El Duque que odia las mujeres – Capítulo 42: Vuelta a Hermiata

Traducido por Kiara

Editado por Tanuki


Regresé a la habitación de Percy sin ser atrapada. No había dormido por miedo a lo que pasaria, por lo que la puerta se abrió en el momento en que llegué. Se sorprendió al verme llorar, pero me lanzó una mirada de reproche, antes de ir a preparar el carruaje para llevarme de vuelta a la posada. Fue en las primeras horas de la mañana cuando llegué a la posada, Percy me dio las buenas noches y regresó. Usé la llave que le había prestado a Shirley para entrar en la posada a través de la puerta trasera y me arrastré hasta nuestra habitación. Me zambullí en mi cama para no hacer mucho ruido. Hannah no había notado mi ausencia, todavía estaba dormida. Me acosté en mi cama sin poder dormir, el corazón me duele demasiado.

Está bien, me dije a mí misma, muchas personas han superado este dolor en el pasado. Nadie murió nunca de un corazón roto. Estaré bien, estaré bien…

Murmuré una y otra vez.

♦ ♦ ♦

El tiempo paso rápidamente. Las ventas de caramelo en Myseln han sido exitosas, hemos establecido algunos clientes estables. Incluso si hay clientes que dejaran de comprar cuando nos fuéramos de Myseln, todavía tendríamos suficientes contactos que garantizarían que el negocio floreciera. Dicho esto, todavía quiero que alguien que se quede en Myseln como la representante de Hermiata aquí. Quería que Hannah se quedara y se desempeñara en ese papel. Hablé con ella sobre eso una semana antes de irnos a Hermiata. Pero ella estaba un poco renuente.

—¿Quieres que me quede aquí y venda el caramelo? Pero, ¿quién cuidará de usted, señorita? No todos pueden cuidar de una señorita tan especial como usted.

—Perdóname, reflexionaré sobre mi persona. De ahora en adelante, trataré de actuar como una dama ejemplar y viviré con gracia. Tengo que empezar a buscar un marido en serio antes de cumplir los veinte. Así que, Hannah, tienes que convertirte en la novia de esa persona especial, sin ninguna preocupación.

Hannah se sonrojó mientras empaquetábamos el reciente envío de caramelo.

—No, señorita, he decidido que no me casaré hasta que usted lo haga.

¿Tenía alguna idea de cómo se veía ahora?

—Está bien, no te preocupes por mi, aun tengo a James como última opción.

—¿Por qué casarse con un Príncipe seria la ultima opcion? Realmente no te entiendo a veces —dijo con un poco de exasperación.

—Entiendeme Hannah, se que tomaste una desicion, ¡pero quiero que seas feliz! Tu presencia aquí también es útil. Tendremos una base desde la cual lanzar productos especiales de Hermiata. ¿No crees que seria bueno? Quédate aquí, sé feliz con Thomas. Y si las cosas no van bien, siempre puedo volver a contratarte como mi doncella.

—Señorita… No estoy segura si debería estar feliz o triste, pero su atención ha sido transmitida. Gracias —ella dijo entre lágrimas abrazándome.

Me sentí profundamente afectada por nuestra inminente despedida, Hannah había sido mi criada desde que era una niña. Aun así, disfruté de una vida como una joven de ciudad sin preocupaciones por una semana más y me despedí sentimentalmente de Hannah. Shirley lloró mucho el día que me fui, fue un poco angustioso.

—Oh, Shirley, tengo algo que decirte —dije llevándola a un lado —, soy realmente una aristócrata menor de una provincia muy rural, Hermiata. Lo siento, te lo escondí, pero ahora que te considero mi hermana no quiero continuar mintiendo.

—Pero volveré y me quedaré aquí de nuevo, ¿está bien?

Ella asintió, sus ojos color avellana llenos de lágrimas, y me abrazó.

—En cuanto a Luke, puedes salir con él si quieres, pero hazlo con los ojos abiertos. Si te gusta, cásate con él, pero solo si estás seguro de que ambos pensarán el uno en el otro incluso cuando los tiempos sean difíciles.

Ella asintió contra mi pecho.

—Hermana, por favor ven a verme otra vez. Estaré esperándote —sollozo.

Me despedí de las personas que había conocido y le pedí a Hilda y Thomas que cuidaran de Hannah. Con eso, mi vida como plebeyo terminó. Regresé a casa.

Me restauré el color del cabello, me puse mi propia ropa y contraté a una mujer para que me acompañara en mi largo viaje de regreso en el escenario. En el viaje, recordé cómo conocí a Marius. No tenía idea, el hombre de ojos afilados sería el famoso duque de Magnaria.

Percy me dijo que el duque dejó de buscarme después de nuestra reunión. Él debe estar preparándose para su matrimonio con Isabelle ahora. La invitación puede venir a nosotros en Hermiata, ya que somos familiares, pero me negaré a ir debido a una enfermedad. No he olvidado a Henry, así que no puedo felicitarlos genuinamente.

¿Cuándo lo olvidaré? ¿Cuándo dejaré de recordar?

Pasamos por muchos pueblos y pronto los pueblos y las aldeas se separaron por un campo más y más amplio, pronto llegamos a Hermiata. Me había golpeado un sentimiento de nostalgia con las vistas y olores familiares. Me sentí como si hubiera estado en un sueño.

Después de tres largos días de viaje, llegué a casa con mi padre, mi madre y los sirvientes familiares que no había visto en lo que parecía mucho tiempo, que esperaban para saludarme. Pero había una cara familiar que me sorprendió tanto ver, tan sorprendida que mi corazón se detuvo.

—Hola Julia, han pasado cuarenta y ocho días y cinco horas desde la última vez que nos reunimos. Me alegro de finalmente poder verte.

—¡James! ¿Qué estás haciendo aquí? —grité.

Pero él tiró su cabello, y con un brillo travieso en sus ojos azul verdoso.


Zuben(TE)
¿Creen que Julia tiene un complejo de inferioridad con respecto a Henry? ¿Podría ser que ella no pueda creer que un hombre tan excepcional como él pueda realmente amarla? Es por eso que ella prefiere correr en círculos estúpidos. ¿O es esto simplemente la densidad por el bien del drama?

Kiara
El comentario de Zuben, el traductor en ingles, me pareció tan acertado que decidí dejarlo, Julia solo esta dando vueltas, huyendo de sus propios sentimientos.

| Índice |

6 thoughts on “El Duque que odia las mujeres – Capítulo 42: Vuelta a Hermiata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *