Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (3)

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


La situación anterior dio resultado a esto: Christina apartó la cara de Alberto, que la sostenía con fuerza entre sus brazos.

— ¿No dijiste que no querías verme? Podemos dar por terminada la discusión sobre la ceremonia.

—Um, no, eso no significa que no quería verte, ¿sabes? No es así, es solo que si nos encontramos así, me temo que podría perder un poco mi autocontrol.

Cuando apartó la cara, el cabello de Christina se despeinó. Alberto cuidadosamente lo arregló y se lo colocó detrás de la oreja.

Si eso fuera todo, ella pensaría en eso como una actuación gentil, sin embargo, quién sabía qué pensaba en ese momento, mientras acariciaba inexpresivamente el lóbulo de la oreja de Christina y lo sostenía entre sus dedos.

El recuerdo de hace poco regresó, haciendo que las mejillas de Christina comenzaran a sonrojarse mientras miraba a Alberto.

—Por favor, no me toques.

“Como no quiero volver a hacer una voz tan extraña como antes, por favor, detente”, era lo que ella quería decir, pero Alberto se puso rígido. Incluso ahora su tono de voz se había elevado más de lo normal y todo por el coqueto suspiro de Alberto rozando su oreja; casi hace que volviera a filtrar una voz muy extraña.

Aunque la tez de Alberto empeoraba cada vez más, Christina pensó que debía demostrar su propia determinación e intensificó su mirada aguda.

—Cada vez igual, ¿por qué nunca diste una opinión? Siempre soy yo quien decide las cosas, como si no te interesara. Además, incluso nuestro tiempo juntos.

Actualmente Christina deseaba que Alberto se involucrara más.

Desde que había cumplido los trece años, la relación con Alberto había seguido disminuyendo. Y, sin embargo, después de que se reconciliaron, la cantidad de contacto aumentó instantáneamente, y para ser honesta, Christina simplemente no podía seguir el ritmo. Sentía que Alberto era el único que se convertía en un adulto, y que ella estaba jugando como la niña que aún era.

Por lo general, después de hablar con Alberto en su habitación, salían a caminar por el jardín de rosas. Incluso simplemente pasear se sentía increíblemente divertido, y Christina siempre estaría satisfecha con eso. Sin embargo, últimamente, a veces el contacto físico aumentaría, tal como hoy.

Y una vez que se volvía así, Christina siempre estaba perdida sin saber qué hacer. Su corazón latía tan rápido como si pudiera estallar en cualquier momento, y aunque estaba feliz de tener una relación más íntima con él, también temía que se volviera algo problemático.

En medio de su queja, Christina se detuvo y tragó las palabras que casi soltó. No era algo de lo que se pudiera hablar delante de Anna.

Echó un vistazo a Anna, pero antes de darse cuenta, algunas personas desconocidas estaban de pie detrás de ella, lo que la hizo mirarlos sorprendida.

Parecía que tenían más o menos la edad de Alberto. Un hombre joven con un rostro sereno y el cabello largo y dorado que estaba bien recogido, así como una mujer joven, aparentemente un poco mayor que Christina, cuyo cabello azul profundo estaba suelto en su espalda. Ambos poseían ojos azules y estaban vestidos con ropas excepcionales, fáciles de identificar por su calidad.

Siguiendo la línea de visión de Christina, Anna también se dio la vuelta y se sorprendió.

—Ah, Marx… e Irene. ¿Por qué están aquí?

El joven que se llamaba Marx entrecerró suavemente sus ojos azules y sonrió.

—Cuando íbamos a visitar a Su Alteza, la princesa, escuchamos que Su Alteza se dirigió hacia el jardín de rosas, así que vinimos aquí lo antes posible.

Su voz era tranquila, y su forma de hablar era relajante. Había una atmósfera de nobleza pura que parecía estar templada desde siempre. Después de su presencia, la expresión de Anna también se había calmado.

Sin embargo, Anna parecía que realmente no tenía ni idea de su razón para venir aquí, mientras seguía mirando en silencio la cara de Marx.

Los hermosos ojos azules de Marx estaban teñidos de ternura cuando de repente se inclinó. Sorprendida, Anna se encogió de hombros, mientras Marx acercaba su rostro a la oreja de Anna y susurraba algo en voz baja.

Los ojos de Anna se volvieron. Cuando ella hizo una expresión como si recordara algo, Marx se apartó. Tal vez porque estaba avergonzada ya que de repente él se acercó, las mejillas de Anna estaban ligeramente sonrojadas. Siempre había sido encantadora desde que era niña, pero su rostro tímido y sonrojado era más encantador que cualquier cosa que Christina hubiera visto antes.

Anna miró avergonzada hacia Marx, y cuando él le devolvió la sonrisa, ella desvió la mirada nerviosamente.

Oh, querido.

Christina, olvidando que todavía era sostenida entre los brazos de Alberto, sonrió ampliamente ante el inesperado descubrimiento. Aunque Anna todavía tenía trece años, Christina pudo adivinar que Anna se sentía bastante bien.

Anna estaba enamorada de Marx.

Recordando el momento en que ella sólo había enamorado a Alberto, el corazón de Christina latió con fuerza. No importaba cuánto tiempo hubiera pasado, el amor era algo asombroso, pero aún así, el momento en que uno se enamora es seguramente el período más maravilloso ya que el corazón sigue latiendo rápidamente.

 ¡Para que Anna-sama se enamore…!

Al vislumbrar el crecimiento de su amada futura cuñada, a quien se había apegado emocionalmente desde que era una niña y con quien había pasado tiempo compartiendo como compañeras, el corazón de Christina latía con entusiasmo. Quería animar a Anna con todo lo que tenía, se sentía profundamente conmovida.

Christina derramó algunas lágrimas mientras miraba a Marx con ojos radiantes.

Al encontrarse con la mirada de Christina, pareció un poco asombrado.

Mientras su cabello blanco plateado reflejaba la luz del sol, los alrededores de Christina parecían brillar. La luz brillaba sobre sus ojos color amatista, tal cual una joya. Sus encantadores labios rojos que no necesitaban ningún colorete dibujaban suavemente un arco, y contra sus fascinantes labios, su piel impecable parecía una sábana de nieve suave.

Ya no hay ninguna objeción de que ella era realmente una diosa descendente, y Marx, que recibió una sonrisa tan deslumbrante, puso una cara perpleja. Y luego, al darse cuenta de algo, de repente cambió su línea de visión hacia Alberto, que estaba de pie junto a Christina.

— ¡Kya!

De repente, siendo abrazada fuertemente por Alberto, Christina levantó un pequeño grito. ¿Qué pasa? Preguntó con la mirada.

Alberto miró hacia Marx dedicándole una mirada refrescante.

—Ya, Marx. ¿También viniste hoy? Por qué no te mueres en silencio o simplemente desapareces de aquí, puedes elegir, ¿de acuerdo?

Christina miró boquiabierta a Alberto y la frente de Marx comenzó a sudar.

Sosteniendo su frente con la palma de la mano, Marx sacudió la cabeza mientras suspiraba.

—No, Alberto. Eso es un poco.

Christina lo miró sin comprender. Dentro del Reino Noin, sólo había un puñado de personas que se dirigían a Alberto sin ningún honorífico. Actualmente, eran varios de sus amigos de la infancia, incluido Emil.

Por cierto, con respecto a Emil, aunque comenzó a sospechar de la conducta de Christina después de que Clara apareció, en este momento parecía haber vuelto a su estado anterior. Sin interés en el romance, solo un joven trabajador con un futuro prometedor.

Christina había pensado que él tenía afecto hacia Clara, pero en algún momento antes, cuando indirectamente le mencionó una historia de amor, él se rió y dijo:

—Romance en este momento, esto es suficiente para mí [1]… Considero mi propia vida preciosa.

Esa cara, se parecía a la cara de Alberto después de hablar con el padre de Christina.

De alguna manera, Christina sintió que Alberto emitía un aire espinoso a su alrededor, pero en ese momento Alberto estaba en medio de controlar el rumor y, como parecía que no podría tener una conversación decente con él, se había abstenido de preguntándole por cualquier detalle.

Ciertamente, el aura que Alberto irradiaba en este momento era espinosa, hasta el punto que matar a una sola persona así no sería extraño. Tenía los ojos tan estancados, y en realidad murmuraba “Te mataré…” para sí mismo a veces, lo cual era muy preocupante. Tal vez, como no tenía espacio para respirar, involuntariamente se le escapó algo de la boca y luego le dijo algo a su amigo Emil.

Christina levantó la vista hacia Alberto e inclinó la cabeza.

—Umm… Alberto-sama, ¿esta persona es…?

Alberto, que le dirigió una sonrisa tan brillante a Marx, miró a Christina con una cara perpleja mientras preguntaba quién era esta persona.

— Eh, ¿no te acuerdas? En nuestra fiesta de compromiso, creo que todavía estaba aquí.

Christina parpadeó con un chasquido y una vez más miró a Marx. Cabello dorado que le llegaba hasta la espalda y cejas firmes. Sus ojos azules reflejaban gentileza, sin embargo, justo ahora, cuando susurró algo al oído de Anna, su expresión mientras bajaba las pestañas ligeramente era ciertamente coqueta. Como él mantenía un ambiente tranquilo a su alrededor, ella no tenía cautela, pero si fuera durante una fiesta nocturna, con su apariencia externa, seguramente estaría rodeado por un enjambre de damas que buscaban una familia para casarse.

Y Christina no recordaba haber visto a este joven durante las fiestas nocturnas hasta el momento.

Marx sonrió con ironía.

—Esa referencia no puede ser de ayuda, Alberto. Cuando se llevó a cabo la fiesta, si no recuerdo mal, ¿la señorita Christina no tenía solo siete años? Como prácticamente no me dejabas conocerla, el tiempo que nos vimos incluso puede contarse a mano. No es extraño para ella no recordarlo.

— ¿Fue así?

Alberto frunció el ceño mientras reflexionaba, luego hizo una mirada de comprensión y asintió.

—Aah, eso es correcto. Eso es porque estuviste siguiendo constantemente a Christina, así que mantuve esta monstruosidad lejos.

Marx abrió mucho los ojos sorprendido, miró a Anna y luego sonrió.

—No digas una tontería, Alberto. En ese momento, si tuviera que decirlo, era la señorita Christina quien estaba emocionalmente unida a mí.

—No tengo tal recuerdo.

A pesar de ser atravesado por la aguda mirada de Alberto, Marx respondió con indiferencia.

—Tú, sigues siendo el mismo de siempre. Si tu deseo de monopolizar es demasiado fuerte, serás odiado, ¿no? Más bien, ¿no estás en medio de una pelea? ¿Quizás te están odiando ahora?

—Parece que no deseas una larga estadía en el reino de Noin, ¿verdad, Marx? Si es ahora, puedo enviarte a un lugar muy lejano, ya sabes.

Incluso cuando Alberto pronunció una declaración tan dura, una hermosa sonrisa aún flotaba en su rostro.

Al ver el intercambio entre estos dos, Christina de repente sintió un déjà vu y recordó un recuerdo de un pasado lejano.

♦ ♦ ♦

En el Jardín Oeste del Palacio Real, donde las flores blancas florecían exquisitamente, Christina, de siete años, que pasaba su tiempo junto con Alberto, notó a un joven conocido en un lugar ligeramente separado.

El niño con un cabello dorado corto y bien cortado, estaba sentado en el banco instalado en la esquina del jardín, mientras colocaba una corona de flores sobre Anna, que se sentó en el campo de flores al lado del banco.

Con la corona de flores, Anna se dio la vuelta para mirar al niño y rió alegremente. El joven que la observó le devolvió una sonrisa ligeramente madura y tranquila.

Quizás sintiendo la mirada de Christina, Anna se volvió hacia su dirección. En el momento en que vio a Christina, sus ojos brillaron cuando se levantó y corrió hacia Christina mientras extendía ambas manos. Mientras Alberto, que caminaba junto a Christina, suspiró levemente.

— Aunque le he dicho que la saquemos.

— ¡Hermana Chris!

La monótona voz de Alberto y la voz de campana de Anna se superpusieron. Aunque estaba preocupada por Alberto, que parecía estar de mal humor, ya que Anna llegó volando a sus brazos, Christina no pudo evitar centrarse en Anna.

—Espera hermano, hermana. ¡Viniste al Palacio Real! ¿Quieres jugar con flores junto con Anna? ¡Anna aprendió a hacer coronas de flores!

—Oh querida, es tan maravilloso.

Cuando la princesa demostró que su afecto inocente era tan encantador, las mejillas de Christina se aflojaron. Sin embargo, en este momento ella estaba en medio de pasear con Alberto, ¿lo permitirá? 

Cuando se dio la vuelta, Alberto estaba igual que siempre, mostrando una sonrisa amable en su rostro.

—Es genial, ¿no es así? ¿Irás también al invernadero Anna?

Christina parpadeó repetidamente. Las flores del invernadero eran flores demasiado caras, no había flores que Anna pudiera usar para jugar. Incluso si era solo una excusa para que pudieran pasear tranquilamente por el invernadero, no podrían jugar con esas flores, pero antes de que pudiera decirlo, Anna ya había respondido enérgicamente.

— ¡Iré!

La sonrisa de Alberto se profundizó.

—Eres tan buena niña. Luego, después de dar una vuelta por el invernadero, vuelve a tu habitación, ¿está bien, Anna?

—Ah, es cierto. Hermana, recientemente, en el invernadero hay una flor muy rara. Es blanca y grande, y parece que está a punto de florecer… Err, ¿cómo se llama de nuevo…?

Ignorando a Alberto, Anna miró hacia el cielo.

Las cejas de Alberto se torcieron.

— ¿Anna? ¿Escuchaste lo que tu hermano mayor te dijo?

—Reina de la noche [3]. Todavía no ha florecido, princesa.

El que con indiferencia les dijo el nombre de la flor, fue el niño que había estado sentado en el banco y acompañaba a Anna hasta hace un rato. Persiguiendo a Anna, que comenzó a correr, caminó lentamente hasta aquí, luego miró hacia Christina y sonrió.

—Buenas tardes, señorita Christina. ¿Estás teniendo una cita con Alberto? [4]

Era un chico con el que había estado hablando varias veces en la fiesta en el jardín del Palacio Real. Su padre era un oficial importante en el Ministerio de Justicia, y fue cuando su padre tuvo una conversación con el padre de Christina que ambos comenzaron a hablar entre ellos.

Tal vez sea porque su trabajo estaba relacionado con asuntos judiciales, la forma de hablar de su padre era muy tranquila y serena, y la forma de hablar de su hijo también era muy tranquila, hasta el punto de no ser adecuado para un niño de su edad. Los niños que participaron en la fiesta en el jardín eran todos muy inocentes, y todos hablaban de una manera adecuada para su edad. Entre ellos, tenía una presencia notable, y a Christina le gustaba hablar con él.

A aquel con quien Christina se había familiarizado antes que Alberto, ella lo llamó cariñosamente con un apodo.

—Mark también ha venido al Palacio Real.

Antes de su compromiso, Christina nunca había conocido a Alberto ni una sola vez. Como si tuviera un mal momento, la Familia Real que conocía en las fiestas siempre era Anna. Anna, que siempre había estado unida a ella desde antes, y Marx, a quien conocía.

Como no recordaba haberse reunido con ambos cuando estaba con Alberto, se preguntaba qué tipo de relación tenía con Marx, y justo cuando intentaba preguntar, Alberto comenzó a estrecharle la mano con fuerza.

—Sobre Marx, ¿lo llamaste Mark?

Acercó su rostro cuando preguntó, haciendo que el rostro de Christina se pusiera rojo brillante. Los ojos negro azabache se estaban acercando lo suficiente como para que su corazón cayera en desorden y estuviera a punto de estallar en cualquier momento. El otro día, los dos habían intercambiado un beso en la biblioteca. Recordando el recuerdo del secreto, Christina no podía mirarlo a los ojos mientras sus labios rojos temblaban.

—Umm, eso es…

Al no estar segura de cómo debía responder, los ojos de Christina comenzaron a empañarse con lágrimas, y bajó la mirada mientras su corazón revoloteaba. Christina, cuya cabeza estaba llena de Alberto, terminó incapaz de darse cuenta de la conversación que se desarrollaba por encima de su cabeza, todo entró en un oído y salió por el otro.

Después de ver la reacción de Christina sonrojada y con la cabeza baja, Alberto sonrió levemente, luego envió una mirada penetrante hacia Marx.

— ¿No creo haber escuchado esto antes, Marx?

Marx colocó ambas manos juntas detrás de la cabeza y luego respondió con indiferencia.

— ¿Acerca de…? ¿Sobre el apodo? ¿Olvidé decirlo?

—Oye, no dirás que llamas a Christina con un apodo también, ¿verdad?

—Eh, ¿no puedo? Como la princesa la llama con un apodo, a veces también terminé usándolo. Chris es más fácil de decir después de todo.

—Aah, ¿Chris…? Mientras no sea el mismo que el mío, bueno, está bien.

—Tú, ¿estás bien? Para estar tan molesto por un apodo, ¿no te odiarán? Incluso ahora, ¿no se ve de alguna manera asustada?

— ¿Haa? Tal cosa es imposible. En lugar de eso, a pesar de que te pedí que fueras a pasear con Anna, ¿por qué estás aquí?

—Bueno, pensé que tal vez deberíamos ir a mi casa, pero luego la princesa dijo que quiere una corona de flores. Mira, en mi casa, aparte de un pequeño macizo de flores, todo lo demás es solo césped, ¿no?

Christina seguía mirando hacia abajo mientras su corazón latía rápidamente, y solo volvió a su sentido cuando fue llamada por Anna, que se aferraba a su vientre.

—Nee, hermana Chris. Dejemos en paz al celoso de mi hermano, ¿no vendrás a la habitación de Anna? ¡Haremos que Ronald nos prepare un deliciosos té con galletas!

Christina, que todavía estaba confundida, asintió de improviso.

—Ee, sí. Es una invitación tan maravillosa

—Anna, espera.

Al escuchar la conversación de los dos, Alberto intervino de inmediato.

—Kuu está aquí debido a su promesa conmigo. Ella no vino aquí para jugar con Anna. Además, ¿no acabas de decir que quieres jugar con flores?

Anna miró a su hermano, quien sonrió a pesar de que sus ojos no se reían en absoluto, y luego una sonrisa encantadora flotó en su rostro.

—Cambié de idea. Ahora Anna quiere pasar tiempo con mi hermana en mi habitación. Ya que hermano tiene a Mark, ¿debe estar bien? ¿Qué tal si montas a caballo junto con tu amigo? Anna cree que Chris seguramente quiere ver la figura de hermano cuando monta un caballo. Sin embargo, no creo que podamos ver el terreno de juego desde mi habitación.

Implícitamente, ella quería monopolizar a Christina y no tenía intención de mostrarle a Christina su figura cuando montaba a caballo, y así el hermano que fue respondido de esta manera por su hermana movió los ojos.

Sin embargo, con una sonrisa inexpugnable, le preguntó a su hermana pequeña mientras inclinaba la cabeza:

—Anna. En lugar de caballo, hermano prefiere hablar con Kuu, ya ves. ¿Puedes por favor no tomar a Kuu de tu hermano? La promesa de hoy, Kuu la hizo primero a mí.

—Porque, hermano, tratas a Anna como una molestia, ¿verdad? Tan malo. Cómo estás siendo malo con Anna, Anna quiere ser consolada por Chris.

—Entonces te consolaré más tarde.

—Anna no necesita ser consolada por hermano.

—Entiendo. Entonces te compraré la muñeca que querías el otro día.

—La muñeca que quería ya Mark la compró para Anna.

Alberto apuntó una mirada peligrosa hacia Marx, quien se rió amargamente.

—Bueno, lo siento. Desde que la vi cuando fui al pueblo, terminé comprandola.

—No compres cosas para mi hermana solo como quieres.

Con ambos lados negándose a ceder, la conversación aparentemente interminable llegó a su fin con un grito de Anna con los ojos llorosos.

— ¡Si Anna no puede jugar con mi hermana Chris, Anna le dirá a su padre que hermano está siendo malo con Anna!

La mejilla de Alberto se crispó y se puso rígida. Entonces, Marx medió entre los hermanos que parecen estar en buenos términos pero también en malos términos.

—Entonces hoy, Alberto montará a caballo conmigo.

Marx tocó suavemente el hombro de Alberto, mientras Alberto apretaba los dientes con fastidio. Luego lo dijo en voz baja cerca de su oído, para que Anna no lo escuchara.

—Aguantalo. Si aparece Su Majestad, será malo para ti, pero también será malo para mí que estoy involucrado en esto.

Y luego, le sonrió suavemente a Anna.

—Es por eso que es mejor que la princesa no le diga nada a Su Majestad.

Anna, que insistió en su propio camino, mostró una sonrisa muy encantadora y angelical.

— ¡Gracias, Mark!

Al recibir una sonrisa tan pura, Marx sonrió ampliamente.

—Sí. Hoy también es como un pequeño demonio, muy encantador.

—Al que deberías decir gracias, ¿no debería ser yo…?

Mientras escupía murmullos insatisfechos, Alberto se dirigió hacia el granero, la completamente satisfecha Anna se llevó a Christina y se dirigió a su habitación.

En realidad, después de eso, Christina se había reunido varias veces con Marx, cuya edad era la misma que la de Alberto y su amigo Emil, y junto con Anna y Alberto, se convirtieron en grandes amigos.

Sin embargo, varios meses después de que los cuatro se hicieron cercanos, Anna mostró una expresión triste cuando escuchó que debido al trabajo de su padre, Marx debía mudarse al estado vecino.


[1]  結構 で す que también puede ser “No, gracias”.

[2] Este es Alberto llamándose a sí mismo onii-sama.

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Epiphyllum_oxypetalum

[4] El kanji es ‘paseo’, pero la lectura es cita.

| Índice |

One thought on “Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *