¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 7


Y aquí estoy. En el Palacio Real.
Admito que tenía dudas sobre mi visita, pero antes de que cualquier duda persistente pudiera convencerme de lo contrario, el carruaje se detuvo. No tiene sentido albergar estos pensamientos ahora, especialmente cuando estoy justo frente a su puerta principal.
“Quiero reunirme con la Reina Rachel.”

Con ese pensamiento mente, reuní mi determinación para continuar con esto hasta el final.
Un escolta fue el encargado de guiarme a través del Palacio Real. Los dos entramos y seguí su guía hacia la recámara privada de la Reina: nuestro lugar de encuentro.
Los muchos giros y vueltas de los pasillos interiores no parecían afectar a mi guía, quien marchó con tranquilidad hasta que finalmente llegamos al frente de la habitación de la Reina.
El escolta tocó a la puerta.
—Su Majestad, he traído a Lady Lilyna.

La puerta se abrió y la sirvienta personal de la Reina Rachel me invitó a entrar.

—Discúlpeme. Por favor sígame.
Tan pronto como entré en la habitación, vi a la Reina Rachel sonriendo. Una buena señal: aún era bienvenida en su presencia.
—Ah, Lilyna. Que bueno que vinieras. Esperaba con ansias tu visita. Un delicioso té llegó a mis manos el otro día. Deberías probarlo.
Dio instrucciones a su sirvienta, que estaba a su lado, de preparar el té, y luego me hizo señas para que tome asiento.

—Ha pasado bastante tiempo desde que quisiste reunirte conmigo, ¿no es así? ¿Hay algo que esté molestándote últimamente?

“¿Cómo dice?”
Estaba perpleja.
“¿La Reina Rachel realmente no sabe lo que ha ocurrido entre el Príncipe Leon y yo? ¡Su Majestad! ¡Príncipe Leon! ¿Cómo pudieron ustedes dos apartarla de esto?”

Si es así, ¿debería intentar abordar el tema?

Ya que no respondí, la expresión de la Reina Rachel se volvió confusa.
— ¿Qué ocurre? ¿Hay algo que te preocupa? ¿Nuestro estúpido hijo hizo algo de nuevo?
“Estúpido hijo…”

Pero, ¿a qué se refiere con eso? Si no se refiere a la anulación, ¿está hablando sobre algo más que involucra al Príncipe Leon? Si la Reina está insinuando que él es culpable de algo, entonces tomaré su palabra.

Él ya es culpable por no decirle a nadie sobre romper nuestro compromiso.
No puedo cambiar la serie de eventos que llevaron a esto, pero por el amor de Dios, ellos pudieron al menos haber sentado las bases para que yo pudiera hablar libremente con la Reina Rachel. Pero como están dadas las cosas, no tengo el lujo de hacer eso.
Fue fácil explicar lo que pasó con el Príncipe Leon a todos los demás, como si estuviera recitando un hecho simple: corto y dulce. Esta era la primera vez que me ahogué en mis palabras. Dudé.

“¡Reina Rachel! ¡Lo siento tanto! Usted sabe, yo…su hijo y yo ya…no estamos más comprometidos. El rompió nuestro compromiso, ¿lo entiende?”

Mezclé algunos indicios de una explicación en mi mente y trabajé mis nervios para decir la verdad.

—Um…entonces, Reina Rachel…¡Por favor perdóneme por lo que he hecho! Yo…uh, ayer con el Príncipe Leon, ¡nosotros rompimos nuestro compromiso!
Me incliné en un ángulo muy bajo. Finalmente di la noticia.
—Lilyna, levanta tu cabeza.
Hice lo que ella dijo, pero su inquietante sonrisa me hizo querer volver a inclinarme.
—Lilyna…no necesitas disculparte. Tú no tienes la culpa. Soy yo quien debería estar ofreciéndote mis disculpas. Lo siento por todas las veces que te he causado problemas.
—¡No! Esas son las palabras que yo debería estar diciéndole. Sólo tengo gratitud hacia usted, Reina Rachel. Usted siempre me ha ayudado, así que muchísimas gracias por todo.
—Oh, ¡Tú! ¡Está bien! Ya pienso en ti como mi hija. Él que realmente está en problemas es Leon. Esta vez, no puedo hacer la vista gorda.
Ella tiró al Príncipe Leon lejos de la conversación y continuó con un tono ligero y bromista.
—¿No es este un espléndido giro de eventos para ti? Recibiste el entrenamiento para ser reina y ahora eres reconocida como la “bien distinguida prometida” del Príncipe. Por todo lo que vale. El entrenamiento de la reina era absolutamente lo peor, ¿cierto?

“¿Cómo descubrió qué quería dejar completamente atrás el entrenamiento para ser reina?”

Pero si ella lo sabía, sus palabras serían más sospechosas.

“¿Por qué sabe que yo no estaba dispuesta a someterme al entrenamiento?”


Río entre dientes.

—Tienes una expresión acomplejada en tu rostro. Debes estar pensando, ¿Por qué lo sabe?; ¿No es obvio? Tuve que pasar por exactamente el mismo entrenamiento que tú para convertirme en la reina que soy ahora. En ese tiempo, yo también lo detestaba. Es por eso que entiendo cuán diligente y perseverante eres.
Ella lo sabía. Por supuesto que lo sabía.
La Reina Rachel estaba un paso adelante de mí. Para ser un honesta, más de uno.
—Bueno, si te volvieras mi hija de verdad estaría emocionada, pero las cosas son complicadas ahora. Déjame adivinar, ¿las personas a tu alrededor han estado diciéndote que estás equivocada?

“¿Está en sintonía con mis pensamientos?”

A pesar de que hace un  momento ella no era consciente de la anulación, es increíble que pueda adivinar la reacción de todos.

—Oh, mi hijo…Actuando igual que un tonto.
Ella dio breve suspiro.
—Lilyna, ¡tienes mi permiso! Vuelve a tu territorio. Si alguien tiene algún problema con tu regreso, diles que es una orden mía. Eres una jovencita encantadora, y ahora mismo nuestro estúpido hijo no es un partido apropiado para ti. Sin embargo, si…no, ¡no es nada!

Interrumpió sus propias palabras lo cual atrapó mi interés; sin embargo, mi curiosidad fue eclipsada por mi felicidad. ¡La Reina Rachel acaba de autorizarme regresar a casa! Ha pasado tanto tiempo desde que me sentí tan conmovida.

—Eso es todo, Lilyna.
Me reprendió gentilmente.
—El flagrante deleite en tu rostro me hace sentir un poco triste. Es agridulce, pero esperaba algo así.  No apruebo para nada lo que Leon hizo, y tal vez pienses que me equivoco, pero él piensa en ti con cariño. Aunque siento que es demasiado tarde ahora.

“¿Él me aprecia? ¿Como? ¿En qué sentido?”

Miré atrás en nuestro pasado, reflexionando en las cosas que el Príncipe Leon hizo por mí.

Durante mi entrenamiento para ser reina, él me observaba desde lejos casi todo el tiempo.
Para mi cumpleaños, flores y joyas me eran enviadas siempre. Eran la flor nacional: lirios. Nunca me gustaron desde que tuve un viejo sueño donde un lirio gigante me tragaba entera. Supongo que me gustaba su aroma.
En las fiestas, todas las chicas mayores rodeaban al Príncipe Leon, encontrándolo atractivo. Él se volvió su príncipe galante y las atendió a cada una de ellas. Por toda la fiesta, él pasó todo el tiempo llevándose bien con las chicas. En comparación a ellas, mi única compañía era la pared enrojecida contra mi espalda. Era la alhelí* designada, por decirlo de alguna manera.

Todavía hay cosas que podría enumerar, pero ¿él me ve en ese sentido? Todo lo que tenía para considerar era complicado y enrevesado; era un poco molesto para mi mente.

La Reina Rachel titubeó.
—Eso es cierto. Hablando francamente, Leon era un idiota cuando te acompañó a esas fiestas. Yo vi lo que se estaba desarrollando y quise reírme tanto. Tuve que aguantarlo y soportarlo como si estuviera al borde de la muerte. Ah, pero esa comparación realmente no es apropiada, ¿o sí?
Ella apartó esa idea y continuó.

—Lilyna, debes irte antes de que seas atrapada por Leon. Cualquier cosa que él intente hacer, haré tanto como pueda para detenerlo.

—¡Reina Rachel…! Entiendo. ¡Me dirigiré de vuelta a mi territorio mañana con seguridad! No sé qué es lo que él está pensando ni lo entiendo,  pero el compromiso se acabó. No importa lo que pase, no cederé.
—Exactamente. Es terrible para Leon por no mantener su palabra.
—¡Muchísimas gracias, Reina Rachel!

—Lilyna, sigue dando lo mejor de ti. Lo necesitarás.

“¿Lo necesitarás?”

Está claro que hay un motivo oculto en sus palabras, pero ¿qué podrían significar? Supongo que tengo que tomarlas al pie de la letra como palabras de aliento. Hice lo que debía hacer, hablar con la Reina Rachel.
Regresé a nuestra residencia con el corazón alegre.

—De vuelta en la habitación de la Reina —

—Así que, ¿Lilyna se escapó? Después de tantos años de práctica, Leon se ha vuelto bastante tonto cuando se trata de ella. Tendré que advertirle que no hacer, no sea que la división entre ellos crezca aún más.


[Aclaraciones de Smacc:
*Alhelí: es una planta salvaje que crece por las paredes. También es una forma de decir “la fea del baile” (mujer) o “él que no baila” (hombre).]
[Tetsuko: *confused screaming* ¿Qué fue todo eso? ;A; De repente toda la historia tomó un rumbo caótico. Pido a todos por favor sostenerse fuerte, siento que a partir de este punto las cosas se volverán un poco -muy- turbulentas ;v; *auxilio*].

♥ ❤ ♥

               

| Índice |

3 thoughts on “¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 7

  1. akirx says:

    Me parece que la Reina Rachel sabe que Leon tiene sentimientos por nuestra prota, but él es tonto y no se da cuenta de eso, o algo así(?.
    Pero si algo sé, es que Leon dará el cambio 7u7 (Y no, no es el cambio ese de Maze Runner :v sorry, but tenia que ponerlo)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *