Villana en un otome, ¿cómo acabaron las cosas así? – Capítulo 33: A medio camino (1)

Traducido por Kiara

Editado por Ruby y Susibet


Ya que el ejército privado del Conde Terejia estaba asignado a la defensa de la mansión, tuve que convocar a treinta soldados de la aldea en construcción para que regresaran y llevarme otros veinte soldados que permanecieron en los cuarteles. Con esto, tendré los cincuenta soldados que le prometí al caballero.

Junto con las órdenes de Gunther, los soldados marcharon a la par conmigo, observandolos  mientras montaba mi caballo. Como hay soldados en entrenamiento, están tomando las riendas de mi caballo por mí, comparado con mi cumpleaños, es mucho más fácil.

—Pensé que no podías montar un caballo… —, murmuró Claudia, que estaba caminando a mi lado.

Claudia que estaba caminando junto a mí murmuró esto por lo bajo. Como ella me había ayudado con las riendas a medio camino de nuestro regreso de la capital, se había hecho la impresión de que soy incapaz de montar por mí misma.

—No es que no pueda montar, es solo que no tenía las fuerzas para controlar al caballo por tanto tiempo.

—Que débil. Cuando regresemos voy a darte un entrenamiento intensivo para tu condición física.

Me tambalee un poco ante la gran exageración de Claudia y presioné mis sienes mientras sentía un ligero dolor de cabeza. No es que sea muy débil, lo que pasa es que tengo la fuerza de una niña de seis años.

Continué sin molestarme en responder y a mi otro lado, Gunther se me acercó. Claudia lo llamó por su nombre con una voz muy animada.

— ¡Gunther!

—’Yo’  ojou-chan y mi señora. La marcha va bien.

Agil estaba encargado de la marcha en general, mientras que Gunther comandaba desde el frente. Parece ser que los soldados de mayor antigüedad estaban un tanto emocionados, asentí con ligereza y luego incliné la cabeza, después de pensarlo un momento pregunté:

— ¿Qué hay con eso de llamarme “mi señora”?

— ¿Huh? ¿No crees que es apropiado?

Por supuesto no suena apropiado cuando cambias de repente la forma en que me llamas. Para la persona que siempre me ha llamado “mocosa” hasta ahora, que me llame de repente “mi señora”, por supuesto que voy a tener dificultad para acostumbrarme.

Cuando vivía en los cuarteles con el resto de los soldados, al principio me llamaban mocosa al igual que Gunther, pero después se acostumbraron a llamarme Charlie por alguna razón, igual que Kamil. Gunther neciamente nunca cambió la forma en la que me llamaba, es por eso que ahora estoy sorprendida.

—Deberías estar más feliz, como la mocosa que eres de que te he dado mi reconocimiento. ¿O acaso debería de parar con los honoríficos?

Gunther se estaba riendo complacido de su propio comentario sarcástico, mientras yo fruncía las cejas. Se siente como si esas palabras hayan cambiado la naturaleza que tenía nuestra relación hasta ahora. Aún no había experimentado lo que era ser un noble o una señora del dominio, solamente las relaciones entre adultos y niños, instructor y aprendiz, esos son los únicos tipos de actitudes que Gunther había tomado conmigo hasta ahora.

Es realmente tan repentino, supongo que ya no se puede cambiar la opinión de Gunter acerca de mí.

—En serio no eres honesto con tus sentimientos

—Eso es completamente verdad.

El sarcasmo de Gunther acompañado de los comentarios de Claudia no sonaban tan mal. Aprovechando que Claudia estaba relativamente callada, intenté comenzar una conversación seria:

—Bueno… Como sea… está bien. Aparte de eso. hay algo de lo que me gustaría hablar. Tener a Agil comandando durante el camino, yo no fui… informada de esto.

Cuando le dije esto a Gunther, él se encogió de hombros y se rió. No es una persona muy madura.

—Nuestro camino fue planeado antes de salir. ¿En serio no vamos a pasar por el sitio de construcción de la nueva aldea?

—No, si nos dirigimos al este hacia la nueva aldea, el Bosque de Monstruos estará en nuestro camino así como muchos estanques. Nos vamos a reabastecer en la aldea Cyril.

—Si, si, ya entiendo, ya veo, ya veo. En cualquier caso, mi señora probablemente acaba de pelearse por alguna razón con kamil y no quiere ver su cara.

Después de decir esto, Gunther regresó al frente de la formación. Como era de esperarse, nos hemos conocido por tanto tiempo que le resulta fácil leerme. Aunque no fue una pelea, fue unilateral, conmigo alejándolo.

◆◆◆

Cuando llegamos a la aldea Cyril a reabastecernos y descansar por la noche, se sintió igual que en la celebración de mi cumpleaños, la atmósfera estaba llena de tensión. Tal vez es porque este lugar está alejado de las demás aldeas, el enorme sentimiento de que no somos bienvenidos aquí es extremadamente incómodo.

Mientras sentía las agudas miradas de los aldeanos fijas en mí, dí la orden de reabastecer nuestra agua del río que fluía por el centro de la aldea.

Todos los ríos que corren por el dominio de Kaldia contienen nieve derretida de las montañas Amon Nor como su fuente. como la aldea Cyril es la aldea más cercana a las montañas, ellos pueden usar el agua del río como una fuente de agua limpia y potable.

También dejé que mi caballo tomará algo de agua, lo alimenté y le limpie el sudor. El joven soldado novato que guiaba mi caballo no lo controló con la fuerza suficiente y perdió el control por un momento.

—L-lo siento, mi señora.

—No te preocupes. No gastes tus fuerzas hablando y ocúpate en recuperarte. Mañana redoblaremos nuestro paso.

Instalamos el campamento, donde alrededor de treinta soldados van a dormir esta noche. Los soldados son capaces de preparar todo rápidamente y dar órdenes de manera eficiente, debe ser debido a que ellos son parte de los soldados que ayudan en la construcción de la nueva aldea. Hemos juntado un gran número de tiendas de campaña de los dominios vecinos para los nuevos residentes y ellos están acostumbrados a dormir en la intemperie.

Mientras miraba mi reflejo al lavarme las manos en el río y conseguía un poco de descanso para mí, el joven soldado novato se acercó muy lentamente y se sentó a mi lado.

Parece ser ligeramente mayor que Elise. No era muy alto y tenía una figura esbelta. Tenía su cabello dorado, suave y esponjado. Miró mis manos en el río con una gran curiosidad en los ojos.

— ¿Qué estás haciendo?

—Como puedes ver, estoy remojando mis manos en agua fresca.

Mis manos estaban empapadas de sudor por haber estado agarrando las riendas con fuerza para no caer de mi caballo así que remojarlas en el agua del río se sentía muy bien. El agua del río tenía nieve derretida como su fuente y se sentía refrescante en calor del verano.

El joven soldado me imitó y sumergió sus manos en el agua también. Ah, está realmente frío escapó de sus labios y sonrió con felicidad.

—Ah, me gustaría bañarme en este río.

—Aunque hace mucho calor, no tienes permitido entrar al río. Ensuciarías el agua. En su lugar, moja un trapo en el agua y límpiate con él

—Está bien. De alguna forma, no se siente como si mi señora fuera más joven que yo. Casi parece que usted es mayor que yo.

No supe qué decirle al chico que parecía que me admiraba así que desvié la mirada de regreso a la superficie del agua. El chico a mi lado se rió. En esta aldea con sentimientos tan tensos, me dió una extraña calma.

—Antes de que entrara al ejército del dominio de Kaldia, los aldeanos estaban asustados de Mi Señora. Cuando la vi mismo por primera vez, también pensé que  daba miedo. Mi señora, esto es porque usted no sonríe. Pero después de hablar con usted el día de hoy, creo que está bien no estar tan asustado de usted.

No tuve palabras para responderle, pero él continuó:

—Sin embargo, como mis padres realmente no padecieron tanto durante el gobierno despótico del anterior señor del dominio, Tal vez sea el único que se siente así… Creo que la gente seguirá asustada de Mi Señora,  si no ven cómo es usted en realidad. Es un desperdicio. Ah, aunque Mi Señora tiene una cara bonita, asusta porque siempre tiene una expresión sombría. Creo que eso también es un desperdicio.

Sin contexto alguno, el chico empezó un monólogo acerca del tema por alguna razón, lo que es más, incluso ofreció su opinión que nadie pidió pero de alguna manera, me sentía en una misteriosa calma y ni siquiera me importó que fuera un poco entrometido y escuché lo que tenía que decir. El calor del verano a mi alrededor desapareció gracias a la fresca briza proveniente de las montañas.

Es casi como si estuviera hablando con Kamil. Me pregunto si esto se debe a que la atmósfera del chico me recuerda a la de Kamil de alguna manera.

Finalmente, el silencio cayó en la orilla del río. Por un rato, los dos simplemente oímos el susurro del viento y el borboteo del río.

De repente, hubo una conmoción en la aldea y el cielo se tornó ligeramente escarlata. Mientras veía el sol con un tono naranja reflejado en la superficie del río, Claudia me llamó.

—Eliza-dono, hay una situación urgente.

Encima de lo raro que es que diga mi nombre correctamente, Claudia se veía más  seria de lo que la había visto hasta ahora. El chico novato a mi lado también miró a Claudia con inseguridad.

— ¿Qué pasó?

—Un monstruo ha sido descubierto en el bosque cerca de la aldea. Se parece a una lagartija rizadora gigante. De cualquier manera, por favor ven al campamento primero.

Mientras daba su reporte, Claudia ya me estaba cargando a mi caballo. Entonces, saltó detrás de mí y mientra volteaba al caballo le dijo al soldado novato:

— ¿Podrías obtener más detalles de los aldeanos? La persona que descubrió al monstruo debería seguir descansando en el ayuntamiento de la aldea.

— ¡Si!


Nota: Pueden encontrar el siguiente capítulo en la edición 16 de Kovel Times. ♥

| Índice |

2 thoughts on “Villana en un otome, ¿cómo acabaron las cosas así? – Capítulo 33: A medio camino (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *