¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 9

Traducido por Mei

Editado por Nemoné


Cierto día, mientras estaba tomando un paseo alrededor de la mansión y pasó por el jardín, Tsubaki encontró un lugar donde florecían tréboles blancos. Pensando que lo que había encontrado era poco común, sin querer se acercó al jardín y comenzó a agacharse en búsqueda de uno de cuatro hojas.

Por otra parte, en el otro lado del jardín, el joven Kyousuke encontró a Tsubaki agachada como si estuviera buscando algo. Comenzó a preguntarse qué estaba tratando de encontrar y, la curiosidad sacó lo mejor de él así que se acercó.

Aunque Tsubaki debió haber escuchado a Kyousuke acercándose, pretendió no notarlo y solo continuó investigando alrededor de los macizos de flores. Cuando ya estaba justo en frente de él, Kyousuke comenzó a hablarle.

— ¿Qué estás haciendo?

—Tsubaki está buscando un trébol de cuatro hojas.

— ¿Un trébol de cuatro hojas?

— ¿No lo sabes, Kyou-chan? La gente dice que, quien encuentre un trébol de cuatro hojas, tendrá buena fortuna.

—Así que es sólo una superstición, huh.

Tsubaki se sintió un poco irritada por la actitud de Kyousuke, quien no creía en lo que ella dijo e incluso estaba siendo franco al respecto. Sin embargo, tenía un plan en su mente y lo que estaba haciendo era parte de ello. Ahora, sólo tenía que pensar en una manera de hacer que Kyousuke se le uniera.

—… Y entonces, Tsubaki pensó que si Kyou-chan le daba eso como regalo a tío, él estaría muy feliz~

—De ninguna manera, padre nunca creería en tales supersticiones.

—Bueno, tal vez Tsubaki debería darle eso como regalo a tío~

— ¿¡Qu–!?

Aunque Kyousuke pensó que su padre nunca creería en algo tan supersticioso, si era dado por su prima Tsubaki, quien era su sobrina, él podía imaginar claramente cómo reaccionaría al recibir un regalo de ella.

A diferencia de él, quien solo tenía un intercambio con su padre a través de cartas, Tsubaki y su padre en ocasiones pasaban su tiempo hablando juntos sólo los dos, y Kyousuke ya sabía sobre esto.

¡Como si te fuera a dejar que anotes otro punto con esto!

Con esto en mente, Kyousuke decidió regalarle un trébol de cuatro hojas a su padre y comenzó a buscarlo en desesperación. Tsubaki, mirando a Kyousuke, quien estaba lleno de entusiasmo, con una mirada de soslayo, pensó.

Lo sabía, este tipo es demasiado simple.

Mientras tanto en el segundo piso de la mansión, por la ventana de un cuarto, Yuriko observaba como Kyousuke y Tsubaki buscaban algo en la esquina del jardín, con una sonrisa. Allí, en la misma habitación, también estaba Asahina Kaoru, felizmente mirando a Yuriko, quien se estaba divirtiendo viendo a su hija y a su sobrino.

—Sorprendentemente se lleva muy bien con Kyousuke-kun.

—La primera vez que conocí a Kyousuke-san, pensé que era muy maduro para su dad. Pero, desde que empezó a jugar con Tsubaki, siempre logro dar un vistazo a su comportamiento infantil. Como su tía, es realmente un alivio.

—Bueno, es debido a que siempre está siendo guiado por Tsubaki, en un buen sentido.

—Tsubaki es poco femenina, mientras que fuera de casa es muy obediente. Como su madre, eso me ha sido de mucha ayuda, pero viendo cuán raramente ella actúa mimada como un niño, me hace preocupar.

De hecho, Tsubaki en ocasiones haría algo absurdo, pero mayormente era una niña razonable y posee una muy buena memoria. Además, es buena en leer la atmósfera de las personas a su alrededor. Pero eso, al mismo tiempo, era la fuente de ansiedad de Yuriko.

¿Era debido a que el ambiente que la rodeó en su crianza durante cuatro años le hizo perder su lado infantil? Entonces… ¿No es mi culpa que haya tenido tanta influencia en el desarrollo de su personalidad?

Ella no puede evitar preocuparse por esto.

— ¿No es debido a que sólo hay adultos a su alrededor? Si un niño se pone en contacto con chicos de su edad, seguramente también saldrá a relucir su lado infantil. Yuriko-san, ¿no habías dicho que habías comenzado a dar un vistazo al comportamiento infantil de Kyousuke-kun? Es exactamente así. Y sobre Tsubaki-chan siendo poco femenina, Yuriko-san, ¿lo has comprobado personalmente?

—Hmm. Antes, cuando vivíamos en la residencia Kurahashi, ella era una chica obediente. Siempre pasaba sus días en el jardín mientras miraba el estanque, además hacía algo de pintura… A pesar de ser su madre, es muy vergonzoso de mi parte no comprenderla realmente. Después de todo, nosotras rara vez pasamos tiempo juntas, así que eso es todo lo que sé sobre ella.

Aunque Yuriko había intentado acercarse lo más posible a Tsubaki, su relación como madre e hija no era tan profunda, como la de un padre con sus hijos de una familia común. Ella no puede sacar su pecho en alto y orgullosamente decir que Tsubaki es este tipo de niña, porque en lo profundo de su corazón, todavía no sabe nada sobre ella.

—Está bien, Yuriko-san. Sólo necesitas conocer más sobre Tsubaki-chan de ahora en adelante. Tu experiencia como madre no es nada más que 4 años después de todo, no hay nadie que se pueda convertir en una madre ‘perfecta’ desde el principio. Cualquiera puede cometer errores, pero poco a poco darán un paso adelante y crecerán junto con sus hijos.

—Eso es… cierto. Pero…

Yuriko bajó su cabeza mientras susurraba en duda. Mirando a Yuriko, quien estaba dudando en hablar,  Asahina parecía haber notado algo y comenzó a preguntarle.

— ¿Hay algo que te esté molestando?

—No, no es grave. Además no está relacionado con Tsubaki después de todo.

—Si tienes algo que te esté molestando o preocupando, te haría sentir más en calma si hablaras con alguien, además la respuesta podría venir volando por su cuenta, ¿sabes? No te preocupes, mis labios estarán cerrados y no diré nada. Para probarlo, ni siquiera le dije a nadie al respecto sobre que; Hace mucho tiempo, el diente frontal de Haruki se astilló cuando comió el chocolate hecho a mano de Risa, que era demasiado duro.

Una risilla no pudo evitar salir de Yuriko.

—Justo ahora, me estás diciendo eso a mí.

—Ah, mantén esto en secreto de Haruki ¿de acuerdo? Si se entera de que Yuriko-san sabía sobre esto, luego tendré un momento difícil.

—De acuerdo, lo mantendré como un secreto.

Con Asahina, quien había expuesto ligeramente el secreto de su hermano, Yuriko se rió instintivamente. Decidió que si se trataba de él, quien era amigo de su hermano por unos largos 20 años, estaría bien que se lo dijera. Entonces, comenzó a hablar honestamente sobre el asunto que seguía molestándola.

—Um… Esto puede ser un poco repentino, pero ¿tienes a alguien que desees, Asahina-sama?

— ¿¡UEEE!?

No esperando algo tan directo, Asahina elevó algo parecido a un grito histérico ante la pregunta. Sorprendida por el grito, Yuriko involuntariamente lo miró.

—Ah, lo siento. Fue tan repentino que estaba sorprendido… Alguien que ame, alguien que ame. Erm, sí, tengo alguien a quien amo, ¿qué ocurre con eso?

Con un rostro sonrojado, Asahina habló de una forma algo rápida. Yuriko, por su parte, encontró extraño que las expresiones de Asahina tomaran un giro repentino, pero pensando que sería grosero seguir insistiendo, sólo lo dejó salir.

—Si es así, ¿alguna vez has pensado en que haya la posibilidad de que ese sentimiento desaparezca de repente?

—Hmm, veamos. Pienso que no. He estado enamorado de ella desde hace 15 años después de todo, creo que seguiré amándola hasta que muera.

— ¿Eso… es cierto, no? Así es como se supone que sea, ¿verdad?

— ¿Se supone?

Motivada por Asahina a continuar, Yuriko comenzó a preguntarse si debería decirle o no. Pero, debido a que ella ya había llegado a este punto, dejó caer la cadena que la retenía y comenzó a hablar honestamente.

—A cerca de Kurahashi, realmente lo amé mucho. Por su bien, pensé que podría hacer cualquier cosa. Siempre pensé en ser útil. Incluso después de que me traicionó, todavía lo amaba… Sin embargo, luego de que fui regañada por Fumiko y,  después de leer las cartas que Tsubaki escribió para mí, comencé a pensar en cuán tonta fui por enamorarme de un hombre como él. Luego de eso, esos sentimientos que tenía por Kurahashi de repente desaparecieron sin dejar rastro. Aunque lo amé tanto, no había ningún arrepentimiento en mí. En este corazón, el amor que tenía por él que desapareció tan de repente, me asustó. Pienso que tal vez podría haber algo dentro de mí, que es diferente de las demás personas.

— ¿Es eso lo que te ha estado atormentando?

—Sí. Estoy segura de que sería despreciada como una mujer cruel.

Temiendo que el amable Asahina la observara con una mirada de desprecio, apartó su mirada lejos de él y habló con autodesprecio.

—No pienso que seas una mujer cruel, Yuriko-san.

— ¿Eh?

Escuchando esas palabras inesperadas de Asahina, Yuriko levantó su rostro y miró a sus ojos. Al ver que la miraba directamente, se aturdió un poco y apartó su mirada nuevamente.

Sin importarle el estado actual de Yuriko, Asahina habló.

—Pienso que un marido y mujer que son considerados y se preocupan el uno por el otro, es lo que los hará transformarse en una pareja y convertirse en una familia. En el caso de Yuriko-san, eres solo tú quien pensó e hizo un esfuerzo para convertirse en una familia, mientras que la otra persona rechazó ese esfuerzo. Incluso si es de forma unilateral, mientras la parte ‘que ofrece’ esté esforzándose y perseverando, es posible crear una relación en forma de ‘familia’. ¿Pero, lo sabías Yuriko-san? Si no le das valor a ese sentimiento y esfuerzo mientras lo haces, no sería una sorpresa si tu amor por él se marchitara.

—Mi amor por él, se marchitara…

—Sí. Aunque estoy acostumbrado a escuchar a las personas decir que no hay amor que dure para la eternidad, por eso hay que para hacerlo posible. Se tienen que cuidar mutuamente el uno al otro y seguir manteniendo sus sentimientos de amor, mientras elevan su afecto juntos. Bueno, aunque eso es sólo lo que yo personalmente pienso. En el caso de Yuriko, no es cruel, pero pienso que es correcto decir que estabas harta de eso. No es extraño, ¿sabes? Cualquiera puede experimentar lo mismo que tú si estuvieran en tus zapatos.

—Harta de eso…

Esas palabras entraron directo al corazón de Yuriko. Habiéndole dicho que cualquiera podría experimentar lo mismo, de alguna forma aligeró su corazón.

Para ella, quien había sido criada en una vida sobreprotegida, el amor es algo que duraría por la eternidad y sólo podría ser cortado hasta que la muerte los separara. Ese es el por qué, para que su amor por Kurahashi desapareciera de esa manera, le hacía pensar que algo estaba mal. Y continuó atormentándola.

Sin embargo, luego de escuchar lo que Asahina acababa de decir, Yuriko una vez más se dio cuenta de que aún existía una diferencia en su forma de pensar, si se comparaba con el sentido común.

Las palabras de Asahina tenían un poder de persuasión muy convincente, y Yuriko cedió a ellas. Debido a esto, instintivamente comenzó a mirarlo con una mirada de veneración.

— ¿Eh? ¿Qué ocurre?

Ser observado por Yuriko tan de repente puso a Asahina en un estado nervioso. Incluso cualquiera que lo viera ahora mismo podría decirlo claramente.

—Como era de esperarse de Asahina-sama. Realmente eres un experto en esta área.

—O-Oh, por favor, aún estoy soltero, ¿sabes? Sé de este tipo de conocimientos de ver a mis padres y a la familia de mis hermanos mayores. No sé nada sobre eso en detalle.

—Pero aun así, gracias a ti ahora me siento renovada. Muchas gracias, Asahina-sama.

—De nada.

—Creo que la persona que te tenga como su esposo, estará muy feliz de tener a alguien tan comprensivo como tú.

—Eh, ah, un. ¿E-Es así?

Para Yuriko, él era un hombre que comprendía lo que era importante para convertirse en una familia y se convertiría en un gran esposo. Pero para Asahina, cuando escuchó esas palabras, estaba tan feliz que comenzó a temblar y comenzó a tartamudear mientras hablaba.

—Sí. Es por eso que rezo para que tus sentimientos lleguen a la persona que anhelas algún día.

—G-Gracias. Ya veo. Espero que se haga realidad.

Mirando a Asahina, que tenía un rostro abatido, Yuriko estaba preocupada sobre si habría dicho algo malo. Sin embargo, éste de repente levantó su rostro y comenzó a llamar su nombre en una voz fuerte.

—Uhm, ¡Yuriko-san!

Justo en el momento en que Asahina quería continuar sus palabras, la puerta de la habitación de Yuriko fue abierta con un fuerte sonido. Quien abrió la puerta fue Tsubaki acompañada de Kyousuke, quienes entraron en el cuarto donde estaban ellos dos.

Las ropas y manos de ambos estaban manchadas de tierra, también había suciedad con marcas de manos en sus rostros.

— ¡Madre! ¡Mira, hice esto!

Al decir eso, Tsubaki mostró una corona hecha de tréboles blancos en sus manos e hizo un gesto a Yuriko para que se agachara. Mirándola, Yuriko se agachó como Tsubaki quería que hiciera y ésta le puso la corona encima de la cabeza.

— ¿Qué tal? ¿Se ve bien?

—Se ve muy bien, madre. Eres muy bonita.

—Gracias. ¿Ara? ¿Kyousuke-kun también hizo una?

—Ah, sí.

Parecía que Kyousuke estaba reprimiéndose a sí mismo. Estaba parado un paso atrás de Tsubaki y su madre. Sin embargo, Yuriko observó la corona que Kyousuke escondía detrás de él y le habló de manera casual.

Lentamente, Kyousuke presentó la corona en sus manos a Yuriko, quien la tomó y se sorprendió cuando vio cuán limpiamente fue hecha.

—Maa, está muy bien hecho. Kyousuke-kun, parece ser que eres realmente habilidoso con tus manos.

—No es… cierto.

—Es cierto. ¿Qué tal, Asahina-sama? ¿Piensas eso también, no?

—Sí, está hecho muy bien. Como era de esperarse del hijo de Haruki, si tuviera que decirlo.

Asahina estaba elogiando la destreza de Kyousuke manejando sus dedos.

El elogiado Kyousuke estaba dejando escapar un aura como si dijera “Esto no se siente mal”. Naturalmente hizo que los bordes de sus labios se elevaran y comenzó a inquietarse.

Observando a ese Kyousuke, Tsubaki comenzó a sentir alivio y tomó el trébol de cuatro hojas de su bolsillo y se lo regaló a su madre.

— ¿Ara? ¿Un trébol de cuatro hojas?

—Sí. Quiero dártelo.

—Gracias. Creo que haré de esta una flor prensada y lo utilizaré como marcador. Estoy esperando utilizar esto mientras lea un libro.

Yuriko estaba deleitada y, envolvió la flor en un pañuelo y lo insertó en el libro. Mirando a la deleitada Yuriko, Tsubaki estaba satisfecha y les dijo que irían a lavarse las manos. Se fue de la habitación junto con Kyousuke.

—Oye, Tsubaki. ¿Estás bien con eso? Sólo tenías 1 trébol de cuatro hojas, ¿sabes?

—Está bien, porque lo estaba buscando para madre después de todo.

Kyousuke estaba un poco sorprendido ante la falta de deseo de Tsubaki, quien lo dijo fácilmente.

—Aquí…

De repente, Kyousuke extendió su mano hacia ella. Y, abrió su mano apretada. Lo que estaba dentro era un trébol de cuatro hojas y se lo regaló a Tsubaki.

— ¿Estás seguro?

—Sí. Además, si quisiera de nuevo una flor como esta, sólo tendría que buscarla. Todavía tengo un trébol de cuatro hojas para regalárselo a mi padre, así que no me importa darte este.

— ¡Gracias Kyou-chan!

Desbordando una sonrisa, le agradeció a Kyousuke. Tomó la flor de su mano y gentilmente lo envolvió en un pañuelo, el cual puso en su bolsillo. Tsubaki estaba pensando en endurecer la flor con resina y hacerla un accesorio o un llavero.

— ¿Sabías que Segawa dijo que el postre de hoy es una tarta? Como agradecimiento por el trébol de cuatro hojas, te daré mi fresa, Kyou-chan.

Sin decir nada más que eso, empezó a correr hacia el baño a lavar sus manos.

Kyousuke, quien había sido dejado atrás, estaba de buen humor cuando vio lo feliz que estaba Tsubaki. Sus labios naturalmente tomaron la forma de una sonrisa. Hasta ahora, no había sabido que una sola palabra de gratitud podía hacer sentir a su corazón tan cálido.

Sin embargo, para una persona de Mizushima mostrar un comportamiento inapropiado como correr en el pasillo… Supongo que le advertiré sobre esto.

Con eso en mente, Kyousuke comenzó a perseguir a Tsubaki.


[Nemoné: Mi capítulo favorito hasta ahora. ]

| Índice |

10 thoughts on “¡No aceptaré una Heroína como tú! – Capítulo 9

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *