Vida en el campo – Capítulo 1: Recordando las memorias de mi vida anterior

Traducido por Jenei

Editado por Sakuya

Corregido por Bee


De repente, recordé las memorias de mi vida anterior.

En mi vida anterior, fui un tipo normal y aburrido, sin rasgos particularmente atractivos, que se cansó de vivir en la ciudad, así que dejé el trabajo para emigrar y vivir en el campo.

Morí cuando un jabalí cargó contra mí, mientras araba el campo.

Aunque tuve un sueño muy largo de mis recuerdos del pasado, todavía era medianoche cuando abrí los ojos.

En la actualidad, soy Aine Lucrubel, el Segundo Príncipe del Reino Eisenberg  actualmente en una lucha por la herencia con el Primer y el Tercer Príncipe.

En esa disputa de sucesión, desesperadamente preparé documentos de propuesta no autorizados sobre la circulación de bienes del país, hasta que me desplomé por el exceso de trabajo. Soy el tonto que se desmoronó por su cuenta después de esforzarme arbitrariamente.

Dejé la cama y miré el espejo. Mi apariencia es muy parecida a la de mi vida anterior. Tengo una imagen aburrida con mis ojos y cabello negro.

A pesar de que viví negativamente en mi vida pasada con este tipo de rostro, ¿dónde diablos el ‘yo’ de ahora adquirió suficiente confianza en sí mismo para participar en una disputa hereditaria…?

No importa cómo lo mire, cualquiera de los Príncipes es superior si se trata de apariencia o habilidad… Incluso yo dudo de mí extremadamente.

Mis dos hermanos son muy guapos. El mayor, el Primer Príncipe Leichel Lucrubel, tiene una apariencia muy principesca con su cabello rubio resplandeciente y ojos azules. Por otro lado, mi hermano menor Yuan Lucrubel, tiene cabello plateado y ojos carmesí. Él heredó la apariencia del Rey. [1]

El hermano mayor demuestra su carisma en todo lo relacionado con el liderazgo y la gestión, además de destacarse en las artes militares hasta cierto punto.

Mi hermano menor es taciturno pero es un crítico con una actitud directa. Él es el más hábil entre nosotros cuando se trata de artes militares. Además, en la actualidad, parece que va a clasificarse como candidato para Comandante General de los militares.

¿En cuanto a mí?

¡Soy completamente promedio cuando se trata de liderazgo, gestión o artes militares!

De hecho, incluso llegué a considerar que no estoy relacionado con ellos en absoluto. Mi padre sólo me mira fríamente, mi hermano mayor me menosprecia y habla mal de mí, mientras que mi hermano menor ni siquiera habla conmigo.

¿No estoy haciendo esfuerzos infructuosos?

Mirando atrás, siento que también tuvimos una terrible relación de hermanos durante la infancia, incluso antes de luchar por la herencia.

Suspiré mientras miraba el espejo y volvía a mi cama.

Ahora que los recuerdos de mi vida anterior regresaron y comprendo mis aptitudes, los sentimientos de querer participar en la disputa de la sucesión se desvanecieron en un instante.

Dicho esto, será difícil alojarme en este Castillo después de declarar mi retiro. En ese momento, un pensamiento vino a mi mente.

Quiero vivir en el campo. Cultivar mi propio campo y pasar mi tiempo pacíficamente.

Existe más naturaleza en este mundo que en  Japón. ¿Me pregunto si puedo vivir feliz…?

Comencé a moverme rápidamente como si no estuviera acostado hasta ahora.

¡Ahora que llegue a esto, dejaré el castillo y me esforzaré para tener una vida de campo!

¡Debo absolutamente hacer todo para ese propósito!

Sintiéndome extrañamente refrescado, volví a acostarme y cerré los ojos. ¡Voy a estar ocupado a partir de mañana!


[1] Aine (aynee) se dirige a Leichel (ley-shel) como aniue (兄 上), que es una manera muy formal de decir ‘Hermano Mayor’. Literalmente ‘honorable hermano mayor’.

| Índice |

2 thoughts on “Vida en el campo – Capítulo 1: Recordando las memorias de mi vida anterior

  1. Catarina faa says:

    Jaja muy mal que tenga baja autoestima, pero muy bien su cambio.
    Me lo imagino con sus maletitas y unos lentes diciendo a sus hermanos “Ay se ven, me avisan quien gano”

    Espero no arrepentirme de leer algo abandonado ;n;

  2. Bella Ciao says:

    Es muy gracioso este primer capitulo. Me lo imagino ahí, siendo un idiota tirano, luego recuerda lo pacífico que es el campo y dice, a la mierda, me voy al capo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *