Vampiro – Capítulo 57: Cosas grandes

Traducido por Naiarah

Editado por Tanuki


—…

—Bueno, Kuzuha-chan, hay días como este…

Intenté confortar a Kuzuha por instinto, pero sólo bajó su cabeza. Bueno, no era sólo que bajara su cabeza, era más como que se había consumido entera. Su cabello marrón claro, orejas y cola e incluso más aún su ropa habían perdido todo su color, estaba experimentando ese tipo de choque.

… Bueno, no es irrazonable, lo que la recepcionista nos dijo cuando entramos fue bastante malo.

—Nos disculpamos, pero pero desde ayer, las aguas termales se han secado. Si sólo vais a alojaros, es posible para nosotros acomodaros.

Esta situación sería inesperada para cualquiera, mucho más para los empleados. Pero parece que los deseos de Kuzuha no se harán realidad.

Por eso, tomé a la Kuzuha-chan que estaba de buen humor unos pocos minutos antes y la senté en el sofá de la recepción. Verla así era un poco interesante al principio, pero vamos a deshacernos de esta atmósfera deprimente, me siento realmente decaída.

Los otros huéspedes en la sala no estaban ocultando su desilusión en estas circunstancias, pero la depresión de Kuzuha-chan destacaba en la sala, varios extraños estaban mirando la escena preocupados porque parecía que Kuzuha empeoraba.

—Bueno, parece que todavía podemos pasar la noche y tener una buena comida también. Puedo lavar tu cuerpo con mi magia de recuperación, así que vamos a comer algo delicioso, a dormir en una mullida cama y a animarnos un poco.

No es muy propio de mí animar a alguien así, pero no puedo evitar preocuparme por ella.

Vino aquí para sanar sus heridas por la pérdida de su familia y yo vine como recompensa por mi largo camino… Crear recuerdos con tu familia, este es el tipo de lugar para ello, ¿no?

Tal lugar que alberga todas esas emociones y nos ha sido arrebatado no hace demasiado. Para los demás de la posada, su antelación debe de haber sido poca, pero era una gran diferencia para Kuzuha.

—No…

— ¿Eh?

Cuando estaba a punto de decirle algo, Kuzuha-chan murmuró, pero incluso para una vampira como yo, que tenía un excelente oído, no pude escuchar una voz tan suave. Pensé que sólo eran sus pensamientos así que lo ignore.

— ¡Q-qué hay con eso!

— ¡Kya!

Y Kuzuha-chan explotó.

Se levantó con fuerza y tanto su cola como sus orejas tenían el pelaje de punta y gritó, ante tan repentino movimiento sin querer dejé escapar un lindo grito.

Kuzuha-chan, que no tenía ninguna motivación hasta ahora, se enfadó y sus emociones brotaron. No le importaron los huéspedes que la observaban alrededor, golpeó con su pequeño pie el suelo de madera.

— ¡Finalmente llegué aquí para profundizar mi compañerismo con mi amiga! ¡Este se suponía que sería un evento para profundizar la amistad! Mi madre me lo dijo: Primero, empiezas desnuda y luego lo pones abajo y ¡tu ganas! ¡Eso es lo que me dijo!

— ¿No estás malentendiendo algo?

Siento que hay algún tipo de malentendido entre madre e hija ¿qué le estaba enseñando a una niña?

… Así que Kuzuha-chan estaba pensando en esas cosas, ¿huh?

Creía que quería venir aquí para descansar y calmar sus sentimientos, pero parece que estaba equivocada. Conectada a mí como su amiga, supongo que razones como profundizar la amistad también existen.

—Um, Kuzuha-chan, cálmate un poco…

— ¡No puedo sólo calmarme! ¡Lo estaba esperando tanto! ¡Quería lavar la espalda de Arge-san y contar números con ella! Oh, por supuesto, después de salir íbamos a beber leche de fruta y comeriamos una tostada, ¡así es como se suponía que sería!

—Ah, estoy bien con la leche de fruta… pero mira, estás molestando a los demás clientes.

La mayoría de la gente nos veía amistosamente mientras otros nos miraban con irritación. Puedo sentir esas miradas si me concentro pero me hace sentir incómoda.

Kuzuha-chan finalmente me escuchó e instantáneamente se encogió, y sus orejas y cola se vieron más pequeñas.

— ¡M-me disculpo por haber sido grosera!

Viendo la escena de Kuzuha-chan agachando su cabeza y disculpándose, dejé escapar un suspiro. Ella puede ser sorprendentemente enérgica.

Pensé si debería preocuparme más o no, pero supongo que así es como es, debe de haberme estado preocupando demasiado, sobre si es triste o no, por supuesto que es diferente, pero Kuzuha-chan ya parece más positiva de lo que pensé.

Agaché ligeramente mi cabeza hacia la gente de alrededor, yo no era la que estaba siendo ruidosa, pero Kuzuha-chan es mi amiga y sería bueno no causar una mala impresión entre la multitud, a fin de cuentas ambas somos chicas bonitas.

—Fufufu, ustedes son buenas amigas ¿verdad?

De repente escuché una voz detrás de mí. Bueno, si hacias tanto ruido por supuesto que alguien te llamaría la atención, y ya que ambas somos chicas pequeñas es fácil hablarnos, así que sin cuidado me giré y fuí instantáneamente abrumada.

… Grande.

Decirlo seguía grosero, pero estuve cerca de soltarlo, me contuve así que estoy a salvo.

La persona que apareció detrás era grande en cada sentido de la palabra. Lo primero de todo, su altura, estaría alrededor de los 170cm, no tal vez más. Me sacaba como dos cabezas de altura, y como mujer eso era bastante.

Del kimono verde que llevaba medio caído exponía sus hombros pero sus grandes pechos parecían apretados en esa ropa. Feltoune era bastante grande, pero esta mujer es respetable en ese sentido también. Tampoco no se veía gorda, sino que sus proporciones eran buenas, incluso si llevara otro tipo de ropa podríamos ver que tiene un buen cuerpo.

Cabello largo negro brillante y decorado con cintas rojas con flores, en vez de usar un recogido sólo lo llevaba suelto y decorado. En su mano llevaba una sombrilla japonesa, y con todo, es una belleza en ropa japonesa, a pesar de que su pecho destruía la ropa no daba una impresión vulgar, sino que se veía como el resultado de haberse vestido con éxito.

—Es grande ¿no?

Kuzuha-chan no digas eso aquí.

Quería responder pero también entiendo porque lo dice, altura, pecho, pero algo más sobre ella captó mi mirada, un ataúd. Un enorme ataúd atado a su espalda como una mochila con cinturón.

El contraste entre el gran ataúd a su espalda y su vestido creaba una sensación de desequilibrio, peor todavía era una mujer espléndida.

—Tu eres…

Sin embargo, incluso dejando a un lado esos rasgos había algo fuerte que atrapó mi vista, tres cosas.

Primero sobresaliendo de su negro cabello había orejas puntiagudas, lo segundo una impresionante doble dentadura que se podía ver cuando sonreía y tercero sus agraciados ojos del color de la sangre.

—Ala, encontrar a otra vampiro. Qué inusual.

—Otro vampiro.

Las palabras que salieron de su boca finalmente confirmaron mi sospecha, ella es una vampira y una grande. En varias formas, ese tamaño no era justo.

No estaba realmente enfadada ni nada, pero con un sentimiento irracional toqué mi pecho plano, suspiré y respondí sin emoción. La miré y su sonrisa se ensanchó y mi rival empezó a hablar.

— ¡Es bastante inusual para un vampiro estar fuera a esta hora del día!

—No, la inusual eres tu.

—No, Satsuki-chan es una semi-madura caminante de día. Aunque todavía no puedo tomar la luz del sol directa, ¡es muy malo salir afuera sin sombrilla!

Esta chica habla sobre sí misma en tercera persona.

—C-o-m-o-s-e-a, ¡ambas sois muy lindas! Una loli vampira de cabello plateado y una chica zorro vistiendo ropa japonesa, ¡tan lindas! Sólo con verlas es suficiente, ¡por favor permítanme acompañarlas un rato! ¡No me rechacen!

—Q-que, espera un minuto…

— ¿Qué está diciendo esta chica?

—Oh, ¿no lo he mencionado antes? Satsuki Ichinose, ese es mi nombre. Ah, me acabo de acordar, ¡vamos a comer algunas bolas de masa hervida!

Sin ser capaz de decir ni una palabra, Kuzuha y yo fuimos arrastradas por el humor de esta chica.

Estaba preocupada de que este mundo fuera un lugar sin más vampiros que yo hasta ahora. Pero manejar a personas como ella es molesto, así que al instante me rendí y sólo fuimos con ella.

| Índice |

One thought on “Vampiro – Capítulo 57: Cosas grandes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *