Lucía – Capítulo 24: Desacuerdo (2)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Una vez que las palabras salieron de la boca del duque y su mirada se posó en ellos, todos salieron rápidamente de la habitación, dejando a Lucía y Hugo solos.

Hubo un breve silencio entre ellos mientras se sentaban uno al lado del otro en el sofá. De repente, Hugo se dio cuenta de que era la primera vez que se habían sentado juntos en ese momento.

—¿Por qué mentiste? —le preguntó.

—Yo no mentí —contestó Lucía tras una pausa.

—Estás ocultando la verdad al doctor, ¿verdad? No decir que es lo mismo que mentir. ¿Por qué intentas tanto mentir cuando ni siquiera puedes mentir correctamente?

¿Cómo lo supo?

Era como si estuviera leyendo su mente cuando la miraba.

Hugo envolvió un brazo alrededor de la cintura de Lucia, la tomó en sus brazos y luego habló como si pudiera ver dentro de ella.

—Tu expresión dice: ¿cómo lo supo? No puedes mentir, es demasiado obvio.

Lucía simplemente quería escapar de esta situación. Ella torció su cuerpo y se apartó de él, luego se levantó del sofá.

—Es un momento muy ocupado para ti en el trabajo, pero fuiste interrumpido. Lamento haberte molestado.

Hugo permaneció en el sofá, observando en silencio a Lucía de pie por un momento, luego habló ferozmente.

—¿Me culpas por estar aquí?

—No necesitas preocuparte.

—¿Qué?

—No voy a mejorar de todos modos —dijo ella.

Hugo la agarró por la muñeca, tirándola con fuerza y ​​ella no pudo evitar caer en sus brazos.

Lucía trató de luchar y levantarse, pero una de sus manos sostuvo su brazo en su lugar mientras que la otra mano le sostuvo la barbilla, obligándola a mirarlo a los ojos.

—¿Qué quieres decir con eso? ¿Por qué debería sentirme aliviado si no vas a mejorar?

—¿No te lo dije desde el principio? No puedo tener hijos.

Al ver sus temblorosos ojos ámbar, sus ojos rojos también temblaron.

Lucía movió la barbilla y le sacudió la mano. Su mano colgaba torpemente en el aire y luego se cayó. Ella sacó su brazo de su agarre. Hugo se sintió desconcertado ante sus acciones de rechazo.

—No estabas interesado ni preguntaste por qué —espetó Lucía—. ¿Por qué sientes curiosidad de repente? —preguntó al ver que Hugo guardaba silencio.

En ese momento, él solo le había preguntado si ella podía probarlo.

Después de eso, él nunca le preguntó si ella era realmente infértil o si su cuerpo estaba enfermo en alguna parte. Lucía pensó que lo había olvidado por completo.

Que su interés en ella era solo hasta ese punto.

Por lo tanto, era lamentable que a medida que pasaban los días, ella solo podía continuar esperando que su corazón se endureciera en lugar de dirigirse hacia él.

—De repente, eh. ¿Es malo para mí ser curioso?

—Entonces estoy agradecida.

—No lo digas así.

—Me disculpo.

Al verla dar respuestas breves y heladas y luego cerrar la boca como si no quisiera decir nada más, los ojos rojos de Hugo se agrandaron y se encendieron.

Ella estaba haciendo cosas que nunca antes había hecho y eso le estaba poniendo nervioso. Hugo no quería levantar la voz, ya que ni siquiera era un gran problema, por lo que habló en un tono aún más tranquilo.

—Vivian, ¿quieres discutir sobre algo del pasado?

El corazón de Lucía se hundió con la decepción.

Si lo llamas algo del pasado, entonces no puedo decir nada.

Para él, era solo algo del pasado. Lucía sacudió la cabeza en silencio.

—En este momento, estoy preocupado por tu cuerpo, así que explica tus síntomas exactos al médico y recibe tratamiento.

Su tono era aún más cariñoso de lo habitual.

A pesar de que Lucía sabía que él realmente no tenía cosas como amabilidad o afecto tierno, cada vez que escuchaba su voz cariñosa, estaba fascinada, como si hubiera escuchado una canción de amor, entonces se despertaba como si estuviera empapada con agua fría. .

—No quiero hacer eso —contestó Lucía.

—¿Por qué?

—Si hago eso, estarías preocupado.

—¿Por qué iba a estar preocupado?

—¡Porque no quieres que tenga hijos! —gritó.

Su voz de repente se hizo fuerte.

Por un momento, Hugo no pudo decir nada. No era que él no quisiera que ella tuviera hijos, sino que no quería continuar con su propia línea de sangre.

Y en cuanto a si podía tener un hijo o no, el embarazo era imposible. Pero para hacerle entender eso, él tendría que contarle sobre muchas cosas ocultas. Sin embargo, Hugo no quería indagar en su memoria y volver a hablar de esas cosas. Para él, esas cosas no fueron solo eventos pasados ​​sino una pesadilla escalofriante.

Mirando a Hugo que se quedó en silencio, Lucía tomó su silencio como confirmación y trató de mantener sus emociones bajo control.

—Hablé mal. Hablando con precisión, nunca has tenido ningún interés —dijo con frialdad.

Era su intuición como mujer. Nunca quiso un hijo de ella. A pesar de eso, sus acciones fueron contradictorias. Nunca usó ningún anticonceptivo. Lucía estaba bastante amargada en ese sentido. Ni siquiera estaba tan preocupado por eso.

Se preguntó qué tipo de actitud tendría él si hubiera quedado embarazada por casualidad.

Si se llevaría al niño, o si no tenía interés en el niño o tal vez, incluso se daría la vuelta y nunca la buscaría de nuevo. Cualquiera que fuera la elección, todas eran terribles.

—Acerca de no tener interés…

¿No eres tú? Murmuró Hugo por dentro. Ella ni siquiera una vez le había preguntado sobre Damian. Pero, no importaba cuán descarado fuera Hugo, sabía que no tenía derecho a interrogarla sobre eso. Se había casado con ella porque necesitaba el estatus. No para que ella cuidara a su hijo, no tenían un contrato para eso.

—No sabía que querías que me interesara —dijo Hugo al final.

El corazón de Lucia se hundió fuertemente en su pecho. De alguna manera, mirándolo, parecía cansado.

¡No!

Desde el momento en que dijo que podía ver a través de sus mentiras, ella ya había estado llena de ansiedad.

Tenía los nervios de punta, pensando que su corazón también podía leerse.

Si tuviera una idea de sus sentimientos y dijera algo cruel, como lo que le dijo a Sofía Lawrence en la fiesta de la victoria ese día…

Mi corazón estallará. Me dolerá tanto que preferiría morir.

Era un hombre que era tierno con una mujer siempre que ella mantuviera una distancia razonable.

Tal como lo había hecho con ella, ¿a cuántas amantes en el pasado le había sonreído y le había dado regalos?

Fue por esta ternura que esas mujeres no pudieron tirar su apego persistente cuando se les notificó su ruptura y se aferraron a él.

No quiero convertirme en una de sus pasadas mujeres.

Sería bueno quedarse así para siempre. Solo así. Una vida totalmente materialista. Un esposo que le dedicó tiernas sonrisas y la abrazó apasionadamente todas las noches.

Ella no sería codiciosa por más. Sus puños sudorosos estaban apretados.

—Yo… no deseo nada. No he olvidado mi contrato contigo.

Lucía esperaba verse natural mientras evitaba su mirada y se retiraba un poco de sus brazos, pero él la miraba con ojos agudos.

—Ah. Correcto. El contrato.

Hugo soltó una risa falsa y, frustrado, se pasó una mano por el pelo.

Parecía que era solo él quien pensaba en olvidarse del contrato y arrinconarlo. Obviamente todavía estaba atada a sus tenaces cuerdas.

—Puedo disfrutar de la libertad en mi vida privada y mantendrás cerrada la puerta de tu corazón. Ese fue nuestro contrato, ¿no?

De nuevo, él redujo la distancia que ella trató de hacer y la agarró por la cintura, tirando de ella hacia él. Con esto, sus esfuerzos fueron fácilmente deshechos. Ella se posicionó una vez más en su abrazo.

—¿Pero lo sabías? No decidimos qué pasaría cuando alguien no cumpla con el contrato —matizó Hugo.

—¿Te preocupa que no cumpla con el contrato?

—Realmente, ¿por qué eres así? ¿Por qué exageras mis palabras así?

—Lo siento. Supongo que lo torcí un poco.

Por un momento, Hugo miró a su esposa, que parecía desconocida. No era su esposa habitual, la que lo escuchaba obedientemente. Además, ella seguía evitando sus ojos, mostrando rechazo y separación.

La primera vez que la conocí… no dije ninguna palabra de aliento, pero ella siguió adelante y habló.

Quizás esta también era ella.

No había forma de que él pudiera ver los lados de ella que ella nunca le había mostrado.

Inicialmente, no le gustaba que su conversación se prolongara, pero ahora estaba bastante contento de ver un nuevo lado de ella.

Se sentía como si él la estuviera viendo por un momento distinto a cuando ella le estaba dando una sonrisa o risa gentil.

—Si… renuncio a mi libertad en mi vida privada… ¿también liberarás la cerradura de tu puerta? —preguntó Hugo.

—¿Qué?

Los ojos de Lucía se abrieron mucho cuando lo miró. No podía entender su intención detrás de decir eso. ¿Era este el truco de un playboy? Él…

—Quiero decir…

Tenía una expresión incómoda y arrastraba el final de su oración.

—Que te traten.

Lucía estaba decepcionada por el cambio de tema.

—No quiero.

—¡Vivian!

—No puedo tener un hijo, así que está bien que no pueda tener uno. Pero si me tratan, ¿está bien que tenga un hijo? ¿Lo permitirás?

Hugo suspiró y se masajeó las sienes con los dedos.

Incluso si su cuerpo mejorara, no podría quedar embarazada. Su línea de sangre Taran le hacía imposible dejar embarazada a cualquier mujer.

Sin cumplir condiciones específicas, el linaje de Taran no crecería en ninguna mujer.

Por eso Hugo se había divertido con varias mujeres y nunca se preocupó por los peligros de impregnarlas.

Solo una mujer normal, una que no poseía la sangre de Taran, podía cumplir con las condiciones para concebir la sangre de Taran, pero en cuanto a cuáles eran esas condiciones, solo el viejo lo sabía.

Hugo llevó al anciano a vivir fuera de los muros del castillo y examinó los documentos del anciano, pero no había nada relacionado con eso.

Tal vez solo estaba en los recuerdos del viejo o tal vez había otro documento escondido en algún lugar del que nadie sabía.

Y así, para descubrirlo, Hugo simple y fácilmente atrapó al anciano y lo golpeó.

El viejo afirmó que no divulgaría los secretos de su familia y se aferró sin hablar, pero una vez que fue encarcelado y se dio cuenta de que nunca volvería a ver la luz del día, abrió la boca:

—El varón Taran que se convertirá en el padre del niño tiene que administrar constantemente su sangre a la mujer durante más de un año, luego tomar su virginidad.

Era una condición realmente repugnante. Esa condición también tuvo que completarse antes de que la mujer fuera desvirgada.

Su esposa ya estaba en el camino equivocado. Incluso si fuera posible quedar embarazada independientemente de tales condiciones, nunca tuvo la intención de dejar atrás a un sucesor.

Solo imaginar una existencia dejada en el mundo con su sangre lo hizo sentir como si hubiera pisado una mierda.

A pesar de que no corría el riesgo de impregnar a nadie, tenía la costumbre de eyacular afuera ya que odiaba la idea de que los descendientes se parecieran a él.

Sin embargo, él la había conocido inesperadamente. Desde el principio, ella era diferente. ¿Por qué era ella una excepción?

Ella fue la primera en hacerle abrazar, soltarla y disfrutar del juego posterior. Había sentido la satisfacción de plantar sus semillas dentro de ella.

Hugo reconoció que su indiferencia la había lastimado. En circunstancias normales, era muy probable que estuviera embarazada.

Se había olvidado de que ella no podía tener un hijo y no mostró ninguna preocupación sobre si estaba embarazada o no.

Sus palabras preguntando por qué de repente sintió curiosidad estaban llenas de resentimiento y amargura.

Estaba fragmentado, pero poder ver sus heridas hizo que su corazón sintiera un hormigueo.

—Si me tratan, quiero tener un hijo. Aun así, ¿está bien? —volvió a preguntar Lucía.

Ella no podía quedar embarazada de todos modos. Podía decirle que estaba bien y que se le permitía tener cualquier cantidad de hijos que quisiera.

Que cualquier cantidad que quisiera era buena. Si él decía eso, entonces ella no podría culparlo si no tenían hijos.

Pero él no quería engañarla de esa manera. Incluso si no podía decir la verdad, no quería mentirle.

—No necesito un niño.

—Si es por el problema de sucesión, entonces puedo escribir un memorando. No me importa si tengo que firmar un contrato que excluye mis derechos a la sucesión.

—No es por eso. Yo… no quiero dejar mi huella.

—Ya tienes un hijo.

—¡Ese…!

Había mucho que explicar para eso. El único vivo que sabía que él no era el padre biológico de Damian era el viejo.

No tenía fin una vez que se abrió la presa. No quería compartir los secretos de Taran con nadie.

Tampoco le iba a decir a Damian. Iba a mantener ese conocimiento solo y enterrarlo consigo mismo.

—Él es… es un poco diferente. Tú… no sabía que querías tanto un hijo.

Hugo se dio cuenta de que realmente solo había estado mirando su exterior. No sabía lo que había en su corazón en absoluto.

—Lo siento. Sé que la esposa que quieres no debería ser una mujer así —dijo entonces Lucía.

—Vivian.

Hugo suspiró profundamente.

—No pretendo criticarte. Simplemente no lo sabía, así que estoy sorprendido.

—Cuando hablamos por primera vez sobre el matrimonio, dijiste que no te importa si tengo un hijo.

—Eso es…

No era que no le importara, pero sabía que ella no podía quedar embarazada de todos modos y no tenía ganas de explicarlo, después de todo en ese momento, solo necesitaba el estado. Una esposa era solo un obsequio.

—Dijiste que no te ibas a divorciar.

Al instante, Hugo se puso alerta, sus ojos brillaron y gruñó.

—¿Divorcio? Eso es imposible —al escuchar la palabra “divorcio” salir de su boca, su interior comenzó a hervir gradualmente—. Te lo dije desde el principio. No hay divorcio. Definitivamente dije que incluso si mueres, no podrás escapar.

—Lo sé. La tradición de la familia Taran. Por supuesto que lo recuerdo. Pero no hay tradición de no tener hijos —dijo Lucía.

—Un niño o un divorcio. ¿Me estás pidiendo que elija?

Sus ojos ambarinos temblaron intensamente y se apartó de él. Sus ojos picaban como si las lágrimas estuvieran a punto de caer. Para ella, parecía que le estaba pidiendo que eligiera uno de los dos.

—Yo… no quise decir eso.

—Vivian, ¿por qué no podemos seguir siendo así?

—Es solo mi codicia. Deseo tener a alguien conmigo cuando estoy sola.

—¿Por qué estarías sola?

—Seguramente, ¿no estás diciendo que estarás conmigo para siempre?

—¿Qué?

Al ver su expresión similar a la de alguien que escucha un idioma extranjero, algo se encendió en el corazón de Lucia.

Su manera de hablar como para apaciguarla también era irritante.

¡A pesar de que no tiene interés en lo que pienso! ¡A pesar de que todo lo que quiere es una esposa adecuada y cómoda que pueda empujar a un lado!

Ella quería verlo herido y hundido.

Incluso si ella no podía lastimarlo sin importar lo que hiciera, al menos quería hacerlo incómodo y difícil para él.

Tales pensamientos malvados se elevaron incontrolablemente en su corazón.

—No me amas y yo nunca te amaré. Entonces, ¿qué hay entre nosotros? ¿Cuánto tiempo crees que durará este tipo de relación?


Maru
Maru sigue comiendo palomitas mientras sigue viendo la pelea. Esto se pone intenso. Esto pasa por no hablar las cosas.

| Índice |

2 thoughts on “Lucía – Capítulo 24: Desacuerdo (2)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *