Cenicienta – Capítulo 52: Confesión

Traducida por Den

Editada por Sakuya


—Soy de la aldea Jiu.

—La aldea Jiu está en las montañas entre las tierras del Duque Cajés y las tierras estatales. —le dije a Volker.

Julius asintió y siguió hablando.

—Hay pocas tierras cultivables y es difícil cultivar, por lo que todo nuestro pueblo es pobre. Debido a esto, hacemos un servicio temporal al Duque como sirvientes en lugar de pagar impuestos.

Mientras hablaba, tenía las manos y los labios apretados, parecía que recordaba algo doloroso.

—A pesar de que todos trabajan duro, el Duque retendría la comida si alguno de nosotros fallaba. No importa si eres hombre, mujer o niño. Por lo que la gente de nuestra aldea es pequeña y demacrada.

A pesar de que era delgado, Julius parecía sano y alto. Después de venir al Reino y pasar tiempo como Julia, bajo el cuidado de Eugene, comiendo buena comida, su cuerpo creció.

—Hace dos años, cuando me comprometí con Eugene, fui a las tierras del Duque cerca de la aldea Jiu, ¿estabas ahí en ese entonces?

Julius asintió.

En ese entonces, todavía estaba emocionada por casarme con Eugene, pero pronto me di cuenta de su verdadera naturaleza.

—Estaba en la mansión por mi contrato; recibimos mucho pan en la celebración del compromiso y su llegada.

Oh sí…

Volker se volvió hacia mí y murmuró: “¿Pan?”

Sí, una cosa tan común como el pan no era común en Jiu, era sorprendente. El Duque Cajés se rio de mi padre en ese momento llamándolo “Un hombre malo con demasiado dinero”.

—A pesar de que el Duque recibe tanta comida, no se nos permite tomar un poco de ella. La comida a menudo se echa a perder, sin embargo, prefiere tirarla que dársela a sus sirvientes. Pero él nos dio pan.

Julius se había sorprendido al comer un pan blando que no necesitaba ser sumergido en una aguada sopa sin sabor. Comió con ganas después de mucho tiempo.

Eso era bueno; había pensado que era extraño en ese momento enviar pan. Pero padre respondió sin ganas: “¿Hay alguien a quien no le guste el pan?”

Y pensé sobre las circunstancias alimentarias en el territorio del Duque y el carácter del Duque Cajés, probablemente era la mejor manera para llegar a la gente.

Posteriormente, se abrieron tiendas que vendían “Pan Castley” en los pequeños pueblos del territorio. ¡Padre había pensado a fondo!

Incluso después de que Eugene me dejara plantada y cancelamos el contrato de compromiso, padre continuó proporcionando pan barato a las aldeas y pueblos empobrecidos.

Le pregunté a padre por qué estaba haciendo eso, respondió: “¿Hmm? Tendrás tiempos más fáciles si conquistas el estómago de los ciudadanos cuando quieres dejar al Duque, ¿no crees?”

No pude juzgar si mi padre estaba bromeando o no. Padre…

—Y luego conocí a Fredericka-sama…

¿Eh? ¿Nos conocimos?

Lo siento, pero no lo recuerdo…

—Me obligó a coger un tarro pequeño de mermelada y me dijo “Solo tengo uno, lo siento.”

—Ah… lo recuerdo.

Le había dado una pequeña botella de mermelada, que había guardado en mi bolsillo para lamerla cuando estuviera aburrida, a una niña pequeña que estaba cerca de mí.

¡¿Esa linda niña pequeña era Julius?!

—Nos conocimos…

Julius se rio.

—Era realmente pequeño; mis amigos siempre bromeaban diciendo que parecía una chica. Pero estaba contento de eso en ese momento, la mermelada la compartí con todos y se acabó pronto, pero siempre he guardado esa pequeña botella…

Los ojos de Julius se entrecerraron.

—Escuché a Eugene hablar con sus amigos sobre su trato hacia usted. Hablé con mis amigos al respecto y me dijeron “¿Por qué no te vistes como una chica y tratas de coaccionar a Eugene? Pareció una buena idea en ese momento. Todos cooperaron con el objetivo de que estábamos haciendo lo correcto. Fue fácil ponerse un vestido y un poco de maquillaje. Mi cabello ya era largo porque lo iba a vender. Intenté teñirme el pelo de rojo, pero resultó en un naranja. Me acerqué a él con atrevimiento y fue atrapado fácilmente porque era su “mujer ideal”. No tenía un busto visible. —dijo Julius con una risa.

El ideal de Eugene no el femenino, sino el masculino. Solté un suspiro.

—Después de que Eugene rompiera contigo en el baile, debería haberme marchado en ese momento. Pero las circunstancias se descontrolaron.

Julius me miró fijamente por un momento antes de volver a bajar la mirada. Me pregunto qué había pasado, porque su boca se puso triste y dejó escapar un profundo suspiro.

—Estuve bajo arresto domiciliario. —dijo a la ligera.

Era ridículo.

—No podía contactar con mis amigos y entonces unos extraños rumores comenzaron a circular… Fueron mis amigos quienes hicieron eso. Lo lamento.

¡Ah, los extraños mensajeros!

Volker asintió.

—También lo siento mucho por lo que sucedió en el teatro. Fui llevado por Eugene. Mientras él hablaba con un conocido, escuché que vendrías. Pensé que podría hablar contigo, pero entonces apareciste del brazo del General. Te veías realmente hermosa y feliz…

Julius no añadió que me odió en ese momento.

Eso es justo. Si hubiera sido yo, quien tenía que fingir de esa forma para salvar a alguien, y esa persona parecía aparentemente despreocupada, incluso si no se conocían, también querría gritarle.

Quería disculparme. Cuando estaba inclinándome para hacerlo, Volker me detuvo.

¿Por qué?

Sacudió la cabeza.

Cierto. No debería disculparme…

—Julius —dije mientras me inclinaba sobre la mesa y tomaba sus manos —Gracias por hacer todo lo posible por mi bien. Gracias a ti, me casé con Volker y soy muy feliz.

Julius respiró, haciendo que sus hombros rebotaran. Su rostro decaído me miró.

— ¿Eres feliz ahora?

—Sí, muy feliz —le di una brillante sonrisa. Si Julius no me hubiera ayudado, no podría estar aquí. Muchas gracias, Julius.

Inesperadamente los ojos de Julius se humedecieron y hermosas lágrimas se deslizaron por sus ojos.

—Estoy feliz de que seas feliz.

Parecía que él sentía que valió la pena el esfuerzo, y se echó a reír mientras se secaba las lágrimas.


Sakuya
aaawwww T_T

| Índice |

3 thoughts on “Cenicienta – Capítulo 52: Confesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *