El Perseguido – Capítulo 13: Infatuación (1)

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan consiguió un amante.

No podía recordar cómo se habían conocido, y no tenía idea de su pasado. Parecía que… se conocieron cuando fue a visitar a su tío y tía en Ciudad de Shiming, ¿tal vez?

Pero la vaguedad de estos detalles no le molestaba. Una voz en su inconsciencia le susurró que estas cosas no eran importantes, siempre y cuando estuvieran juntos.

Al menos él sabía el nombre de su amante. 

Su nombre es Ye Ying Zhi. 

Ye Ying Zhi. Chi Yan se sintió cálido y seguro con solo pensar en ese nombre. Tenía una sensación de seguridad y dependencia. Este sentimiento de confianza no puede ser un engaño.

Viviendo junto a su amante, Chi Yan se sentía aún más motivado en el trabajo, incluso todos sus colegas le dijeron que había estado más lleno de energía recientemente. También se burlaban de él por ocultar el hecho de que ya tenía a alguien que le gustaba; no es de extrañar que haya rechazado todas las invitaciones de citas a ciegas.

Con el “Día del Trabajo” (feriado) cayendo un día viernes, sería un fin de semana largo, y Chi Yan planeaba hacer un corto viaje al campo junto a Ye Ying Zhi.

Al volver a casa después de pasar por el supermercado, ni siquiera había alcanzado las llaves antes de que la puerta se abriera, revelando una figura familiar y un hermoso y sonriente rostro. El calor floreció en el pecho de Chi Yan mientras lo observaba. Se sintió profundamente satisfecho, como si se hubiera perdido, pero encontrado algo que le pertenecía. El amor por esta persona creció en su corazón y cuerpo.

El hombre tomó la bolsa de comestibles y conversó con Chi Yan mientras se dirigía familiarmente a la cocina. Incluso vestido con un atuendo sencillo y hogareño, no podía ocultar el aura que lo rodeaba.

Chi Yan no podía recordar cuánto tiempo estuvo llevando este estilo de vida, no parecía tanto, pero se sentía como si hubiese sido por siempre. Contempló la espalda del hombre, y no pudo evitar sonreír ligeramente. Su corazón susurró que esto era suficiente, esta era la vida pacífica y estable que estaba esperando.

Durante la cena, Chi Yan compartió con entusiasmo sus planes de vacaciones con Ye Ying Zhi, y luego esperó con impaciencia su respuesta. Sin embargo, Ye Ying Zhi no estuvo de acuerdo inmediatamente como creía que lo haría, en cambio dudó, — ¿Debemos ir? ¿No sería divertido si nos quedamos en casa?

El corazón de Chi Yan se hundió, como un columpio cayendo desde el punto más alto hacia el más bajo. Estuvo investigado sobre rutas de viaje para las vacaciones, así como recomendaciones de lugares en el transcurso del viaje durante el día e incluso había reservado el alojamiento. Estaba deseando su primer viaje con su amante.

—Oh, —forzó una sonrisa en su rostro, —Por supuesto, si no estás interesado, podríamos quedarnos en casa también. Compraré más comida antes de que comience el feriado.

Debería haber sabido que a Ye Ying Zhi no le gusta salir. Después de todo, este viaje estaba destinado a hacer feliz a Ye Ying Zhi, por lo que era natural que hicieran lo que Ye Ying Zhi quisiera. 

Sin embargo, aun así, Chi Yan no pudo evitar la decepción en su interior.

Ye Ying Zhi de improviso agarró su mano y sonrió, —Estaba bromeando. Apenas tienes un descanso, por supuesto que tenemos que ir y divertirnos. —Era hermoso cuando sonreía, sus ojos se inclinaban ligeramente hacia arriba, sus pupilas oscuras rebosaban de sentimientos.

Chi Yan solo podía asentir con la cabeza sin comprender, al instante haciendo caso omiso de la inconfundible vacilación que Ye Ying Zhi demostró antes.

Chi Yan sintió que desde que comenzó a vivir con Ye Ying Zhi, sus acciones y hábitos han cambiado mucho. Tenía algo en lo que él se preocupaba constantemente en su vida anteriormente, sin embargo, él ni siquiera pensaba en eso ahora. Incluso había olvidado lo que era. Pero tenía sentido, ya que la mayoría de la gente cambiaba luego de comenzar a vivir con su amante.

Tomó como ejemplo las comidas. Chi Yan solía ser alguien que solo come para vivir. Incluso cuando no estaba trabajando, pediría comida a domicilio. Ahora, con alguien que cocina para él todos los días, incluso comenzó a planear qué comestibles comprar y qué quería comer. Chi Yan tenía un vago recuerdo de tener que preparar dos porciones de comida en el pasado, pero no podía recordar a esa otra persona en su vida.

El día de las vacaciones, Chi Yan y Ye Ying Zhi se marcharon temprano. Los dos estaban vestidos informalmente, y Ye Ying Zhi llevaba puestas gafas oscuras. Sentado en el asiento delantero con sus largas piernas cruzadas, emana una atmósfera de frescura, aún más carismático que un ídolo.

Chi Yan subió al auto y luego, en broma, le quitó las gafas a Ying Zhi, se inclinó y le dio un suave beso en la sien. Miró hacia abajo a las gafas, comentando con destreza, —Estos se ven geniales. Es la primera vez que los veo en ti. ¿Fuiste de compras? —Chi Yan no podía recordar cuándo él y Ye Ying Zhi habían ido de compras juntos antes. 

Ye Ying Zhi sonrió ampliamente ante el beso y respondió vagamente, —Estas son viejas.

Chi Yan había seguido el GPS, sin embargo, como el mapa no estaba actualizado, tuvieron que hacer un giro en U ya que uno de los caminos estaba cerrado por reparaciones. La idea de tener que volver hizo que sensaciones de dolor y fatiga parecieran surgir a través de su cuerpo.  Gruñó y miró a Ye Ying Zhi.

—Ying Zhi, no quiero conducir más. ¿Puedes tomar el control?

Además de tener que levantarse temprano, no pudo dormir bien anoche (gracias a alguien). Entonces, ¿por qué era él quien sufría cuando el culpable dormitaba cómodamente?

Ye Ying Zhi se rio, — ¿Estás cansado? Es mi culpa. Pero cariño, tienes que aguantar un rato más. 

Sonrojado por el cariño, Chi Yan continuó conduciendo y ya no dijo más

Ye Ying Zhi continuó, — ¿Y lo olvidaste? No tengo una licencia.

¿En serio? Chi Yan se desconcertó un poco. Esto era diferente de la imagen que tenía en su mente sobre “Ye Ying Zhi”… ¿Cómo es que el Tercer Maestro Ye no sabe conducir? ¿Se debía a su mala salud?

Espera… ¿quién es el Tercer Maestro Ye? ¿Cómo se le ocurrió esta frase? Además, aunque Ying Zhi se veía pálido, esto era porque rara vez salía de la casa y nunca estaba bajo el sol. Su cuerpo estaba sano y nunca se ha enfermado antes. 

 

Tal vez debido a las reparaciones de la carretera, había muchos camiones y Chi Yan tuvo que concentrarse en la conducción. Por lo tanto, descuidó un punto flagrante: no tenía conocimiento del hombre con el que compartía su cama y su vida. No sabía si podía conducir, si nadaba o andaba en bicicleta. No tenía idea de lo que podía o no podía hacer, sus antecedentes, su identidad, su familia. 

Pero Ye Ying Zhi le comentó antes, —Hemos estado juntos por casi un año.

Era pasado el mediodía cuando llegaron a su destino. Chi Yan había reservado la casa de una familia local. Era la unidad del segundo piso de una casa de dos pisos. Cada unidad estaba autosuficientemente equipada con todas las comodidades necesarias. Había muchas casas similares alrededor, en su mayoría alquiladas a los turistas. Cómo eran las vacaciones, el lugar estaba inundado de turistas. No obstante, en la casa donde se alojaban, la unidad del primer piso estaba cerrada con llave, las cortinas corridas, todo a oscuras. 

Cuando Chi Yan tomó las llaves de su unidad, le preguntó al dueño, —El negocio debería estar muy bien ahora. ¿Por qué el primer piso no está alquilado?

El propietario, un hombre de mediana edad de unos 40 años, se congeló antes de responder, —Está en renovación.

Chi Yan podía ver las sombras de un desastre detrás de la cortina y pensó que tal vez el trabajo se pospuso para no afectar a los invitados en el segundo piso. Después de que llevaron su equipaje a su habitación, él quiso salir a comer, pero Ye Ying Zhi se acostó y se frotó las sienes. —Me siento un poco mareado. Descansaré un rato, ¿por qué no vas a comer? Solo tráeme algo cuando regreses.

Chi Yan pensó que Ye Ying Zhi necesitaría algo de comida, así que asintió y se fue solo.

La ciudad era un lugar pequeño, y solía ser apoyado por empresas agrícolas. Fue solo en los últimos años que la industria del turismo comenzó a crecer. Chi Yan miró a su alrededor y eligió el restaurante que parecía más limpio y pidió tres platos para llevar. Volvió y después de cenar con Ye Ying Zhi, Chi Yan sugirió que fueran a dar un paseo por el lago para relajarse un poco. El lago estaba cerca de su apartamento, a solo 10 minutos a pie.

Cuando salieron, una mujer de mediana edad se acercó a ellos. Parecía tener alrededor de 50 años, y vestía como uno de los lugareños. Deteniendo a Chi Yan, ella preguntó, —Jovencito, ¿por qué te estás quedando en la casa del Sr. Hu?

Chi Yan la ignoró, sabiendo que los estafadores de hoy en día vienen en todas las formas y tenían una variedad de trucos bajo la manga. Además, se estaban quedando en el lado más tranquilo de la ciudad, y no había nadie cerca de ellos. 

Sin embargo, ella no se rindió y los siguió. —Mi casa también está disponible para alquiler. Te daré un 40% de descuento, ¿por qué no te mudas?

Chi Yan bajó un poco la guardia, viendo que solo está tratando de promocionar su propio alojamiento. Él se detuvo y respondió, —Señora, ya reservamos nuestro lugar, así que no necesitamos otro. ¿Por qué no va a preguntarle a alguien más?

Con la paciente respuesta de Chi Yan, la mujer vaciló y susurró, —Escúchame, muchacho, la casa del señor Hu está sucia. Otros podrían estar bien, pero eres diferente, tú tienes una débil constitución… deberías mudarte rápidamente.

¿De qué estaba hablando ella? ¿’Sucia’? ¿’Constitución débil’? No era que no creyera en lo sobrenatural, sino que los únicos fantasmas que recordaba haber visto era en las películas. Aunque, esas palabras sin lugar a dudas tocaron un nervio, dándole escalofríos, como si hubiera reaccionado instintivamente. 

Su instinto le dijo que pidiera detalles, pero justo entonces, una mano repentinamente se envolvió alrededor de su cintura. Ye Ying Zhi lo abrazó cerca y le susurró al oído, riendo entre dientes.

—Conmigo cerca, no tienes que tener miedo.


[1] Infatuación: alude específicamente a cierto estado emocional caracterizado por el dejarse llevar por una pasión irracional, especialmente por el amor adictivo.

 

Shisai
Por supuesto, Ying Zhi te protegerá, ¿pero quién te protegerá de Ying Zhi? QAQ

| Índice |

3 thoughts on “El Perseguido – Capítulo 13: Infatuación (1)

  1. Nekoi says:

    Me da lástima y pena el uke (lástima rara vez la llego a tener). Uno debe confiar en su instinto solo esperó que cuando despuerte de eso no le de un ataque. Es una relación tierna sino fuera con un fastasma.

    Entiendo lo difícil de la vida de Chi Yan con respecto a los peligros ya que viví eso más de 10 años y es muy complicado. Pero en mi caso nunca le confíe la seguridad propia a otra cosa. Esta historia me tiene intrigada y con ganas de más.

  2. Blood says:

    Exacto, esto sería lindo sino fuera escalofriante, me preocupa su reacción cuando se de cuenta de la identidad de su amante
    Gracias por el capítulo! 💕💕💕

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *