Lucía – Capítulo 27: Desacuerdo (5)

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—La señora llegó sola a esta desconocida región del norte, sin conocer a nadie, pero nunca se quejó de que su situación fuera difícil o incómoda. Si Su Gracia ignorara a la señora, entonces ella realmente estaría sola.

En realidad, Hugo comenzó a sospechar de dónde salió Jerome hoy para tener un temperamento tan completamente diferente, pero cuando lo pensó, no se podía negar que Jerome era el hermano de sangre de Fabian.

Hablar sin temor era la marca registrada de Fabian.

Los ojos rojos de Hugo brillaron aún más.

—En estos días, la señora…

—Cállate.

—Su Gracia.

—Te reto a que digas una palabra más…

Sintiendo la mirada asesina sobre él, Jerome cerró la boca y bajó la mirada.

El duque no era un maestro quisquilloso, pero era un maestro que nunca toleraría los desafíos a su autoridad. Los criterios dependían de si alguien se estaba superando a sí mismo. Jerome no tenía la autoridad para entrar en la relación privada de la pareja ducal.

No era porque Jerome fuera un administrador. Nadie en Roam tenía tanta autoridad. Hugo estaba extremadamente disgustado con esta situación.

Se preguntó si ella le había enviado a Jerome porque tenía suficientes razones para hacerlo. Pero este era Jerome.

El mismo Jerome que no interfirió con su trabajo habitual sin ninguna razón y podía distinguir entre las cosas que Hugo podía manejar solo y las cosas que Jerome podía tratar consigo mismo.

Por lo tanto, el comportamiento inusual de Jerome puso nervioso a Hugo.

Hugo ya sabía que Jerome cuidaba a su esposa más de lo habitual. No dudaba de la lealtad de Jerome como mayordomo, pero estaba extrañamente irritado.

—Impresionante. ¿Te pidió que vinieras a molestarme?

A pesar de que sabía que no había forma de que ella lo hubiera hecho, se sintió extremadamente retorcido por dentro.

—¡No, Su Gracia! ¡La señora nunca…!

Tan pronto como Jerome abrió la boca, una taza de té pasó volando por su cara y se hizo añicos en el suelo.

—Te dije que te callaras.

Hugo se levantó rápidamente y salió de la oficina mientras Jerome se sentaba con la cara pálida.

Él cometió un error. Un resultado terrible de interferencia innecesaria. Si Fabian estuviera aquí, definitivamente le habría dicho que la relación de su amo no era para entrometerse.

—He decepcionado la reputación de mi señora.

Su primera rebelión contra su maestro terminó con su cola completamente pisoteada. Intervino innecesariamente e incluso causó un malentendido.

Jerome suspiró y comenzó a barrer los pedazos de la taza de té rota esparcidos por todo el lugar.

El hecho de que la copa no volara a su frente significaba que su maestro ya estaba siendo bastante tolerante.

Le pediré algunos consejos a Fabian cuando regrese. ¡Boca inútil!

Jerome se comenzó a regañar a sí mismo.

♦ ♦ ♦

Usando la excusa de que no se sentía bien, Lucia regresó a casa temprano de su excursión con Kate.

Ella no tenía ganas de hablar o montar a caballo. Justo después de que ella regresó de ver a Kate, la médico vino a visitarla con una precisión aterradora.

—Mi señora.

Anna no sabía qué hacer y no podía mirar a los ojos de Lucía, aparentemente nerviosa.

Ese día, Hugo se fue después de decir que Lucía podía hacer lo que quisiera, pero desde el día siguiente en adelante, él continuamente llamó a Anna.

—Mi señora, Su Gracia el duque me llama todas las noches y me pregunta cómo va el tratamiento.

Anna explicó con una expresión que decía “por favor sálvame”. Cuando el duque llamó a Anna, no dijo nada más. Solo preguntó cómo iba el tratamiento, pero eso solo le dio a Anna una enorme presión.

—Por favor, cuéntame sobre los síntomas que realmente conoce.

Debido a lo que estaba haciendo, la ira en el corazón de Lucía aumentó constantemente en solo unos días. Ella sintió que había sido engañada por él y no podía liberarse. Tenía ganas de ir a su oficina en este momento y darle una bofetada.

Bien. Haré lo que quieras que haga.

Lucía abrió la boca y comenzó a explicar sus síntomas. Explicó exactamente cómo se lo explicó a los médicos que buscó en su sueño.

Sí, ella ya sabía una cura para eso, pero no tenía intención de usarla. Sin embargo, si Anna encontraba otra cura, no planeaba rechazar el tratamiento.

Pero las posibilidades de que eso ocurriera eran casi nulas. Había conocido a innumerables médicos en su sueño, pero ninguno de ellos podía curarla.

Fue a través de una sorprendente coincidencia y suerte que ella pudo obtener una cura de ese médico errante.

No creía que tal coincidencia y suerte pudieran suceder por segunda vez.

Y como se esperaba, Anna parecía confundida después de escuchar su explicación. Parecía desconcertada por el hecho de que Lucia tomara hierba de artemisa y causó que su menstruación se detuviera. No parecía saber nada al respecto.

—Lo siento, mi señora. Para ser sincera, me falta habilidad, así que no sé cómo tratarla. Pero definitivamente encontraré la manera —aseguró Anna con resolución.

Lucía se sentó distraídamente por un momento y luego salió al jardín.

♦ ♦ ♦

Hugo salió de su oficina extremadamente disgustado y distraídamente caminó hasta que estuvo afuera.

La lluvia había cesado pero no se veía el sol.

Creo que el día está terminando así.

Cuando se dio cuenta, ya estaba en el jardín. Rápidamente se dio la vuelta e intentó irse, pero antes de que pudiera hacer eso, la descubrió.

Estaba inclinada hacia adelante, mirando un capullo de flores casi floreciente. Se quedó quieto por un momento, luego sus pies comenzaron a moverse hacia ella.

Cuando Lucia enderezó la cintura y se volvió, lo vio acercarse a ella e instantáneamente, el aire a su alrededor cambió y se encontró cayendo en una fantasía.

Todo a su alrededor se volvió borroso y todo lo que pudo ver fue a él. Lucía sabía que había experimentado algo como esto antes.

Cuando estaba en la capital… el día del desfile de caballeros…

Fue el día en que lo vio por primera vez en realidad, no en sus sueños.

Estaba enfadada con él. Su condición era terrible porque todas las noches miraba la puerta del dormitorio que nunca se abría y no podía dormir bien por la noche.

Y hace un momento, ella quería abofetearlo si alguna vez lo veía. Pero en el momento en que lo vio, toda la ira en su corazón se derritió instantáneamente como sal dentro del agua.

Soy tan idiota…

Sabía que él era inalcanzable y pensó que había bloqueado sus sentimientos, pero sus emociones parecían deslizarse a través de las grietas.

Mientras su corazón burbujeaba, también le dolía.

Le quiero.

No sabía qué hacer. Al igual que sus innumerables amantes anteriores, ella no podía guardar su corazón para sí misma.

No debe averiguarlo.

Si él daba un paso más cerca de ella, ella daría dos pasos hacia atrás. No quería que le enviaran una rosa.

Cuando sus asombrosos pensamientos llegaron a su fin, Lucía se volvió hacia él y sonrió.

Ah…

Hugo sintió que su molestia e irritación se disipaban en el instante en que la veía sonreír.

Fue como el refrigerio de despertarse en la mañana después de una buena noche de sueño. Hugo finalmente despertó de su locura.

Lo que temía no era su existencia, era su corazón vacilante. Simplemente imaginar que nunca volvería a ver su sonrisa lo hacía sentir que no podía respirar.

Te lo dije. Su corazón parecía burlarse de él.

—Mira esto, ¿no florecerá esta flor pronto? Creo que lo hará por completo en unos días.

Hugo se quedó momentáneamente sin habla cuando ella comenzó a hablar con él como si nada hubiera pasado.

—Ya veo —contestó tras una pausa.

Su expresión renovada lo hizo sentir miserable. A diferencia de su yo inquieto, ella tenía su habitual expresión pacífica.

—Escuché que has estado ocupado. ¿Saliste a tomar un poco de aire?

—Mmmmm… las cosas ocupadas están casi terminadas, pero surgió algo, así que tendré que irme por un tiempo.

—Ah.

La cara de Lucia cambió por un instante y luego le dio otra dulce sonrisa.

—¿Cuánto tiempo tardarás? ¿Te irás por mucho tiempo?

—No conozco los detalles exactos, así que podría pasar un tiempo. ¿Por qué estás sola? ¿Dónde está tu doncella? —preguntó el duque.

—La envié a hacer un recado. Como dejó de llover, pensé en tomar una taza de té aquí. Si está bien, ¿te gustaría unirte a mí?

—Seguro —dijo al final.

Acababa de tomar un té hace un tiempo, pero no la rechazó.

Después de un rato, llegaron un par de doncellas que traían una mesa plegable y una cesta de té. La mesa se colocó en un lugar adecuado y los dos se sentaron uno frente al otro.

—Estaba preocupada ya que hoy en día rara vez está seco, pero me alegra que la lluvia haya cesado a medio día —comentó Lucia.

—¿Que has estado haciendo?

—Simplemente lo mismo de siempre. Cuidar el jardín y leer libros. Qué extraño. Estás hablando como si no nos hubiéramos visto en mucho tiempo. Fueron solo unos días.

¿Fueron solo unos días? Hugo sintió que había pasado mucho tiempo, pero para ella, solo fueron unos días.

Le pareció admirable su espíritu y, al mismo tiempo, sintió remordimiento. Él extendió la mano para acariciar su suave mejilla. Su piel tierna le dio la ilusión de que dejaría marcas si ejercía aún un poco más de fuerza.

Ella estaba débil. Sin embargo, esta frágil existencia lo amenazaba con tanta fuerza.

—Ese día, cometí un error y quiero disculparme contigo. No era mi intención tratarte como una mujer infiel. —Al ver que no respondía, continuó—. Lo que quise decir es que… los descendientes son raros en la familia Taran. Quedar embarazada será difícil… y no quería que te decepcionaras después de esperar un hijo.

Su excusa no llegó realmente al corazón de Lucía. Después de todo, si los hijos eran raros, entonces sería más convincente para su actitud apoyar su embarazo en lugar de rechazarlo.

Pero cuando vio que estaba contemplando cuidadosamente sus palabras, una risa escapó de su boca.

—Bueno.

Lucía intentó reír, pero las lágrimas cayeron de sus ojos. Las heridas que había recibido en ese momento ya no dolían. Ella ya lo había perdonado. Fueron sus tiernas palabras y sus suaves caricias que le hicieron doler el corazón de felicidad.

Mirando las lágrimas que corrían por sus mejillas, Hugo no estaba seguro de qué hacer y se levantó. Caminó alrededor de la mesa, hacia ella, y la abrazó.

—Lo siento. Estaba equivocado.

Su abrazo y aroma que ella había estado extrañando la hicieron sentir como si hubiera ido del infierno al cielo en un instante.

Podemos volver… a cómo éramos antes.

A como fueron los últimos meses. Estaba bien, incluso si su relación era un castillo de arena y nadie sabía cuándo colapsaría. Cuando no se podían ver las olas, se suponía que todo estaba bien. No se resolvió nada, pero estaba bien pensar en cosas posteriores, más tarde.

Sentía que su corazón había vencido los cielos y estaba bastante tranquila. Una vez que aceptó su corazón cambiante y no estaba ansiosa por eso, se sintió en paz. Su cielo y su infierno dependían de cómo se decidiera.

Él… al menos, me trata con amor.

No sabía cómo trataba a sus amantes anteriores, pero decidió pensar que era un poco más especial. No fue por presunción sino porque tenía que plantar tanta confianza en sí misma, para mantenerse firme y amarlo.

Y tengo una ventaja.

Ella era su esposa legítima. Era una justificación que ninguno de sus amantes anteriores había tenido.

No me aferraré a ti. Tampoco me someteré para complacerte.

No tendría un amor tan miserable. No rogará por su amor. No interpretará a la esposa virtuosa, obedeciendo todo lo que él diga incondicionalmente.

Solo haría todo lo que pudiera, amándolo con todas sus fuerzas pero solo lo suficiente como para no comenzar a odiarlo.

Le hizo preguntarse si alguna vez había recibido el amor de una mujer que no se aferraba a él.

La idea de que tal vez ella podría ponerlo nervioso era divertido.

Está bien incluso si lleva toda la vida. Si algún día me dices que me amas, no sentiré que mi vida ha sido en vano.

Si ella viviera así durante un año, cinco años, incluso diez años, tal vez podría influenciarlo lentamente. Incluso un poco de llovizna podía convertirse en algo aterrador.

Lucia levantó levemente la cabeza de su abrazo.

—Dijiste que estabas equivocado, ¿verdad?

—¿Huh? Sí.

—Te perdonaré, pero tengo dos condiciones.

—¿Condiciones? ¿Qué son?

Tenía una expresión que decía que no le gustaba la palabra en sí.

—El primero es… un beso de reconciliación.

Sus ojos se abrieron ligeramente y luego se curvaron sonriendo. Cuando su rostro se acercó, Lucia cerró los ojos. Sus labios se tocaron ligeramente al principio, y con el segundo toque de sus labios, él la llevó a su boca.

Él succionó y tragó sus tiernos labios innumerables veces en su boca. Su lengua se deslizó por las grietas de su boca, acariciando gentil y cuidadosamente su interior, empujándola más profundamente y estimulándola.

El largo y dulce beso que no fue ni ligero ni apasionado, sino impresionante, finalmente llegó a su fin. Abrió la boca para hablar, sus labios casi tocándose.

—¿El segundo es?

Parecía que volvería a besarla, así que Lucia lo detuvo y se alejó un poco.

—Estoy modificando el contrato. No importa cuánto lo piense, la “libertad en tu parte de la vida privada” me molesta. Eso prácticamente me dice que vas a hacer trampa. Por favor, no hagas amantes sin mi conocimiento.

Hugo se sorprendió y no pudo evitar mirarla por un momento, luego habló en un tono ligeramente abatido.

—No haré ninguna.

Se sintió un poco ofendido. Después de casarse, ni siquiera había mirado a otras mujeres, pero desafortunadamente no pudo refutar su historial de ser un playboy malicioso.

—Además, si te cansas o te disgustas de mí y quieres dejarme por otra mujer, por favor dímelo primero. No deseo escucharlo de la boca de otra persona.

Hugo la miró por un rato y luego murmuró amargamente.

Olvidé por un momento que en tu cabeza, soy un tipo bastante terrible.

Era un sentimiento misterioso ser marcado como un tipo malo en lugar de un buen tipo por la mujer que amaba, pero, una vez más, no podía refutarlo.

No puedo dar ninguna excusa.

Murmuró y agarró su mano, besándola.

—Como desees.

Se enderezó la parte superior del cuerpo y habló con la criada que había estado inquieta a un lado por un rato.

—¿Qué es?

—Sir Elliot me ha pedido que transmita sus palabras; él está listo y esperando la orden de partir.

Hugo finalmente se dio cuenta de sus sentimientos hacia ella, pero no podía cambiar nada en este momento. Seguía sin poder prometerle nada.

También había muchas cosas que no podía revelarle. Necesitaba más tiempo para decidir entre qué y qué no revelarle.

La caza esta vez debería darle el tiempo que necesitaba para decidir.

—No necesitas despedirme. Puedes regresar.

—Sí. Por favor, regresa a salvo.

Mirando su espalda mientras se alejaba, el corazón de Lucia latió con fervor y apretó su pecho con fuerza.

Esperaba desesperadamente, que él nunca la dejaría así algún día.


Maru
Esto es frustrante. Se quieren pero nadie se dice nada. Esto va a ser una cruz toda la novela. Pero al menos, me alegro de que estén mejor.

| Índice |

2 thoughts on “Lucía – Capítulo 27: Desacuerdo (5)

  1. Arthy-love-Lucas says:

    Está buenísimo 👌 y yo con el piche internet requete malo, cada rato se me cae 😭😭 me alegra que traduzcan está novela está buenísima gracias por todo su esfuerzo los adoro ❤️☺️

  2. Mero says:

    A esos 2 tienen que darles de tortazos, naaaaguara por qué no son más sinceros, apartan esas estúpidas condiciones (total ya las están cambiando 🤔)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *