Sustituta vs Príncipe – Capítulo 10

Traducido por Nidhogg

Editado por Ayanami


—Como no conseguía dormir, pensé en ir al jardín y entretenerme.

—Entiendo que prefieras mirar el jardín a leer un libro en la habitación o beber una bebida caliente…es un jardín maravilloso, ciertamente un gran jardín, tiene muchas flores, está bien mantenido.

Su Alteza miró alrededor del jardín y sonrió. Eso me dio valor.

Caminé despacio hacia él y puse mis manos en mi pecho. Su cabello ya no estaba atado y caía suavemente sobre su cuello.

—Su Alteza…realmente lo siento, me disculpo de todo corazón por haber acudido al Palacio Real haciéndome pasar por mi hermana, faltándole al respeto a Su Alteza y ocasionando problemas a todos…aceptaré cualquier tipo de castigo que desee darme.

Me alegré de que mi voz finalmente saliera. Seguí presionando fuertemente mi mano contra mi pecho para no temblar.

Mientras esperaba por su respuesta, con la cabeza baja, él dijo:

—Por favor, levanta tu rostro.

Sacudiendo mi cabeza en silencio, sin mirarlo, estiró las manos, sus cabellos comenzaron a tocar mis mejillas, junto a mis orejas.

Podía sentir mi rostro sonrojado tenía las orejas rojas. No podía levantar el rostro, pero él lo estaba forzando gentilmente, más y más.

—Por favor, dime la razón de que vinieras al Palacio Real y por qué decidiste tramar semejante plan…

—…No sé qué es lo que sabes, pero empezaré desde el inicio.

Hablé sobre mis días de juventud, mi parecido con mi hermana y cuánto le gustaba el Palacio Real, también sobre la recompensa por el éxito.

De cómo tenía la intención de regresar a mi tierra tan pronto como el periodo de selección de un mes terminara.

Su Alteza escuchó mi confesión sin parpadear, comenzando a mirar, intensamente, mis labios.

—Bueno, ¿quieres decir que no estabas interesada en ser mi novia?

—N-no digas una cosa tan terrible, pero es verdad, ¡nunca he soñado con ello!

—… ¿Debería estar molesto o triste? No…debería estar inspirado.

Después de esa frase sin sentido, Su Alteza puso su dedo debajo de mi barbilla y levantó mi rostro.

Brillante cabello dorado. Sus largas pestañas también son doradas, cuando parpadea suena como una hermosa copa. Ojos de un azul oscuro, sin odio o rabia, pero con fuertes emociones emanando de ellos. Que no puedes identificarlas, incluso si los miras intensamente.

Si estuviese enojado, tendría una expresión pesada. La de Su Alteza era suave. No puedo expresarlo bien, pero sus ojos se estrecharon ligeramente y las comisuras de su boca eran más dulces que suaves. El latido de mi corazón se volvió anormalmente rápido.

Quitó el dedo que me estaba tocando y mi corazón perdió algunos latidos.

—Es cierto que deberías ser castigada, pero también he cometido un pecado, no pude protegerte cuando te atraparon por haber mezclado Rudy con mi bebida…sabía que no serías capaz de envenenar a nadie.

—Ya que no había nada que pudiera probar mi inocencia en ese momento, no hay pecado en Su Alteza…

Si Peko y Su Alteza no me hubieran ayudado, las cosas se podrían haber complicado aún más.

Cuando estaba confinada en la torre, la señorita Cecille hizo un mal movimiento, así que la sospecha se movió de mí hacia ella. Fue Su Alteza quien envió caballeros a espiarla y dejar que el error saliera a la luz. Sé que los guerreros de la guardia la mantenían a salvo mientras la investigaban. Es cierto…Su Alteza hizo una expresión de preocupación.

—Eres demasiado amable con las personas, aunque mi actitud se debió a que estaba involucrado en el incidente.

—No. No es necesario que Su Alteza se sienta responsable, porque fue la señorita Cecille quien causó todo este lío…todo lo que sucedió, fue debido a quien lo ocasionó.

—Si no me culpas por mis pecados, no te culparé por los tuyos.

— ¡¡Pero eso no tiene nada que ver con esta situación!!

No tenía el derecho ni el deseo de acusar a Su Alteza. De hecho, deberíamos agradecerle por todo a Peko. Estaba tan inmersa en mis pensamientos que había olvidado que Ikuta me estaba mirando con una sonrisa.

Cuando miré a Su Alteza, me reí y sonreí. Fue una sonrisa inocente que llamó su atención.

—Como castigo de mi parte, tendrás que cambiar tu tono. Si dejas de hablar con el tono de tu hermana y hablas como tú, tus pecados serán olvidados.

No podía creer en mis oídos. ¿Dijo que no se hablar bien? Sé que no poseo un tono femenino. Si tuviese que hablar de algo con la Familia Real, sería atrapada si no hablo como un aristócrata. ¿En verdad Su Alteza estaba tan enojado como para castigarme? Le miré, mientras él esperaba por mi respuesta con ojos esperanzados. Creo que realmente está esperando esto con mucha ilusión.

—…Sé que es inaceptable con mi estatus…

—Este no es el Palacio Real, no hay nadie alrededor, ¡no te preocupes demasiado!

—Dios está mirando, la luna es el ojo derecho del Dios Mia.

—Su Alteza miró al cielo, mientras escuchaba mis palabras.

Seguramente, era una luna llena maravillosa…

Poco después, mi tensión se fue desvaneciendo gracias a su sonrisa, también sonreí sin cuidado.

Estaba un poco molesta al saber que Su Alteza sabía la verdad, pensaba que no había otra opción más que ser odiada y despreciada por lo que había hecho.

Estaba preocupada, pensando en el tiempo que pasé reemplazando a Theresa, acerca de las palabras intercambiadas. Tenía miedo de perder todo, porque me era agradable e importante.

Pero Su Alteza perdonó mis pecados.

No habrá otra oportunidad de que hablemos como esta noche, pero me alegro de poder ver su sonrisa una vez más.

No sé si la señorita Cecille, quien llevó a que se descubriera mi engaño, también está sufriendo, pensando en cómo él podría haber bebido el vino envenenado…pienso que ella podría haberse detenido antes, si se sintió culpable…

El rió y tomó mi mano, con una expresión seria.

—No eres Theresa, es verdad…

—…S-si…

—Quiero llamarte por tu verdadero nombre, ¿Podría escuchar tu nombre de tu propia boca?

Su Alteza ya lo sabía. Sin embargo, me pareció que me lo preguntaba una vez más como Anessa (yo), no como Theresa.

Mi corazón estaba lleno de alegría y no pude responder de inmediato. Agarré sus manos y escribí mi nombre.

—Mi nombre es Anessa, Anessa Ruf Dalton, por favor, llámame Anessa.

—Anessa, te dije que cambiaras el tono.

Tengo quejas por lo que dije inmediatamente.

—Pero si Su Alteza es educado y uno de sus vasallos está hablando con un tono tosco, ¿no es a la inversa como debería ser?

—…Como dije ¿cómo es tu tono? ¡Tú-debes-hablar-mejor!

—Mi tono es como siempre…

—Bueno, déjame enseñarte cómo hablar…

—Me gustaría decir “como desee”, pero no me gusta ser tratada como una niña…

El hombre más joven parecía estar considerando lo que dije.

Su Alteza apuntó a mi rodilla con una expresión de curiosidad.

— ¿Qué estabas mirando antes?

— ¿Se refiere a este marca-páginas?

—Es un marca-páginas que ya vió mi cuñada… ¿Me lo puedes enseñar, por favor?

—… ¡N-No! Es solo un marca-páginas, así que no es realmente interesante ¿verdad?

Rápidamente lo devolví, del sitio que ocupaba en mi rodilla a mi bolsillo. El primer día que estuve encerrada en la torre, me dormí con el marca-páginas en los brazos, ¿Lo habrá visto Peko cuando vino a verme?

Él no esperaba mi rechazo, por lo que, de repente, se sintió avergonzado cuando vió mi reacción y lo escondí.  

—Si es solo un marcador ¿por qué lo escondes?

—Um…es vergonzoso enseñárselo, porque tiene una flor seca dentro, así que es inútil…

Contrariamente a la palabra “inútil”, Su Alteza lucía extrañamente satisfecho. Pude ver que sus ojos se profundizaron y mis mejillas se calentaron. ¡Oh, no sonrías más! ¡Él sabía qué flor era!

Miré hacia un lado, pero fue como si no sirviera de nada.

—A la Señorita Anessa realmente le gustan las plantas…tu jardín es hermoso, y el hecho de que lo cuidas con amor, es también evidente.

—Gracias, Su Alteza. Ya que las plantas sanan nuestras mentes, queremos que sea un jardín lleno de flores y verduras.

—Estoy celoso de tus plantas…sonríes cuando las elogio…entiendo que te gusten las plantas pero, también ¿te pueden gustar los humanos?

—N-no…ese no es el caso…

Me gusta trabajar en mi jardín, pero no me desagradan los humanos. Su Alteza aún me miraba, esperando por una respuesta y preguntó de nuevo:

— ¿Estás más interesada en las plantas que en las personas?

No pude responder de inmediato y bajé la mirada al decir:

— ¿Cómo te interesarías en mí?…Incluso si puedo cultivar hierbas, no sé cómo podría atraerte.

Su Alteza tomó mis manos.

—El amor por tus plantas es profundo, pero no me detendré ni me rendiré.

La fuerza que usaba para sujetar mis manos era poca. Aun así, no pude retirarme.

Mis manos, fueron cuidadosamente acariciadas, como si estuviera sujetando algo realmente frágil. Sus largos dedos acariciaron mis manos ásperas, arruinadas por el trabajo en el jardín. Sin experiencia al ser tratada como una mujer, no moví ni un dedo, debo haberme visto como una estatua de piedra.

Las emociones oscilaban en sus oscuros ojos azules como una flama, mientras los miraba, mi corazón también ardía. Quiero saber más acerca de esa flama, mirarla para siempre…porque no puedo explicar la calidez expandiéndose en mi corazón.

— ¿Por qué tiraste mi vino y me ayudaste?

—Reaccioné al olor de Rudy, mi cuerpo se movió inconscientemente al pensar que Su Alteza estaba en peligro.

—Debido a eso murió mi antecesor ¿lo sabías?

— ¡Su Alteza nunca lo mencionó!

— ¿Por qué te fuiste el último día?

—…N-no lo sé.

—Pensaba ir a verte cuando fueras liberada.

—…Tenía miedo de quedarme allí.

— ¿Por qué?

—…N-no lo sé.

— ¿En serio?

Me pregunto qué está tratando de decirme.

Mi corazón latía violentamente. Todo mi cuerpo se sentía acalorado y esa sensación se asentó cerca de mis ojos.

—Si quieres ser sincera, deberías serlo completamente. Ahora, dime, ¿es la flor de Lirott que te dí, la que está dentro de ese marca-páginas?

Me sonrojé, tan pronto como aparté la mirada.

Amado jardín, ¿cómo pudo recordar tan pequeño detalle?

Tenía miedo de admitirlo, así que sacudí la cabeza. Sé que es una mentira, pero…pero no puedo encontrar el valor para decirle la verdad.

—Hey, ¿te gusto como tú me gustas?

Su Alteza me enseñó el nombre de la flama que habita en sus ojos sin piedad y el  del calor en mi corazón.

Desde el principio no fui elegible para ser una candidata a novia. Nos conocimos porque tomé el lugar de mi hermana…mi edad es diferente, soy demasiado mayor. Incluso si me gusta, mis sentimientos no se harán realidad.

Quiero olvidar este falso sentimiento de culpa.

Quiero que lo sepa, incluso si solo es esta noche. Aunque mañana la despedida será más difícil.

Giré mi rostro hacia un lado.

Iba a llorar si decía algo.

Cuando moví mi cuello y lo volví a mirar, vi cómo Su Alteza sonrió al ver mis lágrimas caer.

— ¡Jeje, ahora eres tú quien luce como una niña!

Después decir eso, me abrazó. Un cuerpo más firme de lo que parecía me sostuvo firmemente, aliviando mi corazón que casi saltaba fuera de mi pecho.

Mis mejillas estaban tocando su pecho, mientras era atraída. Esa fragancia…un dulce perfume venía de Su Alteza…

Este aroma…

— ¿Por qué el aroma de mis bolsas perfumadas viene de Su Alte…?

Levanté la vista de sus brazos y dijo:

—No es como que lo haya conseguido de manera ilegal… —No estaba convencida, solo con eso, así que seguí mirándolo fijamente…

—Mi cuñada me lo dio…estaba molesto por no haberte encontrado y decidí no ir al jardín de hierbas para evitar ser visto por las otras chicas…sé que fue una recompensa para Peko, ¡pero fui yo quien te regaló el sombrero!

¿Una recompensa? Le di una bolsita perfumada a Peko porque tomé el sombrero.

—… ¿Fue Su Alteza quien me obsequió ese sombrero?

—Pensé que te iría mejor que a las demás en ese momento…esta bolsita perfumada, era bastante agradable, pero esa noche, apenas pude dormir, tenía que encontrar de dónde venía ese perfume…gracias a ti encontré ese lugar y fue donde llegaste al jardín.

Mientras hablaba, tenía una sonrisa maliciosa.

Cuando logré entender mejor lo que sucedía, mi rostro, el que pensé no podía volverse aún más rojo, parecía que iba a incendiarse.

Su Alteza, abrazándome aún más estrechamente, preguntó, susurrando en mi oído:

— ¿Sabes lo que significa la flor de Lirott?

El libro del lenguaje de las flores que Jack me dijo que “estudiara”. No estaba interesada en el lenguaje de las flores, pero como tenía tiempo, lo leí de todos modos.

—…“Enamorarse”

Cuando los hombres envían flores a las mujeres, el lenguaje de las flores es muy importante. Si se iguala el color de las flores con el color de los ojos de la mujer que las recibe, el lenguaje de las flores es aún más significativo.

—…Me enamoré de ti.

¿Sabía lo que significaba esa flor y me la dio?

Pensé que iba a morir de vergüenza, sentí como si fuera a desmayarme. Su Alteza, quien acariciaba suavemente mi cabello, dijo:

—De ahora en adelante, no le des bolsas perfumadas a nadie más que a mí. —tomó mi último aliento.

No podré volver a soñar con una noche como esta de nuevo.

El Dios Mia, a veces, puede ser cruel.

Mi garganta estaba adolorida y seca, me sentí triste al pensar en el siguiente día, cuando el Príncipe regresaría a su hogar.

—Te regresaré el sombrero que olvidaste en el Palacio Real mañana, ya le dije a mi madre que volvería mi novia a la mujer que se ajuste a este sombrero.

Debido a la sorpresa, mis piernas casi me traicionaron.

Cuando lo volví a mirar, Su Alteza estaba de pie frente a mí, con una flor de Lirott en sus manos.

Como ya había visto la flama que habitaba en sus ojos, no pude desviar la mirada.

Él gentilmente, me dio la flor y envolvió mis mejillas con ambas manos, sosteniendo mi rostro.

—Daré la orden de decorar el Palacio Real el día de la ceremonia con flores de Lirott, ¡así todos sabrán cuán loco estoy por ti!

¡Oh!… ¡E-esto es un beso! ¿Lo es?

No hay galletas en su boca esta vez, así que, ¡¿qué está buscando con su lengua?! Así que así es como se besan los amantes…

♦ ♦ ♦

Jorun el bardo* canta:

[Nidhogg: Bardo = En la antigua Europa, alrededor de la edad media, era denominado bardo aquella persona que se encargaba de contar historias, leyendas y poemas oralmente y, casi siempre, acompañándolos con música. Básicamente cantaba historias.]

—A la esposa del segundo príncipe, la novia de Lirott, le gusta cuidar de las plantas, en los días soleados lleva un sombrero cremoso. Disfruta pasear con su esposo y bebiendo el té en el jardín, todas las flores que ha cultivado, cantan y bailan con ellos.

Solo tú…de ti, me enamoré.


Ayanami: como extra les dejo una imagen de como una de las páginas que traducen al inglés se imaginan que es el príncipe Ikuta:

[Imagen disponible en la compra del DLC :v]

[Nidhogg: Fue una bonita historia, aunque me hubiera gustado saber qué fue de la hermana de Anessa.]

♥ ❤ ♥

| Índice |

4 thoughts on “Sustituta vs Príncipe – Capítulo 10

  1. Khrystal MeL says:

    Ha que hermosa historia, historial no puedo creer que ya haya terminado, me hubiera gustado aunque sea un capítulo más. Pero bueno sólo resta agradecer por el arduo trabajo que hicieron para traer la traducción. Gracias
    – Ahora se va a leer otra de las novelas que se encuentran en el blog por el vacío existencial que dejo esta por haber terminado-

  2. Resa Rin says:

    Esperen, esperen… ¿esto es el final?
    ¡¡NOOO!!! ¿Por qué? Creí que al menos quedaban otros dos o tres capítulos T-T

    Muchas gracias, igual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *