Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (4)

Traducido por Kiara

Editado por Nemoné


Después de recordar los viejos tiempos, Christina volvió a mirar la figura adulta de Marx.

Aunque su interacción como amigos solo duró varios meses, la razón principal por la que no podía recordarlo era porque su apariencia en este momento era completamente diferente a la que tenía cuando era niño. Esta vez ella lo observó con más detalle.

Anteriormente, su cabello estaba muy bien recortado y su apariencia realmente reflejaba la figura de un joven animado. Mientras que el actual Marx, tenía el pelo largo, era tan alto como Alberto, y su apariencia se parecía a un hombre adulto experimentado.

Así es, a primera vista parecía tranquilo y no emitía el tipo de atmósfera que hacía que alguien desconfiara de él, sin embargo, después de mirarlo de cerca, parecía el tipo de hombre adulto que sabía cómo manejar el sexo opuesto muy bien. Además, también está la bella dama que parecía un poco mayor que Christina que le acompaña.

Después de mirar a la bella dama de pelo cabello profundo, Christina movió su mirada hacia Alberto.

¿Alberto también la conoce?

Pero antes de hacer la pregunta, Christina observó una vez más la figura de su prometido. Para ella, él creció en un abrir y cerrar de ojos.

Tras participar en el entrenamiento militar y hacer acto de presencia en banquetes y clubes, Alberto también se había convertido por completo en un hombre adulto. Manteniendo a Christina dentro de su abrazo como si fuera lo más natural del mundo, y en el momento en que bajara la guardia, él inmediatamente trataría de tocar a Christina muchas veces más. Además, ese truco suyo tenía un encanto amoroso y diabólico del que era imposible escapar, y siempre le daría a Christina un placer tan grande al punto de hacerle que casi sufra un ataque al corazón.

Cada vez que Christina se encontraba con las criadas o su familia después de tener ese contacto físico excesivo, siempre había sentido que había hecho algo que no debía hacer, y era una sensación incómoda. Sin embargo, por otro lado él estaba extremadamente tranquilo y sereno,

Esto hizo que Christina sintiera la diferencia extrema entre un adulto y un niño, y no se sintió satisfecha en absoluto. Aunque entiende que le faltaba experiencia, debería ser lo mismo con Alberto. Después de todo, desde su compromiso hasta ahora, él no conocía a ninguna mujer que no fuera Christina.

Aun así, ¿por qué parecía tan sereno?

Al darse cuenta de la mirada de Christina sobre él, Alberto entrecerró sus ojos negros puros y sonrió dulcemente. Incluso esa sonrisa, se sintió como la reacción de alguien que tenía experiencia con una mujer, haciendo que Christina se sonrojara y luego volviera la cara. Ella empujó el pecho de Alberto y escapó de su abrazo.

En la dirección a la que dirigió su mirada, estaba Marx, quien luego se cubrió la boca después de mirar la situación de Christina. Sin embargo, no pudo aguantar y terminó dejando escapar una risa, mientras tocaba el hombro de Alberto.

No importa cómo lo vea, ¿no estás en medio de una pelea, Alberto? Más bien, ¿qué hiciste para hacerla enojar? Cuando todavía éramos niños nunca la vi enojarse.

Mientras contenía su risa sofocada, Marx se acercó a Christina y le tomó la mano. De una manera extremadamente despreocupada, besó la mano de Christina y sonrió amablemente.

— ¿Me recuerdas? Ha pasado mucho tiempo, señorita Christina. Incluso ahora, nuestra Madonna sigue siendo tan hermosa que no puedo evitar sorprenderme con esa brillantez. Realmente, dado que te has vuelto más hermosa que antes, realmente puedo entender por qué Alberto se está desesperando tanto

—Ha pasado mucho tiempo, Marx. Bueno has cambiado mucho, ¿no?

Además de darle un saludo tan pretencioso, de alguna manera él también le había elogiado escandalosamente, Christina estaba perpleja.

Miró a Anna, y allí estaba con una cara despreocupada. Si se tratara de Christina, si Alberto saludara a otra mujer que no fuera ella, definitivamente se sentiría quemada por los celos. Pero entonces, tal vez fue porque la otra parte era la prometida de su propio hermano, por lo que Anna no pensó mucho en eso.

Siguiendo la mirada de Christina, Marx también miró a Anna mientras levantaba la comisura de la boca.

—Sí, después de un tiempo, mi cabello ha crecido mucho. Me preguntaba si cortarlo o no, pero al final, ya que era demasiado complicado, lo dejé así.

— ¿Cuándo regresaste?

Su padre, el Marqués Klüger, trabajaba para el Ministerio de Justicia, pero siempre había sido un hombre que anhelaba más conocimiento acerca de la ley por sí mismo, que se mudó al estado vecino.

El reino vecino, Sechs, era un país donde el río fluía hasta el paso de la ciudad, y era conocido como el Reino del Agua.

—Fue hace diez días. Mi madre quería regresar a nuestra patria, y como la legislación del reino vecino también se ha puesto en orden, se decidió que debemos regresar aquí. Como también he estudiado el control de inundaciones allí, ¿crees que podría ser útil aquí?

Cuando el viento soplaba por el pasillo, el cabello de Anna se balanceaba. Con un gesto indiferente, Marx extendió su mano hacia el cabello de Anna, y al igual que Alberto había hecho con Christina. Las mejillas de Anna se hincharon y se tiñeron de rosa.

Marx le sonrió a Anna y luego miró hacia Christina y los demás.

—Desde que regresé, me di cuenta de que Alberto y la princesa no han cambiando en absoluto, me sorprendí un poco. Pero parece que tu si has cambiado mucho, ¿no?

— ¿Es eso así?

Me pregunto qué ha cambiado. Reflexioné mientras inclinaba la cabeza, Marx se encogió de hombros.

—Antes, eras un poco más como una señorita marimacho. Justo como la princesa.

—Ah…

Christina colocó las yemas de los dedos sobre sus labios.

Ciertamente, cuando acababa de conocer a Marx, no recordaba su vida anterior y era una niña poco femenina. Aunque sus recuerdos eran vagos, parecía que si no había otras niñas de su edad a su alrededor aparte de Anna, así que era normal que se comportara como una niña malcriada.

—Oh querido, ¿no estás siendo grosero? Incluso ahora ya no soy una chica con esas tendencias.

Cuando el tema de la conversación se volvió hacia ella, Anna levantó las cejas.

Marx miró rápidamente a Anna, tomó su mano que estaba puesta en su cintura y la besó.

—Por favor discúlpame, princesa. Así es, ¿verdad? También has crecido hasta ser tan hermosa más allá del reconocimiento, cada vez que nos conocimos siempre me dejas cautivado.

Él besó su mano suavemente, y expresó dulces palabras. Como resultado, Anna se tiñó de rojo brillante hasta su cuello. Christina estaba asombrada de la lengua de plata de Marx. Era la vista de un hombre que sabía terriblemente bien cómo manejar a una mujer.

Anna se puso roja y cayó en silencio.

Solo por unas pocas palabras, Marx había logrado silenciar a Anna, y Anna parecía estar bailando completamente en la palma de su mano.

Marx puede ser un poco demasiado adulto para Anna

Con mitad de amistad y mitad de preocupación, Christina cambió el tema de la charla.

— ¿Puedes presentarnos a esta dama aquí, Marx?

Marx, que disfrutaba mirando a Anna, cuya expresión seguía cambiando, cambió su cuerpo. De manera relajada, tomó la mano de la dama de cabello azul profundo.

—Esta señorita se llama Irene. Ella es la hija del marqués Düker del Reino Sechs, y creo que es dos años mayor que la señorita Christina. Ella cumplirá diecisiete años. Por el momento, hay un acuerdo de compromiso entre nosotros, y esta vez ella vino aquí para conocer el lugar

Christina miró inexpresiva y luego desvió la mirada de Irene a Anna. Anna estaba mirando al suelo, y su expresión no se podía ver.

Sintiéndose desanimada, Christina involuntariamente quiso abrazarla, pero de alguna manera se controló y le sonrió a Irene.

—Encantada de conocerte, señorita Irene. Me llamo Christina. Felicitaciones por su acuerdo de compromiso.

La profunda cabellera azul llegaba a su espalda, y estaba suelta. Su dueña dirigió sus hermosos ojos azules a Christina y mostró una leve sonrisa.

—Encantada de conocerte, Christina. Pensando que quería ver la patria de mi futuro esposo, pedí algo irracional y finalmente pude visitarlo aquí. Para tener la suerte de poder conocer a Christina, estoy realmente agradecida con Dios.

¿Agradecida con Dios?

Es un saludo bastante exagerado, ¿no? Fue lo que Christina pensó, quien se quedó sin palabras por un momento, y Alberto aprovechó la oportunidad para preguntar a Marx.

— ¿Cuándo está programado el compromiso?

—Bueno, tarde o temprano, supongo.

Sus cejas se inclinaron hacia abajo, y por alguna razón Marx respondió vagamente.

Por un momento, Christina sintió que la mirada de Irene se volvió aguda, pero como Anna les dio la espalda, la atención de Christina se desvió.

—Volveré a mi habitación.

—Anna, te acompañaré.

Después de ser llamada por Christina, Anna se dio la vuelta y le devolvió una mirada llena de dependencia, sin embargo, luego se mordió los labios y volvió la espalda.

—No, está bien. Porque si me llevo a hermana, mi hermano se volverá molesto.

—Anna. Al menos dale un saludo apropiado.

A Alberto le molestó un poco su actitud y le exigió un comportamiento apropiado para una dama, Christina sintió que su pecho se apretaba. Seguramente Anna quería irse lo antes posible de este lugar. Sin embargo, también es cierto que pase lo que pase, ella nunca debe olvidarse de mostrar un comportamiento apropiado como la princesa del país.

Quizás ella también lo sabía, ya que Anna dudó en irse. Sin embargo, una vez que vio a su hermano, su maltrato se hizo cargo. Con lágrimas llenando sus ojos, se dio la vuelta otra vez.

¿Qué pasa con esta actitud? ¡Alguien como mi hermano, debería ser odiado por Chris!

—Anna…

Alberto levantó las cejas ante las palabras irreflexivas de Anna. Mientras que Christina terminó cuidando a Alberto, que parecía no darse cuenta de nada.

Alberto se lamentó por la actitud de su hermana pequeña y le pidió disculpas a la invitada, principalmente a Irene.

—Nuestras disculpas, parece que le falta disciplina

Por alguna razón, los ojos de Irene brillaron después de que Alberto la llamó. Miró a Alberto con ojos brillantes e inesperadamente se rió de alegría.

—No, no lo menciones. A diferencia del rumor, ella es una princesa muy adorable. Como la belleza de Su Alteza es bien conocida incluso en el país vecino, estoy muy contenta de poder tener la oportunidad de conocerla.

—Es vergonzoso que sea una princesa marimacho. Sin embargo, gracias.

Al ser alabada su hermana, Alberto sonrió con la cara de un hermano mayor. Alberto no estaba realmente enojado con su hermana, es solo que no podía entender la razón detrás de su descortesía de hoy, ya que ella siempre había mostrado modales perfectos.

Incluso si Christina pudiera explicarlo, es imposible hacerlo frente a la persona en cuestión, por lo que no había otra opción que confirmarlo con Anna la próxima vez antes de contarle a Alberto al respecto.

Christina lo decidió en su corazón y mostró una sonrisa pura que coincidía con la de una Diosa hacia Alberto; le brindó una imagen lo suficientemente hermosa como para ganarse el título de modelo.

—Bueno, entonces también debo disculparme, Alberto,  la próxima vez que nos veamos, espero que podamos tener una conversación más adecuada.

— ¿Vas a irte ya? Espera, te enviaré de vuelta.

Ignorando a Alberto que comenzó a decir que quería enviarla a su casa, Christina también mostró una hermosa reverencia hacia Marx e Irene.

Aunque casi comienza a olvidarlo, Christina todavía debe fingir estar enojada con Alberto por el bien del futuro.

—Bueno, entonces, fue un placer conocerlos a ambos. Nos vemos de nuevo la próxima vez

Marx sonrió mientras inclinaba la cabeza y le preguntaba a Christina:

—Esta vez mi madre planea celebrar una fiesta de té, ¿vendrás?

—Sí, por supuesto. Espero la invitación.

Aunque no recordaba haber conocido a la madre de Marx, ya que a partir de ahora la familia del marqués Klüger tomará parte en el gobierno, como prometida del Príncipe Heredero, es necesario que Christina la conozca.

—Eso es y, si te parece bien, ¿puedo llamarte Chris también de ahora en adelante?

—Sí.

Christina estaba aceptando todas sus solicitudes sin ninguna renuencia. De pie detrás de ella, Alberto suspiraba.

Sintiendo una atmósfera algo insatisfecha, Christina intentó darse la vuelta, pero cuando cambió su línea de visión, se dio cuenta de la mirada de Irene y se sobresaltó. Con los ojos ardientes, Irene estaba mirando a Christina que estaba hablando con Marx, como si tratara de comérsela.

Nemoné
¿Yu... ri? :u

Christina vaciló. No pudo juzgar claramente la expresión de Irene, ya sea para apelar que también quería hablar, o tal vez fue porque estaba celosa de que Christina pudiera hablar normalmente con Marx. Justo en ese momento, Marx se movió ligeramente e Irene terminó escondida detrás de él.

De alguna manera, Christina se sintió aliviada, y luego volvió a mirar a Alberto.

Aunque ella sintió su desagrado antes, después de mirar una vez más, el rostro de Alberto estaba tan tranquilo como siempre. Christina se sintió aliviada de nuevo y, sin darse cuenta, le pidió una solicitud malcriada.

—Alberto. ¿Podrías decirle a alguien que le pida a mi criada que venga al vestíbulo? Ya que voy a ir allí primero.

—Está bien, pero también iré contigo hasta que lleguemos a tu casa, ¿está bien, Christina?

Aunque todavía estaba haciendo una mueca de enojo, Alberto también luchó con una sonrisa silenciosa, expresando su absoluta renuencia a ceder.

Como las peleas frente a los invitados estaban fuera de discusión, al final la primera en ceder fue Christina.

Y desafortunadamente, en el carruaje, Christina pronto se entregó a Alberto.

A pesar de estar frente a la criada, Alberto siguió susurrando una dulce y apasionada conversación hasta que Christina se puso roja y casi se echó a llorar. Luego, después de que él dijo que pensaría más en la ceremonia a partir de ahora, Christina terminó diciendo que acordó reconciliarse con él antes de que uno lo supiera, ya que estaba mareada y su corazón latía rápidamente todo el tiempo.

Alberto llevó a Christina fuera hasta la entrada de la mansión del duque, y antes de separarse susurró:

—Marx es mi amigo, y puedes estar familiarizada con él, pero por favor abstente de estar a solas con él, ¿está bien?

Con Alberto es una cosa, pero tener cuidado de no estar solo con alguien del sexo opuesto que no era el prometido de uno es la etiqueta básica para una dama.

Así que lo entiendo claramente.

Alberto le sonrió gentilmente a la perpleja Christina y regresó al carruaje de la Familia Real. Mientras le despedía, Christina inclinó la cabeza confundida.

| Índice |

3 thoughts on “Creo que mi prometido se ha rendido – Epílogo: La novia del Príncipe Heredero ~ A veces hermano y hermana ~ (4)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *