¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 3

Traducido por Mei

Editado por Nemoné


Tras escuchar que se les mandó a pasar, Suzuhara abrió la puerta e invitó a Tsubaki a entrar en la habitación.

Luego de prepararse, Tsubaki dio un paso dentro de la oficina.

— ¿Eres Kurahashi Tsubaki?

Qué voz tan fuerte y clara, pensó.

Había un hombre, cerca de los treinta años y de alta estatura, sentado en el escritorio con una gran ventana detrás de él. Aunque ella sólo había visto una foto del rostro de ese hombre dentro del juego en la Ruta de Kyousuke 12 años después, tenían el mismo aire.

Con un cabello peinado hacia atrás, él era una persona que tenía un destello afilado en sus ojos. Probablemente podía matar a un oso de pequeño tamaño únicamente usando su mirada y las manos desnudas.

Con ojos ladeados que dejaban salir una impresión de corazón de hielo y, extremidades largas y bien proporcionadas, tenía un cuerpo bien entrenado que otros podrían notar incluso con su traje puesto. Por la atmósfera en la que estaba envuelto podía decir que era una persona con absoluta confianza en sí mismo.

Éste hombre era Mizushima Haruki, el hermano mayor de la madre de Tsubaki, Kurahashi Yuriko. También futuro Director del Grupo Mizushima.

Dentro del juego ya se había convertido en el Director del Grupo pero, actualmente parece que aún tiene la posición de Director de Administración.

Debido a que el destello de tus ojos es demasiado afilado. ¿Podrías ablandarlos incluso solo un poco delante de un niño?

Tsubaki dejó salir una maldición dentro de su mente.

— ¿No puedes responder mi pregunta?

—Ah, soy Kurahashi Tsubaki.

Debido a que ella estaba pensando en algo irrelevante, se demoró en dar una respuesta y se presentó a sí misma con dificultad.

Con un tono que no dejaba escapar emociones, Tsubaki no podía decir en qué estaba pensando, y eso llenó su corazón de incomodidad. Luego de que su tío se quedara mirando fijamente a Tsubaki, como si estuviera dudando de algo, dejó salir un pequeño suspiro.

—Es extraño. Tu padre siempre me enseña una foto de Tsubaki pero, quien estaba fotografiada allí no eres tú. ¿Realmente eres Tsubaki?

Cuando Tsubaki escuchó lo que su tío había dicho, incluso si era solo un poco, fue, de alguna manera, capaz de adivinar qué había sucedido en el fondo.

Sospechó que la foto que su tío había visto era probablemente una imagen de Mio. Su padre probablemente le había enseñado una foto de ella a su tío y, había dicho que era Tsubaki. En otras palabras, su padre le mintió a su tío.

Él considera a Tsubaki como un elemento peligroso que expondría sus acciones si se daba la oportunidad. Si ella escapaba y buscaba ayuda para el rescate de su madre, le traería problemas. Así que, para que Tsubaki no fuera reconocida, mostró una foto falsa.

Es por eso que su tío estaba sospechando y siendo cauteloso con la Tsubaki que estaba frente a él, quien es completamente diferente de la que estaba en la foto.

Tsubaki tenía un cuerpo débil así que no podía salir al exterior. Su madre aún estaba recuperándose, así que sólo sería peor si salía. Estas razones, probablemente fueron utilizadas como excusas para engañar a su tío por cinco años y, así asegurarse de que este no se encontrara con Yuriko, su hermana menor.

Si su tío insistía en encontrarse con ellas, su padre probablemente optaría por repetir las excusas

Tsubaki sentía que las únicas que pensaban que sus padres se habían escapado juntos, eran Fumiko y su madre, al punto en el que existía un intercambio entre su tío y su padre. Pero, ella estaba comenzando a dudar que esta historia fuera realmente cierta.

Ella pensó que, en el momento en que su padre le enseñara la foto de ‘Tsubaki’ a su tío, éste reconocería a su sobrina inmediatamente y, por ende se preocuparía por esa sobrina y su hermana.

Las conjeturas de Tsubaki eran algo desviadas en pequeños detalles, pero había dado en el blanco en lo general.

Como un hecho en cuestión, su tío, quien vio a Tsubaki por primera vez, sintió que quien le fue mostrada en la foto, era falsa. Y esto se debía a que, la Tsubaki que estaba frente a él, en ese momento tenía una imagen muy similar a la de su hermana menor, especialmente por sus ojos. Ellas lucían muy similares, a diferencia de la niña de la foto que le enseñaron.

Sin embargo, él no podía sólo aceptar tan fácilmente lo que Tsubaki había dicho. Y, ésto se debía a que Haruki no podía encontrar una razón por la que Tsubaki haya venido hasta allí.

Por otro lado, Tsubaki sentía que la manera de pensar de su padre era demasiado decepcionante, cuando supo que este le mostró una foto falsa de ella a su tío. Incluso si hiciera una mentira como medida temporal, un día esta sería expuesta de todos modos.

¿Por qué?, Tsubaki solo podía hacer esta pregunta a su padre dentro de su mente.

En primer lugar, en el momento en que su padre, invitó a su amante junto a su hija a la familia, ya había cometido una acción tonta.

Madre también. Para empezar, ¿qué hay de bueno en alguien bueno para nada?

La mente de Tsubaki comenzó a llenarse de preguntas, y quería hacérselas a su madre directamente.

¿Es su cara? ¿O tal vez es un buen hablador? ¿O tal vez ambos?

Sólo podía imaginar cómo luciría su padre, ya que nunca lo había conocido. Después de llegar tan lejos, Tsubaki solo podía pensar en él como un estafador.

Sin importar qué, me aseguraré de que mis padres se divorcien, comenzó a renovar su determinación.

Su tío aún tenía dudas sobre la Tsubaki que estaba frente a él, pero ella poseía una evidencia convincente para probar que era la verdadera. Sí, las cartas de su madre y Fumiko.

No sabe qué hay escrito en las cartas. ya que no las leyó. Pero, probablemente estaban llenas acerca de la situación actual que estaba ocurriendo.

Con esto, él de seguro me creerá. Y, incluso si no lo hace, mientras él esté impregnado con dudas, de seguro irá a donde la familia Kurahashi, pensó Tsubaki.

Su padre y los demás sirvientes probablemente lo negarán tercamente, pero esto sólo aumentará sus sospechas.

‘‘Estamos bajo arresto domiciliario en un lugar apartado en la casa de los Kurahashi.’’

Incluso si eso es lo que está escrito en la carta, no tendría la más mínima importancia si su tío seguía creyendo que su hermana menor, estaba casada porque amaba a su esposo. No habría ventajas para ninguno de los dos lados.

Su tío probablemente esperaba que todo esto, fueran sólo conspiraciones hechas por un tercer grupo.

Para empezar, incluso si la familia Kurahashi continuaba con la conexión que tenían con la casa Mizushima, no habría ningún beneficio para los Mizushima. Al contrario, sería mucho mejor para la casa, si su madre sólo se divorciara rápidamente y se casara de nuevo en otra familia.

En el juego, la familia Kurahashi estaba manejando una compañía de clase media. Ésta casa en sí, no tenía ninguna historia. Un linaje familiar con un origen dudoso. Entonces, para ese tipo de familia estar casado con la hija de una casa distinguida como Mizushima, sólo podría traer un enorme beneficio unilateral para los Kurahashi.

Además, la manera en que la familia Kurahashi trataba a su madre, sólo podría ser descrita como blasfemia hacia los Mizushima[1]. Por todos los medios, los demás sirvientes y, su padre mismo, deberían estar inclinando sus cabezas hacia su madre. Así de poderosa era la familia de ella.

Sin embargo, su padre ignoró esto y la dejó en un lugar apartado, mientras que trajo a su amante a su familia. Si él estaba tratando de burlarse de la familia Mizushima, debería haber un límite.

Tsubaki pensó que, incluso su tío, quien lleva el orgullo de la distinguida familia Mizushima, no tiene ninguna consideración hacia su hermana menor. Él seguramente movería sus manos para ayudar a una persona como su padre.

Tsubaki sacó un pequeño estuche, que estaba dentro de una cartera, y tomó las dos cartas. Se las dio a Suzuhara, quien estaba de pie detrás de ella.

Luego de que éste se las entregara a su tío, él rompió el sello de las carta, tomó el contenido y comenzó a leer. En medio de la lectura, la expresión de su tío no cambió para nada, eso hizo que Tsubaki comenzara a sentirse insegura.

¿Me creerá? ¿No me creerá?, solo estas preguntas seguían presionando su mente.

Al final, ella podía hacer uso del arma que solo los niños poseían, pero antes de que lo hiciera, realmente deseaba que su tío las ayudara.

♦ ♦ ♦

Pocos minutos después de que su tío terminara de leer las dos cartas, gentilmente se levantó de su silla y se puso delante de Tsubaki. Entonces, se agachó y colocó sus ojos a la altura de ella. Dentro de éstos ya no estaba la frialdad que había mostrado anteriormente, sino que estaban llenos con afecto.

Convencida de su éxito, Tsubaki desesperadamente trató de controlar su boca para no sonreír.

—Lo has hecho realmente bien. Venir aquí sola cuando aún tienes sólo cuatro años, debió ser aterrador, ¿cierto?

— ¿Nos ayudarás?

—Por supuesto. Suzuhara, contacta con la familia Kurahashi de inmediato. Diles que iré hacia allá ahora. Ellos tenían una cita con nosotros sobre los fondos de apoyo, ¿cierto? Qué buen momento.

—Entendido. ¿Qué hay acerca de Tsubaki-sama?

—No podemos solamente dejarla ir sola. En cualquier caso, estoy planeando traer a Yuriko a casa. Además, hay algo que quiero que ella haga. ¿Está bien, cierto?

La pregunta de su tío sonó como si no aceptaría un “No” por respuesta, Tsubaki asintió con su cabeza inconscientemente. Después de eso, su tío le dejó el trabajo restante a sus hombres y, los dos entraron en un auto preparado por la compañía. Así se dirigieron a la casa de los Kurahashi.

♦ ♦ ♦

Dentro del auto, aparte de su tío y Suzuhara, estaba junto con ellos una mujer de comportamiento amable.

—Eres Tsubaki-sama, ¿cierto? Mi nombre es Miyamura, soy la segunda secretaria del Director de Administración Mizushima.

—Incluso si Miyamura luce de ese modo, tiene un interés en las artes marciales. La traje con nosotros porque la tendré como tu guardaespaldas.

En un juego o un manga, una palabra como “Interés” sólo podría ser tomada con el significado de “Nivel Profesional.”

Y en este caso, probablemente también era de ese modo. Era muy evidente si alguien veía la parte de las piernas de Miyamura, alrededor de la falda de su traje. Absolutamente no había carne innecesaria, cada parte de sus piernas eran obviamente músculo.

Podría imaginarse fácilmente lo mucho que podría doler si alguien recibiera una patada de ella. Con un rostro amable como ese, la hacía incluso más aterradora.

No la hagas enojar, Tsubaki decidió con todas sus fuerzas.

♦ ♦ ♦

Mientras seguía mirando a las piernas de Miyamura, el auto finalmente llegó al frente de la casa de los Kurahashi.

La cara de su tío, quien galantemente salió del auto, cambió completamente de expresiones que, una vez estuvieron llenas de afecto hacia su sobrina, a las que podrían matar a un oso sólo con la mirada.

Un sirviente que saludó a su tío, estaba constantemente inclinando su cabeza en frente de la casa de los Kurahashi, como si transmitiera que el señor de la casa aún no había regresado.

Luego de la disputa que ocurrió frente a la entrada, Tsubaki confirmó que su tío y Suzuhara ya habían entrado a la casa de los Kurahashi. Ella y Miyamura salieron del auto, ambas se dirigieron hacia el lugar apartado, con el objetivo de completar la tarea que le fue dada por su tío.

Llegando al mismo lugar por el que había salido, Tsubaki movió los escombros a un lado.

—Ciertamente, solo un niño sería capaz de pasar por ahí.

—Jaa, iré a decirle a Madre y a Fumiko-san sobre esto.

—Sí. Sé cuidadosa. Me dirigiré inmediatamente hacia allá una vez que entre.

Despidiéndose de Miyamura, Tsubaki pasó a través del agujero y se dirigió hacia el lugar en el que se encontraba su madre.


Aclaración:

[1] Blasfemia es una ofensa a algo que se considera sagrado o hacia una religión.

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

3 thoughts on “¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 3

  1. Noah P. says:

    Me gusta mucho esta novela! Espero que puedan seguirla pronto, es interesante y muero por saber como le ira a Tsubaki!
    Gracias por traducirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *