¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 4

Traducido por Mei

Editado por Nemoné


—Entonces, ¿cuánto tiempo me vas a hacer esperar?

— ¿No lo puedes ver? El Director de Administración está poniendo de lado algo de su ocupado tiempo para venir personalmente aquí. Para empezar, ¿no eran los de tu lado los que querían discutir algo sobre negocios con nosotros? También fueron quienes pusieron la fecha y hora para reunirnos, ¿no?

Luego de esperar por un largo tiempo, Kurahashi aún no se había mostrado y eso hizo a Haruki sentir desagrado. Comenzó a preguntarle al sirviente, y Suzuhara también hizo uso de esa oportunidad para cuestionar e insistir.

—¡M-Me disculpo! Danna-sama actualmente está en camino de la compañía.

Hacia el sirviente, quien tenía un sudor frío corriendo por su frente y estaba nervioso, los dos comenzaron a sentir sospechas.

Probablemente era una mentira el que Kurahashi estuviera de camino de la compañía. En primer lugar, ellos ya habían confirmado que el auto de él estaba en la casa. En otras palabras, Kurahashi se encontraba aquí y, debido a que él tenía una razón para no salir, quería ganar tiempo.

Si era así, la autenticidad de lo que estaba escrito en las cartas que trajo Tsubaki, estaba haciéndose más alta.

Era una historia difícil de creer. Aunque Kurahashi no tiene talento para los negocios, no debería ser un hombre tan tonto. Él debería conocer el miedo y el poder de autoridad que tiene la familia Mizushima y, al tener a una dama nacida de esta familia como su esposa, debería saber cuánta importancia y responsabilidad había en ello.

Y aun así, él tenía una amante y expulsó a su esposa. Incluso la invitó a vivir en su casa. Además, la amante era la mujer que guardaba hostilidad hacia Yuriko desde su infancia y, le había hecho numerosos acosos.

A este punto él se había burlado de la familia Mizushima. Por ésto, Haruki no podía hacer más que pensar en Kurahashi como un hombre estúpido.

Suzuhara sabía el tipo de hombre que era Mizushima Haruki, desde que era aún un estudiante. Siempre calmado y compuesto, nunca muestra ira en el exterior. Él nunca había visto antes a Haruki enojado. Pero, estaría bien decir que él estaba desesperadamente tratando de calmar su ira ahora mismo.

Era bien conocido cuán cercanos eran los hermanos de la familia Mizushima. Lo que es más, la Tsubaki que Kurahashi había dicho y mostrado en una foto, era en verdad la hija de su amante, juntado con el hecho de que Kurahashi se había burlado de él.

No es una exageración decir que Haruki estaba al borde de enfurecerse.

—Por cierto, ¿cómo está mi hermana menor? —Haruki se aseguró de que su tono estuviera calmado y comenzó a hablar.

El sirviente que lo escuchó estuvo aún más frustrado.

—L-La condición de Madam está empeorando así que tiene que permanecer en cama.

—Eso es terrible. Como sabes, perdí a mi esposa el año pasado. Para empezar, ella no fue bendecida con un cuerpo saludable, y ya que dio a luz a mi hijo, su salud se puso peor y peor. No quiero perder a alguien de mi familia nunca más. ¿Entiendes eso, verdad?

Haruki habló con un poder que no perdonaba el negarse, pero el sirviente de Kurahashi no movió su cabeza. Era realmente impresionante, uno no podía hacer más que preguntarse de dónde venía esa lealtad.

—S-Sin embargo. Es necesario el permiso de Danna-sama.

—Es así… Ah, sí, quiero lavarme las manos un momento, ¿no te importaría si tomo prestado el baño, cierto?

—Por favor, por aquí.

Cuando Suzuhara se preparaba para seguirlo, Haruki lo detuvo con su mano y siguió al sirviente.

—Escucha bien, Suzuhara. Sólo tienes que esperar aquí.

♦ ♦ ♦

Guiado por él, de camino al baño, Haruki detuvo sus pasos y miró al hermoso jardín.

—Ya había escuchado un rumor sobre esto, qué espléndido es.

—Es un honor ser elogiado por usted.

—Parece que el jardín continúa por todo ese camino, ¿qué hay del otro lado?

Sí, lo que estaba al otro lado es el lugar donde la hermana menor de Haruki, Yuriko, había sido expulsada.

¿Podría ser, que ya haya sido descubierto por esta persona?, el sirviente que guiaba a Haruki no podía detener su sudor frío.

En ese momento, el señor Kurahashi, finalmente se mostró a sí mismo.

—Lo que hay al otro lado es una casa aislada, cuñado.

—Bueno, ¿no crees que llegas tarde?

—Me disculpo. Había mucho tráfico en mi camino hacia aquí. Por cierto, ¿no estabas yendo a lavarte las manos?

—Ah, es verdad. Es sólo que el jardín es tan hermoso, que no pude evitar quedarme cautivado por él… Cierto, especialmente por el lirio de allí, es realmente magnífico.

[Nota de traductora: Lirio* en japonés es Yuri, y este a su vez, es el inicio del nombre de la madre de Tsubaki, Yuriko]

Tras escuchar lo que Haruki dijo, Kurahashi quedó en shock y miró al jardín. Sus latidos comenzaron a elevarse, mientras pensaba que esa persona no debería estar allí. Pero, ese deseo de Kurahashi fue traicionado en el momento en que descubrió que, la persona por la que estaba buscando Haruki, estaba parada en el jardín.

En un instante, la cara de Kurahashi comenzó a ponerse pálida. Mientras el sirviente distraía a Haruki, Kurahashi estaba velando por la condición de Yuriko.

Él estaba aliviado cuando recibió un reporte acerca de que Yuriko aún seguía aislada en su cuarto como usualmente. No pensó mucho en la posibilidad de que ella saliera, porque recientemente estaba con los ánimos decaídos.

Pero, ahora en la línea de visión de Haruki y Kurahashi, estaba un nuevo objetivo. Ella estaba desmoronada, las líneas de su cuerpo resaltaban por lo delgada que se había puesto: La esposa de Kurahashi, Yuriko, estaba allí de pie.

Además, ella estaba mirándolos con una sonrisa en su rostro, mientras se acercaba a ellos.

—Ha pasado tiempo sin vernos, ¿no es así?

—Ah, 4 años… No, 5 años, ¿cierto? Por tu condición, no puedo decir que lo estás haciendo bien.

—Así es. Recibí un gran trato, ¿sabes?

—Ya lo escuché todo de Tsubaki. Tuviste un tiempo realmente difícil, huh.

—Esos tiempos difíciles míos son insignificantes, no he hecho más que cosas lamentables a Tsubaki.

—Pero esa niña tiene un futuro prometedor. También deberías estar anticipándolo.

—Maa, estaría realmente feliz si tu juicio se hace realidad, hermano. Esa chica parece tener una sangre espesa de nuestra familia Mizushima en sus venas, ¿sabes?

—Es cierto, sus ojos realmente se parecen a los de su madre, es por eso que inmediatamente sabía que era la verdadera. Me alegro de que no se parezca a su padre. Por cierto, ¿dónde está Tsubaki?

—Si es sobre Tsubaki, le pedí a Miyamura-san y a Fumiko que se la llevaran primero. No podemos enseñarle esto a un niño, ¿o sí?

Se podría tomar como una agradable charla entre hermanos, pero el contenido era mayormente una forma de darle vueltas a los insultos de Kurahashi.

Esta persona ya sabe todo. Ya no lo puedo engañar. Él ya sabe todo lo que he hecho, Kurahashi finalmente comprendió todo por el contenido de la conversación.

—Ah, Kurahashi, ¿aún estás aquí? Creo que ya lo entiendes. Me llevaré a Yuriko a casa. Dejemos la reunión para otro momento a nuestros abogados.

—Gracias por cuidar de mí. Probablemente no nos volvamos a ver, pero por favor cuídate.

Sin siquiera darle una mirada a Kurahashi, los dos caminaron magníficamente y salieron de la casa.

Kurahashi se quedó de pie en el lugar incluso después de que Haruki y Yuriko se fueron.

¿Cuándo se filtró? ¿Quién se lo filtró? Amenacé a todos los sirvientes así que no hay manera de que hayan abierto sus bocas. Además, para todos los nuevos sirvientes, les dije que la madre de Mio era mi esposa, y la madre e hija que estaban en la casa aislada eran mi amante y su hija. Justo ahora, ¿qué acaba de decir Haruki? ¿Tsubaki? ¿Esa Tsubaki? Podría ser que esa niña fue quien filtró la información de ellas. ¿Alguien tan pequeño? ¿Cómo?

Pero, sin importar cuánto pensó Kurahashi sobre ello, incluso si no quería, sabía que ya era muy tarde. Entonces, cayó sobre sus rodillas sobre el suelo. El camino que había abierto para él no era más que solo ruina para su familia.

En primer lugar, cuando Kurahashi escuchó de un sirviente que Haruki vendría, él hizo preparaciones para que Mio y su madre, que estaban dentro de la casa, se fueran a algún otro lugar. Sin embargo, cuando se retrasaron debido a que la madre de Mio se tomó su tiempo empacando su equipaje, Haruki llegó.

Kurahashi, quien se había vuelto impaciente, dejó a Haruki esperando en la sala de estar para ganar algo de tiempo. Finalmente, Mio y su madre, quienes estaban empacando su equipaje, salieron por la puerta trasera.

A este punto, le dijo al sirviente que viera el estado de Yuriko en la casa aislada. Creyó que si de alguna forma se las arreglaba para sobrepasar esto, podría vivir nuevamente como usualmente lo hacía con Mio y su amante.

Sin embargo, la madre de Mio había entendido que todo había sido expuesto desde el momento en que Haruki había venido. Con una sensación de arrepentimiento y mortificada, ella recogió sus pertenencias y rápidamente escapó.

♦ ♦ ♦

Con todos ya fuera de la casa Kurahashi y entrando en el auto, se dirigieron hacia la casa Mizushima.

—Estoy sorprendida de que te hayas movido tan rápido, hermano. En el momento en que escuché esto de Tsubaki, lo encontré algo difícil de creer.

Cuando estaban en camino a la casa Kurahashi, en ese momento dentro del auto, Tsubaki recibió una tarea de Haruki. Y, era que ella regresaría dentro de los locales a través de la pared desmoronada y le diría a Yuriko que Haruki estaba en camino.

Deberían haber pocos sirvientes que estarían vigilando alrededor, así que quería que ella se escabullera de ellos. Luego de pasar a través de eso, él quería que se apareciera en el jardín.

La conversación anterior sucedió de este resultado.

Yuriko elogió a Tsubaki, quien había terminado una tarea difícil, con ‘Como era de esperarse de una niña de los Mizushima’.

—No obstante, fue Kurahashi quien quiso que fuera a discutir sobre los fondos de apoyo. Honestamente, no quiero desperdiciar más dinero en esa familia, así que este es realmente un regalo de Dios. Además… También pensaba que Kyousuke necesitaba un compañero de juegos de su edad.

— ¿Podría ser, de Risa-san?

—Ah.

Luego, su tío le dijo que la madre de Kyousuke había muerto. El deseo de Tsubaki de llegar a tiempo fue roto en pedazos, y estaba aturdida.

Por el tío, que repentinamente se volvió evasivo sobre el asunto de su hijo, Tsubaki pensó que probablemente Kyousuke, quien perdió a su madre, se había vuelto difícil. Después de eso, las conversaciones de su tío y su madre sólo entraban en su oído derecho y salían por el izquierdo.

—Luego de que lleguemos, ve a hacerte una examinación con un doctor. Sólo sé obediente y descansa por un tiempo. Yo me encargaré del resto.

—Sí. Por favor cuida de mí.

El tiempo pasó dentro con los hermanos poniéndose al día y hablándose entre sí. En poco tiempo, el auto llegó al frente de la casa Mizushima.

♥ ❤ ♥

| Índice |

3 thoughts on “¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 4

  1. martin says:

    ajajajjaaja soy feliz, me encanta el hecho que el desgraciado no solo perdio a su esposa e hija sino tambien a la amante e hija de amante, alguien como el solo deberia morir solo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *