No existen las palabras mágicas

Traducido por Kavaalin

Editado por Nemoné

Corregido por Sharon

Autor: Sugisaki

Género: Fantasía, Drama, Vida escolar.

Sinopsis: Las indiferentes palabras de siempre. ¿Es la magia de esas palabras algo maravilloso? O tal vez…


—Si no te detienes romperé nuestro compromiso, ¿entiendes?

—Hazlo.

— ¿Eh?

—Ahora, si me disculpas, iré a hablar con mi padre

Me quedé perplejo hasta que vi su cabello claro como la miel desaparecer por la esquina del corredor.

¿…Eh? ¿…Ella estuvo de acuerdo?

Aun cuando estaba seguro de que se disculparía con lágrimas cayendo de sus ojos purpuras como siempre…

¡Yo no tenía intención de romper nuestro compromiso porque la amo!

La seguí desesperadamente, pero ya no pude encontrar su figura en ninguna parte detrás de la esquina. Hice que mi empleado la buscara, pero este me reportó que ella ya había vuelto a casa.

Mañana. ¡Tengo que resolver el malentendido mañana!

Terminé perdiendo el apetito y mi condición empeoró para el atardecer. Me encerré en mi habitación y pasé toda la noche en vela.

♦ ♦ ♦

— ¡Hermina!

Al día siguiente, la atrapé cuando las clases habían terminado.

—Señorito Elrind, buenos días.

Enmudecí inmediatamente. Y pensar que tan sólo fue ayer que me estaba llamando tan felizmente, Rind.

— ¿Tiene algún asunto conmigo? Ah, sí es acerca de nuestro compromiso entonces debe esperar un poco más, por favor. Pienso que los documentos llegarán a la residencia del señorito Elrind entre el día de hoy y mañana —dijo sonriente.

—Lo siento. Yo tenía intenciones de anular el compromiso, era una broma.

— ¿Eh?

—No tengo intenciones de anular nuestro compromiso.

—Ya no quiero estar comprometida contigo. —Ya no sonreía.

¿Por qué me está mirando con esos ojos? ¿Por qué usa un tono de voz tan frío? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

— ¿Por qué…?

Ella se rió en burla.

—No tengo como objetivo convertirme en tu esclava.

— ¿Esclava dices? ¡Nunca pensé en ti de esa manera!

—Sin embargo, el que usaras palabras como “Romper el Compromiso’’ significa que piensas que puedes hacer lo que quieras conmigo, ¿cierto?

—…

—Te amaba pero, cada vez que algo pasa dices “Romperé el Compromiso, romperé el Compromiso”, y eso era todo. Te dejé hacer lo que quisieras con esas palabras mágicas, pero ¿sabes cómo me sentía?

—No, estás equivocada. No es eso. Por favor, escúchame.

—Está bien, de cualquier manera ya se acabó. Sabes, me estremecía al pensar que empezarías a usar la palabra mágica ‘’Divorcio’’ una vez que nos casáramos  —rió dulcemente—. Eso no es algo que una pareja leal haría, ¿cierto? En cualquier caso, antes que convertirme en tu esclava, pienso que un matrimonio político o por conveniencia sería mucho mejor. Quiero una relación en la cual pueda tener confianza mutua con mi esposo.

Puso sus manos en sus mejillas y ladeó tiernamente su cabeza al decir eso. Lucía justo como la prometida que solía conocer hasta ayer.

—Lo siento. Me disculparé, así que, por favor, perdóname.

—De ninguna manera. ¿No te he rogado yo una y otra vez que dejaras de decirlo?

—Realmente lo siento. No lo volveré a decir nunca más.

— ¿Puedes dejar de agachar la cabeza?

—Quiero que me perdones.

Como seguía disculpándome con la cabeza agachada, ella dijo con su dulce voz.

—Te lo pedí una y otra vez, pero tú no te detuviste. Por eso romperé nuestro compromiso. ¿Entiendes…?  Después de todo, ya no te amo.

♦ ♦ ♦

Al día siguiente, la carta para anular el compromiso había llegado.

Estaba estupefacto porque mis padres no preguntaron nada, sin embargo, se encontraban más decepcionados que enojados conmigo.

La razón de por qué yo, el segundo hijo de una Familia de Condes, estaba comprometido con ella, quien era de una Familia de Duques, era porque nuestras familias se conocían. Ambos, ella y yo, nos habíamos gustado desde que éramos pequeños.

Es cierto, mi familia es incapaz de rechazar la anulación del compromiso. Ni siquiera es capaz de protestar.

¿Por qué esto se tornó así?

Pero… Cuando ella dijo algo egoísta por primera vez…

—Si solo pensarás en ti misma, el compromiso se anulará —dije. Y ella se quebró en llanto mientras se disculpaba.

—Lo siento. Por favor, no me odies —rogaba tiernamente.

Sus llorosos ojos purpuras gradualmente se tornaron rojos, al igual que sus mejillas, sus pequeñas manos agarraban mis mangas. La encontré adorable. Después de eso, esa se volvería mi frase de regaño para cada uno de sus adorables egoísmos.

¿Cuándo fue que empecé a usarla en otros momentos?

Crecimos con el pasar de los años y ella terminó convirtiéndose en una perfecta dama, mostrándome siempre su sonrisa pero…  Aunque se suponía que conocía el método para hacerla llorar, su rostro lloroso desapareció.

Como no podía darme por vencido con ella, me disculpé multitud de veces y, sin embargo…

Un mes después, consiguió un nuevo prometido.

Ciertamente, como hija de un Duque, buena familia, excelente apariencia y educación, es normal que estuviera primera en la lista de candidatas a esposas.

Aparentemente en el momento en que nuestro compromiso se anuló, fue inundada con propuestas de matrimonio.

Mientras tanto, me gradué y estaba previsto que me mudaría a nuestro feudo. Los muchos amigos que se suponía vendrían de visita antes del rompimiento de nuestro compromiso, no se presentaron.

¿Su objetivo era el poder de la casa de los Duques? ¿O tenían miedo de estar conmigo, quien había hecho mal a la casa de los Duques?

A pesar de todo, yo aún no lo creo.

Aún siento que ella aparecerá desde esa esquina de repente, mirándome y sonriéndome con una cara llena de felicidad.

★Volver a One-shots★

2 thoughts on “No existen las palabras mágicas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *