija así de adorable a tu lado, ¿de acuerdo? ¡No está bien mostrarle esa aura extraña y deprimente!, ¿bien?”

♦ ♦ ♦

Los días pasaron y ya era cerca de medio año desde que comenzó a enviar cartas a su madre. Y, antes de que su madre recuperara completamente sus sentidos, Fumiko fue la primera en reaccionar.

Aquel día, Tsubaki le dio las cartas y flores a Fumiko y, ella le informó sobre la condición de su madre, justo como siempre. No había ni el más mínimo rastro de enojo en Fumiko, o tal vez ya no podía aguantar la emoción dentro de ella.

Después de que recibiera la carta y las flores de Tsubaki, se quedó de pie. Luego abrió la puerta de la habitación tomando aire. Llena de determinación, Fumiko marchó rápidamente hacia su madre, quien aún estaba acostada distraídamente, levantó la parte superior de su cuerpo y… abofeteó su mejilla con todas sus fuerzas.

Debido al fuerte y seco sonido que venía cuando alguien era seriamente abofeteado, y que todo ocurrió tan rápido, la mente de Tsubaki estaba flotando en algún lugar.

— ¡Yuriko-sama, ya es suficiente! ¡Ya eres madre! ¿¡Solo porque fuiste engañada por un hombre, ya has sido reducida a este estado!? ¿¡No estás avergonzada!? ¿¡No sientes lástima por Tsubaki-sama, que siempre está preocupada por ti!? ¿¡No encuentras mortificante el ser menospreciada por ese tipo de mujer!?

Luego de que Fumiko abofeteara a Yuriko, dijo todo eso en un aliento, sin siquiera volver a tomar otro.

Con su mejilla abofeteada de repente, Yuriko miró a Fumiko con una mirada sorprendida, mientras que Tsubaki solo podía observar boquiabierta el espectáculo en un lado.  Un minuto después, la cara de Yuriko comenzó a arrugarse y comenzó a llorar a toda voz como un niño que había sido regañado por sus padres.

Aunque Tsubaki no podía entender la mayoría de las cosas que su madre estaba diciendo porque estaba llorando, con la ayuda de Fumiko, quien estaba arreglando lo que su madre estaba diciendo, Tsubaki entendió la mayoría de los contenidos de su historia.

♦ ♦ ♦

Igual que dentro del juego, ambos padres de Tsubaki se enfrentaron a la oposición de la familia Mizushima y escaparon. Fumiko, que estaba personalmente preocupada por Yuriko, la siguió a la fuerza como su asistente.

Si se juzga de la manera en que Yuriko lo dijo, era como si ella no había dado como un hecho establecido cuando el padre de Tsubaki la embriagó. Al casarse, estaba queriendo colaborar con él y hacerlo debido a un embarazo accidental.

[Nota Mei: Esta oración me costó sangre]

Sin embargo, ella misma sabía que él aún sentía afecto hacia su otra amante, pero creía que al final él la escogería. Al mismo tiempo, mientras avanzaban, ella no era consciente de que su esposo aún tenía lazos con su amante. Entonces, cuando Tsubaki nació, fue expulsada a un lugar distante. Fue entonces cuando llegó la madre de Mio.

Finalmente, se dio cuenta de todo. Acerca de cómo fue utilizada por ser una dama de los Mizushima, y acerca de que su esposo no sentía ni una pizca de amor hacia ella. Era doloroso, tan doloroso que ya no le importaba nada.

Además, la madre de Mio, quien la había visto como una enemiga desde su niñez, era la amante de su esposo. Estaba grandemente consternada por ella. Para Yuriko misma, el hacer lo mismo que su difunta madre le hizo a la abuela de Mio, solo le hizo tener culpa dentro de ella y continuó atormentándola.

Aun así, después de casarse no contactó ni una sola vez con sus familiares. Antes de que se fuera de casa, ella le dio unas cortantes palabras de partida a su familia, así que pensó que no podía sólo regresar como quisiera después de no haberlos visto por un largo tiempo.

Además, ahora ella no tiene ninguna manera de contactar con el mundo exterior, ya que estaba atrapada en una situación de confinamiento.

♦ ♦ ♦

[Traducido por Reino de Kovel]

Luego de escuchar la historia de su madre, la impresión que Tsubaki tenía de su padre y la madre de Mio era: Verdaderamente unos villanos.

Dejando de un lado a su padre, Tsubaki creyó que la madre de Mio también estaba involucrada en esto. Ella simplemente hizo de lado descaradamente a la esposa legal y vivía cómodamente en la casa principal.

Aunque la madre de Mio era descrita como una mujer paciente y de fuerte voluntad dentro del juego, en su vida pasada, Tsubaki solo podía pensar en ella como una mujer astuta y calculadora ya que, en el momento en que su madre murió, rápidamente tomó la posición como la segunda esposa.

Como era de esperarse, este mundo estaba alejándose del guión original del mundo del juego.

Una vez más, Tsubaki confirmó una de sus dudas, mientras escuchaba la historia de su madre.

—De todos modos, tenemos que avisarle a Danna-sama o a Haruki-sama sobre esto.

[Nota: Danna-sama se refiere mayormente al hombre a cargo de una familia, aquí se refieren al padre de Yuriko. Haruki sería el hermano de Yuriko, tío de Tsubaki.]

— ¿Cómo? Ni siquiera podemos salir de aquí.

—Eso es…

No se encontraban teléfonos instalados en este lugar. No había ninguna oportunidad de salir de allí en primer lugar, así que incluso si escribían una carta, no podría ser enviada. Así que, en el momento en que se encontraron en una situación en la que no tenían manera de contactarse con el mundo exterior, ya era un jaque mate.

Sin embargo, aunque era bueno que su madre hubiera vuelto a sus sentidos una vez más, era claramente visible que enfermaría de nuevo si esta situación se prolongaba por más tiempo.

Ciertamente, era imposible salir sin pasar a través de la casa principal. Con las cámaras de seguridad en los locales, las oportunidades de tener éxito eran muy bajas. Además, debido a que su padre aún pensaba que Yuriko seguía enferma, el monitoreo sobre ellas debería estar deficiente.

Si él estuviese al tanto de que Yuriko ya había recuperado sus sentidos, entonces enviaría más sirvientes a este lugar y la vigilancia de Tsubaki, su madre y Fumiko, de seguro sólo se haría más estricta.

Antes de que esto ocurra, debería haber algo que pueda hacer, pensó calmadamente.

Si Fumiko no puede salir, sólo queda Tsubaki como última opción, pero aún no estaba claro si su madre y Fumiko le darían permiso a una niña de cuatro años para que saliera sola afuera.

En esta situación, donde estaban acorraladas en una esquina, esperó que le pudieran dar el permiso para salir, así que enfrentó a ambas y dijo lo que tenía en su mente.

—Madre, Tsubaki irá.

—Tsubaki-chan, ¿qué acabas de decir?

Cuando escuchó a su hija, una niña que tan solo tenía cuatro años, y sumado a eso, que nunca había salido antes, decir que ella iría en su lugar, dudó de lo que estaba escuchando.

Incluso si Tsubaki pudiese salir de allí, era una niña que no sabía nada acerca de las leyes de tránsito, ni los medios de transporte. Aventurarse en el mundo exterior era impensable.

—Hay una pared que parece estar comenzando a desmoronarse. Si es Tsubaki, entonces podría pasar a través de ella. Entonces, Tsubaki le pedirá ayuda a abuelo y a tío.

Cuando Tsubaki estaba explorando el jardín, una parte debajo de la pared estaba toda desmoronada y, cuando empezó a despejar los bultos de piedra, encontró un pequeño agujero lo suficientemente grande como para que un niño pasara a través de él.

—Imposible. Es muy peligroso.

Si hubiese alguien tranquilamente resguardándola por detrás, quizás su madre le daría el permiso. Pero, para ella era imposible dar la autorización a su hija, que tenía cuatro años, para que saliera sola.

—Aunque, Yuriko-sama, no hay otras opciones aparte de esta. Tsubaki-sama es una niña muy inteligente, de seguro podrá enviar el mensaje del estado actual de Yuriko-sama. Además, si toma la parada de autobús cerca de aquí, creo que podrá llegar a un lugar cercano a la oficina principal de Mizushima.

Fumiko arrojó el salvavidas. Comprendió la situación más que la madre que había sido criada en una vida sobreprotegida. Ya que no podían salir de allí, la única manera de pedir ayuda era confiarle todo a la Tsubaki de cuatro años de edad.

En buenas circunstancias, Tsubaki debería llegar sana y salva cerca de la oficina principal de Mizushima, mediante la ruta correcta del autobús. Si ella llega a la ruta de autobús correcta, entonces no sería un problema para una niña de cuatro años arreglárselas a salvo.

—Pero… Ya veo. Si puede llegar cerca de la oficina principal, entonces el riesgo estaría disminuido. Si ésta es la única opción que tenemos, entonces no hay remedio. Tsubaki-chan, ten cuidado con los autos, ¿de acuerdo? ¿Sabes la manera correcta de cuándo cruzar la calle?

— ¡Lo sé! Déjaselo a Tsubaki.

Viendo a Tsubaki dar su respuesta con tanta seguridad, Fumiko recordó que desde que nació, nunca sostuvo sus pequeñas manos. Desde que Tsubaki nació, era una niña que raramente lloraba.

Cuando tenía hambre, o cuando quería un cambio de pañal, solo dejaba salir un gruñido como si llamara a su madre o a Fumiko. Sin que nadie se diera cuenta, era capaz de cambiar de posición en su cuna, caminar por sí misma, y capaz de escribir por su cuenta.

Era una niña dotada de una alta capacidad de comprensión. Si alguien decía unas palabras, ella podía entender 10 significados de eso. Aunque no había nadie que le enseñara sobre los modales apropiados en la mesa, ella perfectamente los entendió como si fuera algo natural.

Si no estaba planeando ir a donde estaba su madre, entonces sin hacer nada peligroso, ni deambular muy lejos, siempre salía y jugaba en el jardín. Era una niña capaz de pasar la mayoría del tiempo sola mientras disfrutaba del sol.

Ese es el por qué siempre se adulaba con su madre. Se aseguraba de decirle que incluso si estaba sola, su hija estaría bien y soportaría todo por ella.

Siempre recibiendo las cartas y flores que Tsubaki personalmente recogía del jardín, se las daba a su ama. La imagen de cuán preocupada estaba Tsubaki cuando le preguntaba a Fumiko por la condición de su madre, hizo a ésta darse cuenta de cuánto había sido salvada por eso, y estaba asombrada de pensarlo.

Pero, no importa cuán inteligente y madura era Tsubaki, ella todavía era una niña de cuatro años que aún quiere la atención de su madre; sin embargo, Tsubaki siempre era paciente y tomaba todo en consideración, un comportamiento inadecuado para su edad.

Para nosotros, quienes somos llamados adultos, haber descuidado a una niña como ella…

Fumiko estaba realmente avergonzada. Sin embargo, ahora era la mejor oportunidad para escapar ya que su señora había regresado a sus sentidos.

Con el arresto domiciliario de cuatro años y, básicamente ninguna información de lo que sucedía en el mundo exterior, Fumiko sólo podía sentirse ansiosa al dejar a una niña de cuatro años aventurarse sola. No obstante, esta era la única manera. No habían otras opciones aparte de confiarle todo a Tsubaki.

Fumiko escribió una nota y le enseñó cómo cruzar la carretera, cómo funciona el transporte en la sociedad, y demás. Siempre le recordaba a Tsubaki que fuera cuidadosa.

♦ ♦ ♦

Varios días después llegó el día del escape. Tsubaki había aprendido toda la información necesaria del mundo exterior, hasta diminutos detalles de su madre y Fumiko.

También se le fueron dichos los nombres de su abuelo y su tío, además de la dirección de la oficina principal de Mizushima.

Ella pasó a través del agujero que había debajo de la pared después de recibir una carta de su madre, también una carta junto con dinero para los gastos de Fumiko, que había ganado y ahorrado dinero mientras servía a la familia Mizushima tiempo atrás.

Para no ser atrapada mientras se movía, Tsubaki tomó su ruta por los puntos ciegos de las cámaras y se alejó de los locales de la familia Kurahashi.

El destino era la oficina principal de Mizushima. Debería estar lejos de la ubicación actual de Tsubaki, ya que tomaría 20 minutos en autobús desde su ubicación a la oficina principal. No obstante, porque su línea de visión era realmente baja, leer las paradas de los autobuses en la pizarra de información le tomó mucho tiempo.

Aunque nunca había experimentado salir afuera desde que renació, solo leer el texto de información sobre la parada del autobús era realmente doloroso.

Tal vez porque Tsubaki parecía perdida, hubo una amable abuela que le habló de repente.

—Señorita, ¿a dónde quieres ir?

[Nota: Oba-san significa señora mayor, anciana, abuela, etcétera. Por otro lado, Ojou-chan es Señorita, como le ponen el –chan detrás es más informal.]

—Esto… Quiero entregar algo que padre olvidó. Deseo ir aquí.

Y entonces, Tsubaki le enseñó la dirección de la oficina principal de Mizushima que estaba escrita en un pedazo de papel.

—Ah. Si es así, entonces estaría bien si tomas el siguiente autobús, su última parada debería estar por allí.

— ¿De verdad? Gracias, señora.

La abuela le regresó el papel y, justo como se le fue dicho, tomó el siguiente autobús. Dentro de este, Tsubaki estaba llena de ansiedad mientras se preguntaba si todo saldría bien.

Si este mundo no fuera como el del juego, entonces existía la posibilidad de que su abuelo y su tío ya se hayan dado por vencidos con Yuriko, quien los desafió y escapó. Incluso si lograra entregar exitosamente las cartas, pero al final fuera expulsada, entonces todo estaría acabado.

Por favor. Espero que sean personas que aman a su familia, Tsubaki oró tranquilamente.

Cuando el autobús llegó a su última parada, se bajó y se mantuvo de pie frente a la oficina principal de Mizushima. Primeramente, ella necesitaba llamar a su abuelo o a su tío a través de la recepcionista. Con eso en mente, caminó hacia el escritorio de ésta.

—Disculpe.

—¿Sí…?  ¿Eh?

La recepcionista estaba sorprendida cuando no pudo encontrar a la persona que le hablaba en frente de ella, pero rápidamente se dio cuenta de que fue una niña pequeña quien la llamó debido a sus pequeñas manos estiradas.

Ella se paró de su asiento y caminó hasta delante de su escritorio, donde se encontró con Tsubaki.

— ¿Qué ocurre, señorita?

—Esto, quisiera encontrarme con Mizushima Souichirou-san o con Mizushima Haruki-san.

—Perdona, ¿qué relación tienes con ellos?

—Esto, el nombre de mi madre es Yuriko. Kurahashi Yuriko. Mizushima Souichirou-san es el abuelo de Tsubaki.

—Tendré que confirmarlo, así que por favor espere.

La señorita recepcionista de repente le habló educadamente a Tsubaki y comenzó a hacer una llamada telefónica.

Si lo que la niña dijo es verdad, entonces debería ser la nieta del director. Como era de esperarse de una recepcionista de la oficina principal de la compañía Mizushima, sabía cómo tomar acciones apropiadas rápidamente.

Cuando terminó con la llamada telefónica sobre Tsubaki, la guió con una sonrisa hacia un sofá que no era del escritorio de la recepción.

—Habrá alguien que vendrá y se encontrará con usted aquí, así que por favor espere.

—Gracias.

Tras agradecer a la recepcionista, Tsubaki esperó a que alguien viniera por ella mientras rezaba en su mente.

Después de una docena de segundos más tarde, un joven que vestía un traje, sin aliento, corrió hacia Tsubaki.

—Esto, tú eres…

—Kurahashi Tsubaki.

—Ya veo. Yo soy Suzuhara, el Secretario principal del Director de Administración. Debido a que el Director se ha ido al extranjero desde ayer, te encontrarás con el Director de Administración Mizushima en el día de hoy. Ahora, por aquí por favor.

Mientras Suzuhara hablaba con Tsubaki, entraron en el elevador. Se sintió extraño el no haber tenido ninguna conversación entre los dos en el camino.

Habiendo llegado al último piso, mientras Tsubaki caminaba sobre una esponjosa alfombra, finalmente se quedó de pie frente a una llamativa puerta.

—Director de Administración, la he traído.

—Entren.

Con la impresión de la fría voz que venía de detrás de la puerta, Tsubaki enderezó su espalda inconscientemente.

Saa, el juego comienza en el momento en que esta puerta esté abierta.

Tsubaki se animó a sí misma.


Aclaración:

[1] La estamina es una sustancia segregada por nuestro cuerpo relacionada con la capacidad de resistir esfuerzos físicos, altos entrenamientos, las enfermedades, la fatiga, etcétera.

Nota: Tsubaki se refiere a ella misma por su nombre, habla en tercera persona. Esta forma de referirse a uno mismo casi siempre se ve en niños. Además, el Director en sí de la compañía, sería el abuelo de Tsubaki. El Director de Administración sería Haruki, tío de Tsubaki.

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

2 thoughts on “¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 2

  1. Nadia says:

    El papá es asco , la verdad no se merece a esa hermosa mujer y a su bella hija igual que bueno que la mamá recapacite, su hija la necesita. Gracias por el cap

  2. martin says:

    la impresión que me dio el padre de tsubki es la peor realmente espero que sufra por ello ´´como alguien se casa con una mujer la deja embarazada y la desprecia he ignora? eres basura de hombre, me das asco ser del mismo genero de ese tipo de gente´´

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *