Rehabilitando al villano – Capítulo 26

Traducido por Maru

Editado por Sakuya


El primer pensamiento de Ling Xia fue el de tomar a esos dos niños, hacer las maletas y salir corriendo, pero, ¿qué tan viable era eso? Ahora mismo, Song XiaoHu estaba realizando una tarea en otro lugar y, además, huir era más probable que despertara las sospechas de la gente.

Este mundo realmente no practica la costumbre de “un solo maestro en la vida”, y mientras se obtenga el permiso de su maestro actual, podían convertirse en discípulos de múltiples cultivadores más poderosos. Sin embargo, si se marchan sin obtener primero la aprobación, serían tratados como traidores de aquí en adelante, sufriendo el desprecio y rechazo de los otros cultivadores ortodoxos.

Una pesada piedra yacía sobre su corazón, pero al mismo tiempo, se consoló a sí mismo de que al menos, esta era no tenía la tecnología para analizar las huellas dactilares. Sus oponentes tal vez ni siquiera encuentren el cadáver de Shang Yan.

Tranquilizándose de esa forma, Ling Xia finalmente se calmó y siguió a los otros discípulos del Pabellón de Bienvenida Inmortal de vuelta después de ordenar las cosas. Actualmente, estaba más preocupado por Yu ZhiJue; ese niño obviamente no estaba al tanto de este desarrollo…

La deducción de Ling Xia era correcta y, en la actualidad, Yu ZhiJue no sabía nada sobre los invitados que vendrían.

Ese pequeño mocoso dominó sin esfuerzo las técnicas de espada que otros no pudieron aprender y superó fácilmente los niveles de cultivo que otros tardaron años en alcanzar. Incluso su maestro, siempre estricto y taciturno, no ocultaba de vez en cuando, elogios a este nuevo discípulo.

Además, Yu ZhiJue tenía una actitud altiva y poderosa, solo ocasionalmente se dirigía a otros con un “hermano mayor” poco entusiasta, ¡y virtualmente miraba por encima del hombro al mundo! ¡No entendía que lo primero que había que hacer es respetar a tus mayores!

De algún u otro modo, Yu ZhiJue hizo enemigos por todas partes en la Secta ShaoYang. No era que no se diera cuenta, sino que no le importaba en lo más mínimo la forma en que esa gente lo veía. Siendo abierta y encubierta, las fuentes de información de Yu ZhiJue eran casi inexistentes, aunque él mismo no le prestó atención. Por lo tanto, mientras estaba completamente en la oscuridad de la ignorancia, él siguió distraídamente detrás de un grupo de compañeros discípulos para saludar a los importantes invitados.

Como resultado, cuando Yu ZhiJue vio la aparentemente familiar Bestia Sinistral y esas ropas demasiado brillantes de color rosa, su primera reacción fue arrugar las cejas. No era tan frágil como Ling Xia se imaginaba, y ver a esa gente de la ciudad de YunXiao otra vez, especialmente a Cui Yu, no causó ningún tipo de culpa o miedo en su interior. Solo sintió desdén.

Cui Yu no había visto a Yu ZhiJue por largo tiempo, aunque ella había repetido su nombre quién sabe cuántas veces en su corazón. Cuando lo vio en la distancia, sus ojos se iluminaron y su carita comenzó a calentarse.

Por haber vivido una vida cotidiana y pacífica en los últimos meses, Yu ZhiJue se volvió un poco más alto, y sus rasgos faciales también se volvieron más refinados. Aunque aún era bastante joven, pero entre ese grupo de discípulos, era excepcionalmente llamativo.

Cui Yu se acercó a la Bestia Sinistral, saltó ágilmente y lo dejó al cuidado de un discípulo de bajo nivel.

— ¡Tío Feng! —gritó primero hacia Feng ShuMing; luego caminó hacia Yu ZhiJue mirándolo fijamente —ZhiJue, ¿aún te acuerdas de mí?

Yu ZhiJue cambió apáticamente su línea de visión a otro lugar sin siquiera mirarla.

Feng ShuMing vio a su propio discípulo despreciando descaradamente a la preciosa hija de Cui TianCheng y se sintió complacido en secreto, encontrando a Yu ZhiJue más de su gusto.

En las generaciones pasadas, la fuerza de su ciudad ChongMing era más débil que la ciudad YunXiao. A pesar de considerarse aliados cercanos, en privado actuaban en desacuerdo, y su lado era el que más se rendía a menudo. La última vez que la delegación de YunXiao asistió al evento de reclutamiento de discípulos de ChongMing, ¡se atrevieron a enviar solo a su segundo mejor discípulo! Realmente se estaban burlando y ridiculizando a la ciudad de ChongMing y la Secta ShaoYang. Sin mencionar que bajos sus arduos esfuerzos, ChongMing ya se había vuelto incomparable a sus días pasados…

Al ser ignorada frente a todos los presentes, Cui Yu no pudo evitar sentirse indignada. Si se tratase de cualquier otro, con la excepción de sus hermanos mayores, definitivamente habría utilizado su látigo a modo de represalia. Pero aun estando enfadada con Yu ZhiJue, también estaba llena de felicidad, y solo verlo hizo que su corazón saltara de alegría. Así que se limitó a mirarlo con un puchero, mostrando la imagen de alguien que se sentía ofendido.

El resto de invitados de la ciudad de YunXiao aparecieron poco después, y aunque el gobernador de la ciudad estaba liderando el viaje, no vinieron con gran fanfarria, sino con una simple comitiva. El jefe de la familia Shang y el padre de Shang Yan, Shang Kai, también estaban presentes.

Feng ShuMing ahuecó sus manos sin demora y mostró sus saludos. Cui TianCheng. Un hombre de mediana edad extremadamente alto y robusto, simplemente asintió con una leve aura de opresión, haciendo que Feng ShuMing se sintiera cada vez más resentido en su interior.

En silencio, levantó la guardia; Cui TianCheng muy raramente visitaba ChongMing personalmente, y en su carta, solo escribió algunas líneas, dando a entender vagamente que todavía se trataba del asunto del discípulo que desapareció la última vez.

Feng ShuMing se negaba a creer que el propósito para venir de Cui TianCheng fuera solamente para eso. A pesar de que la ciudad de YunXiao era poderosa, necesitaban que él comprara grandes cantidades de hierbas espirituales y piedras de energía de agua… Dudaba que gastara tanto tiempo y esfuerzo por un simple discípulo menor.

Todos conversaron amigablemente, y cuando llegaron al gran salón, Feng ShuMing ordenó de inmediato a sus discípulos que sacaran todo tipo de platos vegetarianos y de carne para dar la bienvenida a los invitados.

Los que actuaron como anfitriones fueron Feng ShuMing, algunos de sus discípulos mayores con una gran experiencia en la atención de invitados, y un par de ancianos de la secta. Los nuevos discípulos como Yu ZhiJue solo necesitaban mostrar sus caras como cortesía antes de retirarse.

—Papá, voy a salir un rato. —susurró Cui Yui al ver a Yu ZhiJue irse.

Cui TianCheng había escuchado por largo tiempo hablar a su segundo discípulo Mo Dai sobre cómo esta querida hija suya, estaba enamorada de un chico desconocido de las montañas del interior. Vio cómo los ojos de Cui Yu estaban pegados a Yu ZhiJue de principio a fin, y él también había tomado nota en secreto y observado a ese chico. Al ver que Yu ZhiJue poseía una aptitud extraordinaria que era difícil de conseguir, decidió rápidamente no detener el comportamiento de Cui Yui.

Como si estuviera medio borracho, Shang Kai se levantó bruscamente y proclamó mientras sonaba profundamente preocupado:

—Han pasado muchos meses desde que mi indigno hijo desapareció en sus venerables tierras, y su madre se ha enfermado de ansiedad y angustia. La última vez, el Maestro de la secta Feng dijo con rectitud que asumiría la responsabilidad, que daría absolutamente una réplica. En ese caso, me pregunto si se han descubierto pistas hasta ahora.

Shang Yan fue concebido después de haber pasado su mejor momento, y siempre malcriaba a ese chico, nunca dispuesto a golpearlo o regañarlo de ninguna manera. Eso hizo que el niño desarrollara hábitos dominantes e indisciplinados, lo que provocó que su cultivo se estancara. Shang Kai siempre había mantenido una buena relación con Cui TianCheng, por lo que envió a Shang Yan con él, pero ¡quién sabría que en menos de medio año de seguir a Cui TianCheng, se encontraría con este tipo de contratiempo!

—Hablando de esto, es realmente extraño. —respondió Feng ShuMing sin pestañear tras dejar su taza —Los discípulos de nuestra secta indagaron en el cruce del ferry y confirmaron que su noble hijo no abandonó ChongMing, pero que no se pudo encontrar la más mínima de las pistas, aún buscando hasta hoy. En el momento de su desaparición, estábamos realizando nuestro examen en el Bosque de las Mil Bestias, y hay algunas áreas restringidas y muy peligrosas en su interior. Si su hijo no fue cuidadoso y entró por error, entonces me temo que…  —hizo una pausa —Mmmm, pero este no debería ser el caso. Después de todo, su hijo era muy cercano con sus compañeros discípulos, así que hacerlo sin una palabra, ahora sería extraño. ¿Tal vez el hermano Cui haya encontrado una pista en su final?

Esas palabras fueron muy inteligentes. No se podía negar que la gente de la ciudad YunXiao había venido como invitados, por lo tanto, deberían haberse movido como grupo dentro de los lugares designados. Sin embargo, Shang Yan, curiosamente desapareció sin rima ni razón, e incluso el discípulo principal más cercano a él no sabía nada. Si entró ilegalmente en un lugar prohibido y se encontró con un peligro, entonces no se podía culpar a la Secta ShaoYang. Sin mencionar que la intrusión sin sentido en las regiones restringidas de una secta diferente, era una violación muy grave.

—Sí, le pregunté a Mo Dai. —dijo Cui TianCheng pensativo —Ese día, Shang Yan realmente salió solo… Hermano Shang, no esté demasiado ansioso. Cree en este niño, porque los Cielos ayudan a los dignos. Él está obligado a estar a salvo —hizo una pausa —Hermano Feng, por favor, no encuentre fallas en nuestro descaro, pero, de hecho, también invitamos a personas de la familia Shui de ShuYan Dale para que ayuden con esta investigación.

— ¿La familia Shui?

Feng ShuMing parpadeó. Todo el mundo en este continente ha oído hablar de la influyente familia de artificieros, la familia Shui, y su nombre era conocido por todo el mundo. La familia Shui había producido muchos genios astutos a lo largo de su historia, así como aquellos que cayeron en el camino de las artes oscuras. Se dice que incluso refinaron muchos artefactos extraños que los cultivadores ortodoxos renunciaron y despreciaron.

Pero después de todo, nadie podía verificar si esas cosas existían o no de verdad, y no había nadie que se atreviese a llamar a las ilustres y famosas puertas de este clan para preguntar.

—Precisamente. —confirmó Cui TianCheng —Calculo que pronto llegarán.

Justo a tiempo, un discípulo se apresuró a anunciar que los representantes de la familia Shui habían llegado.

Un elegante joven entró con una pequeña niña de siete u ocho años. Saludaron a todos en el salón y entonaron:

—Saludos a todos los presentes.

Esas dos personas eran precisamente los hermanos Shui Yue y Shui Ling que Ling Xia había conocido antes.

♦ ♦ ♦

Cuando Yu ZhiJue salió de la sala, decidió ir a la arena de práctica, pero después de dar unos pasos, el sonido de unos pasos apresurados vino desde atrás junto con una voz clara, brillante y femenina.

— ¡ZhiJue, espérame! —gritó.

Al escuchar esa voz, las cejas de Yu ZhiJue se fruncieron al instante. Se mantuvo firme y, con frialdad se dio la vuelta.

— ¿Por qué me sigues? —preguntó bruscamente.

Cui Yui no supo cómo responder, sonrojándose después de un largo silencio. Dio un paso e insistió:

— ¡No es como si te estuviera siguiendo a propósito! ¿Por qué siempre me ignoras?

Observó el adorno de color jade que colgaba de la cintura de Yu ZhiJue y, teniendo un gusto extremista, procedió a preguntarle:

— ¿De dónde sacaste ese accesorio? Es muy lindo.

Yu ZhiJue evadió la mano que extendió.

—Estoy muy ocupado. —afirmó con voz monótona. Dicho esto, se preparó para girarse y marcharse.

Al ver la forma en que Yu ZhiJue lo protegió cuidadosamente, la hija de Feng ShuMing, Feng Luo, apareció en la mente de Cui Yui y sus sospechas se dispararon. Había visto a Feng Luo y Yu ZhiJue juntos antes, y sus hermanos mayores también felicitaron a la hija del Maestro de la Secta Feng por magnánima y genuina. ¿No podría ser ese adorno un regalo de Feng Luo? Por supuesto, ella ignoró por completo a la otra persona que a menudo estaba al lado de Yu ZhiJue, la que tenía un cabello parecido a un erizo y una sonrisa tonta.

El odio y los celos atacaron el corazón de Cui Yui.

—Dime claramente, ¿alguien te dio esto? —preguntó tras moverse y cortarle el paso a Yu ZhiJue.

— ¿Qué tiene eso que ver contigo? Muévete. —respondió impaciente, sintiendo que no tenía sentido lo que ella decía.

Cui Yui se convenció del hecho al momento y la rabia se desbordó. Sin previo aviso, blandió su látigo y lo apuntó hacia Yu ZhiJue. Yu ZhiJue no se vio perjudicado por su asalto sorpresa, pero ese adorno se retiró inesperadamente, y para cuando estiró su mano ya era demasiado tarde.

— ¡Devuélvemelo! —gritó Yu ZhiJue, temiendo que lo rompiera. Su tono emanaba inconscientemente una densa aura de furia y automáticamente buscó la empuñadura de su espada de alma.

Cui Yui se congeló en shock por su cruel y vil mirada, pero rápidamente recobró los sentidos.

—¡No! —refutó con los dientes apretados. — ¿Qué tiene de bueno esta cosa? Cualquier artefacto al azar en mi casa es mejor que esto por cien veces…

Agarró el colgante y cambió de postura como si fuera a tirarlo hacia un jardín de rocas lejano.

Ya que era un artefacto, naturalmente no era tan delicado como su apariencia sugería, pero Yu ZhiJue ya se había olvidado de ese punto. En un abrir y cerrar de ojos, se materializó al lado de Cui Yui, arrebatando el accesorio a la velocidad del rayo y la empujó al suelo. En su momento de desesperación, Yu ZhiJue había cubierto su golpe con elementos de agua, por lo que unas cuantas heridas sangrantes ahora cortaban la mano que Cui Yui usaba para sostener el artefacto. Cayó al suelo, levantando su brazo derecho mientras miraba con incredulidad a Yu ZhiJue, con lágrimas en los ojos.

—Tú, tú… —tartamudeó con labios temblorosos.

Ella había sido mimada por todos desde que era pequeña, y nunca ha recibido una sola reprimenda. ¿Cuándo había sufrido ella algún motivo de queja? Lo que es más, esa no se consideraba un área aislada, por lo que había personas que se asomaron al escuchar esa disputa, todas ellas mirando fijamente, con una mirada peculiar en sus ojos. Inundada de vergüenza y amargura, Cui Yu encontró la situación cada vez más difícil de soportar.

| Índice |

2 thoughts on “Rehabilitando al villano – Capítulo 26

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *