Cenicienta – Capítulo 53: En estos días, Cenicienta no deja su zapato de cristal

Traducida por Den

Editada por Sakuya


Julius bebió una taza de té frío y se despidió.

Sus ojos estaban rojos y parecía un conejo, pero fue impresionante que tuviera una cara muy refrescante.

—Es gracias a Julius que puedo estar a tu lado.

Xavier estaba reponiendo el té. Sirvió nuevas tazas a Volker y a mí.

—Sí, debería elogiarlo como el hombre valiente que salvó de la crisis de supervivencia a la familia Brennan —dijo Xavier. Se volvió hacia el frente de la casa y observó a la distancia. —Sí, transmitamos esto.

Volker escupió el té con un『 ¡bufu! 』

¿Qué había en la taza de té?

Xavier sonrió y volvió a entrar en la casa. Le entregué a Volker un pañuelo, tosió y le di palmadas en la espalda. Me hizo un gesto con la mano.

— ¿Entiendes lo que quiso decir? —preguntó Volker después de recuperar el aliento.

¿Hmm? ¿Qué es esta aura?

— ¿Hm, te refieres a Julius?

El flujo de la historia es perfecto, ¿verdad? O, ¿tal vez deberías explicar qué más hay?

—Contarles la historia a nuestros nietos; ¿eso es lo que quiso decir?

Volker me levantó como suele hacer, y me puso en su regazo. Se acercó a mis oídos y susurró:

—Primero de todo, ¿no debería haber hijos antes de nietos?

¿Ah…? Ese barítono resonó a través de mis huesos. Pero Volker, todavía es de día, ¡¿quieres hacer eso?!

—Sí… ¡Es verdad!

Se siente cómodo estar en su regazo así.

— ¿Lo entiendes? ¿Te gustaría tener hijos conmigo, Fredericka? —Preguntó mientras su mano grande me acariciaba la espalda y el costado.

Volker, tus manos se mueven maliciosamente.

—Quiero que tengamos hijos… Volker… pero afuera es un poco preocupante…

El aumento gradual de la presión debajo de mi trasero se estaba volviendo demasiado caliente como para ignorarlo, siento una respuesta『 ki ~yu~u~u 』en mi cuerpo.

♦ ♦ ♦

Como resultado de ser amada hasta que perdí la cabeza, sin mostrar mi rostro en la cena, al año siguiente, di a luz a una niña que era como su padre.

Dos años después, di a luz a gemelos. Todos los días son animados y ocupados.

— ¡Mami, por favor, léeme esto! —Mi hija, Bianca, que había estado corriendo por el jardín hasta que sus mejillas se pusieron rojas, me entregó un libro de ilustraciones. No era uno que recuerdo haber comprado.

— ¿Qué sucede, Señora? —Preguntó Marie mientras colocaba las cosas del té en la mesa del jardín. Miró el libro en mis manos.

— ¡Ese es un libro de ilustraciones muy popular! He oído que está agotado en todas las librerías.

—No recuerdo haberlo comprado, ¿crees que Volker lo hizo?

Desde que nació Bianca, descubrimos que Volker amaba mucho a los niños. En el momento en el que posó sus ojos en Bianca, se puso a llorar y anunció:

—Nunca se la entregaré a nadie.

Entonces nos sorprendió a todos diciendo: “Bianca es mi favorita”.

Lloré en las sombras después de eso. Mi esposo, que está tan absorto con su hija, se olvidará de su esposa, sin embargo, no siento que lo vaya a dejar. Me pregunto por qué…

—Lee, mamá, leeee…

—Oh, lo siento, Bianca.

Así que le leí la historia a mi hija; había un Príncipe, un Héroe torturado cuya Heroína conoció en un baile, perdiendo su zapato de cristal, encontrándolo… un felices para siempre, al parecer. Parece algo familiar en algunas partes.

— ¿No suena familiar? —dijo Marie.

¿Qué es esa cara de『 niyoniyo 』?

¡Sé lo que quiere decir, pero no debe afirmarlo!

—No, no es familiar en absoluto.

—Bueno, en el caso de la Señora, usted no dejó su zapa…

— ¡Shush! —Dije cubriendo la boca de Marie. Incluso Bianca ya puede entender qué son las bragas, ¡no hablemos de cosas extrañas!

— ¿Dejaste pan? —Preguntó Bianca, no esperó por una respuesta, sino que salió corriendo hacia el jardín.

Estoy criando una buena niña que puede leer el ambiente. Me levanté de mi asiento, quería ver a los gemelos, pero accidentalmente dejé caer el libro. Lo recogí para ver que algo estaba escrito en letra pequeña en la parte posterior de la tapa dura con tinta negra: “Feliz si eres feliz”.

Contuve la respiración ante el comentario familiar.

Me giré a mirar alrededor del jardín, pero solo estaban Bianca y Marie jugando.

¿Viniste sin que te viera? Ya no mantenemos ningún contacto.

Respiré hondo y fui a la habitación de los bebés para mirarlos.

—Feliz si eres feliz.

Sonreí, soy muy feliz.


Den
Y hasta aquí ha llegado esta comedia romántica. Ha sido refrescante traducir esta novela, aunque tuve algunas dificultades durante las traducciones, estoy satisfecha. Nos dieron boda e hijos, ¿no es maravilloso? Pero no se preocupen. Todavía falta un extra del que estoy segura que disfrutarán

Sakuya
Me hubiera gustado que le dieran una mano al pueblo de Julius u.u

| Índice |

13 thoughts on “Cenicienta – Capítulo 53: En estos días, Cenicienta no deja su zapato de cristal

  1. EM says:

    Gracias a Kovel, sobre todo traductoras, por traducir y ofrecernos estás maravillosas historias.

    Solo debo agregar….; En esta historia deberían avisar de que no se lea mientras bebes, comes o estés en público. Puedes acabar rociando la bebida, atragantada o pareciendo una loca en el Bus o metro, riendo sola. XD

Responder a Tarsis Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *