El gran deseo – Capítulo 8: La sombra del imperio

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


~~~~~~

Es muy brillante. ¿Ya es de mañana?

La escena frente a ella no le era familiar. Sorprendida, trató de levantarse, pero su cuerpo no se movía. Ella se sintió fuera de lugar y, conocía muy bien este sentimiento.

Es un sueño.

Sienna dejó escapar un suspiro de alivio. No había tenido otro sueño después del último en el que terminó con el emperador perdiendo el conocimiento. Le molestaba. ¿Algo salió mal? ¿Nunca volvería a soñar?

El emperador miró al espacio durante mucho tiempo mientras daba vueltas y vueltas. De repente, una dama de honor se acercó.

—¡Su Majestad Imperial! ¿Está despierta?

Alguien preguntó frenéticamente. Con la ayuda de la dama de honor, el emperador se sentó y miró a su alrededor. Sienna respiró hondo.

—Madre… 

Patricia, ahora una anciana, estaba sentada junto a su cama con una expresión de preocupación en su rostro. Patricia seguía tan hermosa como siempre. Si bien no podía detener los efectos del tiempo, no parecía tener sesenta años.

—Me quedé tan sorprendida cuando escuché la noticia repentina. ¿Cómo te sientes?

—Perdón por molestarte. Estoy bien.

Patricia se volvió para mirar a las damas de honor y levantó la voz.

—¿Por qué están todas ahí paradas? Llamen a un médico en este instante. Deberían haberlo hecho antes de que tuviera que decírselos. Dios mío, se supone que deben estar sirviendo a Su Majestad Imperial con cuidado, ¡pero son tan lentas!

Su voz aguda sonaba desagradable.

Los médicos entraron en la habitación.

—¿Se siente mareada?

—No.

—¿Tiene dolor de cabeza? ¿O siente alguna presión dentro de su pecho?

—Estoy bien.

Mientras escuchaba la condición del emperador a través del interrogatorio del médico, Sienna miró a su madre a través de los ojos del emperador. El rostro de Patricia estaba completamente desprovisto de maquillaje mientras miraba al emperador con preocupación. Los sentimientos que demostraba hacia su hija eran sinceros.

Entonces, tú también eres alguien que se queda a mi lado en el futuro, Madre.

Como la condesa Pope y Emma. Sintió que la reciente decepción que sentía por Patricia comenzaba a desvanecerse.

—¿No hay nada malo con Su Majestad Imperial? 

—No, todo está bien.

El médico y las damas de honor salieron del dormitorio. Solo quedaron la madre y la hija.

—Madre, puedes irte ahora.

La voz del emperador sonaba fría. Era diferente a cuando las damas de compañía aún estaban en la habitación.

—¿Eso es todo lo que tienes que decirle a una madre que corrió aquí, preocupada por su hija?

—No es nada.

—¿Cómo puede esto ser considerado nada? ¿Después de lo que esos hombres malvados le hicieron al emperador?

El emperador se burló.

—Parece que fue corriendo hacia ti después de ese incidente. No puedo decir si es mi caballero o tu herramienta, madre.

—Su Majestad Imperial, el Caballero Strus es definitivamente suyo. Debe confiar en quienes lo rodean. Debe abrazar a sus vasallos y estar agradecida por ellos.

Stus. Entonces es él. Sienna recordó el nombre del caballero en uno de los documentos que Patricia le había enviado. Así que parecía que había tomado la decisión correcta al no tomarlo como uno de sus guardias.

—Parece que lo defiendes mucho, madre.

—Si estás tan disgustada con el caballero Strus, ¿por qué no lo despides?

El emperador miró a Patricia por un momento antes de responder secamente.

—Aprendí que hay que mantener a sus enemigos cerca. Por eso te di el Palacio de la Fundación, Madre.

El hermoso rostro de Patricia se retorció siniestramente. Sienna jadeó mientras escuchaba nerviosamente. Esta frase trazó firmemente la línea.

¿Ella es… una enemiga? 

¿Madre? El corazón ablandado de Sienna se endureció instantáneamente y se enfrió.

—Su Majestad Imperial, ¿cuánto tiempo más malinterpretará la verdad de su madre? Lo hice todo por ti. Esto es culpa de todos esos rufianes. Están nublando su juicio. Están creando desorden en el estricto Palacio Imperial. Persíguelos inmediatamente, Su Majestad Imperial. Su Majestad Imperial debe saber quiénes son sus verdaderos aliados. El Rey Gong está completamente senil.

—¿Senil? El difunto emperador te dijo que mostraras cortesía cuando se tratara de él.

—¿El difunto emperador? ¿Qué quieres decir con el difunto emperador? —La voz de Patricia se volvió histérica —ese hombre es un ladrón descarado. ¡Usó trucos sucios para extorsionar el trono imperial para sí mismo!

Patricia, se enrojeció mientras gritaba. Sus ojos estaban llenos de un odio intenso. Sienna se dio cuenta de quién estaba hablando esta pareja de madre e hija.

El Príncipe Dian… El Rey de Hierro.

—¡Mira! Él es quien puso a tu madre en este estado. ¡Es un loco monstruoso!

Patricia saltó de su asiento y apretó las faldas de su vestido mientras se las levantaba. Sienna reprimió una exclamación de sorpresa. No había nada debajo de uno de los tobillos de Patricia.

—Quiero descansar. Por favor, vete.

El emperador volvió la cabeza y apartó la mirada de Patricia. Patricia dejó escapar un profundo suspiro.

—Entiendo. ¿Qué más puede hacer esta vieja madre? Si Su Majestad Imperial me pide que me vaya, debo irme. Ya no deseo nada. Si se casa y deja un heredero, siento que incluso puedo morir sin arrepentimientos. ¿Cuánto tiempo más vas a mantener vacío el Palacio del Rey Azul? No es demasiado tarde.

¿Qué?

Sienna gritó en estado de shock. Parecía extraño desde el principio. Solo su madre vino a visitar al emperador que había colapsado. Sienna se había preguntado por qué otros miembros de la familia no estaban presentes.

¿El emperador no está casado? ¿A esa edad? ¿Por qué?

El emperador se echó a reír de repente. Ella se echó a reír como si hubiera perdido la cabeza.

—¡Su Majestad Imperial!

El emperador no paró de reír a pesar de la desconcertada llamada de Patricia. Si pudiera, Sienna se habría tapado los oídos con las manos. La risa forzada y burlona era demasiado incómoda.

Como si Patricia sintiera lo mismo, miró al emperador con expresión frustrada antes de salir del dormitorio. Al final se quedó sola, con la risa apagada del emperador.

—¿A quién más puedo culpar por mi estupidez? Ni siquiera puedo volver atrás en el tiempo —murmuró el emperador con pesar. Su murmullo seco estaba lleno de una profunda desesperación.

~~~~~~

—Es mi futuro… pero parece tan extraño —pensó Sienna, mientras se recostaba en el sofá. —Incluso si uno cambia a medida que envejece…

El emperador en su sueño no se parecía en nada a ella. Sus palabras y sus acciones eran demasiado emocionales. El emperador se sentía tan distante y desconocido para Sienna.

¿Qué me pasa en el futuro?

La gente no cambia fácilmente, por lo que debió haber pasado por algo traumático para volverse así.

¿Entonces no me casé?

Era difícil creer que el emperador permaneciera soltera a pesar de tener unos cuarenta años. El emperador necesita casarse para dejar un heredero. Era un deber que debía cumplirse.

Sienna nunca pensó en rechazar su deber. Además, tenía una madre demasiado ansiosa que empujaba diligentemente a los hombres a su alrededor. Incluso si fuera un poco tarde, todavía estaría comprometida el próximo año. Luego, en dos o tres años, se casaría. Al menos, eso es lo que pensaba.

Probablemente, sería un matrimonio político, pero eso significa que algo pasó y destrozó sus ideas de contraer nupcias.

Aunque el sueño no fue agradable, aprendí mucho.

A través de este sueño, los sentimientos que tenía por Patricia se solidificaron por completo. Debe haber una razón por la que su futuro yo, actúe tan fríamente con su madre.

En el futuro, su madre viviría en el Palacio de la Fundación. El Palacio de la Fundación está reservado para el heredero y, por regla general, no se suponía que fuera un lugar donde Patricia pudiera vivir.

Probablemente, significa que su madre tenía una gran influencia. Hasta el punto en que podría romper las reglas. Además, está esa persona misteriosa… Se revelaron algunas pistas relacionadas con el Rey Gong.

Aunque el Rey de Hierro terminó con el trono, carecía de justificación.

Y los que encabezaban la carga de oposición eran probablemente Patricia y la Casa de Rimone.

El Rey Gong fue definitivamente un vasallo del Rey de Hierro. Puso a su hombre en una posición de poder para disipar los ataques en su contra.

Este método era un arma de doble filo. Si el Rey Gong alguna vez traicionaba a su maestro, resultaría fatal. Pero eso demostraba lo mucho que Dian confiaba en este hombre. Y este hombre tenía la habilidad suficiente para mantener su posición después de la muerte de Dian.

¿Quién podría ser? ¿Es alguien que conozco?

Mientras Sienna se devanaba la cabeza, una dama de honor se acercó y la llamó.

—Su Alteza, Sir Gilbert está solicitando audiencia.

—Déjalo entrar.

Sienna observó con atención al hombre que siguió a Gilbert al interior.

—Su Alteza, he traído el hombre que me mencionó.

—Buen trabajo.

Gilbert salió y los dejó a los dos solos. El hombre que estaba detrás de Gilbert dio un paso adelante.

—Saludos al Rey de Plata. Soy Levan Kali, un secretario oficial de cuarto grado.

Sienna se sintió decepcionada tan pronto como vio a Levan. Era un hombre de baja estatura. No se parecía en nada al gran caballero de su sueño.

—Secretario Kali. He oído muchas cosas sobre usted. Actualmente tiene la puntuación más alta de todos los tiempos en el examen nacional.

—Eso es un gran elogio, alteza.

—¿Tienes hermanos?

—Soy hijo único.

—¿Tienes algún caballero en tu familia? Creo que he oído hablar del nombre ‘Kali’ en alguna parte antes.

—Si está buscando a alguien específico, me temo que no soy yo. Mi familia es bastante normal, así que tomé ese nombre como propio una vez que recibí mi cargo en el gobierno.

—Comprendo.

Entonces no es él.

—¿Entonces no eres ciudadano del imperio?

Levan respondió todas las preguntas que ella le lanzó. Por qué vino al Imperio, cuándo vino, de dónde vinieron sus padres… 

—No era muy bueno en lo que respecta al trabajo manual, así que hice el examen nacional y obtuve un puesto en el gobierno. Pero planeo dejar el Imperio después de unos años. No planeo traer ningún desorden al Imperio, así que no hay necesidad de preocuparse.

Sienna miró a Levan y habló.

—Me preocupaba estar tomando demasiado del precioso tiempo de Su Alteza, así que preparé esto de antemano. Si he cruzado la línea, me disculpo.

En el pasado, ella simplemente habría dejado pasar esto y habría pensado que era otra persona astuta. Sin embargo, este hombre frente a sus ojos seguía superponiéndose con la imagen de otro hombre que no tenía nada que ver con él.

Sus actitudes eran muy similares. Fueron educados, pero no excesivamente. No perdían los nervios frente a la Princesa del Imperio. Los labios de Sienna se curvaron en una leve sonrisa.

—Estoy segura de que muchos superiores te han hecho todo tipo de preguntas como yo. Parece que te has cansado de responder las mismas preguntas una y otra vez. ¿No soy yo quien está desperdiciando tu precioso tiempo y no al revés?

El hombro de Levan se estremeció mientras mantenía la cabeza gacha.

—Eso no es cierto en absoluto. ¿Cómo podría atreverme…? —De repente, Sienna sintió la necesidad de dar un gran salto. ¿Cuál sería la diferencia entre un hombre que no era noble, ni ciudadano del Imperio y un hombre que había ocupado durante mucho tiempo una alta posición y estatus?

♦ ♦ ♦

Levan se detuvo, caminó y se dio la vuelta. La enorme entrada al Palacio estaba ahora muy lejos.

No sé si hice lo correcto. Aunque, de todos modos, probablemente no hubiera podido negarme.

No pensó mucho en eso cuando lo llamaron para encontrarse con la princesa de la nada. Después de tomar el examen nacional y obtener un puesto en el gobierno, lo llamaron aquí y allá con bastante frecuencia. Pensó que la princesa simplemente sentía curiosidad por él como todos los demás, pero nunca imaginó que ella realmente le ofrecería el puesto de su asistente…

Él rechazó su oferta al principio. Era extranjero y no hacía mucho que ocupaba su puesto. Y todo era verdad. Si bien asumió este cargo en el gobierno por razones personales, ser asistente de la princesa era un asunto completamente diferente.

La princesa no prestó atención a la negativa de Levan.

Como no eres ciudadano del Imperio, podemos hacer que trabajes para mí temporalmente. Trabaja como mi ayudante por solo un año.

No podía rechazarla por segunda vez. Y, para ser honesto, ser ayudante de la princesa no era tan malo. El trabajo de un funcionario administrativo de bajo nivel era increíblemente aburrido.

Si puedo entrar y salir del palacio, al menos podré ver algunos lugares interesantes.

Levan realmente no tenía grandes expectativas para este puesto como asistente de la princesa. Pensó que probablemente ella quería tenerlo cerca para vigilarlo y satisfacer su curiosidad.

Los caprichos de los que se sientan en lo alto no duran mucho de todos modos. ¿Dos meses? Solo durará ese tiempo. Lo mejor sería simplemente complacer a la realeza y la nobleza por ahora. Herir su ego solo haría las cosas más problemáticas para él. Y Levan odiaba lidiar con cosas problemáticas más que hacer mella en su orgullo.

♦ ♦ ♦

Pasado el mediodía. Dos carruajes sin rasgos distintivos abandonaron el Palacio. Una vez que dejaron la pared exterior del Palacio, se detuvieron. En uno de los carruajes, Sienna estaba sentada sola.

—Ya se lo dije a Sir Gilbert, pero no estoy tan segura.

Kuhn le había dicho que se reuniría con ella frente al Palacio, pero no le dijo una hora o lugar específico. Ella creía que él usaría cualquier método para contactarla de nuevo, pero no había recibido ninguna otra palabra de él.

—¿Cuánto tiempo más tengo que esperar?

Tan pronto como ese pensamiento cruzó por su mente, el carruaje comenzó a moverse una vez más.

Sienna se sentó en una posición distante durante un rato. Al final, no pudo contener su curiosidad y se asomó por la ventana entre las cortinas. Edificios similares de la misma altura pasaban por fuera. Se veían diferentes de los edificios del Palacio o del distrito comercial.

¿Vamos hacia el oeste?

El carruaje siguió avanzando por la carretera. Después de un largo tiempo, finalmente se detuvo. En unos momentos, sonó un golpe desde afuera. La puerta se abrió después de un breve intervalo. Pensó que vería a uno de sus guardias, pero la persona que se inclinó hacia el carruaje no era otra que Kuhn. Cuando sus ojos se encontraron, él le sonrió. A pesar de la falta de reacción de Sienna, no pareció importarle.

Sienna salió del carruaje y miró a su alrededor. Edificios idénticos de dos pisos estaban agrupados en la calle.

—Por aquí.

Kuhn condujo a Sienna y sus guardias a una de las casas. Después de que Sienna entró en la casa, una triste tensión flotaba en el aire. Era una sensación de peligro que una persona promedio no podría notar.

Había gente que había seguido a Sienna y sus guardias desde el momento en que abandonaron el palacio. Pertenecían al mismo grupo que los hombres que la habían seguido en su primera salida.

Eran hombres que se habían entrenado como asesinos y estaban sirviendo como soldados no oficiales pertenecientes a la Casa Rimone. Necesitaban ejecutar sus órdenes en absoluto secreto. Ellos eran los encargados de resolver importantes y peligrosas misiones, aunque tuvieran que utilizar medidas inhumanas.

De los tres hombres que Russ y Martin habían capturado, solo uno sobrevivió. Sin embargo, este hombre parecía ser un miembro de bajo rango de su organización y no parecía conocer ningún detalle importante.

Kuhn creía que estos hombres también seguirían a la princesa durante esta salida. Y, fue justo como esperaba que sucediera, estos hombres siguieron a la princesa hasta esta casa.

Estos hombres eran la fuerza oculta de la Casa Rimone, pero Kuhn se dio cuenta de que esta fuerza nunca podría ser revelada al público. La identidad de la organización debía ser considerada como un importante secreto. Si estos hombres fueran capturados, la casa ducal de Rimone probablemente reduciría sus pérdidas y se distanciaría de esta organización. Por lo tanto, Kuhn no podía perder esta oportunidad de asestar un golpe a la Casa Rimone.

Los hombres no se dieron cuenta de que habían caído en una trampa. Sin darse cuenta de ello, otra organización se estaba acercando a ellos desde todas las direcciones. Así, estalló una guerra fría y silenciosa.

♦ ♦ ♦

No había jardín. Una vez que llegaron a una puerta al final de la calle y la abrieron, ya estaban dentro de la casa. El techo era bajo y el interior muy estrecho.

 —Así que los plebeyos viven en un lugar como este.

 Kuhn habló con Gilbert.

 —Sir Gilbert puede esperarnos aquí con el resto del séquito. Su Alteza no se sintió cómoda de que tuviesen que esperar junto al carruaje.

Habló como si hubiera preparado este lugar siguiendo las órdenes del Rey de Plata. Sienna dejó escapar una burla tranquila. Nadie en el mundo era tan bueno como este hombre cuando se trata de mentir descaradamente.

—Su Alteza, gracias por su consideración.

—Gracias.

Gilbert y los caballeros bajaron la cabeza hacia Sienna.

—Esto no es nada comparado con todo el trabajo duro que haces.

Sienna se llevó el mérito.

—No debe haber ningún vacío en lo que respecta a la seguridad de Su Alteza.

Gilbert suspiró. No habló con Kuhn como si sintiera celos de que su puesto como guardia de Sienna estuviera siendo asumido por otra persona. Kuhn sintió que Gilbert era un caballero extraordinario en el Palacio.

—Parece que él no es del tipo que asciende en las filas cuando se le deja solo.

—No hay necesidad de preocuparse. Si suben las escaleras, está preparado para que puedan relajarse mientras beben un poco de té. Su Alteza, puede seguirme por aquí.

Gilbert y los caballeros subieron las escaleras. Sienna se quedó en el primer piso y siguió a Kuhn hasta el interior de la casa.

—¿Esta es tu casa?

—No. Es solo una casa segura que preparamos recientemente para ti.

—Te has preparado muy bien.

—Gracias por reconocerlo.

—Pero hubiera sido bueno si me avisas con anticipación. Los gastos… —expresó ella.

Kuhn abrió la puerta y Sienna se quedó paralizada en su lugar. Dentro de la habitación, estaban agachadas dos mujeres con la cabeza gacha.

—Están aquí para ayudarla.

—¿Ayúdame?

—No puedes salir con lo que estás usando en este momento. Te ayudarán a prepararte.

—¿Un atuendo masculino?

—Sí. Pero es diferente de la última vez. Tu disfraz de la última vez no era adecuado.

Kuhn le hizo una señal a las dos mujeres con la mano. No fue un simple movimiento. Sus dedos estaban haciendo complicados signos.

—¿Estás usando algún tipo de código secreto frente a mí?

—Ah, lo siento. Solo estaba tratando de ayudarte. Estas mujeres no pueden oír ni hablar.

Sienna miró a las mujeres sorprendida.

—Así que no tienes que preocuparte de que tu secreto salga a la luz.

Kuhn habló con cautela.

—¿Estás disgustada? Sus discapacidades no son contagiosas.

Había algunos en la nobleza que detestaban permanecer cerca de personas como estas, a las que les faltaba algún sentido.

—No soy tan estrecha demente, solo me sorprendió un poco. No se ven diferentes de las personas normales.

 Kuhn sonrió.

—También necesito prepararme, así que me iré.

—Espere.

—¿Sí?

—Diré esto ahora, mientras la idea aún está fresca en mi mente. Necesitas enviar un reclamo al Palacio por los gastos de mi última salida, así como los gastos que se utilizaron para los preparativos de hoy.

—Ah… un reclamo.

Kuhn se cruzó de brazos y se perdió en sus pensamientos por un momento. Miró a Sienna e inclinó ligeramente la cabeza.

—En lugar de un reclamo, prefiero recibir una recompensa.

—¿Una recompensa? No estás pidiendo dinero, así que… ¿un título?

Kuhn se echó a reír.

—¿Puedes simplemente repartir títulos todo el tiempo? No es como si estuvieras regalando caramelos a un niño…

—¿Repartir títulos? Parece que eres tú quien menosprecia la dignidad de un título.

—Entonces no deberías ofrecerte a darme un título sólo por hacer algo como esto.

—Dime que quieres.

—No quiero nada más que un beso de usted, alteza.

Sienna no pudo evitar mirar las expresiones de las dos mujeres. Kuhn se rió disimuladamente.

—Te dije que no pueden oír.

Sienna miró a Kuhn mientras bromeaba. Ella no se pondría nerviosa por sus comentarios, borraría esa sonrisa de su rostro, colocó ambas manos en sus caderas y levantó la barbilla con altivez mientras respondía.

—Si la salida de hoy es satisfactoria, te daré tu recompensa.

Su rostro se puso rígido. Sin embargo, no era la reacción que esperaba Sienna. Sus ojos se estrecharon y las puntas de sus labios se elevaron… como si hubiera estado esperando esto.

—Me has dado tu palabra.

Rápidamente, se dio la vuelta y salió de la habitación, casi como si temiera que ella cambiara de opinión. Un sentimiento extraño se apoderó de ella. Se sintió como si la estuvieran arrastrando.

Las dos mujeres ayudaron a Sienna a ponerse el disfraz. A Sienna le había preocupado que el hecho de que no pudiera comunicarse con ellas resultara en un problema, pero todo fue en vano. Las mujeres eran increíblemente hábiles. Eran incluso más perceptivas que sus damas de honor.

Ataron el cabello de Sienna y lo cubrieron con una redecilla antes de ponerle una peluca encima. Le quitaron el vestido y le envolvieron el pecho y las caderas con una gruesa banda de cuero. Luego le pusieron la camisa y los pantalones.

En lugar de cubrir su cabeza con una capucha o un manto, aplicaron una fina tela sobre el rostro de Sienna. Luego usaron instrumentos extraños para usarlo en el cuerpo. Como si la estuvieran maquillando, usaron pinceles e incluso le pegaron algo en la cara.

Una vez que terminaron, las mujeres movieron un gran espejo. La boca de Sienna se abrió cuando vio su reflejo. Una persona extraña la estaba mirando con la boca abierta en el espejo. Era un joven de piel áspera cuyo cabello castaño le rozaba los hombros.

Las cejas eran oscuras y espesas, el hombre incluso tenía una barba densa y corta en la mandíbula. El único rasgo que parecía pertenecerle eran sus ojos dorados.

Llamaron a la puerta y Kuhn entró. Cuando vio a Sienna, dejó escapar un silbido.

—La barba es… bastante impactante de ver en ti.

La apariencia de Kuhn también había cambiado. Tenía las patillas sin recortar y una barba, lo que lo hacía parecer duro. No se parecía en nada al hombre que conocía Sienna.

Kuhn le hizo una señal a las mujeres con la mano. Una mujer asintió y salió de la habitación. Regresó con una bandeja de té en las manos. Kuhn tomó una taza de té y se la entregó a Sienna.

—Esta es una hierba medicinal que cambia la voz. La bajará y la hará más gruesa. Los efectos solo duran de tres a cuatro horas, por lo que su voz normal regresara sin problemas.

Sienna tomó un sorbo y frunció el ceño. Se obligó a tragar el resto de la amarga mezcla.

—¿Cuánto tiempo tardan los efectos en…? 

Los ojos de Sienna se abrieron como platos cuando cerró la boca. Su voz se había transformado en una voz ronca y grave.

—Mi voz… Ah, ah.

Que fascinante.

—Esta hierba medicinal…

—Sí.

—¿Qué?

—Te daré algunos cuando regreses al Palacio —habló Kuhn mientras Sienna lo miraba —la última vez aprendí que tienes mucha curiosidad.

—¿No es esto valioso?

Esta debe ser una hierba medicinal rara o desconocida para la mayoría de la población.

—Es valiosa. Por eso se lo doy, alteza.

Sienna se rió entre dientes como si hubiera escuchado una broma estúpida.

—Si hemos terminado con todos los preparativos, vámonos.

Sienna se dio la vuelta y se mordió ligeramente el labio. Su corazón se aceleraba sin motivo alguno y tenía miedo de que la atraparan. Había una fila interminable de personas que intentaban ganar sus favores comprándole cosas caras. Nunca antes había sentido tanto placer al escuchar las palabras de estas personas. Así que esto es lo que se siente cuando uno se siente halagado. Ahora entendía el significado del dicho de que un monarca debe tener cuidado con las palabras que se usan para endulzar el oído.

♦ ♦ ♦

Había mucha gente en la calle. Una mujer que llevaba sus cosas en una canasta encima de su cabeza, hombres de mediana edad en medio de una animada conversación, personas mayores cargando bultos en ambas manos mientras se abrían paso afanosamente…

Sienna pasó junto a ellos. Nadie le prestó atención, ni siquiera se apartaron del camino para ella. Esta fue la primera vez que experimentó lo que se sentía caminar entre una multitud.

—¿A dónde vamos?

—Al salón. Necesitamos encontrar nuestros asientos lo antes posible. Si esperamos más, no quedarán asientos. 

Ahora ni siquiera se molestó en pedirle permiso para relajar su forma de hablar.

—Si hay algún lugar al que te gustaría visitar, te llevaré allí, Ed.

¿Se estaba acostumbrando a esto? No estaba sorprendida ni disgustada por su actitud descarada.

—Una casa de empeños —tartamudeó debido a la voz desconocida que salió de sus labios —escuché que los plebeyos a menudo frecuentan ese tipo de lugar.

Sienna levantó la mano y le mostró un anillo.

—Quiero intentar empeñar esto.

Era el anillo que Patricia le había dado a Emma y que, a su vez, Emma le había dado a ella.

—Una pequeña tienda no podrá aceptar algo así. Será mejor que vayamos hacia el este después de visitar el salón.

—¿Sabes aproximadamente cuánto vale esto con solo una mirada?

—Más o menos.

—¿Cuánto vale?

—Unas tres monedas de oro.

Eso era exactamente lo que Evita le había dicho. Sienna miró cuidadosamente el anillo. ¿Había algún tipo de etiqueta de precio escondida en el anillo?

—¿La persona promedio sabe algo así?

—No, en realidad no.

—Entonces, ¿cómo es que lo sabes?

—No soy alguien normal.

Sienna no sabía cómo reaccionar mientras hablaba muy bien de sí mismo sin esbozar una sonrisa. 

—Parece que no sabes cómo ser humilde.

—La humildad es solo para los hombres promedio.

Sienna se rió de la fachada altiva de Kuhn. Por alguna razón, el orgullo de este hombre no le pareció tan ridículo.

—Hay mucha gente a esta hora del día.

Hacía mucho que había pasado la hora del almuerzo y el día se acercaba a la tarde. En el palacio, todos estarían descansando y los nobles disfrutarían de una taza de té.

—Es el momento más ocupado del día.

—¿Ahora mismo?

—Si se detienen a disfrutar de una taza de té o toman una siesta, morirán de hambre.

Sienna nunca pensó que el descanso de la tarde solo se limitaba a la clase alta. Kuhn miró a Sienna mientras estaba perdida en sus pensamientos y sonrió. Siempre que le mencionaba a un noble la diferencia entre la vida de los nobles y la de los plebeyos, por lo general entraba por un oído y salía por el otro.

Muy rara vez se encontró con alguien que escuchara con atención. Estas personas eran generalmente políticos que tenían el respeto de los plebeyos.

Kuhn se detuvo en seco e hizo un gesto con la mano. Un niño corrió hacia ellos.

—The Red Roof. Reserve una mesa.

Kuhn le entregó al niño diez monedas de plata. El chico bajó la cabeza antes de darse la vuelta y salir corriendo.

—No creo que tengamos que ir al salón todavía, así que ¿por qué no vamos primero a la casa de empeños?

—¿Quién era ese niño?

—Gana dinero haciendo pequeños recados.

—¿Trabaja para el salón?

—No tiene nada que ver con la taberna. Solo hace pequeños recados.

—¿Cómo sabes que es un chico de los recados?

—Se nota con sólo mirar.

—¿Y sabes esto porque no eres un hombre promedio?

 Kuhn se rió entre dientes.

—No. No se limita al Imperio. Dondequiera que vaya en el continente, siempre que esté en una ciudad de tamaño decente, encontrarás niños como él. La única diferencia es que en otras ciudades, esos niños también tienden a robar bolsillos. Debido a que el Imperio le da prioridad a la seguridad pública, generalmente no se encuentran ladrones mezquinos como esos aquí.

Sienna se sintió orgullosa.

—¿Alguna vez lo has enviado a hacer un recado por ti?

—Hoy es la primera vez que lo veo.

—Entonces, ¿cómo puedes confiar en él? ¿Qué pasa si solo toma tu dinero y no cumple con lo que le encomendaste?

—Hay un orden en estas cosas. Y los niños han dividido la ciudad entre ellos para trabajar en ciertas áreas. Si roban el dinero y los atrapan, nunca podrán volver a trabajar. Todo lo que tienen que hacer es algo de trabajo preliminar, por lo que no se arriesgarían a perder ese tipo de trabajo por unas pocas monedas de plata.

Las puntas de los labios de Sienna se levantaron lentamente. Durante los últimos tres días, se preguntó si había programado esta salida sin una buena razón. Ahora el extraño sentimiento de arrepentimiento, se desvaneció. Ella acaba de obtener una información que no habría podido obtener incluso si hubiera salido decenas de veces con sus caballeros. Ella sintió que valía la pena salir hoy.

♦ ♦ ♦

Era un edificio bastante grande y la casa de empeños se ocupa de todo.

—Es mucho más elegante de lo que esperaba.

—Hay pequeños establecimientos como este por aquí y por allá, pero no pueden aceptar artículos caros. Incluso pueden engañarte para que pienses que tu artículo vale menos de lo que realmente vale.

—¿Engañan a las personas? Entonces, ¿por qué la gente frecuenta esos lugares?

—Porque aceptarán todo tipo de basura. Las tiendas aquí solo aceptan artículos valiosos. Ni siquiera te darán la hora del día si les traes algo menor.

—Así que no es una casa de empeño promedio. Esperaba algo mucho…

—¿Menor?

Sienna asintió.

—Te llevaré allí la próxima vez.

Sienna lo miró a la cara cuando abrió la puerta y entró. No dijo nada extraño, pero un sentimiento peculiar se apoderó de ella.

El interior era amplio y ordenado. Varios artículos y sus etiquetas de precio se exhibieron cuidadosamente en las vitrinas de vidrio. Había algunos clientes adentro. Los empleados que los asistían se movían por la tienda.

Mientras Sienna miraba alrededor de la casa de empeños, un anciano se les acercó.

El hombre les preguntó cómo podía ayudar y Kuhn respondió.

—Tenemos algo que nos gustaría empeñar.

El hombre los guió a una habitación con una mesa adentro. Sienna dejó el anillo sobre la mesa. El hombre tomó una tela de terciopelo y levantó el anillo. Luego levantó una lupa y comenzó a mirar cuidadosamente.

—Diría que esto vale tres monedas de oro. Por lo general, ofrecemos el sesenta por ciento del valor estimado en efectivo, pero como es algo que tiene una alta liquidez, podemos ofrecerle el setenta por ciento.

—¿Cuánto tiempo puede guardarlo?”

—Podemos retenerlo durante al menos tres meses y como máximo un año. Los intereses también se sumarán dependiendo de cuánto tiempo lo mantengamos. Si así lo requiere podemos mantenerlo durante dos años, pero después de eso, se subastará.

Sienna le hizo al hombre todo tipo de preguntas. El anciano no mostró ningún signo de frustración y respondió a todas sus preguntas.

—Dejaré el anillo aquí.

Mientras Sienna y el anciano hablaban, Kuhn simplemente se sentó a su lado y guardó silencio.

—¿Cómo le gustaría que emitiéramos el pagaré?

Sienna no sabía de qué estaba hablando. Cuando ella no dijo nada, el anciano comenzó a explicar.

—Podemos enviarle la factura en su totalidad o puede pagarla en cuotas.

—Dame el total.

—¿Le gustaría que le emitiéramos un canje de incumplimiento crediticio? Aunque le diré ahora que casi nunca dejamos de realizar una transacción.

Sienna no supo qué decir. Este anciano era bastante amable. No dudó en explicarle todos los términos.

—Cada tienda aquí le emitirá un pagaré. El pagaré más creíble proviene de la compañía Raad.

—Me quedo con ese entonces.

El anciano tocó un pequeño timbre. Un joven entró en la habitación.

—Dale a este caballero un pagaré.

—Sí señor.

El joven recibió las notas de la transacción comercial y le pidió a Sienna que lo siguiera.

Sienna siguió al hombre fuera de la habitación y Kuhn se levantó lentamente de su asiento. El anciano y Kuhn intercambiaron una mirada. El hombre bajó la cabeza. Kuhn miró a Sienna cuando salió de la habitación. Le habló al anciano en voz baja para que ella no lo oyera.

—Que quede claro, no estaba aquí.

—Sí, Kuhn.

Sienna estudió cuidadosamente el pagaré. La suma de dinero estaba escrita en la moneda de oro estándar. Un sello único estaba estampado en la parte inferior del billete.

—Dijeron que esto fue emitido por la compañía Raad, entonces, ¿es este su logo?

Mientras Sienna estaba ocupada examinando el pagaré, Kuhn recibió el cheque del empleado en su nombre. Sienna no se dio cuenta de que recibió un trato especial durante su visita aquí.

Solo gente desesperada visitaba una casa de empeños. Los clientes generalmente se encontraban en estados lamentables y los empleados generalmente hacían negocios de manera dominante.

Ninguna casa de empeño se tomaría el tiempo de explicar cada cosa a un cliente. En realidad, si un cliente entrara sin ningún conocimiento, terminaría siendo estafado.

El anciano bajó la cabeza cortésmente cuando Sienna y Kuhn salieron de la tienda. Todos los empleados de la tienda miraron al hombre confundidos.

—Eso es sorprendente. El gerente salió a ayudar personalmente a un cliente.

—Ni siquiera salió a saludar a la condesa que entró hace unos días.

—¿Qué tan importante es el cliente que vino hoy?

No pudieron revelar su curiosidad y mantuvieron sus reflexiones dentro de sus corazones.

| Índice |

3 thoughts on “El gran deseo – Capítulo 8: La sombra del imperio

  1. Rous says:

    Muchas Gracias por el capitulo, Kuhn no pierde el norte ganara un buen beso… Supongo que el gerente será bien recompensado o debia un favor… Nunca lo sabremos como los empleados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *