El Duque que odia a las mujeres – Capítulo 4: Encuentro con James

Traducido por Kiara

Editado por Tanuki


—Señorita, ¿cuál es su nombre? Le he estado observando durante un tiempo y no parece que estés interesada en el Duque. Lo que me parece extraño, ya que debes conocer el motivo de este baile y a pesar de eso eres la única mujer que no intenta atraer al Duque Magnaria.

Ah… al parecer he sido muy evidente.

—Bueno, eso es porque no estoy interesada en el Duque.

—Así que hay tales mujeres. Pensé que todas las damas quería obtener la atención del Duque, tiene buena apariencia, es rico y además posee honores.

—Prefiero un hombre que me ame tal como soy, un hombre que sea sincero y que nunca mienta.

Kiara
la chica nos ha salido un poco tonta. Se vale soñar Julia

Él se echó a reír con mi respuesta.

—¿Puedo tener un baile? Me gustaría hablar más contigo.

Me tendió la mano. No tenía razón para negarme, así que puse mi mano en la suya. Tal vez, este hombre es mi destino. Cuando llegamos a la pista de baile, recién comenzaba un vals, nos incorporamos a las parejas que ya estaban en la pista y empezamos a bailar. Sorprendentemente, baila muy bien. Sus pies se mueven con presteza como si hubiera bailado cientos de bailes antes.

—El duque Magnaria parece haber elegido a tres señoritas para bailar esta noche —, expresó —Lady Isabel Bourbon, Lady Muriel Hilsalm y la Honorable Helmina Quesel. Aunque, no ha habido ningún rumor sobre él y estas damas, ¿crees que el Duque realmente elegirá a su novia entre alguna de ellas?

—Es extraño… —, respondí vagamente, aunque lo que me pareció extraño era la selección. Asistí a una fiesta de té ofrecida por la señorita Muriel después de mi llegada al reino. No estaba cerca de ella, pero noté que su aspecto es muy limpio y ordenado. Ella e Isabelle son amigas íntimas, pero sus admiradores dividen a las damas de la nobleza en dos áreas porque sus familias tienen el mismo estatus. En contraste con las otras dos casas, la casa Quesel no es tan famosa; Son una familia aristocrática más baja como la mía. No sé qué aspecto tiene Helmina, pero es una elección inconsistente. Además, es extraño que un hombre de la élite, del que se dicen innumerables cosas sobre su vida de libertinaje, tome esta forma para elegir a su futura esposa.

Es que estas tres mujeres son muy diferentes. A pesar de pensarlo bastante rato, no puedo entender su elección.

— ¿Qué te parece extraño? —, preguntó el caballero. Me volví hacia él; sus ojos del color del mar estaban muy cerca de los míos. Mis reflexiones fueron interrumpidas. Había olvidado completamente que estaba bailando con un caballero que no conocía y al que tampoco me habían presentado. Aunque tiene un rostro bonito, me sentí anonadada por un momento.

—Creo que el Duque Magnaria no tiene intención de casarse con ninguna de esas mujeres. En lo personal pienso que no desea estar atado por una sola mujer.

—Eso es interesante. ¿Crees que el duque anulará el propósito de este baile y no elegirá una novia? Está gran fiesta ha sido creada por Su Majestad; Si no elige una novia, podría perder el favor del Rey.

—Es por eso que hay una selección. El duque Magnaria es un verdadero conspirador. El rumor de que trabaja para la Corona como estratega debe ser cierto. Ahora que lo pienso, no te has presentado.

El caballero iba a decir algo más pero se detuvo, pensé que era porque el baile había terminado. La orquesta se preparó para la siguiente pieza y él pidió mi mano otra vez, así que la tomé. Cuando comenzó la orquesta, empezamos a bailar de nuevo. Pero el hombre me atrajo hacia él, sosteniendo mi cintura y luego susurró en mi oído.

—Mi nombre es James Nascaria. ¿Cuál es su nombre noble dama?

Desde que fui atraída hacia él tan repentinamente, los latidos de mi corazón aumentaron notablemente. Respondí con una calma que ciertamente no estaba sintiendo, me ofende mi falta de inmunidad ante los hombres guapos.

—Soy la señorita Julia Hermiata, hija del Vizconde Hermiata.

¿Nascaria? Es un nombre totalmente desconocido para mi, ¿era un noble? sus manos están limpias y cuidadas, por lo que no puede ser un soldado. ¿quizás es un comerciante ? Pero no hay manchas de tinta en ninguna parte de sus manos o cuerpo. Si fuera un comerciante lo suficientemente rico como para ser invitado a un baile real, lo conocería. Entonces, ¿es un seudónimo? Tal vez pretende engañar a una simple chica de campo y jugar conmigo; Debería tener cuidado.

—Eres muy interesante, Julia. Me gustas, no debes fingir ser quien no eres conmigo, me agrada tu forma de ser —, dijo James

Vaya, qué situación tan absurda. No puedo creer que haya dicho todo eso con una cara tan seria a una dama que acaba de conocer.

—Perdóneme señor, pero se le olvidó que busco un hombre que sea sincero y no un mentiroso. Así que me disculparé después de este baile. No quiero perder mas el tiempo.

Pero la música recién había comenzado al igual que el baile, pero juro por Dios no habrá una tercera vez. Dedicar mi tiempo limitado a un hombre extraño que no es el indicado es una molestia.

Tan pronto como terminó el baile, intenté irme, pero fui arrastrada por mi brazo. Abrí la boca preparada para recordarle la etiqueta adecuada, pero James me interrumpió:

— ¿Vamos a encontrarnos con el duque Magnaria? Me gustaría ver si las cosas suceden como lo predice Julia. Es decir, si puede hacerlo, porque es el un misógino.

¿Eh?… Había oído que era un mujeriego consumado.

James notó mi expresión escéptica y se rió.

—Bueno, él es un mujeriego, pero también es muy desconfiado con las mujeres, especialmente cuando piensa en casarse con alguna de ellas. Se podría decir que odia a las mujeres en general. Esta vez… también pensé que él tiene un plan para escapar de esta situación.

¿Es así? Bueno, aunque odie a las mujeres, parece del tipo que es un esclavo de sus deseos; El peor tipo de hombre. Me alegro de no haber sido elegida por el Duque.

—¿Conoces personalmente al Duque? —, Le pregunté a James

—Creo que omitiré mi respuesta, ya que tienes una intuición aguda.

Que molesto… ¿sería problemático si digo que no quiero ir? Ciertamente, estaría abandonando a un caballero aquí, pero quiero encontrar a mi hombre predestinado y llevarme bien con él, pero también quiero saber la verdadera identidad de este James Nascaria, mi curiosidad está hormigueando.

Así que me moví alrededor del salon, tomada de la manos de James, quien busco en las diferentes habitaciones sin dudarlo, me pregunté si estaba familiarizado con el castillo. Está persona me confunde aún más.

Es imposible para un comerciante saber tanto sobre el diseño del castillo, y parece que también conoce el Duque Magnaria. ¿Quién demonios es esta persona?

Al igual que estas preguntas sin respuestas en mi cerebro, tampoco pudimos encontrar a el Duque.

— ¿Dónde ha ido el Duque? Debería haber terminado de bailar con las chicas. Probablemente se esté escondiendo en una habitación con una de ellas, pero la mujer en cuestion seria la elegida.

Quizás sea eso. Pero mi sospecha era que el Duque se escondería en algún lugar y esperaría a que llegara el momento para aparecer.

—Señor Nascaria, voy a encontrar a la señorita Helmina. Si las cosas se han desarrollado como esperaba, ella podría estar en problemas… — tire de mi mano y corrí por una esquina. Me escondí detrás de un gran pilar para que no me persiguiera. No tengo un buen presentimiento sobre este hombre. Eso podría ser porque mis expectativas no se están cumpliendo.

Aun así este extraño presentimiento no desaparece. Después de dejar a James, fui a buscar el lugar donde podrían estar las candidatas. No sería el baño porque cualquiera podría entrar en cualquier momento; sería un área de descanso o una terraza aislada cerca de un jardín donde los invitados de la fiesta no frecuenten.

| Índice |

4 thoughts on “El Duque que odia a las mujeres – Capítulo 4: Encuentro con James

  1. Lukeysha says:

    Wow se puso interesante ❤
    Cada cuando se subira capitulo(?
    Por cierto muchas gracias x su traduccion 💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓💓🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹🌹❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *